PI­LAR MAR­COS

Pi­lar Mar­cos, ac­ti­vis­ta de Green­pea­ce, char­ló con Bon­ni Cohen y Jon Shenk, di­rec­to­res de ‘Una ver­dad in­có­mo­da: Aho­ra o nun­ca’, se­gun­da par­te de aquel do­cu­men­tal pro­ta­go­ni­za­do por Al Go­re, que se es­tre­na el 6 de oc­tu­bre. To­dos te­ne­mos que po­ner al­go de nue

Fotogramas - - ESTRENOS DEL MES -

Bió­lo­ga ma­ri­na y ac­ti­vis­ta de Green­pea­ce, es­cri­be so­bre el cam­bio cli­má­ti­co y la secuela del do­cu­men­tal Una ver­dad in­có­mo­da.

Co­rría el año 2006 cuan­do, por pri­me­ra vez, un per­so­na­je pú­bli­co del per­fil de Al Go­re se acer­ca­ba a tra­vés de la gran pan­ta­lla a mi­llo­nes de per­so­nas con un ob­je­ti­vo: aler­tar so­bre los im­pac­tos fu­tu­ros del cam­bio cli­má­ti­co. En el do­cu­men­tal de Da­vis Guggenheim Una ver­dad in­có­mo­da, Al Go­re de­nun­cia­ba la emer­gen­cia pla­ne­ta­ria que se cer­nía so­bre no­so­tros y avi­sa­ba de que era ur­gen­te ac­tuar po­lí­ti­ca­men­te, co­mo tam­bién en ca­da una de nues­tras ca­sas. Pa­ra los que lle­va­mos mu­chos años tra­ba­jan­do en me­dioam­bien­te no nos pi­lla­ba des­pre­ve­ni­dos, pe­ro re­ci­bi­mos con sor­pre­sa que la in­dus­tria del ci­ne hi­cie­se ca­sus be­lli del pro­ble­ma. Ha­ce 11 años, el mo­vi­mien­to que ne­ga­ba la exis­ten­cia del cam­bio cli­má­ti­co en to­do el mun­do era aún muy gran­de y a la cau­sa de Al Go­re no se ha­bían uni­do gran­des in­fluen­cers co­mo, Leo­nar­do Di­Ca­prio, Em­ma Thom­pson o Alejandro Sanz. Pe­ro, de re­pen­te, el cam­bio cli­má­ti­co lle­gó has­ta el es­ce­na­rio del Dolby Thea­tre y se ma­te­ri­za­li­zó con dos Os­car: al Me­jor Do­cu­men­tal y a la Me­jor Can­ción Ori­gi­nal, I Need To Wa­ke Up. Ne­ce­si­to des­per­tar.

LE­VÁN­TA­TE, HA­BLA Y CAM­BIA

Es­te ve­rano, po­cos días an­tes de acu­dir a ver la se­gun­da par­te de la pe­lí­cu­la de Al Go­re y Da­vis Guggenheim, que lle­va el tí­tu­lo de Una ver­dad muy in­có­mo­da: Aho­ra o nun­ca, en un pe­que­ño pue­blo de Es­pa­ña, Mon­to­ro (Cór­do­ba), se al­can­za­ba el ré­cord de tem­pe­ra­tu­ras ja­más re­gis­tra­do en Eu­ro­pa: 46,9º C. Y mien­tras se pro­du­cía la con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con los di­rec­to­res, Bon­ni Cohen y Jon Shenk, ar­día la tun­dra en Groen­lan­dia, en pleno Ár­ti­co. La pri­me­ra sor­pre­sa lle­gó en los pri­me­ros mi­nu­tos de la en­tre­vis­ta. Los di­rec­to­res tie­nen el mis­mo dis­cur­so que te­ne­mos los eco­lo­gis­tas de Green­pea­ce. Tan­to ellos co­mo el ex vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos de­ci­die­ron ro­dar una se­gun­da par­te em­pu­ja­dos por la ne­ce­si­dad de pa­sar a la ac­ción, pa­ra ha­cer real lo que la can­tan­te Me­lis­sa Et­he­rid­ge pro­mo­vía en el os­ca­ri­za­do te­ma de la pri­me­ra par­te del do­cu­men­tal: la ne­ce­si­dad de le­van­tar­se, mo­ver­se, cam­biar y ha­blar. Afir­man que no se pue­de de­jar de ha­blar del cam­bio cli­má­ti­co, que hay que in­sis­tir y vol­ver a in­sis­tir, su­mar con­cien­cias y lo­grar un fu­tu­ro me­jor.

Cuen­ta Al Go­re que, cuan­do se es­tre­nó la pri­me­ra par­te, el Ayun­ta­mien­to de Mia­mi ame­na­zó con de­nun­ciar­les si lle­va­ban a ca­bo la idea de rea­li­zar un mon­ta­je i nun­dan­do Mia­mi Beach. Ya al te­lé­fono con Cohen y Shenk, me cuen­tan que, 11 años des­pués, vol­vie­ron a Mia­mi Beach con Al Go­re pa­ra ro­dar una de las es­ce­nas del do­cu­men­tal con el agua has­ta la cin­tu­ra, y el ac­tual al­cal­de afir­man­do que es­to no es nor­mal y que no tie­nen he­rra­mien­tas pa­ra fre­nar la cre­ci­da del mar. Du­ran­te el ro­da­je de la pe­lí­cu­la, co­men­ta Shenk, la ma­dre na­tu­ra­le­za se en­car­gó de

“To­do lo que de­nun­cia­ba Al Go­re en ‘Una ver­dad in­có­mo­da’ es­tá pa­san­do aho­ra. El cam­bio cli­má­ti­co es­tá des­tro­zan­do vi­das”.

ha­cer­nos cons­cien­tes de la His­to­ria. To­do lo que de­nun­cia­ba Al Go­re en su Una ver­dad in­có­mo­da es­tá pa­san­do aho­ra. Nos

es­ta­mos dan­do cuen­ta por no­so­tros mis­mos de que el cam­bio cli­má­ti­co es­tá des­tro­zan­do vi­das. Fue muy du­ro en­tre­vis­tar a las víc­ti­mas del su­per­ti­fón Hai­yan que de­vas­tó Fi­li­pi­nas. Com­par­to la du­re­za de es­ta ex­pe­rien­cia, pues ha­ce unos me­ses vi­si­té uno de esos ar­chi­pié­la­gos del Pa­cí­fi­co, la Re­pú­bli­ca de Va­nua­tu, que su­fre el au­men­to y la in­ten­si­dad de su­per­tor­men­tas agra­va­das por el cam­bio cli­má­ti­co. Vi­si­ta­mos pue­blos que han te­ni­do que mo­ver sus ca­sas tie­rra aden­tro, ale­ján­do­se de la cos­ta, pa­ra adap­tar­se a una reali­dad que ellos no han pro­vo­ca­do y que es con­se­cuen­cia del mo­do de vi­da que lle­va­mos en Oc­ci­den­te.

GOL­PE AL SIS­TE­MA AME­RI­CANO

Sen­ta­da en la bu­ta­ca, con­tem­plo los gi­gan­tes­cos ríos al­re­de­dor de Al Go­re en Groen­lan­dia, que se for­man por el des­hie­lo y el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras, y mi men­te vue­la a la mo­les­ta pla­ga de mos­qui­tos que vi­vi­mos en Green­pea­ce en 2013, cuan­do es­tu­vi­mos so­bre el mis­mo cas­que­te po­lar don­de se ha fil­ma­do es­ta se­gun­da par­te. Di­ce Cohen que esas imá­ge­nes son las que quie­ren que lle­guen a tra­vés de su pe­lí­cu­la a la gen­te más jo­ven, por­que son quie­nes más van a su­frir los im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co.

In­sis­ti­mos los tres en que hay po­lí­ti­cos que sí son cons­cien­tes de la gra­ve­dad del pro­ble­ma y, de he­cho, Al Go­re en­tre­vis­ta a va­rios po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos, que adop­tan su mis­mo dis­cur­so. Co­mo el al­cal­de de un pue­blo del es­ta­do de Te­xas, que afir­ma que es el mo­men­to de cam­biar el fo­co ha­cia la ener­gías re­no­va­bles, y así lo es­tá pro­mo­vien­do en su mu­ni­ci­pio. En con­tra de lo que di­ce su je­fe, el pre­si­den­te Trump, que ha re­nun­cia­do a los acuer­dos de la Cum­bre del Cli­ma de Pa­rís, que su­po­ne un acuer­do his­tó­ri­co pa­ra la to­ma de me­di­das reales y le­gal­men­te vin­cu­lan­tes pa­ra fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co.

Y de­di­ca­mos los tres bue­na par­te de nues­tra con­ver­sa­ción a ha­blar, por su­pues­to, de Do­nald Trump. Su elec­ción se pro­du­jo mien­tras aca­ba­ban la pe­lí­cu­la. Me cuen­tan que fue un gol­pe muy du­ro pa­ra Al Go­re, tras años de com­pro­mi­so per­so­nal pa­ra que las ne­go­cia­cio­nes por lo­grar un acuer­do con­tra el cam­bio cli­má­ti­co en Pa­rís lle­ga­ran a buen tér­mino. Los di­rec­to­res son con­tun­den­tes: Es trá­gi­co, te­ne­mos a Trump en la Ca­sa Blan­ca y sus po­lí­ti­cas no son in­sig­ni­fi­can­tes, pe­ro no de­be ser el cen­tro de la His­to­ria. Afor­tu­na­da­men­te, ca­da vez es­ta­mos más con­cien­cia­dos, tú mis­mo pue­des sa­lir­te del sis­te­ma ener­gé­ti­co y com­par­tir tu ener­gía so­lar. So­mos rea­lis­tas, te­ne­mos a Trump, pe­ro, por otro la­do, es­tá to­do lo de­más. Es ver­dad, Trump no es el cen­tro de la His­to­ria, pe­ro to­do se es­tá ha­cien­do muy cues­ta arri­ba. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Green­pea­ce pue­den con­se­guir cam­bios in­creí­bles, di­cen, y ha­bla­mos de la mul­ti­pli­ca­ción de aso­cia­cio­nes co­mu­ni­ta­rias grass­roots, que es­tán sur­gien­do pa­ra lu­char lo­cal­men­te con­tra Trump y sus po­lí­ti­cas so­cia­les y am­bien­ta­les.

NO HAY PLA­NE­TA B

Cohen y Shenk me cuen­tan que no son unos ex­tra­ños en la

in­dus­tria del ci­ne, que exis­ten sec­cio­nes es­pe­cí­fi­cas so­bre cam­bio cli­má­ti­co en, por ejem­plo, el Fes­ti­val de Sun­dan­ce y que es im­pre­sio­nan­te la can­ti­dad de pe­lí­cu­las que pro­po­nen so­lu­cio­nes. Ca­da vez hay más gen­te del ci­ne ha­blan­do del pla­ne­ta por­que es lo más im­por­tan­te en es­tos mo­men­tos, con­clu­ye Bon­ni Cohen.

Es­ta­mos en un mo­men­to cla­ve en la his­to­ria del pla­ne­ta. Aun­que Es­ta­dos Uni­dos mues­tra en la ac­tua­li­dad una po­lí­ti­ca ca­du­ca y tro­glo­di­ta, Chi­na o la Unión Eu­ro­pea es­tán li­de­ran­do un cam­bio ha­cia un fu­tu­ro de ener­gías re­no­va­bles y lim­pias. Im­pul­sa­dos por to­dos no­so­tros, que, a la vez, so­mos im­pul­sa­dos por do­cu­men­ta­les co­mo los de Al Go­re, el mo­vi­mien­to es im­pa­ra­ble. No quie­ro des­ve­lar el fi­nal del ex­ce­len­te do­cu­men­tal de Bon­ni Cohen y Jon Shenk, pe­ro, tras nues­tra con­ver­sa­ción, nos des­pe­di­mos di­cien­do: Re­sis­ti­re­mos y se­gui­re­mos lu

chan­do. No hay pla­ne­ta B, no exis­te otra op­ción.

“Aun­que Es­ta­dos Uni­dos mues­tra en la ac­tua­li­dad una po­lí­ti­ca ca­du­ca y tro­glo­di­ta, Chi­na o la Unión Eu­ro­pea es­tán li­de­ran­do un cam­bio ha­cia un fu­tu­ro de ener­gías re­no­va­bles y lim­pias. El mo­vi­mien­to es im­pa­ra­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.