En­tre sa­gas y cam­pos de mi­nas

Mien­tras los es­tu­dios se rifan a Leo­nar­do Di­Ca­prio y a Ja­mes Bond, Louis C.K. me­te el de­do en el ojo del sis­te­ma y otro Ja­mes, es­ta vez Woods, se me­te con Ar­mie Ham­mer y sa­le es­cal­da­do cuan­do Am­ber Tamblyn le con­tes­ta.

Fotogramas - - NEWS INTERNACIONALES -

Aten­ción, pre­gun­ta: ¿pue­den nom­brar a un ac­tor que no es­té aso­cia­do a una fran­qui­cia? Es­ta­mos ha­blan­do de la flor y na­ta de los in­tér­pre­tes, cla­se A, es­tre­llas de ayer, hoy y siem­pre. Pien­sen. A no­so­tros só­lo nos sa­le uno: Leo­nar­do Di­Ca­prio (1). Y, sí, de­bu­tó con un pe­que­ño pa­pel en Crit­ters 3 (K. Pe­ter­son, 1991), pe­ro des­de en­ton­ces na­da, ce­ro. Ni có­mics, sa­gas es­te­la­res, es­pías o co­me­dias fa­mi­lia­res. Por eso el ru­mor de que la War­ner le ha­bía ofre­ci­do en­car­nar al Joker en un nue­vo spin-off pi­lló a to­do el mun­do con el pie cam­bia­do. Ni que Mar­tin Scor­se­se fi­gu­re co­mo pro­duc­tor en es­te pro­yec­to que di­ri­gi­rá Todd Phi­llips (Re­sa­cón en Las Ve­gas) lo ex­pli­ca­ría. De he­cho, Di­Ca­prio si­gue deshojando la mar­ga­ri­ta de pro­yec­tos pa­ra ele­gir qué film po­drá uti­li­zar por pri­me­ra vez en su cam­pa­ña de mar­ke­ting aque­llo de Del ga­na­dor del Os­car, Leo­nar­do Di­Ca­prio. Qui­zás eli­ja ser otro Leo­nar­do... DaVin­ci, pro­ta­go­nis­ta de la nue­va bio­gra­fía es­cri­ta por Wi­lliam Isaac­son (Ste­ve Jobs).

Bond, ¿a subas­ta? Quie­nes tam­bién es­tán en con­di­ción de ele­gir son Bar­ba­ra Broc­co­li y Mi­chael G. Wil­son, los pro­duc­to­res de la sa­ga Bond (2). Una vez ter­mi­na­do el con­tra­to de dis­tri­bu­ción con Sony, to­das las ma­jors se han aba­lan­za­do cual lo­bos ham­brien­tos pa­ra hin­car­le el dien­te a una de las po­cas fran­qui­cias del ci­ne que que­dan por ex­pri­mir: 25 pe­lí­cu­las, 52 años de his­to­ria, pe­ro ni re­boots, pre­cue­las, Bond

vs. Bour­ne ni na­da. 007 tam­bién tie­ne pre­ten­dien­tes de Si­li­con Va­lley. Ap­ple y Ama­zon se han pre­sen­ta­do a la subas­ta y pue­den aflo­jar los en­tre 2.000 y 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res que pi­den por ella, y di­na­mi­tar, de una vez por to­das, el sec­tor de la ex­hi­bi­ción.

Dar­dos a do­quier. Al­guien que es­tá más que acos­tum­bra­do a di­na­mi­tar lo que sea es Louis C.K. Ca­paz de dar­le la vuel­ta a los tó­pi­cos de la sit­com, pa­rir se­ries pa­ra In­ter­net co­mo quien no quie­re la co­sa y no de­jar tí­te­re con ca­be­za en sus shows stand-up, el có­mi­co ha pre­sen­ta­do en To­ron­to I Lo­ve You, Daddy (4), una pe­lí­cu­la ro­da­da en se­cre­to, que ha es­cri­to, di­ri­gi­do, pro­ta­go­ni­za­do y pa­ga­do él mis­mo, y que, más que una co­me­dia, es un cam­po de mi­nas. Co­mo el cru­ce de acu­sa­cio­nes en Twit­ter en­tre Ja­mes Woods

(3), Ar­mie Ham­mer y Am­ber Tamblyn. Pri­me­ro Woods cri­ti­có la di­fe­ren­cia de edad en­tre el per­so­na­je de Ham­mer y su amante en la es­pe­ra­da Call Me By Your

Na­me, de Lu­ca Gua­dag­nino. Ham­mer res­pon­dió re­cor­dán­do­le que Woods, con 66 años, te­nía una no­via de 26. Y al cru­ce se su­mó Tamblyn, apun­tan­do que, cuan­do ella te­nía 16 años, Woods le ti­ró los te­jos des­ca­ra­da y re­pul­si­va­men­te. Es­to sí da pa­ra sa­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.