Marc Fors­ter, por Ch­ris­top­her Rob­bin.

‘Ch­ris­top­her Robin’. Ca­tor­ce años des­pués de des­cu­brir­nos Nun­ca Ja­más, el di­rec­tor Marc Fors­ter abor­da la ma­du­rez de otro clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra bri­tá­ni­ca. Ha­bla­mos con él en ex­clu­si­va.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ri­car­do Ro­sa­do.

DE QUÉ VA: Win­nie the Pooh y sus ami­gos de­jan el Bos­que de los Cien Acres pa­ra ayu­dar a su an­ti­guo com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras, Ch­ris­top­her Robin (Ewan McG­re­gor), hoy un adul­to abu­rri­do.

Ter­nu­ra en es­ta­do pu­ro. Es­tos per­so­na­jes son un sím­bo­lo, una me­tá­fo­ra del amor, ex­pli­ca emo­cio­na­do Marc Fors­ter cuan­do le pre­gun­ta­mos có­mo, más de 90 años des­pués de que A. A. Mil­ne crea­se el má­gi­co mun­do de Win­nie the Pooh, si­gue sien­do re­le­van­te. Son per­so­na­jes idea­les pa­ra ni­ños que, al es­tar es­cri­tos con esa sa­bi­du­ría, re­sul­tan pro­fun­dos pa­ra los adul­tos. En Asia tie­nen a Lao-Tse, en Oc­ci­den­te te­ne­mos a Win­nie the Pooh. Ewan McG­re­gor es el en­car­ga­do de me­ter­se en la piel de un Ch­ris­top­her Robin que, tras vi­vir una gue­rra y for­mar una fa­mi­lia, ha per­di­do la ilu­sión que un día le hi­zo vi­vir aven­tu­ras en el Bos­que de los Cien Acres. Que­ría­mos vol­ver a tra­ba­jar jun­tos des­de que ro­da­mos Trán­si­to en 2004, y es­te guión era per­fec­to pa­ra él, co­men­ta el di­rec­tor. Tie­ne el es­pí­ri­tu de un ni­ño que se ha he­cho ma­yor pe­ro si­gue sien­do un ni­ño. Eso es lo ma­ra­vi­llo­so de Ewan. Pa­ra to­dos los pú­bli­cos. Fors­ter, que tras­la­dó el ro­da­je a Ash­down Fo­rest, el mis­mo pa­ra­je en el que Mil­ne vio ju­gar a su hi­jo Ch­ris­top­her, tu­vo cla­ro des­de el prin­ci­pio có­mo de­bía ver­se en pan­ta­lla la pan­di­lla de Pooh. Que­ría­mos que fue­se lo más rea­lis­ta po­si­ble, se­ña­la. De­ci­di­mos vol­ver a los di­bu­jos ori­gi­na­les de She­pard, que pa­re­cie­sen los pe­lu­ches de Ch­ris­top­her Robin, por eso tie­nen ese as­pec­to an­ti­cua­do. En ple­na era del en­fren­ta­mien­to y la ce­le­ri­dad, el osi­to vuel­ve a la pan­ta­lla pa­ra re­cor­dar a su ami­go hu­mano lo que de ver­dad me­re­ce la pe­na. Que­ría ha­cer­la por­que es im­por­tan­te ofre­cer al mun­do men­sa­jes po­si­ti­vos y sa­li­dos del co­ra­zón. Aun­que to­do co­men­zó cuan­do mi hi­ja me pre­gun­tó que por qué no ha­cía al­go que ella pu­die­se ver, con­fie­sa Fors­ter. Lo bueno de Win­nie the Pooh es que es pa­ra ella, pa­ra mí, pa­ra mi ma­dre y pa­ra to­do el mun­do. Ade­más, soy un op­ti­mis­ta. Ten­go al­go de Ee­yo­re y Pi­glet, pe­ro soy Pooh en un 90%.

ES­TRENO: 5 OC­TU­BRE

Ch­ris­top­her Robin (Ewan McG­re­gor) re­vi­ve su ni­ñez con Win­nie the Pooh.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.