Na­ta­lia de Mo­li­na, por Ani­ma­les sin co­llar.

Os­ten­ta el pri­vi­le­gio de ser la actriz más jo­ven en ga­nar dos pre­mios Go­ya, pe­ro ella pre­fie­re se­guir po­nién­do­se a prue­ba en ‘Ani­ma­les sin co­llar’, una ópe­ra pri­ma con tin­tes de dra­ma y th­ri­ller que le per­mi­te lan­zar un men­sa­je fe­mi­nis­ta.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ana San­tos.

“CO­MO FE­MI­NIS­TA ME GUS­TA PRE­DI­CAR CON EL EJEM­PLO FOR­MAN­DO PAR­TE DE HIS­TO­RIAS CON­TA­DAS DES­DE NUES­TRO PUN­TO DE VIS­TA”

Na­ta­lia de Mo­li­na (Li­na­res, 1990) tie­ne de­bi­li­dad por em­bar­car­se en ópe­ras pri­mas con una mi­ra­da di­fe­ren­te. Co­mo es el ca­so de Ani­ma­les sin co­llar,

el de­but en el lar­go de Jo­ta Li­na­res, di­rec­tor an­da­luz mul­ti­pre­mia­do por sus cor­tos. Pe­ro es­te mes tam­bién nos mos­tra­rá otro re­gis­tro en lo nue­vo de Car­los Ver­mut: Quién te can­ta­rá.

1. El via­je de No­ra. En

Ani­ma­les sin co­llar soy No­ra, la es­po­sa del nue­vo pre­si­den­te de An­da­lu­cía que lu­cha pa­ra que no sal­ga a la luz un se­cre­to que arrui­na­ría to­do lo que han cons­trui­do jun­tos. Pe­ro la his­to­ria es tam­bién el au­to­des­cu­bri­mien­to de una mu­jer que des­pier­ta y to­ma las rien­das de su vi­da. To­das he­mos te­ni­do una re­la­ción tó­xi­ca en la que es­tás más pen­dien­te de la fe­li­ci­dad del otro que de lo que tú quie­res.

2. Lu­cha fe­mi­nis­ta. Es una go­za­da, a ni­vel pro­fe­sio­nal y per­so­nal, par­ti­ci­par en un pro­yec­to que reivin­di­ca la fi­gu­ra de es­tas amas de ca­sa que de­jan de es­tar en la som­bra y se rein­ven­tan. Me he cria­do en una fa­mi­lia hu­mil­de for­ma­da por cua­tro her­ma­nas muy lu­cha­do­ras y yo siem­pre me he po­si­cio­na­do co­mo fe­mi­nis­ta, por eso me gus­ta pre­di­car con el ejem­plo for­man­do par­te de his­to­rias con­ta­das des­de nues­tro pun­to de vis­ta.

3. Mul­ti­pre­mia­da. Ha­ber ga­na­do dos Go­ya [por

Vi­vir es fá­cil con los ojos ce­rra­dos, de Da­vid True­ba (2013), y Te­cho y co­mi­da, de Juan Mi­guel del Cas­ti­llo (2015)] me pro­du­ce una gran sa­tis­fac­ción pe­ro tam­bién ha­ce que me pre­sio­ne en exceso a mí mis­ma y me dé más mie­do equi­vo­car­me. Siem­pre ten­go que re­cor­dar­me que soy jo­ven y de­bo se­guir arries­gan­do y cre­cien­do; no pue­do pen­sar que ya lo ten­go to­do he­cho.

4. Ver­sa­ti­li­dad. Ani­ma­les sin co­llar me per­mi­te in­ter­pre­tar a un per­so­na­je que no tie­ne na­da que ver con­mi­go, al­go que per­si­go en mi ca­rre­ra. Ade­más, siem­pre me di­cen que de­pen­dien­do del ves­tua­rio o el ma­qui­lla­je ten­go un as­pec­to com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te y eso me en­can­ta.

5. Actriz de mo­da. Quie­ro pen­sar que tra­ba­jo mu­cho por­que lo ha­go bien. Me da mie­do eso de ser una actriz jo­ven que se po­ne de mo­da pe­ro no me he plan­tea­do ha­cer un pa­rón.

ANI­MA­LES SIN CO­LLAR SE ES­TRE­NA EL 19 DE OC­TU­BRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.