Ha na­ci­do una es­tre­lla. En­cuen­tro ex­clu­si­vo en Ve­ne­cia con Lady Ga­ga y Brad­ley Coo­per.

Dis­pues­tos a no con­for­mar­se con sus es­ta­tus de di­va del pop y es­tre­lla de Holly­wood, Lady Ga­ga y Brad­ley Coo­per se lan­zan al va­cío y re­na­cen co­mo actriz to­tal y di­rec­tor de pres­ti­gio en la nue­va ver­sión de ‘Ha na­ci­do una es­tre­lla’. El Os­car ya lla­ma a sus

Fotogramas - - SUMARIO - Por Manu Yá­ñez (Ve­ne­cia).

Apo­cos me­tros de la Pla­za de San Mar­cos, en uno de los sa­lo­nes del Pa­la­cio Ca’ Gius­ti­nian de Ve­ne­cia, don­de se alo­ja­ron años ha Mar­cel Proust y Giu­sep­pe Ver­di, FO­TO­GRA­MAS espera pa­cien­te­men­te su ci­ta con Lady Ga­ga y Brad­ley Coo­per, dos es­tre­llas re­na­ci­das co­mo actriz y di­rec­tor, res­pec­ti­va­men­te, en la nue­va ver­sión de Ha na­ci­do una es­tre­lla. Se abren las puer­tas y la gran di­va pop de la era

mi­llen­nial se acer­ca y, con voz su­su­rran­te y una cor­dia­li­dad des­ar­man­te, se pre­sen­ta: Soy Ga­ga, pe­ro pue­des lla­mar­me Ste­fa­ni, di­ce mien­tras ro­dea la mano del pe­rio­dis­ta con sus dos pal­mas. Por su par­te, Coo­per, cons­cien­te de la im­po­si­bi­li­dad de su­pe­rar el efec­to Ga­ga –que aún tie­ne al pe­rio­dis­ta tam­ba­lean­do– se li­mi­ta a es­tre­char la mano con se­gu­ri­dad y re­ga­lar una de esas son­ri­sas de ore­ja a ore­ja que lo han con­ver­ti­do en un ros­tro fa­mi­liar pa­ra el gran pú­bli­co des­de el éxi­to de Resacón en Las Ve­gas (2009).

Coo­per y Ga­ga, que com­par­ten raí­ces ita­loa­me­ri­ca­nas y acen­to neo­yor­quino, se sien­tan fren­te al pe­rio­dis­ta co­no­ce­do­res del éxi­to me­diá­ti­co y de crí­ti­ca en el que se ha con­ver­ti­do su Ha na­ci­do una es­tre­lla des­de el es­treno del film, el día an­te­rior, en la Mos­tra de Ve­ne­cia. Sin em­bar­go, aje­nos al bu­lli­cio y a las qui­nie­las que ya los si­túan co­mo se­rios can­di­da­tos a los pre­mios Os­car, la pa­re­ja mues­tra un hu­mil­dad que se an­to­ja au­tén­ti­ca y que se afian­za en una ge­nui­na devoción mu­tua. Al men­cio­nar­le la evi­den­te quí­mi­ca ac­to­ral, Coo­per es­pe­ta: La quí­mi­ca no se pue­de fin­gir o si­mu­lar. A ve­ces mi­ras a los ojos de una per­so­na y es­tá ahí, y en­ton­ces to­ca tra­ba­jar esa quí­mi­ca pa­ra que res­plan­dez­ca en la pan­ta­lla. A lo que Ga­ga res­pon­de con pi­car­día:

Fue muy fá­cil enamo­rar­se de Brad­ley, afir­ma mien­tras son­ríe ami­ga­ble­men­te a su par­te­nai­re y di­rec­tor.

La ad­mi­ra­ción es mu­tua, pe­ro Ga­ga re­sul­ta es­pe­cial­men­te elo­cuen­te a la ho­ra de ex­po­ner su deu­da pa­ra con Coo­per: Re­cuer­do per­fec­ta­men­te el día en que ba­jé las es­ca­le­ras de mi ca­sa pa­ra fil­mar mi prue­ba de pan­ta­lla pa­ra la pe­lí­cu­la, re­la­ta la can­tan­te. Vi

que Brad­ley te­nía una toa­lli­ta des­ma­qui­lla­do­ra en la mano. Se acer­có a mí y me la pa­só por la ca­ra, de­li­ca­da­men­te. Y me di­jo: Na­da de ma­qui­lla­je.

Aque­llo des­per­tó mi vul­ne­ra­bi­li­dad, y pa­ra al­guien co­mo yo, que no es­tá acos­tum­bra­da a mos­trar ese ti­po de vul­ne­ra­bi­li­dad en pú­bli­co, pre­sen­tar- me así de­lan­te de la cá­ma­ra ha si­do un desafío y una ex­pe­rien­cia ex­cep­cio­nal. Ga­ga no ocul­ta que, a lo lar­go de su vi­da, le ha re­sul­ta­do más fá­cil co­mu­ni­car­se con el mun­do a tra­vés de la per­so­na­li­dad siem­pre cam­bian­te de Lady Ga­ga. Una co­ra­za de la que se li­be­ra en su pri­mer pa­pel pro­ta­go­nis­ta en Holly­wood, aun­que Coo­per, en un ges­to pro­tec­tor, apun­ta que hay que de­jar muy cla­ro que a quien ve­mos en la pan­ta­lla es a Ally Cam­pano, un per­so­na­je de fic­ción, y no a Ste­fa­ni Ger­ma­not­ta, el nom­bre real de Lady Ga­ga.

GAY­NOR, GAR­LAND, STREI­SAND… Y GA­GA

Ha na­ci­do una es­tre­lla es la cuar­ta ver­sión de la mis­ma his­to­ria, en la que una jo­ven ar­tis­ta es des­cu­bier­ta y lan­za­da al es­tre­lla­to por el hom­bre del que se enamo­ra y a quien in­ten­ta ayu­dar en su lu­cha con­tra los fan­tas­mas del al­coho­lis­mo. No es ca­sua­li­dad que es­ta his­to­ria ha­ya si­do adap­ta­da en tan­tas oca­sio­nes, afir­ma Ga­ga: Tie­ne al­go de in­tem­po­ral y uni­ver­sal; es una his­to­ria de amor gol­pea­da por la fra­gi­li­dad hu­ma­na. Ade­más, la au­to­ra de Po­ker Fa­ce ad­vier­te que, a lo lar­go de las dé­ca­das, siem­pre ha exis­ti­do una cu­rio­si­dad por co­no­cer la in­ti­mi­dad de los artistas. To­dos in­tui­mos que de­trás de ca­da es­tre­lla de­be de ha­ber mo­men­tos ál­gi­dos y mo­men­tos ba­jos, y Ha na­ci­do una es­tre­lla te acer­ca a esa reali­dad. Pa­ra Ga­ga, más allá de la di­sec­ción del es­tre­lla­to, la pe­lí­cu­la ha­bla so­bre el co­ra­je, la va­len­tía, la acep­ta­ción de uno mis­mo y del otro, la su­pera­ción de los trau­mas, las adic­cio­nes… Por su par­te, Coo­per, que ade­más de di­ri­gir y pro­ta­go­ni­zar el film, fi­gu­ra co­mo guio­nis­ta, pro­duc­tor y au­tor de al­gu­nas de

“SOY SIM­PLE­MEN­TE UNA AS­PI­RAN­TE A ACTRIZ QUE HA TE­NI­DO LA SUER­TE DE RE­CI­BIR LA CON­FIAN­ZA DE UN GRAN DI­REC­TOR” Lady Ga­ga, actriz

las can­cio­nes, re­ve­la que su ob­je­ti­vo cen­tral era con­tar una his­to­ria de amor a tra­vés de la for­ma más pu­ra de co­mu­ni­ca­ción: la mú­si­ca.

La in­ter­pre­ta­ción de Ga­ga des­per­ta­rá con to­da se­gu­ri­dad com­pa­ra­cio­nes en­tre la ac­tual rei­na del pop y las pro­ta­go­nis­tas de las an­te­rio­res ver­sio­nes de Ha na­ci­do una es­tre­lla: Ja­net Gay­nor (1937), Judy Gar­land (1954) y Bar­bra Strei­sand (1976). Sin em­bar­go, Ga­ga afir­ma no te­ner mie­do: Sé que lo he da­do to­do en es­ta pe­lí­cu­la y, en to­do ca­so, soy cons­cien­te de que no jue­go en la mis­ma li­ga que Gay­nor, Strei­sand y Gar­land, que es mi actriz fa­vo­ri­ta de to­dos los tiem­pos. Soy sim­ple­men­te una as­pi­ran­te a actriz que ha te­ni­do la suer­te de re­ci­bir la con­fian­za de un gran di­rec­tor, com­pa­ñe­ro de re­par­to y ami­go co­mo Brad­ley. Por su par­te, Coo­per no se es­con­de de las com­pa­ra­cio­nes y re­ve­la que su ver­sión de Ha na­ci­do una es­tre­lla es­con­de más de un gui­ño a la ver­sión de 1954: La ima­gen de Ste­fa­ni su­bien­do unas es­ca­le­ras y can­tan­do el pre­lu­dio de Over the Rain­bow, mien­tras apa­re­ce el tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la es un in­ten­to de ho­me­na­je a Gar­land y a la gran pe­lí­cu­la de Geor­ge Cu­kor. Y, lue­go, ro­da­mos la úl­ti­ma es­ce­na de la pe­lí­cu­la en el Sh­ri­ne Au­di­to­rium, don­de trans­cu­rría el in­ter­lu­dio mu­si­cal de 20 mi­nu­tos can­ta­do por Gar­land.

NI TRAM­PA NI CAR­TÓN

Si hay una es­ce­na de la nue­va Ha na­ci­do una es­tre­lla des­ti­na­da a que­dar fi­ja­da en la me­mo­ria del espectador, es aque­lla en la que Ally Cam­pano, el per­so­na­je al que da vi­da Ga­ga –y que lle­va el ape­lli­do de sol­te­ra de la ma­dre de Coo­per–, es arras­tra­da al es­ce­na­rio por la es­tre­lla del country-rock Jack­son Mai­ne (Coo­per). Filmamos aque­lla es­ce­na de­lan­te de pú­bli­co au­tén­ti­co y can­ta­mos en di­rec­to, des­ve­la Ga­ga. Re­cuer­do que, en la úl­ti­ma to­ma, Brad­ley se me acer­có y me di­jo: Es­ta vez so­lo quie­ro que lo pa­ses en gran­de. Y sur­gió al­go má­gi­co, sen­tí de ver­dad que es­ta­ba in­ter­pre­tan­do por pri­me­ra vez una can­ción mía an­te el gran pú­bli­co. Coo­per con­fie­sa que ver a una ar­tis­ta que aca­ba de ac­tuar en la Su­per Bowl trans­for­mar­se, gra­cias a su ta­len­to ac­to­ral, en una can­tan­te no­va­ta fue ex­tra­or­di­na­rio. Ro­da­mos esa se­cuen­cia du­ran­te tres días y, en mu­chas de las to­mas, Ste­fa­ni se caía al sue­lo cuan­do yo la arras­tra­ba al es­ce­na­rio. No que­ría sol­tar­me la mano, es­ta­ba muy ner­vio­sa, to­tal­men­te me­ti­da en el pa­pel. Ese fue el ni­vel de in­ten­si­dad con el que tra­ba­jó el dúo du­ran­te los apre­ta­dos 42 días de ro­da­je de es­ta pro­duc­ción de 38 mi­llo­nes de dó­la­res.

Con su de­ci­sión de can­tar en di­rec­to las can­cio­nes del film, Coo­per ter­mi­nó de ga­nar­se el res­pe­to de Ga­ga: Odio esos mo­men­tos en que, en mi­tad de una pe­lí­cu­la, los per­so­na­jes se po­nen a can­tar y se no­ta que es­tán ha­cien­do play­back, sos­tie­ne la ga­na­do­ra de seis pre­mios Grammy. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de can­tar con mu­chas es­tre­llas de la mú­si­ca, pe­ro a ve­ces ni si­quie­ra los me­jo­res con­si­guen co­nec­tar con­mi­go a la ho­ra de ha­cer un due­to. Sin em­bar­go, con Brad­ley to­do

fue sen­ci­llo; sen­tí que es­ta­ba can­tan­do con un pro­fe­sio­nal: él me acep­tó co­mo actriz y yo a él co­mo mú­si­co, re­ma­ta Ga­ga.

UN DE­BU­TAN­TE CUARENTÓN

A la ho­ra de in­ter­pre­tar a Ally Cam­pano, Ga­ga ad­mi­te que el ma­yor re­to con­sis­tió en en­car­nar la sen­sa­ción de fra­ca­so, la pér­di­da to­tal de con­fian­za en una mis­ma, que es lo que sien­te mi per­so­na­je al prin­ci­pio de la pe­lí­cu­la: no se sien­te be­lla, no cree en sí mis­ma y lo úni­co que la sal­va es el amor y la con­fian­za de Jack (Coo­per). En mi ca­so, cuan­do de­ci­dí que que­ría de­di­car­me a la mú­si­ca, te­nía 19 años y, aun­que tu­ve que arras­trar­me por Nue­va York con mi te­cla­do a cues­tas, nun­ca du­dé de mí mis­ma: te­nía mis can­cio­nes, mis ves­ti­dos y mi show a lo per­for­man­ce art. Pa­ra en­con­trar un víncu­lo di­rec­to con los mie­dos y an­he­los de su per­so­na­je, Ga­ga mi­ra ha­cia sus años de ins­ti­tu­to: En aque­lla épo­ca sí que me sen­tí in­se­gu­ra: su­frí bull­ying y te­nía mu­chos com­ple­jos, pe­ro lue­go me re­sar­cí.

Cuan­do se tra­ta de re­fle­xio­nar so­bre el trans­cur­so del tiem­po, Coo­per adop­ta un tono más li­ge­ro y re­cuer­da una en­tre­vis­ta que le hi­zo Steven So­der­bergh, res­pon­sa­ble de la sa­ga de Ocean’s Ele­ven, a Ri­chard Les­ter, el di­rec­tor de ca­be­ce­ra de The Beatles: Les­ter afir­ma­ba que un di­rec­tor es­ta­ba aca­ba­do a los 38 años, ¡y yo ya ten­go 43!, ríe. Pon­go to­das mis es­pe­ran­zas en el he­cho de que Clint East­wood di­ri­gió Es­ca­lo­frío en la no­che (1971) con 40 años, di­ce en­tre car-

ca­ja­das. East­wood, que di­ri­gió a Coo­per en El fran­co­ti­ra­dor (2014), es­tu­vo a pun­to de lle­var a la pan­ta­lla Ha na­ci­do una es­tre­lla con Be­yon­cé de pro­ta­go­nis­ta (ver da­to).

LA DI­MEN­SIÓN SÓNICA DE LA FA­MA

En Ha na­ci­do una es­tre­lla, el per­so­na­je de Ally Cam­pano sien­te la pre­sión de cam­biar su apa­rien­cia y su es­ti­lo pa­ra al­can­zar el éxi­to de ma­sas. ¿Pa­só Ga­ga por una ex­pe­rien­cia si­mi­lar? Al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra, yo crea­ba mi pro­pia mú­si­ca, pe­ro al no ser la chi­ca más gua­pa del lu­gar, mu­chos eje­cu­ti­vos de dis­co­grá­fi­cas me pro­po­nían com­po­ner pa­ra otras can­tan­tes, de­nun­cia. Yo me afe­rré a mi mú­si­ca con to­das mis fuer­zas y no per­mi­tí que me ale­ja­ran de mis can­cio­nes. Con el tiem­po, su­pe acep­tar cier­tos con­se­jos, pe­ro siem­pre me man­tu­ve fuer­te en cuan­to a pro­te­ger la esen­cia de mi ar­te. Nun­ca qui­se ser sexy co­mo las otras, só­lo que­ría ser yo mis­ma, re­la­ta Ga­ga.

En cuan­to a la re­fle­xión que plan­tea el film acer­ca del es­tre­lla­to, Coo­per de­fien­de que su Jack­son Mai­ne es un ar­tis­ta al que no le preo­cu­pa en ab­so­lu­to la fa­ma. En la pri­me­ra se­cuen­cia de la pe­lí­cu­la, des­pués de ac­tuar an­te mi­les de per­so­nas, lo ve­mos en­ce­rrar­se en su co­che, pe­gar un tra­go de una bo­te­lla de gi­ne­bra y su­mer­gir­se en un po­zo de me­lan­co­lía. Su com­ba­te no es con el ex­te­rior sino con­si­go mis­mo, acla­ra Coo­per. A ni­vel per­so­nal, el ac­tor­di­rec­tor se mues­tra fas­ci­na­do por lo que él lla­ma el ele­men­to só­ni­co de la fa­ma: Cuan­do una ce­le­bri­dad apa­re­ce en pú­bli­co, de re­pen­te lo ro­dea un zum­bi­do en­sor­de­ce­dor, una ca­co­fo­nía de rui­dos, pe­ro un mo­men­to des­pués pue­de es­tar so­lo en una ha­bi­ta­ción en ab­so­lu­to si­len­cio, ex­pli­ca

Coo­per, que se sien­te or­gu­llo­so de ha­ber de­ja­do fue­ra de la pe­lí­cu­la a los pa­pa­raz­zi. Por su par­te, Ga­ga ra­ti­fi­ca las pa­la­bras de su par­te­nai­re: A ve­ces es­toy en un es­ce­na­rio can­tan­do pa­ra mi­les de per­so­nas, con la adre­na­li­na a to­pe, y lue­go me voy al backs­ta­ge, me en­cie­rro en una ha­bi­ta­ción en ab­so­lu­to si­len­cio y pue­do po­ner­me a llo­rar de la emo­ción. Es una ex­pe­rien­cia muy in­ten­sa.

LA SA­BI­DU­RÍA DE LA CÁ­MA­RA

Pre­gun­ta­do acer­ca del es­ti­lo vi­sual de la pe­lí­cu­la, Coo­per mi­ra ha­cia el pa­sa­do, seis años atrás, cuan­do Lars Ul­rich, el ba­te­ría de Me­ta­lli­ca, lo in­vi­tó al backs­ta­ge de un con­cier­to de la ban­da en Nue­va York. Me si­tué jus­to de­trás de la ba­te­ría, ob­ser­van­do a la ban­da en pri­mer plano y a la mu­che­dum­bre tras los fo­cos, re­me­mo­ra Coo­per. La es­tam­pa me re­cor­dó a la ima­gen de Bono de U2 en un pós­ter de Rattle and Hum, y pen­sé que esa pers­pec­ti­va po­día ser muy po­de­ro­sa si se lle­va­ba a la gran pan­ta­lla. De ahí sa­qué la idea de man­te­ner siem­pre una vi­sión sub­je­ti­va en las ac­tua­cio­nes mu­si­ca­les de Ha na­ci­do una es­tre­lla: la cá­ma­ra siem­pre es­tá en el es­ce­na­rio. Ade­más, Coo­per de­fien­de que los en­cua­dres ayu­dan a ilus­trar la per­so­na­li­dad de los per­so­na­jes: Jack, sien­do un hom­bre ator­men­ta­do, es­tá siem­pre in­ten­tan­do evi­tar el con­tac­to di­rec­to con la cá­ma­ra, mien­tras Ally, que tie­ne un al­ma pu­ra, no tie­ne pro­ble­mas pa­ra mi­rar­la de fren­te. De he­cho, Ally apa­re­ce fil­ma­da en pri­mer plano des­de el prin­ci­pio de la pe­lí­cu­la, cuan­do es­tá en el ba­ño sub­te­rrá­neo del res­tau­ran­te en el que tra­ba­ja. La cá­ma­ra sa­be des­de el co­mien­zo que ella tie­ne ma­de­ra de es­tre­lla.

A Star Is Born (Es­ta­dos Uni­dos, 2018, 135 min.). Dir.: Brad­ley Coo­per. DRA­MA MU­SI­CAL.

“RI­CHARD LES­TER AFIR­MA­BA QUE UN DI­REC­TOR ES­TA­BA ACA­BA­DO A LOS 38 AÑOS, ¡Y YO YA TEN­GO 43!” Brad­ley Coo­per, di­rec­tor

DE QUÉ VA: Pe­se a su ta­len­to, Ally (Lady Ga­ga) pa­re­ce ha­ber­le da­do la es­pal­da al sue­ño de con­ver­tir­se en can­tan­te. Se­rá la con­fian­za y el amor de Jack­son Mai­ne (Brad­ley Coo­per), una es­tre­lla del country-rock ator­men­ta­da por el al­coho­lis­mo, lo que la en­ca­mi­ne al éxi­to.

Jack­son (Coo­per) dis­cu­te con su her­mano Bobby (Sam Elliott) an­te la mi­ra­da de Ally (Lady Ga­ga).

Ally sal­ta al es­tre­lla­to ac­tuan­do jun­to a Jack­son.

Dos en la ca­rre­te­ra: Jack­son y Ally, pa­re­ja ar­tís­ti­ca… y al­go más.

Amor ma non trop­po: Jack­son in­ter­pre­ta una de sus com­po­si­cio­nes es­cri­tas pa­ra Ally.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.