La Zo­na. Ex­pe­dien­te Z: La muer­te es­tá ahí fue­ra (TV).

Cher­nó­bil, Fu­kus­hi­ma y, aho­ra... As­tu­rias, aun­que sea en la nue­va fic­ción de Mo­vis­tar. Un ac­ci­den­te nu­clear es el mar­co de ‘La Zo­na’, th­ri­ller con la fir­ma de Al­ber­to y Jorge Sán­chez-Ca­be­zu­do, crea­do­res de la re­fe­ren­cial ‘Cre­ma­to­rio’. Am­bos nos cuen­tan la

Fotogramas - - SUMARIO -

La ex­plo­sión de un reac­tor nu­clear en As­tu­rias de­vas­ta par­te de la po­bla­ción. Tres años más tar­de, un sal­va­je ase­si­na­to en la zo­na de ex­clu­sión vuel­ve a po­ner en cir­cu­la­ción a Héc­tor Uría (Eduard Fer­nán­dez), po­li­cía y el úni­co su­per­vi­vien­te en­tre las de­ce­nas de per­so­nas que acu­die­ron a sal­var a los tra­ba­ja­do­res de la cen­tral. Es­ta es la pre­mi­sa ar­gu­men­tal del regreso a la te­le­vi­sión de Jorge y Al­ber­to Sán­chez-Ca­be­zu­do, crea­do­res de uno de los gran­des re­fe­ren­tes de la fic­ción ca­tó­di­ca en nues­tro país. Es­ta­mos aquí gra­cias a Cre­ma­to­rio, cla­ro, ad­mi­te Al­ber­to, pe­ro, más que pre­sio­nar­nos, fue un qui­ta­mie­dos. Su her­mano

Jorge aña­de: Al pro­yec­to de fic­ción de Mo­vis­tar lle­ga­ron va­rios ci­neas­tas, pe­ro no­so­tros ya ha­bía­mos pa­sa­do por aquí, di­ce sobre la se­rie que rea­li­za­ron pa­ra el an­ti­guo Ca­nal + en 2011. Y con­ti­núan com­pa­rán­do­las: Aque­lla se hi­zo en el mo­men­to en que apa­re­ció la cri­sis, y La Zo­na se cen­tra en sus con­se­cuen­cias. El ac­ci­den­te nu­clear se pue­de equi­pa­rar a la vi­da tras la cri­sis.

UN CÓC­TEL DE GÉ­NE­ROS

Con un as­pec­to vi­sual muy cui­da­do y abun­dan­tes lo­ca­li­za­cio­nes (hay 160 dis­tin­tas, y 240 sets de ro­da­je, nos apun­tan), su nue­va crea­ción se co­lo­ca en­tre las fic­cio­nes más am­bi­cio­sas de la his­to­ria de nues­tra te­le­vi­sión: Creo que no he­mos tra­ba­ja­do más de tres días en el mis­mo si­tio, y con dos uni­da­des ro­dan­do en pa­ra­le­lo. La pre­sen­cia de As­tu­rias, de la na­tu­ra­le­za, los an­ti­guos po­bla­dos mi­ne­ros... ha­ce que la se­rie se im­preg­ne de lo lo­cal. Te­nía­mos cla­ro que el as­pec­to vi­sual y at­mos­fé­ri­co era im­por­tan­tí­si­mo pa­ra ali­men­tar la tra­ma, ex­pli­ca Al­ber­to Sán­chez-Ca­be­zu­do. Un ar­gu­men­to que be­be de mil y una fuen­tes ge­né­ri­cas: del th­ri­ller nór­di­co al wes­tern fron­te­ri­zo, del dra­ma hu­mano a la road mo­vie o al te­rror ca­ní­bal. Eso de que te de­jen li­ber­tad es lo que tie­ne, abun­da Jorge: Al per­mi­tir­nos ha­cer una obra tan per­so­nal, creo que los dos he­mos dis­fru­ta­do como mi­cos po­nien­do to­do aque­llo que nos ha gus­ta­do siem­pre: los per­so­na­jes de los Coen, esas ti­po­lo­gías de wes­tern con un Eduard que ca­si se mue­ve a rit­mo de Johnny Cash... ele­men­tos de noir nór­di­co, imá­ge­nes muy po­ten­tes que re­cuer­dan a Alien... Cuan­do tie­nes tan­ta li­ber­tad, y no es­tás su­je­to a nin­gún ma­te­rial ori­gi­nal, te pue­des que­dar muy a gus­to. Es­te es el ci­ne que he­mos vis­to y aquí lo te­ne­mos, acla­ra, en­tre ri­sas. Pe­ro la co­lum­na ver­te­bral es el po­li­cía­co. Lo más com­pli­ca­do ha si­do el jue­go de equi­li­brios con to­dos los ele­men­tos con los que ju­ga­mos.

UN RE­PAR­TO DE AÚ­PA

Con Eduard Fer­nán­dez dan­do vi­da al pro­ta­go­nis­ta, un po­li­cía mar­ca­do muy ín­ti­ma­men­te por la tra­ge­dia nu­clear,

La Zo­na cuen­ta con un mag­ní­fi­co elen­co, to­da una car­ta a los Re­yes Ma­gos. Es­tán to­dos los que que­ría­mos que es­tu­vie­sen, ad­mi­te Al­ber­to: Creo que pa­ra te­ner un re­par­to así ayu­da el que ca­da per­so­na­je, aun­que no sien­do el prin­ci­pal, tie­ne un mo­men­to en que to­do re­po­sa en sus es­pal­das. Aña­de

Jorge: Siem­pre nos han gus­ta­do las na­rra­ti­vas co­ra­les, por­que las tra­mas se­cun­da­rias no só­lo son se­cun­da­rias, sino que en­tre­te­jen la his­to­ria prin­ci­pal.

Son cin­co los per­so­na­jes cla­ve, según sus crea­do­res: los de Eduard

Fer­nán­dez (si un es­qui­mal tie­ne mil ma­ti­ces pa­ra de­fi­nir la nie­ve, él los tie­ne pa­ra re­pre­sen­tar el do­lor; lo que ha­ce es aco­jo­nan­te); Álvaro

Cer­van­tes (ha si­do un ha­llaz­go bru­tal, tie­ne una mi­ra­da que re­cuer­da a la de Paul New­man, es arro­lla­dor... y un cu­rran­te); Ale­xan­dra Ji­mé­nez (to­do lo ha­ce bien, le pi­des cual­quier co­sa y la cla­va); Al­ba Ga­lo­cha (es muy in­tui­ti­va, tie­ne mu­chas ga­nas de apren­der, pre­gun­ta cons­tan­te­men­te... es una es­pon­ja; si man­tie­ne esa pro­gre­sión es ca­paz de ha­cer lo que quie­ra), y Em­ma

Suá­rez (es to­do emo­ción; con un pe­so, una ca­li­dez, una ten­sión alar­ga­da en la mi­ra­da... es muy gran­de). Y jun­to a ellos, en­tre otros, Juan Echa­no­ve, Ma­ri­na Sa­las, Ser­gio Pe­ris-Men­che­ta, Car­los Bar­dem, Luis Zahe­ra, In­ma Cue­vas, Ta­mar No­vas o Ma­no­lo So­lo.

LA APUES­TA DE MO­VIS­TAR

Con Vel­vet Co­lec­ción en emi­sión y la des­ter­ni­llan­te Ver­güen­za a pun­to (lle­ga­rá el 24 de no­viem­bre), y a la es­pe­ra de La Pes­te (de Al­ber­to Ro­drí­guez) o Fé­lix (de Cesc Gay), la apues­ta por la fic­ción na­cio­nal de Mo­vis­tar va vien­to en po­pa. Di­cen los Sán­chez-Ca­be­zu­do que hu­bie­ra cos­ta­do ha­cer La Zo­na en una TV en abier­to. No lu­char por las au­dien­cias a cual­quier pre­cio ha­ce que no ten­gas que ha­cer una se­rie pa­ra un es­pec­tro am­plio de gen­te. Te da mu­cha más li­ber­tad, por­que te di­ri­ges a un pú­bli­co es­pe­cí­fi­co, ra­zo­na Al­ber­to.

An­tes de ter­mi­nar, re­cor­da­mos a Jorge su ex­ce­len­te ópe­ra pri­ma en la gran pan­ta­lla, La No­che de los Gi­ra­so­les (2006). Es ver­dad que echo en fal­ta ha­ber ro­da­do al­gu­na pe­li más, pe­ro la evo­lu­ción del ci­ne y la TV me ha lle­va­do a es­tar don­de es­toy, que es exac­ta­men­te don­de quie­ro es­tar. Des­cu­brí la fic­ción de te­le­vi­sión, me aso­cié crea­ti­va­men­te con mi her­mano y no me con­si­de­ro un director mal­di­to, por­que no me fal­ta­ron pro­duc­to­res aun­que, por unas ra­zo­nes u otras, los pro­yec­tos ca­ye­ran. Aho­ra, con

La Zo­na, te­ne­mos un con­trol que pro­ba­ble­men­te no hu­bié­ra­mos lo­gra­do con otro ca­mino.

Eduard Fer­nán­dez y Álvaro Cer­van­tes, dos po­li­cías tras la pis­ta de un cri­men.

Em­ma Suá­rez y Ma­ri­na Sa­las. Ale­xan­dra Ji­mé­nez y Ta­mar No­vas. Ser­gio Pe­ri­sMen­che­ta y Cer­van­tes. Xxxx xxx xxxx Al­ba xxxx xxxx Ga­lo­cha. xxxxxxx xxx. Al­ber­to y Jorge Sán­chez-Ca­be­zu­do con Eduard Fer­nán­dez. ES­TRENO: 27 OC­TU­BRE EN MO­VIS­TAR SE­RIES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.