FRAN­CA­MEN­TE, JA­MES...

Ja­mes Fran­co ha­ce de to­do y to­da­vía en­cuen­tra tiem­po pa­ra que­jar­se. Eso sí, pa­ra el amor mu­cho es­pa­cio no tie­ne, que se se­pa. Es de las ex pa­re­jas de los de­más que les ha­bla­mos. por Kirk Ro­ya­le.

Fotogramas - - CINEFILIA -

Ja­mes Fran­co es­tá tris­te. ¿Qué le pa­sa­rá a Ja­mes Fran­co? Qui­zá lo ver­da­de­ra­men­te sor­pren­den­te es que el ac­tor, di­rec­tor, ar­tis­ta, ca­so clí­ni­co y to­do lo que se les ocu­rra, ten­ga tiem­po de de­pri­mir­se. Él mis­mo ya lo di­ce: en­tre sus adic­cio­nes, tam­bién es­tá el tra­ba­jo. Se­gún imdb, Fran­co ha par­ti­ci­pa­do es­te año en 17 pro­duc­cio­nes. No só­lo eso: aún no he­mos lle­ga­do a 2018, pe­ro él ya fi­gu­ra en cin­co más. Hay un hom­bre en Es­ta­dos Uni­dos que lo ha­ce to­do, y tie­ne el mis­mo ape­lli­do que su ídem en Es­pa­ña du­ran­te 40 años. Y a to­das es­tas, Fran­co tam­bién ha te­ni­do tiem­po de es­tar des­tro­za­do, dro­gar­se y ser adic­to, se­gún ha di­cho, a al­gu­na co­sa más (¿qué se­rá?). To­do iba de mal en peor has­ta que abra­zó la ta­bla de surf. Me­nos mal. Vi­ve Dios. Se sal­vó el ci­ne ame­ri­cano. Ja­mes, des­de aquí te lo di­go: con esa mi­ra­da de pi­llo, yo tam­po­co sé, co­mo tú, si soy gay o he­te­ro, aun­que, de mo­men­to, me con­for­mo con se­guir fra­ca­san­do con las mu­je­res.

LOS EM­BRIO­NES DE LA VER­GA­RA

Es­te mes la co­sa va de ex. Por­que uno es, pe­ro so­bre to­do ha si­do. Y ha­blan­do de mu­je­res, ca­be f eli­ci­tar a So­fía Ver­ga­ra por ha­ber ga­na­do la ba­ta­lla de los em­brio­nes. Won­der Wo­man a su la­do es una prin­ci­pian­ta. La his­to­ria no pue­de ser más su­rrea­lis­ta. Co­mo la chi­ca ya es­ta­ba de­jan­do de ser tal chi­ca, ha­ce cin­co años de­ci­dió con­ge­lar sus em­brio­nes fe­cun­da­dos con su ex, Nick Loeb, mul­ti­mi­llo­na­rio y pa­dre en po­ten­cia de Isabella y Em­ma, pues tie­nen has­ta nom­bre. Los de­po­si­ta­ron en un cen­tro de Loui­sia­na, don­de si­guen y se­gui­rán crio­ni­za­dos eter­na­men­te a me­nos que Ver­ga­ra cor­te con su ma­ri­do ac­tual, Joe Manganiello, y de­ci­da dar­les una vi­da. La cues­tión es que un juez ha di­cho que Loeb no tie­ne de­re­cho a re­cu­pe­rar­los y ha­cer­los cre­cer en un vien­tre de al­qui­ler, con lo cual Isabella y Em­ma lo tie­nen cru­do. Co­mo di­ría en las aven­tu­ras de As­té­rix y Obé­lix: ¡Es­tán lo­cas es­tas ce­le­bri­ties!

PER­SE­GUI­DOS POR SU PA­SA­DO

En Los Ángeles to­do el mun­do es ex al­go. Por ejem­plo, Ha­lle Berry, ¡tan gua­pa y exis­to­sa!, es ex in­di­gen­te, y de pie­dra nos ha de­ja­do a to­dos al con­fe­sar que, an­tes de ser ac­triz, y la pri­me­ra afro­ame­ri­ca­na que ha ga­na­do un Os­car co­mo pro­ta­go­nis­ta, dur­mió en al­ber­gues pa­ra ho­me­less. Y si Fran­co le me­tía caña a las dro­gas, el rey si­gue sien­do Ro­bert Dow­ney Jr., ese hom­bre que lle­gó a pa­sar un año en una cár­cel de Ca­li­for­nia pa­ra dro­ga­dic­tos y con el que la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta se lo pa­só pi­pa por­que ca­da dos por tres era arres­ta­do tras ser pi­lla­do en al­gu­na ac­ti­tud gro­tes­ca.

To­do eso for­ma par­te del pa­sa­do. En 2003, lo de­jó to­do (por cier­to, gra­cias a la ayu­da de Mel Gib­son, ¡pa­ra qué lue­go di­gan!), y hoy, más que un hom­bre, es una máquina de ha­cer di­ne­ro. Por ca­da pe­lí­cu­la de Los Ven­ga­do­res, el ac­tor ha co­bra­do ¡200 mi­llo­nes de dó­la­res! Aun y así, los fans del ac­tor re­ci­bie­ron, vía Twit­ter, un men­sa­je don­de les pe­día di­ne­ro pa­ra cau­sas be­né­fi­cas. Y los fans, que son unos santos, res­pon­die­ron. ¡To­do men­ti­ra! Des­de el set de la úl­ti­ma de las pe­lí­cu­las de los su­per­hé­roes Mar­vel, Dow­ney ha pe­di­do a sus ad­mi­ra­do­res que no se fíen y de­jen de ha­cer do­na­ti­vos.

Por se­guir con los ex, los hay que se lle­van in­clu­so peor que So­fía Ver­ga­ra y el se­men­tal de los em­brio­nes. Ahí es­tán Le­na Hea­dey y Je­ro­me Flynn, co­no­ci­dos en el mun­do en­te­ro co­mo Cer­sei Lan­nis­ter y Bronn, dos de los per­so­na­jes más em­ble­má­ti­cos de la se­rie Jue­go

de Tro­nos. Si al­guien se ha pre­gun­ta­do al­gu­na vez por qué la mal­va­da y am­bi­cio­sa rei­na y el so­ca­rrón mer­ce­na­rio ja­más com­par­ten plano, aun­que los dos va­yan en el mis­mo ban­do, ahí va la res­pues­ta: lo exi­gen por con­tra­to. Por lo vis­to, fue­ron pa­re­ja ha­ce 15 años, y la co­sa aca­bó tan mal que se si­guen odian­do a muer­te. ¡Pa­ra que lue­go di­gan de Al­ba Ca­rri­llo y el te­nis­ta... y el pi­lo­to!

NUE­VOS FE­MI­NIS­MOS

Otra ex te­mi­ble. Ahí es­tá una tal Kai Co­le, quien es­tu­vo ca­sa­da du­ran­te 16 años con el di­rec­tor Joss Whe­don. Na­da es lo que pa­re­ce. Él cuen­ta que es fe­mi­nis­ta, y a su san­ta es­po­sa le de­cía que te­nía mu­chas ami­gas, pe­ro lo su­yo era pu­ra de­di­ca­ción a la cau­sa de las mu­je­res. To­do una tro­la. Aten­tos a la car­ta que ha es­cri­to Co­le. Pri­me­ro di­ce

que ella es una per­so­na muy pri­va­da, y, ac­to se­gui­do, sa­ca la re­cor­ta­da: Me uti­li­zó co­mo es­cu­do, y así po­día se­guir di­cien­do que era fe­mi­nis­ta, pa­ra des­pués acu­sar­le de ha­ber­se re­pa­sa­do a medio Los Ángeles, apro­ve­chan­do que era un pro­duc­tor po­de­ro­so. Si es que hay fe­mi­nis­tas y fe­mi­nis­tas. ¿Qué lío, no? Aun­que siem­pre ayu­da, no ha­ce fal­ta ser ex pa­ra es­tar pe­lea­do. Vean si no a

Ja­mes Ca­me­ron di­cien­do que Won­der Wo­man es un pa­so atrás pa­ra el fe­mi­nis­mo por­que Gal Ga­dot es un icono de be­lle­za y no es más que Holly­wood ha­cien

do lo mis­mo de siem­pre. Al di­rec­tor de Ti­ta­nic (1997) le gus­ta mu­cho más su pro­pia Sa­rah Con­nor de Ter­mi­na­tor

(1984), por­que es pro­ble­má­ti­ca y ma­la

ma­dre. A la di­rec­to­ra de Won­der Wo­man,

Patty Jen­kins, cla­ro, no le ha he­cho gra­cia es­ta apre­cia­ción. Y no en­tien­de por­que a Ca­me­ron sí le gus­tó Mons­ter (2003), otro film de Jen­kins don­de veía­mos a Char­li­ze The­ron ha­cien­do de ase­si­na en se­rie, y no le ha gus­ta­do Won­der Wo­man: No en­tien­do por qué una mu­jer no pue­de ser un icono só­lo por­que es atrac­ti­va y amo­ro­sa.

La co­sa es­tá que ar­de.

1. El po­li­fa­cé­ti­co has­ta de­cir bas­ta, Ja­mes Fran­co (39 años) po­sa, ri­sue­ño, en el Fes­ti­val de Ci­ne Ame­ri­cano de Deau­vi­lle. No po­día fal­tar. 2. Ro­bert Dow­ney Jr. (52) ad­vier­te a sus fans:

No os fiéis de los que os pi­den di­ne­ro en mi nom­bre. 3. Nick Loeb (41) y So­fía Ver­ga­ra (45), cuan­do fe­cun­da­ban y crio­ni­za­ban. 4. Ja­mes Ca­me­ron (63) y Patty Jen­kins (46) han te­ni­do sus di­fe­ren­cias res­pec­to a có­mo en­ten­der el fe­mi­nis­mo en Holly­wood. 5. Le­na Hea­dey (43) y Je­ro­me Flynn (54), fa­mo­sos por Jue­go de Tro­nos, no sa­len jun­tos en nin­gu­na es­ce­na de la se­rie, por­que ya sa­lie­ron jun­tos en la vi­da real. 6. La pro­duc­to­ra Kai Co­le cuan­do to­da­vía era pa­re­ja de Joss Whe­don (53). 7. Ha­lle Berry (51) no pue­de pa­rar de con­fe­sar­se. Tras ad­mi­tir que un Os­car no sir­ve de na­da, re­cor­dó sus orí­ge­nes ca­lle­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.