Mi­ke Ne­well, por La so­cie­dad li­te­ra­ria y el pas­tel de piel de pa­ta­ta.

‘La so­cie­dad li­te­ra­ria y el pas­tel de piel de pa­ta­ta’. La exi­to­sa no­ve­la epis­to­lar de Mary Ann Shaf­fer y An­nie Ba­rrows (edi­ta­da por Sa­la­man­dra) lle­ga al ci­ne. Ha­bla­mos con su di­rec­tor, Mi­ke Ne­well.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Faus­to Fer­nán­dez.

DE QUÉ VA: In­vi­ta­da a dar una char­la en una so­cie­dad li­te­ra­ria de la is­la de Guern­sey, una es­cri­to­ra (Lily Ja­mes) des­cu­bre un se­cre­to acae­ci­do du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

De li­bros y pe­lí­cu­las. ¿Que có­mo re­ci­bi­rían los miem­bros de la so­cie­dad li­te­ra­ria de la pe­lí­cu­la mi adap­ta­ción al ci­ne? Mi­ke Ne­well (1942) se que­da unos se­gun­dos pen­sa­ti­vo, pa­ra lue­go con­tes­tar con esa iro­nía tan mar­ca­da­men­te bri­tá­ni­ca: Bueno, la gen­te de la is­la de Guern­sey la ha vis­to y les ha gus­ta­do, pe­ro la so­cie­dad del pas­tel de piel de pa­ta­ta… Se­gu­ra­men­te la dis­cu­ti­rían con ma­yor in­te­li­gen­cia que la de mu­chos crí­ti­cos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Un ex­per­to en adap­ta­cio­nes de no­ve­las, des­de Ale­jan­dro Du­mas en La más­ca­ra de hie­rro (1977) a J.K. Row­ling en Harry Pot­ter y el cá­liz de fue­go (2005), Ne­well ve en ello un ar­ma de do­ble fi­lo: Mu­chos es­pec­ta­do­res en sus ca­be­zas ya han he­cho su pro­pia pe­lí­cu­la, así que no de­bes trai­cio­nar­los, pe­ro sí sor­pren­der­los. Una his­to­ria que con­tar. Más allá de la tra­ma ro­mán­ti­ca, lo que de ver­dad nos des­cu­bri­rá la pe­lí­cu­la es una par­te de la his­to­ria bri­tá­ni­ca que mu­chos tra­tan de ocul­tar: la del co­la­bo­ra­cio­nis­mo con los in­va­so­res na­zis. Mi­ke Ne­well in­ci­de en ello: Guern­sey fue el úni­co lu­gar en to­da Gran Bre­ta­ña ocu­pa­do por los na­zis, y aun­que que­da muy he­roi­co ha­blar de la Re­sis­ten­cia, na­die quie­re ha­cer­lo de quie­nes con­vi­vie­ron con ellos. La par­te más trá­gi­ca, y que des­ta­pa la in­to­le­ran­cia de mu­chos de nues­tros hé­roes bri­tá­ni­cos, es la que me gus­ta más del re­la­to.

El ar­te de na­rrar. El di­rec­tor nos re­ve­la su es­ce­na fa­vo­ri­ta del film: Es con­cre­ta­men­te ese mo­men­to en el que Ju­liet (una ex­ce­len­te Lily Ja­mes) su­fre por te­ner que con­tar la his­to­ria, esa his­to­ria en es­pe­cial. En­fer­ma, se po­ne ner­vio­sa… La en­tien­do. Ca­da vez que de­bo en­fren­tar­me a una nue­va pe­lí­cu­la, me asal­ta el mie­do de si es­ta­ré a la al­tu­ra (más si se tra­ta de adap­tar un tex­to im­por­tan­te). Pe­ro ese mie­do me ha­ce sen­tir vi­vo, co­mo vi­va se sien­te Ju­liet en la fic­ción. Vi­vo pa­ra ha­cer eter­na esas his­to­rias. La li­te­ra­tu­ra, el ci­ne, el ar­te nos ha­cen li­bres.

Ar­te­sa­nía bri­tá­ni­ca. Me con­si­de­ro un ar­te­sano sin ín­fu­las de au­tor, ase­gu­ra hu­mil­de Ne­well. Y una pe­lí­cu­la co­mo es­ta lo co­rro­bo­ra. He to­ca­do mu­chos gé­ne­ros con di­ver­sa for­tu­na, pe­ro to­dos me pre­gun­tan só­lo por Cua­tro bo­das y un fu­ne­ral (1994) y la de Harry Pot­ter, al­go que no me dis­gus­ta: esos tra­ba­jos pa­ga­ron mi ca­sa y de­ja­ron a mi con­ta­ble fe­liz. Sin em­bar­go, me sien­to más yo en es­tos te­rri­to­rios o en la te­le­vi­sión. To­dos ten­dría­mos que reivin­di­car la fi­gu­ra del con­ta­dor de his­to­rias. Y es­ta pe­lí­cu­la, tan clá­si­ca en su esen­cia, vie­ne a ser un gran ejem­plo de ello. Na­da me ha­ría sen­tir más or­gu­llo­so que que se re­fi­rie­ran a mí co­mo un na­rra­dor apli­ca­do. ES­TRENO: 26 OC­TU­BRE

Lily Ja­mes (Mam­ma Mia!Una y otra vez) y Mi­chiel Huis­man( Jue­go de tro­nos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.