Jac­ques Doi­llon, por Ro­din.

‘Ro­din’. El ci­neas­ta ga­lo Jac­ques Doi­llon (‘Po­net­te’) con­vier­te a Vin­cent Lin­don en el pa­dre de la es­cul­tu­ra mo­der­na en un bio­pic car­ga­do de desafíos ar­tís­ti­cos y tor­men­tos amo­ro­sos.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ma­nu Yáñez (Fes­ti­val de Can­nes).

DE QUÉ VA: A los 42 años, Ro­din (Lin­don) co­no­ce a Ca­mi­lle Clau­del (Izïa Hi­ge­lin), una jo­ven que an­sía ser su ayu­dan­te. Tras años de víncu­lo ar­tís­ti­co y sen­ti­men­tal, lle­ga la du­ra se­pa­ra­ción.

¿Fue Ro­din una fi­gu­ra im­por­tan­te en su evo­lu­ción ar­tís­ti­ca?

No me gus­ta re­fe­rir­me a mí mis­mo co­mo un ar­tis­ta, pre­fie­ro re­ser­var ese ca­li­fi­ca­ti­vo pa­ra maes­tros co­mo Ro­din. De­ci­dí ha­cer una pe­lí­cu­la so­bre su vi­da por­que me in­tere­sa­ba fil­mar el tra­ba­jo de un es­cul­tor en to­da su exu­be­ran­cia y sen­sua­li­dad. Ro­din fue un ar­tis­ta atre­vi­do, ori­gi­nal y ex­pe­ri­men­tal. Fue ca­paz de in­yec­tar vi­da a ca­da par­te de ca­da cuer­po que esculpió. ¿Es po­si­ble es­ta­ble­cer al­gún ti­po de ana­lo­gía en­tre la es­cul­tu­ra y el ci­ne?

Co­mo rea­li­za­dor, mi tra­ba­jo es co­mo un pro­ce­so de mo­de­la­do. De­tes­to la idea de eje­cu­tar al mi­lí­me­tro un plan prees­ta­ble­ci­do. Por eso di­ri­jo pla­nos lar­gos, en los que in­ten­to en­con­trar el tem­po ade­cua­do so­bre la mar­cha, ajus­tan­do po­co a po­co la la­bor de los ac­to­res. Es­to pue­de pa­re­cer­se a la con­cep­ción que te­nía Ro­din de su tra­ba­jo es­cul­tó­ri­co. La gran di­fe­ren­cia es que, a ve­ces, él se pa­sa­ba sie­te años bus­can­do la for­ma ade­cua­da pa­ra una obra, mien­tras que en ci­ne hay in­fi­ni­dad de co­sas que de­ben re­sol­ver­se en un día.

¿Fue Vin­cent Lin­don su pri­me­ra elec­ción pa­ra en­car­nar a Ro­din?

Sí, ab­so­lu­ta­men­te, era mi úni­ca op­ción pa­ra el pa­pel, aun­que lue­go tu­vi­mos al­gu­na pe­que­ña di­ver­gen­cia en nues­tra vi­sión del per­so­na­je. Yo veía a Ro­din co­mo un hom­bre tre­men­da­men­te in­tros­pec­ti­vo, ca­si inex­pre­si­vo, mien­tras que Vin­cent lo veía más ca­paz de ex­te­rio­ri­zar sus emo­cio­nes. Y, en reali­dad, es­tas dos vi­sio­nes res­pon­den a la ver­da­de­ra dua­li­dad de Ro­din. En su es­tu­dio, era una per­so­na tran­qui­la que ha­bla­ba sin pro­ble­mas con sus co­la­bo- ra­do­res: el poe­ta Rai­ner Ma­ria Ril­ke fue un gran ami­go su­yo. Sin em­bar­go, cuan­do es­ta­ba en pú­bli­co, no ar­ti­cu­la­ba pa­la­bra. No mos­tra­ba in­te­rés por aque­llo que no afec­ta­ra a su ar­te.

Ro­din ofre­ce un re­tra­to com­ple­jo de la es­cul­to­ra Ca­mi­lle Clau­del.

Las pe­lí­cu­las an­te­rio­res so­bre Clau­del, pro­ta­go­ni­za­das por Isa­be­lle Ad­ja­ni (en un bio­pic de Bruno Nuyt­ten, de 1988)

y Ju­liet­te Binoche (en otra cin­ta biográfica, di­ri­gi­da por Bruno Du­mont en 2013), ten­dían a adop­tar la vi­sión que pro­mul­gó su fa­mi­lia. En nues­tro ca­so, he­mos pre­fe­ri­do ce­ñir­nos a la vi­sión de Clau­del que re­fle­jó Ro­din. Él se con­si­de­ra­ba a sí mis­mo una per­so­na más bien abu­rri­da, mien­tras que veía a Ca­mi­le co­mo una au­tén­ti­ca ho­gue­ra, una mu­jer lle­na de pa­sión, ener­gía, crea­ti­vi­dad, am­bi­ción y fan­ta­sía. Pa­ra el per­so­na­je de Ca­mi­lle ele­gí a Izïa Hi­ge­lin (Sam­ba, 2014) por­que vi en ella una ener­gía y fo­go­si­dad que creo que po­drían ha­ber cau­ti­va­do a nues­tro Ro­din. ES­TRENO: 24 AGOS­TO

Ro­din (Fran­cia, 2017, 119 min.). BIO­PIC.

Auguste Ro­din (Vin­cent Lin­don), en su ta­ller fren­te a una de sus obras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.