LA CLA­VE DEL ÉXI­TO

Tras fran­quear las ba­rre­ras del ci­ne ex­pe­ri­men­tal con la pre­mia­da ‘Ma­gi­cal Girl’, ha­bla­mos con Car­los Ver­mut so­bre la es­pe­ra­dí­si­ma y sor­pren­den­te ‘Quién te can­ta­rá’, una his­to­ria de di­vas, ma­dres, hi­jas y mu­cha so­le­dad.

Fotogramas - - CINEFILIA - Por So­nia Gui­ja­rro.

Una es­tre­lla de los 90 (Naj­wa Nim­ri) a la que un ac­ci­den­te si­túa en un gran va­cío exis­ten­cial, la bús­que­da de la iden­ti­dad con cier­tos to­ques de vam­pi­ris­mo emo­cio­nal por par­te de una imi­ta­do­ra (Eva Llo­rach) y una can­ción de Mo­ce­da­des que da nom­bre a la pe­lí­cu­la co­mo ho­me­na­je a un gru­po del que el di­rec­tor se con­fie­sa ren­di­do ad­mi­ra­dor ar­man los mim­bres de Quién te can­ta­rá. La ter­ce­ra pe­lí­cu­la de Car­los Ver­mut tras Dia­mond Flash (2011) y la su­per­pre­mia­da Ma­gi­cal Girl (2014) es­tá ins­pi­ra­da en las ba­ses del man­ga, un uni­ver­so afín al rea­li­za­dor, guio­nis­ta y di­bu­jan­te de có­mics. La na­rra­ti­va de esas his­to­rie­tas se di­la­ta en el tiem­po, son de­ta­llis­tas, con­tem­pla­ti­vas y per­fec­ta­men­te es­truc­tu­ra­das, di­ce.

Y Quién te can­ta­rá tie­ne to­do eso que, al mis­mo tiem­po, cons­ti­tu­ye el sello Ver­mut: una mi­ra­da ori­gi­nal, es­ca­lo­frian­tes si­len­cios y la ha­bi­li­dad pa­ra no de­jar a na­die in­di­fe­ren­te con una tra­ma que tam­bién in­da­ga en el po­der de la fa­ma.

Mi pri­me­ra pul­sión es ha­cer una bue­na pe­lí­cu­la, y lue­go la car­go de con­te­ni­do. Ha­go ci­ne pa­ra des­ve­lar al­gún mis­te­rio que aún no sé cuál es, y pa­ra emo­cio­nar. Lo peor que me po­dría pa­sar es que la gen­te sa­lie­ra de ver una de mis pe­lí­cu­las sin ha­ber sen­ti­do na­da, sin que, pa­ra bien o pa­ra mal, se ha­ya re­mo­vi­do al­go en su in­te­rior. De he­cho te­nía es­cri­to otro fi­nal más sua­ve pe­ro de­ci­dí arries­gar y fil­mar al­go más bru­tal. No pue­do evi­tar­lo, ase­gu­ra. En un mun­do en el que la sa­tu­ra­ción de imá­ge­nes es­tá a la or­den del día, Ver­mut se afe­rra a los re­fe­ren­tes que le sir­ven de ins­pi­ra­ción. Me apa­sio­nan Fass­bin­der, Hitch­cock… Hay al­go en el ci­ne clá­si­co, en su esen­cia, que me en­tu­sias­ma; esa len­ti­tud ¡es ma­gia! La nue­va fic­ción va al grano des­de el prin­ci­pio, siem­pre tie­ne que es­tar pa­san­do al­go, y yo en­cuen­tro esen­cial que en cier­tos mo­men­tos no pa­se na­da, por­que esa na­da es al­go muy gran­de. No só­lo tie­nes que en­ten­der­lo, tam­bién de­bes sen­tir­lo. Pa­ra su pa­pel pro­ta­go­nis­ta tan­teó a Pe­né­lo­pe Cruz y eli­gió a una Naj­wa Nim­ri sin la que ya no pue­de ima­gi­nar es­te dra­ma crepuscular sal­pi­ca­do de te­rror. El mar y la po­de­ro­sa luz de Cá­diz cap­tu­ra­da por Edu Grau cie­rran el círcu­lo de es­te film que ha­bla del fin de al­go y el prin­ci­pio de otra co­sa, con­clu­ye Ver­mut.

La pro­ta­go­nis­ta, Li­la Cas­sen (Naj­wa Nim­ri), y su ál­ter ego, Vio­le­ta (Eva Llo­rach).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.