EN­TRE LA REALI­DAD Y LA RI­SA

En­tre el rea­lis­mo so­cial y la ne­ce­si­dad de es­ca­par a tra­vés de la ima­gi­na­ción y la ri­sa. Así se desa­rro­lló la 65ª edi­ción del Fes­ti­val de San Se­bas­tián, que tu­vo lu­gar del 22 al 30 de sep­tiem­bre. ‘The Di­sas­ter Artist’, ‘Ala­nis’ o ‘Handia’, que triun­fa­ron

Fotogramas - - NEWS NACIONALES - por Bea­triz Mar­tí­nez (en­via­da es­pe­cial).

LA MI­RA­DA REA­LIS­TA

Un pu­ña­do de obras a me­dio ca­mino en­tre el do­cu­men­tal y la fic­ción se en­car­ga­ron de dar voz a aque­llas per­so­nas que se en­cuen­tran en los már­ge­nes de la so­cie­dad. Fue la edi­ción de los su­per­vi­vien­tes, de la gen­te que lu­cha día a día pa­ra sa­lir ade­lan­te. Así, la ar­gen­ti­na Anahí Ber­ne­ri nos acer­có a la co­ti­dia­nei­dad de una ma­dre sol­te­ra que ejer­ce la pros­ti­tu­ción des­de una óp­ti­ca des­car­na­da en Ala­nis, y el ma­dri­le­ño An­to­nio Mén­dez Es­par­za op­tó por una mi­ra­da trans­pa­ren­te pa­ra com­po­ner otro mag­ní­fi­co re­tra­to fe­me­nino en torno a te­mas como la ex­clu­sión, el ra­cis­mo y la in­to­le­ran­cia en La vi­da y na­da más.

Las con­se­cuen­cias de la vio­len­cia en un ba­rrio pe­ri­fé­ri­co de Bal­ti­mo­re fue­ron ana­li­za­das por el ob­je­ti­vo de Matthew Po­ter­field des­de el pun­to de vis­ta de un jo­ven que aca­ba de sa­lir de un arres­to do­mi­ci­lia­rio en la es­ta­dou­ni­den­se So­llers Point, mien­tras que, a rit­mo de mú- si­ca Ma­ne­le, nos aden­tra­mos en la his­to­ria de amor más atí­pi­ca del fes­ti­val: la de un in­te­lec­tual y un ro­bus­to gi­tano ex pre­si­da­rio en la ru­ma­na Sol­da­tii. Po­ves­te din Fe­ren­ta­ri, de Iva­na Mla­de­no­vic. Y, por úl­ti­mo, la lu­ci­dez de Sean Ba­ker al ra­dio­gra­fiar, en The Flo­ri­da Pro­ject, la fal­sa pros­pe­ri­dad de la Nor­tea­mé­ri­ca de Trump a tra­vés de la mi­ra­da de una ni­ña atra­pa­da en­tre el con­tras­te que su­po­ne la fá­bri­ca de sue­ños de Dis­ney­world y el en­torno de­gra­da­do lleno de mo­te­les de ca­rre­te­ra en don­de vi­ve.

MU­JE­RES LUCHADORAS

Ade­más de las pro­ta­go­nis­tas de Ala­nis y La vi­da y na­da más, es­ta edi­ción se ca-

“‘The Di­sas­ter Artist’ sir­vió pa­ra de­mos­trar que la co­me­dia es un género ma­yor en los fes­ti­va­les de pres­ti­gio”.

rac­te­ri­zó por la po­ten­cia de un pu­ña­do de es­plén­di­dos per­so­na­jes fe­me­ni­nos que ar­ti­cu­la­ron bue­na par­te de las fic­cio­nes. Como el de esa jue­za tan po­co con­ven­cio­nal que nos in­tro­du­ce con iro­nía en te­mas in­có­mo­dos de nues­tra so­cie­dad en la bel­ga Ni ju­ge, ni sou­mi­se, de Yves Hi­nant y Jean Li­bon. O el ál­ter ego de Mar­gue­ri­te Du­ras en La dou­leur, de Em­ma­nuel Fin­kiel, que lu­cha por co­no­cer el pa­ra­de­ro de su ma­ri­do du­ran­te la Fran­cia ocu­pa­da. La ma­dre co­ra­je que in­ter­pre­ta Fran­ces McDor­mand en la fa­vo­ri­ta del pú­bli­co, Tres anun­cios en las afue­ras de Eb­bing, Mi­su­ri, de Mar­tin McDo­nagh, que se en­fren­ta a las au­to­ri­da­des pa­ra que el cri­men de su hi­ja no que­de im­pu­ne. Ma­rian Ál­va­rez as­fi­xia­da a lo lar­go de la en­fer­me­dad de su com­pa­ñe­ro en Mo­rir, de Fer­nan­do Fran­co. Y Bár­ba­ra Len­nie ma­ni­pu­la­da en un pue­blo de la Ar­gen­ti­na pro­fun­da por su de­seo de ser ma­dre en Una es­pe­cie de fa­mi­lia, del ar­gen­tino Die­go Ler­man.

MONS­TRUOS CO­TI­DIA­NOS

En con­tra­po­si­ción, el uni­ver­so mas­cu­lino no sa­lió bien pa­ra­do. Bas­ta con ver los dos re­tra­tos ras­tre­ros y de­ni­gran­tes que sa­ca ade­lan­te un bri­llan­te Javier Gu­tié­rrez, tan­to en Ver­güen­za, la sá­ti­ra pa­ra te­le­vi­sión de Juan Ca­ves­tany y Álvaro Fer­nán­dez Ar­me­ro, como en la si­bi­li­na El

au­tor, de Ma­nuel Martín Cuen­ca. El me­ga­lo­ma­nía­co Javier Bar­dem en Ma­dre!, de Da­rren Aro­nofsky; el je­fe de la sec­ta chi­le­na que per­mi­te una vio­la­ción múl­ti­ple a una ni­ña en Prin­ce­si­ta, de Ma­rialy Ri­vas; o el pa­dre mal­tra­ta­dor de Cus­to­dia

com­par­ti­da, de Xa­vier Le­grand. Con­tra las cuer­das de lo so­por­ta­ble tam­bién nos si­tuó el grie­go Ale­xan­dros Avra­nas en

Lo­ve Me Not, por cul­pa de un per­so­na­je que so­me­te a una mujer a to­da cla­se de hu­mi­lla­cio­nes. Pa­ra ter­mi­nar, un mons­truo al am­pa­ro de la gue­rra: el que nos mues­tra Der Haupt­mann, del ale­mán Ro­bert Sch­went­ke, que pa­sa de ser víc­ti­ma de la con­tien­da a ver­du­go sin un ápi­ce de mo­ral ni sen­ti­mien­tos.

EN­TRE SO­ÑAR…

Pa­ra com­ba­tir la an­gus­tia de pe­lí­cu­las como Po­ro­ro­ca, de Cons­tan­tin Po­pes­cu, o el des­cen­so a los in­fier­nos de la cul­pa de un pa­dre tras per­der a su hi­ja en el par­que, al­gu­nas fic­cio­nes nos aden­tra­ron en te­rri­to­rios fan­tás­ti­cos a tra­vés de un po­ten­te ele­men­to fa­bu­la­dor. Es el ca­so del ani­me Fi­re­Works, de Aki­yu­ki Shim­bô, una ima­gi­na­ti­va his­to­ria de amor ado­les­cen­te dis­pues­ta a con­ver­tir­se en la su­ce­so­ra de Your Na­me. O de Handia, de Ai­tor Arre­gi y Jon Ga­ra­ño, que uti­li­za ele­men­tos tan­to mí­ti­cos como aven­tu­re­ros pa­ra des­cri­bir el pai­sa­je hu­mano de una épo­ca a tra­vés de la his­to­ria de amor-odio en­tre dos her­ma­nos. Todd Hay­nes ex­plo­ra el uni­ver­so in­fan­til en Won­ders­truck, una pre­cio­sa odi­sea en torno al sen­ti­mien­to de or­fan­dad que nos con­du­ce a tra­vés de los plie­gues del ci­ne mu­do y su ca­pa­ci­dad pa­ra tras­mi­tir emo­cio­nes sin me­diar una pa­la­bra. No­buhi­ro Suwa nos aden­tró en un via­je a los fan­tas­mas de Jean-Pie­rre Léaud en la más vi­ta­lis­ta de las pe­lí­cu­las cre­pus­cu­la­res, Le lion est

mort ce soir, de­li­cio­sa in­vi­ta­ción a se­guir crean­do, ex­plo­ran­do y dis­fru­tan­do del ci­ne y de la vi­da como si fué­ra­mos niños.

… Y REÍR

La ri­sa tam­bién se con­vir­tió en un ar­ma sub­ver­si­va, tan­to pa­ra sa­nar las he­ri­das en torno a te­mas in­có­mo­dos, como es el ca­so de la lú­ci­da Fe de eta­rras, de Bor­ja Co­bea­ga, como pa­ra sa­car a re­lu­cir nues­tras mi­se­rias co­ti­dia­nas más in­con­fe­sa­bles en la men­ta­da Ver­güen­za. Aun­que la sor­pre­sa la trajo Ja­mes Fran­co y su acer­ca­mien­to a la fi­gu­ra de Tommy Wi­seau, el hom­bre de­trás de esa obra maes­tra del ci­ne cu­tre que es The Room (2003). The

Di­sas­ter Artist sir­vió pa­ra de­mos­trar que la co­me­dia es un género ma­yor en los fes­ti­va­les de pres­ti­gio, otra for­ma de ha­blar de te­mas tan do­lo­ro­sos como la so­le­dad y la in­com­pren­sión, el éxi­to y el fra­ca­so des­de una pers­pec­ti­va pro­fun­da­men­te hu­ma­na y emo­cio­nan­te.

www.san­se­bas­tian­fes­ti­val.com

1. Ja­mes Fran­co, el gran triun­fa­dor gra­cias a ‘The Di­sas­ter Artist’. 2, 3 y 4. Monica Be­lluc­ci, Ri­car­do Da­rín y Ag­nès Var­da, los Pre­mios Do­nos­tia de es­ta edi­ción.

5. Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger, que pre­sen­tó el do­cu­men­tal eco­ló­gi­co ‘Won­der of the Sea 3D’, y el director del fes­ti­val, Jo­sé Luis Re­bor­di­nos. 6. Ali­cia Vi­kan­der y Wim Wen­ders inau­gu­ra­ron con ‘In­mer­sión’. 7. Y Glenn Clo­se ba­jó el te­lón con ‘La bue­na es­po­sa’, de Björn Run­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.