Ru­ben Östlund, por The Squa­re.

Fotogramas - - SUMARIO -

Sa­cu­dió los va­lo­res bur­gue­ses con ‘Fuer­za ma­yor’, y aho­ra el sue­co Ru­ben Östlund la to­ma con el mun­do del ar­te mo­derno en una película que el Ju­ra­do del pa­sa­do Fes­ti­val de Can­nes pre­mió con la Pal­ma de Oro. Ha­bla­mos con el director. por Manu Yá­ñez (Fes­ti­val de Can­nes).

LA HIS­TO­RIA: Al director ar­tís­ti­co de un mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo (Claes Bang) le ro­ban la car­te­ra de ca­mino al tra­ba­jo. Su de­seo de ven­gar­se por lo ocu­rri­do con­tras­ta con el men­sa­je de con­cor­dia que se pro­mue­ve des­de las ex­po­si­cio­nes del mu­seo.

¿Cuál fue el ori­gen de

The Squa­re?

To­do em­pe­zó cuan­do, tra­ba­jan­do en el di­se­ño de una ex­po­si­ción, des­cu­brí una ins­ta­la­ción artística de la ar­gen­ti­na Lo­la Arias, lla­ma­da The Squa­re (El Cua­dra­do), que cons­tru­ye un es­pa­cio sim­bó­li­co que nos re­cuer­da nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad an­te la co­mu­ni­dad. Mien­tras tra­ba­ja­ba en el mu­seo, es­ta­ba es­cri­bien­do un guion que abor­da­ba esa mis­ma idea del rol del in­di­vi­duo an­te la so­cie­dad. Fi­nal­men­te, de­ci­dí que el mun­do del ar­te era el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra es­ta his­to­ria, que abor­da en tono sa­tí­ri­co las mi­se­rias de las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les.

Se ofre­ce una ima­gen ri­dí­cu­la del mun­do del ar­te con­tem­po­rá­neo.

Es un mun­do que ha per­di­do la ca­pa­ci­dad de pro­vo­car. Hoy en día, to­do mu­seo de ar­te mo­derno tie­ne sus le­tre­ros de neón con men­sa­jes su­pues­ta­men­te trans­gre­so­res, sus mon­ta­ñas de are­na, sus sa­las de es­pe­jos... La pri­me­ra vez que Mar­cel Du­champ pre­sen­tó un uri­na­rio en una ex­po­si­ción, su­pu­so una gran rup­tu­ra. Pe­ro, hoy, los mu­seos se li­mi­tan a re­pe­tir ri­tua­les con­ven­cio­na­les que no plan­tean nin­gún diá­lo­go pro­fun­do con la reali­dad ex­te­rior. De­bo de­cir que The Squa­re po­dría ha­ber trans­cu­rri­do per­fec­ta­men­te en el mun­do del ci­ne.

La película tie­ne va­rias es­ce­nas en que gen­te res­pe­ta­ble pier­de las for­mas.

Me en­can­ta la idea de un gru­po de per­so­nas ves­ti­das de ga­la que em­pie­zan a com­por­tar­se como sal­va­jes. Me in­tere­san los ri­tua­les so­cia­les: có­mo una ves­ti­men­ta de­ter­mi­na el mo­do en que de­be­mos com­por­tar­nos. Pro­yec­tar es­ta película en Can­nes, de­lan­te de 1.000 es­pec­ta­do­res ves­ti­dos de eti­que­ta, fue un ex­pe­ri­men­to so­cio­ló­gi­co fan­tás­ti­co. Por suer­te, na­die reac­cio­nó como los per­so­na­jes de mi película (ri­sas).

En su ci­ne se de­tec­ta el pla­cer de res­que­bra­jar la corrección po­lí­ti­ca.

En reali­dad, me gus­ta la corrección po­lí­ti­ca. Creo que res­pon­de a una lu­cha por la igual­dad, re­pre­sen­ta la ne­ce­si­dad de edu­car­nos en el res­pe­to por el otro. Más que la in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca, lo que me re­sul­ta in­tere­san­te y di­ver­ti­do es in­co­mo­dar. Lle­va­da al ex­tre­mo, como en la es­ce­na en la que Terry No­tary, el hom­bre-bes­tia, asal­ta una ce­na de ga­la, la in­co­mo­di­dad pue­de re­ve­lar­nos al­go pro­fun­do, como los ins­tin­tos sal­va­jes que es­con­de­mos ba­jo nues­tras

“El mun­do del ar­te es el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra es­ta his­to­ria, que abor­da en tono sa­tí­ri­co las mi­se­rias de las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les”. Ru­ben Östlund, director

con­duc­tas ci­vi­li­za­das. Mi gus­to por la in­co­mo­di­dad se pa­re­ce al de los mo­no­lo­guis­tas, que plan­tean si­tua­cio­nes ab­sur­das que po­nen en ja­que nues­tro mun­do co­ti­diano.

El ab­sur­do es otro de los com­po­nen­tes cla­ve de su obra.

Me gus­ta des­con­cer­tar al es­pec­ta­dor. Cuan­do ves apa­re­cer un mono en un apar­ta­men­to, sin pre­vio avi­so, como ocu­rre en The Squa­re, en­tien­des que cual­quier co­sa es po­si­ble (ri­sas). Aun­que la apa­ri­ción de mo­nos y hom­bres­mono no es ar­bi­tra­ria. Res­pon­de a un de­seo de ex­plo­rar la re­la­ción con nues­tro yo más pri­mi­ti­vo.

Su película adop­ta una pos­tu­ra in­có­mo­da res­pec­to al pro­ble­ma de la men­di­ci­dad.

La men­di­ci­dad me pa­re­ce hu­mi­llan­te tan­to pa­ra quien da como pa­ra quien recibe. No es­tá bien que la res­pon­sa­bi­li­dad de sol­ven­tar es­te pro­ble­ma re­cai­ga en los in­di­vi­duos y no en el sis­te­ma. Su­bir los im­pues­tos un 0,01 por cien­to pa­ra in­ten­tar sol­ven­tar la men­di­ci­dad me pa­re­ce­ría más ló­gi­co. El li­be­ra­lis­mo jue­ga con la cul­pa del in­di­vi­duo y me­nos­pre­cia la ca­pa­ci­dad de las so­cie­da­des pa­ra or­ga­ni­zar­se. Me pa­re­ce que de­be­ría­mos so­lu­cio­nar nues­tros pro­ble­mas con­jun­ta­men­te.

The Squa­re tam­bién de­nun­cia la es­ca­sa con­fian­za que nos pro­fe­ri­mos los unos a los otros.

Como se co­men­ta en la película, en ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, los pa­dres sa­bían que, si al­go le ocu­rría a sus hi­jos, po­dían con­fiar en lo de­más adul­tos pa­ra ayu­dar­les. Hoy en día, ten­de­mos a ver a los de­más adul­tos como una ame­na­za pa­ra nues­tros hi­jos. Y eso que, es­ta­dís­ti­ca­men­te, nues­tra so­cie­dad es más se­gu­ra que nun­ca. Nos he­mos de­ja­do ame­dren­tar por el mie­do. En Sue­cia, em­pie­zan a apa­re­cer co­mu­ni­da­des va­lla­das, con se­gu­ri­dad pri­va­da. La gen­te re­nun­cia a res­pon­sa­bi­li­zar­se de lo que ocu­rre en los es­pa­cios pú­bli­cos.

Sien­do un director sue­co, ¿cree que es­ta película re­fle­ja una vi­sión nór­di­ca del mun­do?

The Squa­re

es un film muy es­can­di­na­vo, muy mar­ca­do por mis ex­pe­rien­cias en Sue­cia. Pe­ro creo que eso lo ha­ce más in­tere­san­te pa­ra el pú­bli­co de otros paí­ses, que pue­de reír­se de los cli­chés que aso­cia­mos con to­do lo nór­di­co. Pe­ro, di­cho eso, al mis­mo tiem­po tam­bién pue­den ver­se iden­ti­fi­ca­dos con otras si­tua­cio­nes. La desi gual­dad, l a i rres­pon­sa­bi­li­dad y el nar­ci­sis­mo son cues­tio­nes muy uni­ver­sa­les, que to­can de lleno nues­tro mun­do glo­bal. ES­TRENO: 10 NO­VIEM­BRE

Ju­lian (Do­mi­nic West) su­fre el ata­que de Oleg (Terry No­tary).

El da­nés Claes Bang es Ch­ris­tian, el res­pon­sa­ble director del mu­seo. Elisabeth Moss (vis­ta en las se­ries ‘Mad Men’ y ‘The Hand­maid’s Ta­le’). El mun­do del ar­te con­tem­po­rá­neo sir­ve como es­ce­na­rio al film.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.