Noah Baum­bach, por The Me­ye­ro­witz Sto­ries.

“Con es­ta cin­ta he in­ten­ta­do fil­mar la co­me­dia co­mo si fue­ra una pe­lí­cu­la mu­da”. Noah Baum­bach, di­rec­tor Tres her­ma­nos dis­tan­cia­dos y un pa­dre tes­ta­ru­do. Es­te es el pun­to de par­ti­da del pri­mer tra­ba­jo de Noah Baum­bach pa­ra Net­flix, ‘The Me­ye­ro­witz Sto­ries

Fotogramas - - SUMARIO -

Noah Baum­bach, uno de los ta­len­tos in­elu­di­bles del ci­ne in­die nor­te­ame­ri­cano, ate­rri­za en Net­flix, y lo ha­ce con una co­me­dia dra­má­ti­ca con tres co­lo­sos de la in­ter­pre­ta­ción: Adam Sand­ler, Ben Sti­ller y Dus­tin Hoff­man. Apro­ve­chan­do la pre­sen­ta­ción del film en la com­pe­ti­ción del pa­sa­do Fes­ti­val de Can­nes, FO­TO­GRA­MAS ha­bló con el di­rec­tor de Green­berg (2010) y Fran­ces Ha (2012).

La co­me­dia fí­si­ca jue­ga un pa­pel cru­cial en

The Me­ye­ro­witz Sto­ries (New and Selected),

un film, por otro la­do, muy dia­lo­ga­do.

Siem­pre que ha­bla­mos so­bre co­me­dia, Pe­ter Bog­da­no­vich sue­le ci­tar a

Bus­ter Kea­ton, que afir­ma­ba que una es­ce­na de per­se­cu­ción no es gra­cio­sa a me­nos que les veas los pies a los per­so­na­jes. En The Me­ye­ro­witz Sto­ries (New and Selected) he in­ten­ta­do fil­mar la co­me­dia co­mo si se tra­ta­ra de una pe­lí­cu­la mu­da. La ban­da so­no­ra de Randy New­man tam­bién apun­ta en esa di­rec­ción, pun­tean­do hu­mo­rís­ti­ca­men­te los mo­vi­mien­tos de los per­so­na­jes.

Re­sul­ta im­po­si­ble ima­gi­nar la pe­lí­cu­la sin Adam Sand­ler, Ben Sti­ller y Dus­tin Hoff­man.

An­tes de po­ner­me a es­cri­bir el guion, en una ce­na con­jun­ta, de­ci­di­mos jun­to a Adam y Ben que in­ter­pre­ta­rían a los her­ma­nos de la pe­lí­cu­la. Esa fue la pre­mi­sa so­bre la que es­cri­bí to­do lo de­más. Pa­ra el per­so­na­je del pa­triar­ca pre­fe­rí no te­ner a na­die en men­te: que­ría sen­tir­me li­bre pa­ra in­ven­tar. Lue­go, so­ñé con po­der con­tar con Dus­tin... y el de­seo se hi­zo reali­dad.

Im­pre­sio­na el dra­ma­tis­mo de al­gu­nas de las es­ce­nas con Ben Sti­ller.

Hay una es­ce­na cla­ve en el que ve­mos có­mo se de­rrum­ba la co­ra­za de au­to­con­fian­za del per­so­na­je. Ha­bla­mos mu­cho so­bre esa es­ce­na, pe­ro no te­nía ni idea de has­ta dón­de iba a lle­gar

Ben, y eso que ya le ha­bía di­ri­gi­do dos ve­ces: en Green­berg y Mien­tras sea­mos jó­ve­nes (2014). El re­sul­ta­do su­peró to­das mis ex­pec­ta­ti­vas: Ben llo­ró con do­lor y ra­bia, fue al­go pro­fun­do y va­lien­te. Co­mo di­rec­tor, nun­ca ha­bía vis­to al­go así en un ac­tor.

La in­creí­ble ve­lo­ci­dad a la que Hoff­man re­ci­ta sus diá­lo­gos mar­ca el rit­mo de la pe­lí­cu­la.

Es al­go con lo que ya ex­pe­ri­men­té en uno de mis an­te­rio­res tra­ba­jos,

Mis­tress Ame­ri­ca (2015): los diá­lo­gos ace­le­ra­dos y los pla­nos lar­gos de in­te­rio­res con per­so­na­jes en­tran­do y sa­lien­do del en­cua­dre. Lo ha­bía uti­li­za­do co­mo un ar­ti­fi­cio al­go ex­ce­si­vo, y en The Me­ye­ro­witz Sto­ries

(New and Selected) me ape­te­cía in­te­grar esa co­me­dia fre­né­ti­ca en un con­tex­to más apa­ci­gua­do. Pa­ra pre­pa­rar es­ta pe­lí­cu­la, vi­mos, jun­to a Rob­bie Ryan, mi di­rec­tor de fo­to­gra­fía, al­gu­nas co­me­dias screw­ball, pe­ro tam­bién pe­lí­cu­las de Max Op­hüls, el maes­tro de los mo­vi­mien­tos de cá­ma­ra si­nuo­sos.

¿Di­ría que es­ta pe­lí­cu­la ape­la a una tra­di­ción del ci­ne ame­ri­cano que va de Bog­da­no­vich a Woody Allen y Wes An­der­son?

Mi­ke Ni­chols so­lía de­cir que di­ri­gir una pe­lí­cu­la es co­mo prac­ti­car se­xo: lo ha­ces a tu ma­ne­ra y no sa­bes muy bien có­mo demonios de­ben ha­cer­lo los de­más (ri­sas). Me cues­ta ver­me re­fle­ja­do en otro di­rec­tor en par­ti­cu­lar, aun­que sí pue­do

Des­de su eta­pa en el Sa­tur­day

Night Li­ve has­ta El chi­co ideal

(F. Co­ra­ci, 1998), Sand­ler hi­zo de la mú­si­ca una de sus he­rra­mien­tas có­mi­cas fa­vo­ri­tas, al­go de lo que Baum­bach sa­ca par­ti­do:

sen­tir­me par­te de una tra­di­ción de ci­neas­tas que in­ten­tan crear un uni­ver­so per­so­nal es­cri­bien­do sus pro­pios guio­nes. Woody Allen y Wes An­der­son for­man par­te de esa tra­di­ción, pe­ro an­tes es­tu­vie­ron Berg­man, Truf­faut, Roh­mer...

The Me­ye­ro­witz Sto­ries (New and Selected)

se­rá dis­tri­bui­da por Net­flix. ¿Cuá­les son sus im­pre­sio­nes acer­ca del au­dio­vi­sual con­tem­po­rá­neo?

Es­toy con­ven­ci­do de que la pro­yec­ción en pan­ta­lla gran­de no va a des­apa­re­cer. La for­ma de dis­tri­buir ci­ne es­tá cam­bian­do, pe­ro ol­vi­da­mos que nun­ca ha de­ja­do de cam­biar. An­tes de Tiburón (S. Spiel­berg, 1975), no exis­tían los estrenos ma­si­vos que hoy son la nor­ma en Holly­wood. Me crié vien­do ci­ne en pan­ta­lla gran­de y, cuan­do fil­mo una pe­lí­cu­la, me sien­to par­te de esa tra­di­ción. Otra co­sa muy di­fe­ren­te son las se­ries. Cuan­do hi­ce el pi­lo­to de The Co­rrec­tions pa­ra HBO, me di cuen­ta de lo di­fí­cil que era pa­ra mí tra­ba­jar fue­ra del mar­co tem­po­ral y rít­mi­co que me ofre­cen los 90 o 120 mi­nu­tos del lar­go­me­tra­je fíl­mi­co. Ese es mi lu­gar na­tu­ral.

ES­TRENO: 13 OC­TU­BRE EN NET­FLIX

1. Noah Baum­bach com­par­te un mo­men­to de des­can­so con Dus­tin Hoff­man, el pa­triar­ca de los Me­ye­ro­witz.

2. Gra­ce Van

Pat­ten es la hi­ja de Adam Sand­ler. Ben Sti­ller y Eli­za­beth Mar­vel cie­rran el trío de her­ma­nos.

3. Ha­rold (Hoff­man) tie­ne una di­fí­cil re­la­ción con su hi­jo Matt­hew (Sti­ller).

3. El film com­bi­na co­me­dia y dra­ma, el se­llo del ci­ne de Baum­bach.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.