Pa­wel Paw­li­kows­ki, por Cold War.

‘Cold War’. Ga­na­dor del Os­car con ‘Ida’, Pa­wel Paw­li­kows­ki se lle­vó la Pal­ma al Me­jor Di­rec­tor en el Fes­ti­val de Can­nes con es­ta des­lum­bran­te y pa­sio­nal his­to­ria de amor ins­pi­ra­da en el ro­man­ce que vi­vie­ron sus pa­dres. Ha­bla­mos con él en ex­clu­si­va.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ro­ger Sal­vans.

DE QUÉ VA: Po­lo­nia, 1949. Wik­tor (To­masz Kot) y Zu­la (Joan­na Ku­lig) se co­no­cen en una agru­pa­ción fol­cló­ri­ca. Ahí na­ce un amor, in­des­truc­ti­ble pe­ro im­po­si­ble, que los uni­rá y se­pa­ra­rá du­ran­te años en una Eu­ro­pa di­vi­di­da por el Te­lón de Ace­ro.

Dos en la en­cru­ci­ja­da. La idea de ex­pli­car la his­to­ria del amor que unió (y se­pa­ró) a sus pa­dres, a quie­nes el film es­tá de­di­ca­do, ha­cía tiem­po que le ron­da­ba al ci­neas­ta po­la­co Pa­wel Paw­li­kows­ki (Var­so­via, 1957). Em­pe­zó co­mo un bo­ce­to, y du­ran­te años se que­dó así, cuen­ta el di­rec­tor de Ida a FO­TO­GRA­MAS. No era ni la mis­ma his­to­ria, sino la de una pa­re­ja cu­yo pe­ri­plo, en un prin­ci­pio, se pa­re­cía mu­cho más a la de mis pa­dres. Pe­ro era tan com­pli­ca­da y abar­ca­ba tan­tos años, unos 40, que no sa­bía có­mo lle­var­la ade­lan­te. Es muy di­fí­cil ex­pli­car en el ci­ne al­go tan lar­go y con tan­tos gi­ros sin caer en la tí­pi­ca fór­mu­la de la cu­na al ataúd del bio­pic con­ven­cio­nal, que da una es­truc­tu­ra dra­má­ti­ca a al­go tan po­co uni­for­me co­mo es la vi­da. Tu­vie­ron que pa­sar unos cuan­tos años, y una se­rie de cir­cuns­tan­cias, pa­ra que me vie­ra ca­paz. Por un la­do, sim­pli­fi­car la tra­ma. Por el otro, en­con­trar­me có­mo­do con de­jar que la na­rra­ción avan­ce con hue­cos que só­lo el espectador pue­de lle­nar de sen­ti­do. Es decir, per­der­le el mie­do a la elip­sis. Des­pués de di­ri­gir Ida su­pe que po­día ha­cer­lo. Cues­tión de es­ti­lo. Ida no só­lo pro­por­cio­nó la con­fian­za a Paw­li­kows­ki en un es­ti­lo de na­rra­ción que él mis­mo eti­que­ta, si­guien­do la ter­mi­no­lo­gía usa­da por Paul Schra­der a la ho­ra de ha­blar del ci­ne de Ro­bert Bres­son, Ing­mar Berg­man o Carl T. Dre­yer, co­mo tras­cen­den­tal. Aun­que Cold War no jue­gue tan­to la car­ta in­te­lec­tual, ex­pli­ca el di­rec­tor. Tam­bién le abrió las puer­tas a una con­ci­sión for­mal –a sa­ber: blan­co y negro, en­cua­dre aca­dé­mi­co 4:3 y un me­tra­je ajus­ta­do– que en lu­gar de cor­ta­pi­sa su­po­ne una de las me­jo­res ba­zas del film, pe­ro que el ci­neas­ta, que en los cré­di­tos apa­re­ce co­mo res­pon­sa­ble de di­rec­ción, his­to­ria e ima­gen, pron­to re­cha­za co­mo mar­ca de es­ti­lo: No es al­go que ten­ga por qué re­pe­tir­se, ase­gu­ra. De­ci­dí op­tar por es­te look de una for­ma in­tui­ti­va y ló­gi­ca al mis­mo tiem­po. Sen­tí que es­ta era la me­jor ma­ne­ra de po­ner en imá­ge­nes la his­to­ria. No po­día ima­gi­nar­me en co­lor la Po­lo­nia de esa épo­ca, de fi­na­les de los años 40 y prin­ci­pios de los 50, así que lle­gué al blan­co y negro por eli­mi­na­ción. No di con nin­gu­na for­ma me­jor de ha­cer­lo. La de­ci­sión so­bre el for­ma­to fue más in­tui­ti­va. Me apa­sio­nan los re­tra­tos en 4:3. Me gus­ta la li­mi­ta­ción que com­por­ta es­te for­ma­to, es un ins­tru­men­to na­rra­ti­vo muy útil: te obli­ga a pen­sar la ima­gen.

Re­tra­to de un mo­men­to. Po­la­co de na­ci­mien­to, for­ma­do en In­gla­te­rra y ve­cino de Pa­rís du­ran­te años, Paw­li­kows­ki con­si­gue con Cold War plas­mar una his­to­ria de un amor tan apa­sio­na­do co­mo im­po­si­ble a la vez que ela­bo­ra un film con un

“Me es di­fí­cil ex­pli­car una his­to­ria de amor ac­tual. Hoy nos preo­cu­pa de­ma­sia­do te­ner co­sas” Pa­wel Paw­li­kows­ki, di­rec­tor

fuer­te men­sa­je po­lí­ti­co so­bre có­mo los cam­bios so­cia­les de­ter­mi­nan nues­tras vi­das. Mis films re­fle­jan en qué mo­men­to vi­tal me en­con­tra­ba en el mo­men­to de ha­cer­los. Lo que sen­tía, lo que me preo­cu­pa­ba, di­ce. En es­te ca­so, ade­más de re­tra­tar el Te­lón de Ace­ro, tam­bién da cuen­ta de la preo­cu­pa­ción del ci­neas­ta por el mo­men­to en el que vi­vi­mos: Me es di­fí­cil ex­pli­car una his­to­ria de amor am­bien­ta­da en la ac­tua­li­dad. Hoy es­ta­mos de­ma­sia­do preo­cu­pa­dos por te­ner co­sas. Hay de­ma­sia­do rui­do, de­ma­sia­dos mó­vi­les, de­ma­sia­das imá­ge­nes ino­cuas. No soy nos­tál­gi­co, y me­nos de esa épo­ca, pe­ro en esos días qui­zás la gen­te te­nía tiem­po pa­ra mi­rar­se a los ojos y enamo­rar­se.

Can­ción tris­te y clá­si­ca. Y enamo­rar­se es lo que ha­cen Zu­la y Wik­tor, los per­so­na­jes que in­ter­pre­tan Joan­na Ku­lig (que ya par­ti­ci­pó fu­gaz­men­te en Ida, tam­bién can­tan­do) y To­masz Kot y que, no por azar, lle­van los mis­mos nom­bres que los pa­dres de Paw­li­kows­ki. Pe­ro hay un ter­cer in­te­gran­te sin el que su ro­man­ce no se en­tien­de: La mú­si­ca es el ter­cer gran per­so­na­je, afir­ma el di­rec­tor. La idea de que se co­no­cie­ran en el gru­po fol­cló­ri­co sur­gió ha­ce tres años y dio sen­ti­do a to­do. Fue co­mo cuan­do jun­té la his­to­ria de la mon­ja que des­cu­bre que sus pa­dres eran ju­díos y la de la fis­cal es­ta­li­nis­ta caí­da en des­gra- cia. Esas dos his­to­rias iban ca­da una por su la­do has­ta que las uní y sur­gió Ida. En Cold War, la mú­si­ca da ini­cio a la tra­ma, es el pun­to de unión de Zu­la y Wik­tor, me ayu­dó a rein­ven­tar a los per­so­na­jes y, al mis­mo tiem­po, a en­mar­car y mos­trar la evo­lu­ción de su ro­man­ce. Y si bien des­de un prin­ci­pio Paw­li­kows­ki su­po que Ku­lig se­ría Zu­la, en­con­trar al Wik­tor ideal fue más di­fí­cil. No hay ga­la­nes. Hoy en día es muy di­fí­cil en­con­trar ac­to­res que pue­dan en­car­nar a un hom­bre de los años 50 y 60. Son to­dos o de­ma­sia­do gua­pos o tie­nen un look de­ma­sia­do… ‘gans­te­ril’. El di­rec­tor bus­ca­ba a un Gre­gory Peck, y eso es lo que en­con­tró en Kot que pue­de in­ter­pre­tar a al­guien que ha pa­sa­do por una gue­rra y al mis­mo tiem­po tie­ne pre­sen­cia, tras­tien­da emo­cio­nal y ca­la­do mo­ral. Por eso la re­fe­ren­cia a Peck y su mas­cu­li­ni­dad a la an­ti­gua, ar­gu­men­ta. Aun­que no hay hom­bre que se re­sis­ta an­te el em­pu­je de Ku­lig, que tam­bién tu­vo un re­fe­ren­te del Holly­wood clá­si­co: Lau­ren Ba­call, cuen­ta Paw­li­kows­ki. Joan­na es ex­tra­or­di­na­ria, pe­ro que­ría que tu­vie­ra el ti­ming en los diá­lo­gos y la car­ga iró­ni­ca, cí­ni­ca, de Ba­call.

ES­TRENO: 5 OC­TU­BRE

Cold War (Po­lo­nia, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, 2018, 88 min.). DRA­MA RO­MÁN­TI­CO.

Wik­tor (To­masz Kot) y Zu­la ( Joan­na Ku­lig), un amor con­tra vien­to y ma­rea.

Lu­kasz Zal fir­ma la bri­llan­te fo­to­gra­fía en blan­co y negro de ‘Cold War’.

Borys Szyc y Aga­ta Ku­les­za, que re­pi­te con Paw­li kows­ki tras ‘Ida’.

El di­rec­tor, Pa­wel Paw­li­kows­ki, en el set de ro­da­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.