Mi­sión: Im­po­si­ble. Fa­llout. Men­ti­ras arries­ga­das.

Con­ver­ti­da en la fran­qui­cia de ac­ción más res­pe­ta­da del ci­ne, ‘Mi­sión: Im­po­si­ble. Fa­llout’ brin­da un nue­vo es­pec­tácu­lo que de­rro­cha adre­na­li­na y emo­ción, con un Tom Crui­se su­per­la­ti­vo. Su di­rec­tor, Ch­ris­top­her McQua­rrie, nos la cuen­ta en ex­clu­si­va.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ro­ger Sal­vans.

“ET­HAN TIE­NE QUE HA­CER FREN­TE A LAS CON­SE­CUEN­CIAS DE SUS AC­TOS. SUS DESICIONES HAN HE­CHO DEL MUN­DO UN LU­GAR PEOR”. Ch­ris­top­her McQua­rrie, di­rec­tor

Lo sien­to tan­to por el po­bre ca­brón que ten­ga que di­ri­gir la si­guien­te! Es­to fue lo pri­me­ro que el guio­nis­ta y di­rec­tor Ch­ris­top­her McQua­rrie (Prin­ce­ton, Nue­va Jer­sey, 1968) pen­só so­bre Mi­sión: Im­po­si­ble. Fa­llout, sex­ta en­tre­ga de una fran­qui­cia que, des­de su na­ci­mien­to, ha­ce ya 25 años, ha en­cum­bra­do a Tom Crui­se co­mo re­fe­ren­te (mu­chas ve­ces en per­jui­cio de su pro­pia in­te­gri­dad fí­si­ca) del ci­ne de ac­ción. Esa idea cru­zó su men­te en pleno ro­da­je de Mi­sión: Im­po­si­ble. Na­ción Se­cre­ta (2015), la quin­ta cin­ta de la sa­ga, cuan­do na­die sa­bía (ni él mis­mo), que ese po­bre ca­brón se­ría él. Rom­pió así uno de las cons­tan­tes que han se­gui­do a Et­han Hunt des­de que lo vié­ra­mos por pri­me­ra vez en la gran pan­ta­lla: Brian De Pal­ma, John Woo, J.J. Abrams y Brad Bird, sus pre­de­ce­so­res al man­do, nun­ca re­pi­tie­ron. No te creas que no di vuel­tas y vuel­tas so­bre es­ta idea. Pe­ro, co­mo Tom me di­jo, re­cuer­da el pro­pio au­tor, los pre­ce­den­tes y la his­to­ria es­tán pa­ra ser cam­bia­dos.

A LA CA­ZA DE HUNT

Sa­ber qué his­to­ria quie­res con­tar y sa­ber có­mo re­la­tar­la son dos co­sas com­ple­ta­men­te dis­tin­tas, apun­ta McQua­rrie cuan­do FO­TO­GRA­MAS le pre­gun­ta dón­de na­ció la idea de Fa­llout. Ro­dan­do la an­te­rior ya in­tuía­mos ha­cia dón­de te­nía que ir es­ta sex­ta par­te, di­ce so­bre la que

es su sép­ti­ma co­la­bo­ra­ción con Crui­se. Óscar al me­jor guion por Sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les (Br­yan Singer, 1995), McQua­rrie re­pi­te co­mo di­rec­tor en la fran­qui­cia, pe­ro es­ta ya es la ter­ce­ra cin­ta de la sa­ga en la que par­ti­ci­pa:

En Mi­sión: Im­po­si­ble. Pro­to­co­lo Fan­tas­ma (2011) co­la­bo­ré, sin acre­di­tar, en la re­es­cri­tu­ra de la tra­ma. Tan­to Tom co­mo yo te­ne­mos muy cla­ro quién es Et­han Hunt y ha­cia dón­de po­de­mos lle­var­lo. O, co­mo en es­te ca­so, per­se­guir­lo.

Tras el fra­ca­so de una mi­sión, el pro­ta­go­nis­ta y su equipo es­tán en el pun­to de mi­ra del más pe­li­gro­so de sus an­ti­guos enemi­gos, So­lo­mon La­ne (Sean Ha­rris), pe­ro tam­bién de la CIA, que en­co­mien­da a uno de sus más bru­ta­les agen­tes, Au­gust Wal­ker (Henry Ca­vill), la eli­mi­na­ción de la cé­lu­la de Hunt... y de to­dos aque­llos con los que ten­gan con­tac­to. En­tre es­tos en­con­tra­mos a vie­jos co­no­ci­dos co­mo Il­sa (Re­bec­ca Fer­gu­son) o Ju­lia (Mi­che­lle Mo­nag­han), la es­po­sa de Et­han, así co­mo a nue­vos y mis­te­rio­sos per­so­na­jes; por ejem­plo, la Viu­da Blan­ca (Va­nes­sa Kirby), una tra­fi­can­te de ar­mas.

NUE­VOS VIE­JOS RE­TOS

McQua­rrie avi­sa de que no im­por­ta lo pla­nea­do que lo ten­gas to­do, lo mu­cho que ha­yas tra­ba­ja­do en crear un ar­gu­men­to creí­ble, en dar a to­dos los per­so­na­jes un tras­fon­do per­so­nal... Una pro­duc­ción de es­tas di­men­sio­nes pue­de echar­lo to­do al tras­te en cues­tión de segundos. Ro­da­da en­tre Pa­rís, In­gla­te­rra, No­rue­ga, los Emi­ra­tos Ára­bes y Nue­va Ze­lan­da du­ran­te unos eter­nos 11 me­ses –con el co­no­ci­do pa­rón de seis se­ma­nas des­pués que Crui­se se rom­pie­ra un to­bi­llo en un sal­to en­tre edi­fi­cios en Lon­dres que McQua­rrie apro­ve­chó pa­ra pu­lir el guion y mon­tar lo que ha­bía fil­ma­do, con lo que se­gu­ra­men­te, al fi­nal, aca­ba­ron ga­nan­do tiem­po–, la cla­ve de es­ta en­tre­ga no es­tá en los set pie­ces, sino en los per­so­na­jes, apun­ta su res­pon­sa­ble. Ca­da es­ce­na tie­ne un pro- fun­do com­po­nen­te emo­cio­nal. La ac­ción mar­ca dón­de plan­tas la cá­ma­ra, pe­ro la emo­ción es el en­gra­na­je que da sen­ti­do a to­do. Hay un di­cho que re­su­me mi ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal: Es­cri­bir es co­mo em­pu­jar una ro­ca has­ta la ci­ma de una mon­ta­ña. Di­ri­gir es co­rrer por la pen­dien­te ha­cia aba­jo in­ten­tan­do que esa mis­ma ro­ca no te aplas­te. Y, en par­te, ese es el di­le­ma por el que pa­sa Et­han. Se en­fren­ta a una mi­sión y, más tar­de, su­fre sus con­se­cuen­cias. En es­te ca­so, arran­ca

a la es­pe­ra, pa­ra­do a la fuer­za. Y, cuan­do lle­ga el en­car­go, es la con­fir­ma­ción de to­dos sus te­mo­res. Tie­ne que ha­cer fren­te a unas de­ci­sio­nes que han he­cho del mun­do un lu­gar peor. En reali­dad, Et­han es Sí­si­fo. Es­tá bas­tan­te cla­ro por qué me iden­ti­fi­co con él, ¿ver­dad?

UNA ¿ÚL­TI­MA? MI­SIÓN

Lle­ga­dos a es­te pun­to, y más des­pués del en­tu­sias­mo con el que la crí­ti­ca mun­dial ha re­ci­bi­do el film, McQua­rrie no se atre­ve a acla­rar si vol­ve­rá pa­ra la sép­ti­ma en­tre­ga. Es que, pa­ra em­pe­zar, nun­ca me plan­teé ro­dar es­ta. In­ten­té es­ca­par. Pe­ro no de­pen­de de mí, ni de Tom. Es­ta fran­qui­cia pue­de con to­do. Por otro la­do, Et­han nun­ca se re­ti­ra­rá.

“LA CLA­VE ES­TÁ EN LOS PER­SO­NA­JES. CA­DA UNO DE LOS ‘SET-PIECE’ TIE­NE UN PRO­FUN­DO COM­PO­NEN­TE EMO­CIO­NAL”. Ch­ris­top­her McQua­rrie, di­rec­tor

Só­lo sa­be ha­cer una co­sa, y só­lo una le de­fi­ne: el sa­cri­fi­cio. Cuan­do, en Na­ción Se­cre­ta, ro­da­mos la es­ce­na del A400M, pen­sé que nun­ca na­da se­ría tan pe­li­gro­so co­mo ese avión. Me equi­vo­qué, y se­gu­ro que, si creo que es­ta vez he­mos lle­ga­do a nues­tro to­pe, lo ha­ré de nue­vo. To­do de­pen­de­rá de si Tom quie­re se­guir. Y, crée­me, Tom, de mo­men­to, quie­re. ES­TRENO: 27 JU­LIO

MISSION: IMPOSSIBLE - FA­LLOUT (USA, 2018, 147 min.). Dir.: Ch. McQua­rrie. AC­CIÓN.

DE QUÉ VA: Tras el fra­ca­so de una mi­sión, Et­han Hunt (Tom Crui­se) y su equipo de agen­tes del IMF in­ten­tan evi­tar una ca­tás­tro­fe mun­dial. Con So­lo­mon La­ne (Sean Ha­rris) hui­do, la CIA du­da de la leal­tad de Hunt y le obli­ga a tra­ba­jar con uno de sus...

Tom Crui­se, con McQua­rrie y su equipo téc­ni­co, en el ro­da­je en las ca­lles de Pa­rís.

1. La sue­ca Re­bec­ca Fer­gu­son re­pi­te en la sa­ga co­mo Il­se. ¿Alia­da o enemi­ga? 2. La Viu­da Blan­ca, in­ter­pre­ta­da por la bri­tá­ni­ca Va­nes­sa Kirby (vis­ta en la se­rie ‘The Crown’). 3. El film es­tá re­ple­to de es­ce­nas de ac­ción ro­da­das (siem­pre que sea...

4. Wal­ker (Henry Ca­vill) y Hunt (Crui­se), a pun­to de ser arro­lla­dos. 5. Los ¿ami­gos? ame­ri­ca­nos: Eri­ca Sloan (An­ge­la Bas­sett) y Au­gust Wal­ker (Ca­vill) tra­ba­jan pa­ra la CIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.