Ryan Gos­ling y Clai­re Foy, por First Man: El úl­ti­mo hom­bre.

‘First Man: El pri­mer hom­bre’ su­po­ne un pe­que­ño pa­so pa­ra Da­mien Cha­ze­lle, pe­ro un gran sal­to de ca­ra a los Os­car. Ryan Gos­ling, la es­tre­lla más ru­ti­lan­te de los úl­ti­mos años, nos cuen­ta có­mo ha si­do en­car­nar a Neil Arms­trong, el pri­mer hu­mano en pi­sar la

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ma­ría Ber­nal (Los Án­ge­les). Fo­to: Art Strei­ber.

Ryan Gos­ling (Lon­don, On­ta­rio, Ca­na­dá, 1980) pue­de ser la per­so­na más agra­da­ble del mun­do. Pe­ro tam­bién la más ca­lla­da. Un si­len­cio que nun­ca de­tu­vo a Da­mien Cha­ze­lle –otro tí­mi­do de cam­peo­na­to– a la ho­ra de con­tar con es­te ca­na­dien­se de 37 años pa­ra lan­zar­lo a las es­tre­llas.

Y ya es la se­gun­da vez. La pri­me­ra fue bai­lan­do, en

La La Land (2016). Aho­ra, a bor­do del Apo­lo XI en

First Man: El pri­mer hom­bre. Una cin­ta que, co­mo la an­te­rior, inau­gu­ró el Fes­ti­val de Ve­ne­cia y pue­de po­ner­lo en la ór­bi­ta del Os­car gra­cias a su re­tra­to de Neil Arms­trong, el pri­mer hom­bre que pi­só la Lu­na.

Agra­dez­co el co­men­ta­rio, pe­ro… creo que se­ría in­jus­to pa­ra con Arms­trong ha­blar de mí en esos tér­mi­nos y no cen­trar­nos en él. Pa­ra mí es­ta ex­pe­rien­cia ha si­do to­do un ho­nor, di­ce el ac­tor, de­jan­do cla­ro que ha ve­ni­do a ha­blar de lo que ha ve­ni­do a ha­blar, cuan­do se sien­ta a con­ver­sar con FO­TO­GRA­MAS.

¿Al­gu­na vez pen­só en ser as­tro­nau­ta?

¿Yo? ¡Qué va! Bas­tan­te ten­go con dar vuel­tas por mi ca­sa per­si­guien­do a mis dos es­tre­llas, a mis hi­jas. La idea de ser as­tro­nau­ta es so­bre­co­ge­do­ra. Y cuan­to más sa­bes lo que im­pli­ca, me­nos quie­res ha­cer­lo. Me lo pa­sé muy bien en la NASA por­que es­ta­ban pre­pa­ran­do el via­je a las lu­nas de Mar­te. Un mo­men­to muy in­tere­san­te. Pe­ro me ate­rro­ri­za­ría ir al es­pa­cio.

En­ton­ces, ¿qué le atra­jo a es­ta his­to­ria?

Que to­dos sa­be­mos quién es Neil Arms­trong, pe­ro na­die sa­be na­da de él. Fue al­guien úni­co, un icono de nues­tra his­to­ria ce­lo­so de su pri­va­ci­dad que fue a la Lu­na pa­ra po­ner los pies en la Tie­rra. Bus­ca­ba res­pues­tas, sig­ni­fi­ca­do a su vi­da, al­go que no pu­do en­con­trar en es­te pla­ne­ta pe­ro que en­con­tró en­tre los mis­te­rios del uni­ver­so.

Us­ted tam­bién pro­te­ge mu­cho su in­ti­mi­dad.

¿Cuán­to se iden­ti­fi­có con Arms­trong?

Pues tam­po­co tan­to, no creas. Por­que se tra­ta de un hom­bre de otro tiem­po, que vi­vió en otras cir­cuns­tan­cias y pro­ta­go­ni­zó una si­tua­ción muy sin­gu­lar. El con­cep­to de mas­cu­li­ni­dad era muy di­fe­ren­te. Pe­ro la for­ma her­mé­ti­ca de ex­pre­sar­se, esa men­te tan cien­tí­fi­ca, es la que le da un to­que poé­ti­co a su fi­gu­ra. Al­guien ca­paz de ver un pa­so de gi­gan­te en una sim­ple pi­sa­da. Su­po que no re­pre­sen­ta­ba a un país sino a to­da la Hu­ma­ni­dad.

La omi­sión de la ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se ha da­do mu­cho que ha­blar en se­gún qué sec­to­res de la pren­sa de EE. UU.

Ya… Pe­ro es que lle­gar a la Lu­na es un lo­gro que tras­cien­de paí­ses y fron­te­ras. El film ha­bla de la ca­rre­ra es­pa­cial y de la Gue­rra Fría, del na­cio­na­lis­mo que im­pul­só es­tas mi­sio­nes pe­ro los as­tro­nau­tas siem­pre han pre­fe­ri­do com­par­tir sus lo­gros co­mo un mo­men­to pa­ra la Hu­ma­ni­dad y re­cor­dar a esos cien­tos de mi­les de per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en el pro­yec­to es­pa­cial y en los que se apo­ya­ron pa­ra lle­gar tan le­jos. Un pe­que­ño pa­so pa­ra un hom­bre, un gran sal­to pa­ra la hu­ma­ni­dad. ¿Pue­de ha­blar­nos del pe­so de esa fra­se?

Po­cas son tan co­no­ci­das. Y de­cir­la bien, no co­mo un lo­ro, me hi­zo su­dar de lo lin­do, por­que la fra­se re­su­me to­do lo que sien­to por Arms­trong, la bri­llan­tez de al­guien ca­paz de ver más allá del me­ro mo­men­to. ¡Y qué mo­men­to! Ade­más me sen­tía res­pon­sa­ble pa­ra con sus hi­jos, que lo die­ron to­do por ayu­dar­me. Me abrie­ron la ca­sa en la que na­ció su pa­dre, una gran­ja en Ohio en la que, por pri­me­ra vez, so­ñó con vo­lar. Co­no­cí a su es­po­sa, Ja­net Arms­trong. Un pe­so que se hi­zo sen­tir. ¿Cree que la his­to­ria del Apo­lo XI si­gue sien­do re­le­van­te?

Yo di­ría que nun­ca ha si­do tan re­le­van­te. Ne­ce­si­ta­mos re­des­cu­brir nues­tro pla­ne­ta. La mi­sión del Apo­lo XI era ex­plo­rar la Lu­na, pe­ro lo que hi­cie­ron fue redescubrirnos la Tie­rra. Las fotografías que to­ma­ron del pla­ne­ta azul, un pun­to mi­núscu­lo en la in­men­si­dad del es­pa­cio, nos die­ron una pers­pec­ti­va que de­be­mos re­cor­dar.

Y en lo per­so­nal le dio la opor­tu­ni­dad de vol­ver a tra­ba­jar con Cha­ze­lle des­pués de la ex­pe­rien­cia de La La Land.

Cuan­do ha­bla­mos por pri­me­ra vez con Da­mien de es­te pro­yec­to, él no te­nía ni un guión. De he­cho, fue ha­ce años, an­tes de que tra­ba­já­ra­mos jun­tos. Me ex­pli­có que lo que más le in­tere­sa­ba era lo que uno es­tá dis­pues­to a dar por al­go, has­ta dón­de se es­tá dis­pues­to a lle­gar, el pre­cio de una am­bi­ción. Y me ha­bló del li­bro de Ja­mes R. Han­sen. De ahí la con­ver­sa­ción de­ri­vó ha­cia Ge­ne Kelly y aca­ba­mos ha­cien­do La La Land (ri­sas).

¿Cuán di­fe­ren­tes, o si­mi­la­res, fue­ron los ro­da­jes?

Son di­fe­ren­tes prác­ti­ca­men­te en to­do. In­clu­so en el am­bien­te. Si en La La Land el equi­po era in­men­so en First Man: El pri­mer hom­bre a ve­ces no éra­mos más que dos

en el set. Ade­más, en La La Land to­do es­ta­ba me­ticu­losa­men­te pre­pa­ra­do, con co­reo­gra­fías en­sa­ya­das y lar­gas to­mas de stea­di­cam que da­ban otra ener­gía, mien­tras que aquí el es­ti­lo fue ca­si do­cu­men­tal y a ve­ces ni sen­tías la cá­ma­ra. Eso no qui­ta pa­ra que am­bos es­fuer­zos ha­yan si­do igual­men­te am­bi­cio­sos y rea­li­za­dos con la aten­ción al de­ta­lle que ca­rac­te­ri­za a Da­mien.

Ha­blan­do de eso, ¿ha to­ma­do mu­chas no­tas del tra­ba­jo de Da­mien pa­ra pre­pa­rar su pró­xi­mo film co­mo di­rec­tor?

Ya es­toy tra­ba­jan­do en mi pró­xi­mo pro­yec­to co­mo rea­li­za­dor, y cla­ro que he apren­di­do de Da­mien. Nun­ca sa­bré có­mo dar­le las gra­cias… No se me ocu­rre nin­gu­na ma­ne­ra… ¿Qui­zás tra­ba­jan­do más jun­tos? (ri­sas).

Co­mo pa­dre de dos hi­jas, ¿com­par­te la idea de Arms­trong de an­te­po­ner la fa­ma o la his­to­ria a su fa­mi­lia?

No es una pre­gun­ta fá­cil de res­pon­der y de ahí el in­cal­cu­la­ble pe­so, la vi­tal im­por­tan­cia que tu­vie­ron las fa­mi­lias de los as­tro­nau­tas en sus lo­gros. De he­cho, es­ta es la pre­gun­ta que for­mu­la el film, y no hay una úni­ca res­pues­ta por­que to­do de­pen­de de la pers­pec­ti­va de ca­da uno: lo que es un lo­gro pa­ra uno no lo es pa­ra otro. A mí, sin du­da, me pa­re­ce mu­cho más in­tere­san­te ha­cer la pre­gun­ta que res­pon­der­la.

Por cier­to, ¿al­gu­na vez du­dó de la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na?

¡Uf! He oí­do esas teo­rías pe­ro ten­go la suer­te de ha­ber es­ta­do en la NASA y ha­ber ha­bla­do con gen­te que, sin lu­gar a du­das, sí fue a la Lu­na (ri­sas). Lo alu­ci­nan­te es que la tec­no­lo­gía que usa­ron no le lle­ga a la sue­la del za­pa­to de un mó­vil del mon­tón. No­so­tros se­gu­ro que no fui­mos: la ro­da­mos en los es­tu­dios que Ty­ler Perry [el crea­dor de la sa­ga de co­me­dias Ma­dea] tie­ne en Atlan­ta. Eso tam­bién es alu­ci­nan­te, ¿no?

First Man (Es­ta­dos Uni­dos, 2018, 135 min.). Dir.: Da­mien Cha­ze­lle. DRA­MA.

“LA MI­SIÓN DEL APO­LO XI ERA EX­PLO­RAR LA LU­NA, PE­RO LO QUE HI­CIE­RON FUE REDESCUBRIRNOS LA TIE­RRA”

“NUN­CA SA­BRÉ CÓ­MO DAR­LE LAS GRA­CIAS A DA­MIEN CHA­ZE­LLE… NO SE ME OCU­RRE NIN­GU­NA MA­NE­RA, ¿QUI­ZÁS TRA­BA­JAN­DO MÁS JUN­TOS?”

DE QUÉ VA: El 20 de ju­lio de 1969, Neil Arms­trong (Ryan Gos­ling) se con­vir­tió en el pri­mer hom­bre en po­ner un pie en la Lu­na. Un mo­men­to que cul­mi­nó la pe­li­gro­sa mi­sión del Apo­lo XI y años de sa­cri­fi­cios, mu­chos de ellos per­so­na­les e ín­ti­mos jun­to a su es­po­sa Ja­net (Clai­re Foy).

1. Neil Arms­trong (Gos­ling), Buzz Al­drin (Co­rey Stoll) y Mi­ke Co­llins (Lu­kas Haas), la tri­pu­la­ción del Apo­lo XI. 2. Una vis­ta de la es­pec­ta­cu­lar, y a la vez ín­ti­ma, fil­ma­ción. La pe­lí­cu­la se ro­dó en oto­ño de 2017, en los es­tu­dios de Ty­ler Perry en Atlan­ta. 3. Clai­re Foy, aquí jun­to a Gos­ling, es Ja­net, la es­po­sa de Neil Arms­trong. 4. El di­rec­tor Da­mien Cha­ze­lle y Gos­ling en el set de ro­da­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.