Kor­nél Mun­druc­zó, por Ju­pi­ter’s Moon.

Fotogramas - - SUMARIO -

El hún­ga­ro Kor­nél Mun­druc­zó ha arra­sa­do en el Fes­ti­val Sit­ges con la his­to­ria de un re­fu­gia­do con po­de­res. Ha­bla­mos con él sobre fe y le­vi­ta­ción. por Ri­car­do Ro­sa­do (Sit­ges).

LA HIS­TO­RIA: Un re­fu­gia­do si­rio (Zsom­bor Jé­ger) es dis­pa­ra­do por la po­li­cía húngara al cru­zar la fron­te­ra. En su hui­da, co­no­ce a un mé­di­co (Me­rab Ni­nid­ze), que se apro­ve­cha­rá de las con­se­cuen­cias de su ac­ci­den­te: aho­ra pue­de vo­lar.

¿ Ju­pi­ter’s Moon es una reac­ción al ac­tual dra­ma de los re­fu­gia­dos?

Em­pe­za­mos a tra­ba­jar en el guion mu­cho an­tes de la cri­sis, ha­ce unos cin­co años. Des­pués vi­si­té un cam­po de re­fu­gia­dos pa­ra gra­bar un vídeo, y to­do lo que vi allí me mar­có. Es­tan­do a su la­do, des­cu­brí que allí no te­nían pa­sa­do ni fu­tu­ro, pe­ro que to­dos éra­mos res­pon­sa­bles de su pre­sen­te. Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dí ha­cer una película sobre un jo­ven re­fu­gia­do, tres años an­tes de que sal­ta­se la cri­sis. Yo no sue­lo ha­blar de te­mas de ac­tua­li­dad, y es­toy le­jos del ci­ne po­lí­ti­co, pe­ro creo que te- nía­mos que ser ho­nes­tos y se­guir con­tan­do la his­to­ria pe­se a lo que es­ta­ba ocu­rrien­do en el mun­do real. En cuan­to a lo de la le­vi­ta­ción, es una idea que vie­ne des­de mi in­fan­cia.

¿Ha si­do más fá­cil sa­car ade­lan­te es­ta película tras el éxi­to de

Whi­te God?

Sí, por suer­te, ca­da película de mi ca­rre­ra me ha per­mi­ti­do ha­cer la si­guien­te de un mo­do al­go más có­mo­do. Con Whi­te God en­con­tré ade­más un nue­vo len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co con una atre­vi­da y com­ple­ja mez­cla de gé­ne­ros que tam­bién es­tá en Ju­pi­ter’s Moon.

¿La sci-fi y el fan­tás­ti­co si­guen sien­do úti­les pa­ra abor­dar dra­mas reales?

Ab­so­lu­ta­men­te. A mí no me gus­ta el rea­lis­mo: al fi­nal, es lo que más se ale­ja de la ver­dad. Me gus­tan los cuen­tos de ha­das, las fá­bu­las y los relatos que nos obli­gan a ima­gi­nar su­pues­tos im­po­si­bles. No po­dría tra­tar gran­des pro- ble­mas so­cia­les sin usar la fan­ta­sía pa­ra es­ca­par del rea­lis­mo.

Los vue­los del pro­ta­go­nis­ta, los pla­nos se­cuen­cia de los re­fu­gia­dos o la per­se­cu­ción, ¿cuál fue el ma­yor re­to téc­ni­co?

El vue­lo en el bos­que fue com­pli­ca­do de co­reo­gra­fiar por cul­pa de la grúa, los ca­bles y los ár­bo­les, pe­ro la per­se­cu­ción fue real­men­te di­fí­cil de pre­pa­rar. Tu­vi­mos que al­qui­lar un ae­ro­puer­to pa­ra los en­sa­yos y blo­quear sie­te ki­ló­me­tros de ca­lles con la ayu­da de se­ten­ta po­li­cías. Por suer­te, a la se­gun­da to­ma de una ma­dru­ga­da de do­min­go lo­gra­mos to­do lo que que­ría­mos así que no me pue­do que­jar.

¿Y qué tal la ex­pe­rien­cia en Sit­ges?

Me que­dé ab­so­lu­ta­men­te sor­pren­di­do del am­bien­te na­da más lle­gar: es­tá re­ple­to de au­tén­ti­cos aman­tes del ci­ne. Ne­ce­si­ta­mos que la gen­te que nun­ca iría a un fes­ti­val va­ya a las sa­las, pe­ro, sin es­tos vam­pi­ros, es­ta­ría­mos ab­so­lu­ta­men­te per­di­dos. Soy uno de ellos, no pue­do vi­vir sin las pe­lí­cu­las, y lle­gar a Sit­ges y ver co­las de es­pec­ta­do­res en­trar al ci­ne a la una de la ma­dru­ga­da es ma­ra­vi­llo­so. ES­TRENO: 17 NO­VIEM­BRE

Zsom­bor Jé­ger.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.