Matt­hias Schoe­naerts y Adè­le Exar­cho­pou­los, por El fiel.

Fotogramas - - SUMARIO -

Lo nue­vo del director bel­ga Mi­chaël R. Ros­kam re­cu­pe­ra la ele­gan­cia de los th­ri­llers ro­mán­ti­cos de Ste­ve McQueen. Ha­bla­mos con sus dos pro­ta­go­nis­tas. por Manu Yá­ñez (Fes­ti­val de Ve­ne­cia).

LA HIS­TO­RIA: Gi­gi ( Matt­hias Schoe­naerts) es un cri­mi­nal de al­tos vue­los mar­ca­do por los trau­mas de in­fan­cia. Bi­bi ( Adè­le Exar­cho­pou­los) es una jo­ven pi­lo­to de ca­rre­ras. Uni­dos por el amor, el in­for­tu­nio se en­tre­cru­za­rá en su ca­mino una y otra vez.

Cru­ce de gé­ne­ros

¿Una his­to­ria de amor pro­ta­go­ni­za­da por una pi­lo­to de ca­rre­ras y un la­drón de ban­cos? ¿Una película sen­sual que se pre­ci­pi­ta por el me­lo­dra­ma a gol­pe de gi­ros im­pre­vis­tos? Po­dría­mos es­tar ha­blan­do de un film ro­da­do por Ste­ve McQueen en la épo­ca de Bu­llitt (P. Ya­tes, 1968) o La hui­da ( S. Pec­kin­pah, 1972), aun­que aquí uno de los con­duc­to­res es una mujer. Que­ría­mos in­ver­tir un po­co los có­di­gos de género, afirma Matt­hias Schoe­naerts, pro­ta­go­nis­ta de la película y cóm­pli­ce del director bel­ga Mi­chaël R. Ros­kam des­de Bull­head (2011). Según cuen­ta el ac­tor, Ros­kam era per­fec­ta­men­te cons­cien­te del ai­re nos­tál­gi­co de El fiel: En un prin­ci­pio, la ac­ción iba a trans­cu­rrir en los años 80, pe­ro aque­llo com­pli­ca­ba las co­sas en tér­mi­nos de di­rec­ción artística, así que se op­tó por ha­cer una película ac­tual con un to­que re­tro. Por su par­te, Adè­le Exar­cho­pou­los des­ta­ca el cóc­tel de gé­ne­ros fíl­mi­cos que cua­ja en la cin­ta: La de­fi­ni­ría como un me­lo-noir, un cru­ce de me­lo­dra­ma y ci­ne ne­gro.

Una in­fan­cia di­fí­cil

Pa­ra Schoe­naerts, El fiel ha­bla sobre el va­lor de los afec­tos: por un la­do, es­tá la his­to­ria de amor de Gi­gi y Bi­bi, pe­ro tam­bién te­ne­mos el po­de­ro­so víncu­lo de Gi­gi con un gru­po de ami­gos que con­ser­va des­de la in­fan­cia. To­do ello re­pre­sen­ta las lu­ces y som­bras del amor y la fra­ter­ni­dad. En reali­dad, el gru­po de ami­gos de Gi­gi (una suer­te de fa­mi­lia adop­ti­va) fun­cio­na como un clan cri­mi­nal. Mi per­so­na­je se crió en un ba­rrio mar­gi­nal y, de pe­que­ño, jun­to a sus ami­gos, se­gu­ra­men­te, ju­ga­ba a ro­bar en pe­que­ñas tien­das. Y aque­llo fue es­ca­lan­do has­ta que la pan­di­lla se con­vir­tió en una es­pe­cie de gru­po de gáns­te­res. En t odo ca­so, Schoe­naerts de­fien­de una vi­sión na­da mo­ra­lis­ta del per­so­na­je: Gi­gi no es una ma­la per­so­na. Co­me­te ac­tos de­lic­ti­vos, pe­ro es el re­sul­ta­do de una in­fan­cia di­fí­cil y de su lu­cha por la su­per­vi­ven­cia.

La quí­mi­ca de Adè­le

Una de las cla­ves de El fiel es la quí­mi­ca en­tre Exar­cho­pou­los y Schoe­naerts, que es­tu­vo vin­cu­la­do al pro­yec­to des­de que Ros­kam le ha­bló de él en el ro­da­je de Bull­head. Una de las gran­des de­ci­sio­nes que afron­ta­mos con Mi­chaël fue la elec­ción de una ac­triz pa­ra el pa­pel de Bi­bi, ex­pli­ca el ac­tor: Al prin­ci­pio, pen­sá­ba­mos en un per­so­na­je más ma­yor que Adè­le. Te­nía­mos una lis­ta de ac­tri­ces, pe­ro nin­gu­na nos ter­mi­na­ba de con­ven­cer. En­ton­ces, vi La vi­da de Adè­le (A. Ke­chi­che, 2013) y que­dé em­be­le­sa­do con la ener­gía y el mag­ne­tis­mo de Adè­le. Lla­mé a Mi­chaël, le con­ven­cí pa­ra que vie­ra la película y que­dó igual de alu­ci­na­do. Se reunió con Adè­le en Pa­rís, ella acep­tó y cam­bia­mos el guion pa­ra adap­tar­lo a ella.

ES­TRENO: 24 NO­VIEM­BRE

Adè­le Exar­cho­pou­los (‘La vi­da de Adè­le’) y Matt­hias Schoe­naerts (‘De óxi­do y hue­so’).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.