Paul Feig, por Un pe­que­ño fa­vor.

‘Un pe­que­ño fa­vor’. Au­tor de hits co­mo ‘La bo­da de mi me­jor ami­ga’ y del re­boot fe­me­nino de ‘Ca­za­fan­tas­mas’, Paul Feig adap­ta el ‘best seller’ de Dar­cey Bell, un so­fis­ti­ca­do cóc­tel de co­me­dia y th­ri­ller.

Fotogramas - - SUMARIO - DE QUÉ VA: Por Ro­ger Sal­vans.

Step­ha­nie (An­na Ken­drick), una ma­má sol­te­ra blo­gue­ra, es­tá de­ci­di­da a des­cu­brir la ver­dad tras la ines­pe­ra­da des­apa­ri­ción de Emily (Bla­ke Li­vely), su me­jor ami­ga.

Lo ex­tra­or­di­na­rio de lo or­di­na­rio. Co­mo ac­tor, guio­nis­ta, di­rec­tor, pro­duc­tor y miem­bro vi­tal de la úl­ti­ma hor­na­da que ha mol­dea­do la co­me­dia es­ta­dou­ni­den­se, tan­to en TV (Freaks and Geeks) co­mo en el ci­ne (La bo­da de mi me­jor ami­ga), Paul Feig (Mount Clemens, Mi­chi­gan, 1962) tie­ne muy cla­ro que no hay for­ma más efi­caz de con­tar una his­to­ria que la co­me­dia. Por­que así fun­cio­na en la vi­da real: la gen­te, in­clu­so cuan­do es­tá en la más dra­má­ti­ca de las si­tua­cio­nes, si­gue ha­cien­do chis­tes. A ve­ces inapro­pia­dos, de mal gus­to. Pe­ro si­guen sien­do chis­tes. El hu­mor se abre pa­so en los mo­men­tos más du­ros y es una de nues­tras ar­mas pa­ra se­guir ade­lan­te. Y to­dos co­no­ce­mos a al­guien que, en un mo­men­to trá­gi­co, reac­cio­nó de la for­ma más ines­pe­ra­da. Eso es lo ex­tra­or­di­na­rio de lo or­di­na­rio, lo que me lle­vó a pre­gun­tar­me ¿Qué pa­sa­ría si lle­ná­ra­mos una his­to­ria de per­so­na­jes así, ex­tre­mos e im­pre­vi­si­bles? Per­so­na­jes ex­tre­mos, tra­ma im­pre­vi­si­ble. Esa his­to­ria lle­ga­ría cuan­do le ofre­cie­ron adap­tar el best seller de Dar­cey Bell Un pe­que­ño fa­vor (Ed. Su­ma). El es­tu­dio no sa­bía si era una co­me­dia o un dra­ma. Eso ya me gus­tó. Siem­pre ha­bía que­ri­do di­ri­gir un th­ri­ller, pe­ro sé que ten­go bue­na mano pa­ra la co­me­dia, así que es­ta tra­ma me lo ofre­cía to­do con el aña­di­do de unos per­so­na­jes re­tor­ci­dos, cuen­ta Feig de un film que hay quien de­fi­ne co­mo un gi­ro có­mi­co de Per­di­da, la ver­sión que Da­vid Fin­cher di­ri­gió en 2014 de la no­ve­la de Gillian Flynn. Esa eti­que­ta no me su­po­ne nin­gún pro­ble­ma. Me en­can­ta ese film y ado­ro el gé­ne­ro, pe­ro no quie­ro que los es­pec­ta­do­res crean que Un pe­que­ño fa­vor es una pa­ro­dia. No lo es. La tra­ma es se­ria, son los per­so­na­jes los que apor­tan co­mi­ci­dad. Es un th­ri­ller y no nos reí­mos del gé­ne­ro. Crí­me­nes su­bur­bia­les. Co­mo en Blue Vel­vet (1986), Twin Peaks (1990) o Big Little Lies (2017), el film si­túa el es­ce­na­rio del cri­men –en es­te ca­so la des­apa­ri­ción de una mu­jer, ma­dre de un ni­ño y muy po­pu­lar e inac­ce­si­ble– en un ba­rrio re­si­den­cial de una gran ciu­dad ame­ri­ca­na co­mo en el que yo cre­cí, di­ce Feig. Las fa­cha­das eran in­ma­cu­la­das, los jar­di­nes tra­se­ros es­con­dían mu­chos se­cre­tos. To­dos te­ne­mos se­cre­tos, lo que nos dis­tin­gue es qué se­ría­mos ca­pa­ces de ha­cer pa­ra que na­die los des­cu­bra. Eso es lo que in­ten­ta Step­ha­nie, la ma­má blo­gue­ra, con tam­bién más de un es­que­le­to en el ar­ma­rio, que in­ter­pre­ta An­na Ken­drick, mien­tras que Bla­ke Li­vely se en­car­ga de Emily, la des­apa­re­ci­da. Las dos se desen­vuel­ven bien tan­to en la co­me­dia co­mo el dra­ma, y era ne­ce­sa­rio pa­ra no caer en la ca­ri­ca­tu­ra. El tono en un film co­mo es­te es la cla­ve, por­que aun­que la his­to­ria y los per­so­na­jes sean de­men­cia­les, tie­nes que con­tar­la con equi­li­brio, sin caer en el gag por el gag. Y creo que lo he­mos con­se­gui­do. ES­TRENO: 28 SEP­TIEM­BRE

Step­ha­nie (An­na Ken­drick) y Emily (Bla­ke Li­vely).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.