Da­rren Aro­nofsky, por Ma­dre!

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ro­ger Sal­vans (Pa­rís).

Pro­vo­ca­do­ra, de­li­ran­te y te­rro­rí­fi­ca­men­te ale­gó­ri­ca. Así es ‘Ma­dre!’, un tour de for­ce abier­to a mil in­ter­pre­ta­cio­nes don­de Da­rren Aro­nofsky nos re­ve­la la fa­ce­ta más os­cu­ra y su­fri­da de Jen­ni­fer Law­ren­ce, en ma­nos de un Javier Bar­dem de­miúr­gi­co. FO­TO­GRA­MAS ha­bló con el di­rec­tor y su es­tre­lla, en ex­clu­si­va.

Han pa­sa­do po­co más de 48 ho­ras des­de que Da­rren Aro­nofsky (Nue­va York, 1969) pre­sen­ta­ra Ma­dre!, su sép­ti­mo lar­go co­mo di­rec­tor, en el mar­co del 74º Fes­ti­val de Ve­ne­cia cuan­do se en­cuen­tra con FO­TO­GRA­MAS en un pa­la­ce­te es­con­di­do en una boca­calle de la Ave­ni­da Ho­che de Pa­rís. Pe­se al tiem­po trans­cu­rri­do, los abu­cheos y sil­bi­dos con los que fue re­ci­bi­do aún re­true­nan y dan que ha­blar. El rea­li­za­dor y su es­tre­lla, Jen­ni­fer Law­ren­ce, en­ca­de­na­ron la pro­yec­ción en el Li­do con la pre­mie­re, al día si­guien­te, en Londres y, ha­ce es­ca­sos mi­nu­tos, un ru­ti­lan­te es­treno en los Cam­pos Elí­seos. De la al­fom­bra ro­ja han sal­ta­do al man­tel ne­gro, pa­ra com­par­tir con un se­lec­to

pu­ña­do de pe­rio­dis­tas e in­fluen­cers eu­ro­peos una ce­na que el chef Craig Thorn­ton, má­xi­mo res­pon­sa­ble de Wol­ves­mouth (una suer­te de res­tau­ran­te-even­to un­der­ground que se ha con­ver­ti­do en la ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca más ex­clu­si­va de Los Ángeles), ha di­se­ña­do con la tra­ma del film co­mo hi­lo con­duc­tor. Lo de Ve­ne­cia no me im­por­ta na­da,

nos di­ce Aro­nofsky en­tre pla­to y

pla­to. ¿Sa­be por qué? Por­que fue la reac­ción al pri­mer pa­se de la cin­ta, a las 8 de la ma­ña­na. ¡Na­die de­be­ría ver es­ta pe­lí­cu­la a esas ho­ras de la ma­dru­ga­da! ¡Es una lo­cu­ra! ¡Im­po­si­ble! Es co­mo si te abo­fe­tea­ran una y otra vez... ¡Y sin tiem­po pa­ra ha­ber­te to­ma­do, al me­nos, un par de ca­fés! En los si­guien­tes pa­ses no hu­bo di­vi­sión de opi­nio­nes, só­lo aplau­sos.

CO­MO UN TO­RREN­TE

León de Oro en 2008 con El lu­cha­dor,

Aro­nofsky ha par­ti­ci­pa­do otras dos ve­ces en la Com­pe­ti­ción Ofi­cial ve­ne­cia­na (con La Fuen­te de la Vi­da, en 2006, y Cis­ne Ne­gro, en 2010), una ci­ta de la que, ade­más, fue pre­si­den­te del Ju­ra­do en 2011. Co­no­ce los en­tre­si­jos del Li­do y es­tá más que acos­tum­bra­do a sa­lir de él en­tre aplau­sos. A lo que no es­tá tan ha­bi­tua­do, re­co­no­ce, es a que un pro­yec­to to­me for­ma tan

rá­pi­da­men­te co­mo Ma­dre! La ma­yo­ría de mis pe­lí­cu­las son la cul­mi­na­ción de un lar­go pro­ce­so. Des­de que na­ce la idea has­ta que ten­go el guion o rue­do el film pue­den pa­sar años. Con Cis­ne Ne­gro fue­ron diez años. Noé (2014) fue­ron 20... y es­te só­lo cin­co días. Fue al­go ra­ro. Dán­do­le vuel­tas a por qué sur­gió de es­ta ma­ne­ra, creo que es una res­pues­ta a vi­vir en es­te pla­ne­ta, ver qué pa­sa a nues­tro al­re­de­dor y no po­der ha­cer na­da al res­pec­to. Creo que ca­na­li­cé to­da la ra­bia, to­da la ira ha­cia una emo­ción de­ter­mi­na­da, a un sen­ti­mien­to con­cre­to. Y por eso es­cri­bí la pri­me­ra ver­sión en cin­co días. Bro­tó de mí co­mo un to­rren­te... O, me­jor, co­mo una fie­bre. Por eso la pe­lí­cu­la tie­ne es­te tono fe­bril, co­mo si fue­ra un de­li­rio.

LOS DE­LI­RIOS DE ARO­NOFSKY

Con Ma­dre!, el neo­yor­quino aña­de a su fil­mo­gra­fía una mues­tra más de su ca­pa­ci­dad pa­ra plas­mar de for­ma in­trin­ca­da y re­tor­ci­da en pan­ta­lla his­to­rias que se desa­rro­llan a par­tir de ideas ele­men­ta­les. Unos con­cep­tos que ve­mos re­pe­tir­se una y otra vez: el amor co­mo ideal trá­gi­co y a la vez ex­cep­cio­nal, el pea­je vi­tal (ca­si vam­pí­ri­co) de la crea­ción ar­tís­ti­ca, el su­fri­mien­to co­mo vía pa­ra la rea­li­za­ción o las adic­cio­nes co­mo guías de un des­tino del que no hay es­ca­pa­to­ria. Pue­de que sea así y mis pe­lí­cu­las gi­ren al­re­de­dor de una idea. En Noé, por ejem­plo, me in­tere­só lle­var al ex­tre­mo la lec­tu­ra me­dioam­bien­tal que ya se en­cuen­tra en la Bi­blia. Ma­dre! tie­ne una in­ten­ción si­mi­lar, ase­gu­ra el

ci­neas­ta, que se ex­pli­ca: Hoy sa­be­mos que al­go que pa­sa en Pe­kín pue­de te­ner con­se­cuen­cias en to­do el mun­do. Y de la mis­ma ma­ne­ra que tie­nes Cen­tral Park, tam­bién te­ne­mos Ale­po en Si­ria: to­do obra nues­tra, del Hom­bre. Por eso que­ría sin­te­ti­zar la idea del pla­ne­ta co­mo ho­gar y re­du­cir­la a un ho­gar de ver­dad, a una ca­sa. Al­go así co­mo lo que hi­zo Bu­ñuel con El Ángel Ex­ter­mi­na­dor (1962), en la que en­ca­jó en una úni­ca ha­bi­ta­ción to­da la es­truc­tu­ra so­cial. Aun­que no quie­ro en­trar en de­ta­lles, ex­pli­car la me­tá­fo­ra,

se de­fien­de: Por­que el pro­pó­si­to fi­nal del film es que es un mis­te­rio, una sor­pre­sa cons­tan­te en la que el pú­bli­co no sa­be qué pue­de pa­sar en cual­quier mo­men­to.

DE LAW­REN­CE SÓ­LO HAY UNA

Un mis­te­rio que sor­pren­de aún más por ha­ber si­do ges­ta­do des­de el co­ra­zón de Holly­wood, pe­ro que el pro­pio di­rec­tor ex­pli­ca: Con­tar con un pre­su­pues­to ajus­ta­do y la par­ti­ci­pa­ción des­de el pri­mer mo­men­to de la ma­yor

“LA MA­YO­RÍA DE MIS FILMS SON LA CUL­MI­NA­CIÓN DE UN LAR­GO PRO­CE­SO. PE­RO ES­TE GUION LO ES­CRI­BÍ EN CIN­CO DÍAS. BRO­TÓ DE MÍ CO­MO UN TO­RREN­TE”. Da­rren Aro­nofsky, di­rec­tor

es­tre­lla del ci­ne de hoy ayu­da a sa­car

ade­lan­te cual­quier pro­yec­to. Jen­ni­fer Law­ren­ce es la ma­dre del tí­tu­lo, una mu­jer que in­ten­ta ha­cer de su ca­sa un pa­raí­so y desea que­dar­se em­ba­ra­za­da. Om­ni­pre­sen­te en pan­ta­lla, en la que es la ex­ten­sión na­tu­ral del es­pec­ta­dor, la ac­triz en­ca­be­za un re­par­to re­du­ci­do, pe­ro de lus­tre in­ne­ga­ble: Javier Bar­dem es su es­po­so, un poe­ta in­ca­paz de crear na­da nue­vo y que le lle­va más de 20 años; Ed Ha­rris y Mi­che­lle Pfeif­fer son los vi­si­tan­tes que, con la ayu­da de los her­ma­nos Domh­nall y Brian Glee­son, al­te­ran su vi­da. No se pa­re­ce en na­da a lo que he he­cho has­ta aho­ra, nos cuen­ta

Law­ren­ce: Es el per­so­na­je más di­fí­cil al que me he en­fren­ta­do, el más exi­gen­te. Y me ha obli­ga­do a aden­trar­me en una os­cu­ri­dad de la que no sa­bía si sal­dría in­tac­ta, en­trar en con­tac­to y re­cu­rrir a una par­te de mí mis­ma que des­co­no­cía.

Un des­cu­bri­mien­to que em­pe­zó con tres me­ses de en­sa­yos en un al­ma­cén de Brooklyn, ex­pli­ca Aro­nofsky. Lo gra­ba­mos to­do, pa­ra cap­tu­rar el mo­vi­mien­to, si­gue el di­rec­tor, que pre­pa­ró a con­cien­cia un ro­da­je que tu­vo lu­gar de me­dia­dos de ju­nio a fi­na­les de agos­to de 2016. Pe­ro no to­do es­ta­ba en­sa­ya­do al mi­lí­me­tro. Ro­dan­do el clí­max del film, Law­ren­ce se exal­tó tan­to que hi­per­ven­ti­ló y se dis­lo­có una cos­ti­lla. Co­men­ta la ac­triz, en­tre ri­sas: Me es­ta­ban dan­do oxí­geno y a Da­rren só­lo le preo­cu­pa­ba que la to­ma es­ta­ba des­en­fo­ca­da. Te­ne­mos que re­pe­tir­la, de­cía. Pen­sé: ¡An­da y que te den!

UN AU­LLI­DO IN­FER­NAL

Tan en­fá­ti­ca co­mo el signo de ex­cla­ma­ción que co­ro­na su tí­tu­lo (uno de los otros que ba­ra­ja­mos y que usa­mos du­ran­te el ro­da­je pa­ra no dar a co­no­cer el ele­gi­do, fue El Sex­to Día. Esa es otra pis­ta, ríe el di­rec­tor), Ma­dre! trans­mu­ta de dra­ma in­ti­mis­ta a un th­ri­ller con vi­si­tan­tes ines­pe­ra­dos y de ahí... a otra

co­sa com­ple­ta­men­te dis­tin­ta, ter­mi­na Law­ren­ce nues­tra fra­se. Al­go que se lle­va a ca­bo gra­cias a un tra­ba­jo de pues­ta en es­ce­na que ya ha da­do que ha­blar y han til­da­do de pi­ro­téc­ni­co, apa­ra­tó­sa­men­te sim­bó­li­co, o nar­ci­sis­ta... La cá­ma­ra si­gue de for­ma en­fer­mi­za e in­tru­si­va el per­so­na­je de Law­ren­ce has­ta el pun­to de eli­mi­nar la ban­da so­no­ra pa­ra no de­cir­le al es­pec­ta­dor qué y có­mo se de­be sen­tir, se jus­ti­fi­ca Aro­nofsky:

No que­ría­mos que el pú­bli­co se sin­tie­ra se­gu­ro, por­que que el per­so­na­je de Jen­ni­fer nun­ca se sien­te se­gu­ro. Siem­pre es­tá in­ten­tan­do ave­ri­guar qué es­tá pa­san­do. El ob­je­ti­vo del film es co­nec­tar a los es­pec­ta­do­res con el pun­to de vis­ta del per­so­na­je de Jen­ni­fer, que sien­tan en pri­me­ra per­so­na la mis­ma sen­sa­ción de in­va­sión y alla­na­mien­to. El di­rec­tor es cons­cien­te de la ra­re­za que se le su­po­ne a un film co­mo es­te en una in­dus­tria to­ma­da por las fran­qui­cias. Que­re­mos in­vi­tar al pú­bli­co a su­bir­se a una mon­ta­ña ru­sa. Si les ape­te­ce al­go dis­tin­to, al­go co­ci­na­do por el autor de Ré­quiem por un sue­ño o Cis­ne

Ne­gro, les he­mos pre­pa­ra­do un me­nú de­li­cio­so y que no de­ja­rá in­di­fe­ren­te a na­die. Es­ta pe­lí­cu­la es co­mo dis­pa­rar un mi­sil con­tra una pa­red, mi res­pues­ta an­te la frus­tra­ción de no po­der ha­cer na­da an­te to­do lo ma­lo que pa­sa en el mun­do. Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es crear emo­cio­nes que co­nec­ten con los es­pec­ta­do­res. Con Ma­dre! que­ría con­se­guir una pe­lí­cu­la que fue­ra co­mo un fe­roz au­lli­do a la Lu­na. ES­TRENO: 29 SEP­TIEM­BRE

DA­RREN ARO­NOFSKY (Di­rec­tor)

Neo­yor­quino de 48 años, Aro­nofsky de­bu­tó en 1998 con Pi, fe en el caos, una cin­ta que le va­lió el Pre­mio al Me­jor Di­rec­tor en Sun­dan­ce. Des­pués lle­ga­ron Ré­quiem por un sue­ño, La Fuen­te de la Vi­da, El lu­cha­dor, Cis­ne Ne­gro Noé. MOT­HER! (USA, 2017, 121 min.). Di­rec­tor: Da­rren Aro­nofsky. In­tér­pre­tes: Jen­ni­fer Law­ren­ce, Javier Bar­dem, Ed Ha­rris, Mi­che­lle Pfeif­fer, Brian Glee­son, Domh­nall Glee­son, Kris­ten Wiig. Dis­tri­bui­do­ra: Pa­ra­mount. TE­RROR PSI­CO­LÓ­GI­CO.

www.ma­dre-la­pe­li­cu­la.es

“ES EL PER­SO­NA­JE MÁS DI­FÍ­CIL AL QUE ME HE EN­FREN­TA­DO. ME HE ADENTRADO EN UNA OS­CU­RI­DAD DE LA QUE NO SA­BÍA SI SAL­DRÍA IN­TAC­TA.” Jen­ni­fer Law­ren­ce, ac­triz

La ca­sa es, se­gún Da­rren Aro­nofsky, “una me­tá­fo­ra de nues­tro ho­gar, la Tie­rra”.

LA HIS­TO­RIA: Una pa­re­ja, un poe­ta en pleno blo­queo crea­ti­vo (Javier Bar­dem) y su jo­ven es­po­sa (Jen­ni­fer Law­ren­ce), vi­ven apa­ci­ble­men­te en la ca­sa que es­tán reha­bi­li­tan­do en el medio de la na­tu­ra­le­za. Cuan­do dos ex­tra­ños (Ed Ha­rris y Mi­che­lle Pfeif­fer) les vi­si­tan de im­pro­vi­so, su vi­da cam­bia pa­ra siem­pre. Una hor­da de des­co­no­ci­dos aca­ba in­va­dien­do la ca­sa de Jen­ni­fer Law­ren­ce y Javier Bar­dem.

Ed Ha­rris en­car­na a un fan fa­tal de la obra del per­so­na­je de Bar­dem. Mi­che­lle Pfeif­fer, un tor­men­to pa­ra Jen­ni­fer Law­ren­ce. La co­ne­xión en­tre el rol de Law­ren­ce y la ca­sa tie­ne mu­chas lec­tu­ras.

Da­rren Aro­nofsky pre­pa­ran­do una es­ce­na con Law­ren­ce. “ES MI RES­PUES­TA A LA FRUS­TRA­CIÓN DE VER CÓ­MO ES­TÁ EL MUN­DO Y NO PO­DER HA­CER NA­DA AL RES­PEC­TO. ES CO­MO UN FE­ROZ AU­LLI­DO A LA LU­NA”. Da­rren Aro­nofsky, di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.