Pe­tra. Las dos ca­ras de la ver­dad.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Juan Pan­do. Fotos: Juan Al­da­bal­de­tre­cu.

Dos da­mas de la in­ter­pre­ta­ción, dos ge­ne­ra­cio­nes ca­ra a ca­ra, Bár­ba­ra Len­nie y Ma­ri­sa Pa­re­des mar­can los po­los en­tre los que se mue­ve ‘Pe­tra’, un th­ri­ller en cla­ve fe­me­ni­na, con sello de au­tor y es­truc­tu­ra de tra­ge­dia grie­ga, con el que el di­rec­tor Jaime Ro­sa­les vuel­ve a re­no­var­se, di­ri­gien­do su pe­lí­cu­la más pró­xi­ma al pú­bli­co.

Du­dé mu­cho an­tes de ele­gir a la actriz que iba a in­ter­pre­tar el per­so­na­je de Pe­tra, se sin­ce­ra Jaime Ro­sa­les (Bar­ce­lo­na, 1970), uno de los ci­neas­tas es­pa­ño­les más in­cla­si­fi­ca­bles, que, ade­más, reivin­di­ca su sin­gu­la­ri­dad. A mí no me gus­ta des­cu­brir a los ac­to­res en los tra­ba­jos de los de­más, por­que mis téc­ni­cas y mis per­so­na­jes son muy di­fe­ren­tes a los de los otros. Pre­fie­ro ba­sar­me en los cas­tings y las en­tre­vis­tas que ha­go yo mis­mo. Así es co­mo he com­pues­to siem­pre to­dos mis re­par­tos. De he­cho, pa­ra mí, ver lo que han he­cho los in­tér­pre­tes en otras pe­lí­cu­las, jue­ga en su con­tra más que a su fa­vor. Se em­bar­có en­ton­ces en un cas­ting ex­ten­si­vo e in­ten­si­vo que abar­có prác­ti­ca­men­te a to­das las ac­tri­ces es­pa­ño­las que ron­dan la trein­te­na. So­lo una de las can­di­da­tas su­peró las tres prue­bas a las que las so­me­tió: Bár­ba­ra Len­nie.

BÁR­BA­RA, CO­MO UN DIA­PA­SÓN

Me pa­re­ció muy bue­na actriz, ca­paz de mo­ver­se en un rango dra­má­ti­co muy am­plio, lo que le da más re­co­rri­do al per­so­na­je, des­cri­be el rea­li­za­dor so­bre las vir­tu­des que le con­ven­cie­ron de su pro­ta­go­nis­ta. Es muy ver­sá­til en sus téc­ni­cas, se mue­ve bien en la im­pro­vi­sa­ción di­ri­gi­da, que es el es­ti­lo que me gus­ta, y tie­ne ele­gan­cia na­tu­ral. Esa com­bi­na­ción de ca­ris­ma, be­lle­za y téc­ni­ca fue la que me con­ven­ció pa­ra dar­le el pa­pel.

La pre­sen­cia de la actriz en el ro­da­je no se li­mi­tó a su pro­pia in­ter­pre­ta­ción. Ha si­do co­mo mi dia­pa­són en un re­par­to con tra­yec­to­rias tan dis­pa­res que van des­de una Ma­ri­sa Pa­re­des, gran actriz y es­tre­lla in­ter­na­cio­nal con téc­ni­cas ba­sa­das en el tex­to, has­ta un ac­tor no pro­fe­sio­nal co­mo Joan Bo­tey, con mu­cho pe­so en la tra­ma. El ba­lan­ce de su co­la­bo­ra­ción con la actriz ha si­do

“APE­NAS TEN­GO VI­DA SO­CIAL. MIS AMI­GOS SON LOS DE LA IN­FAN­CIA Y LO ÚNI­CO QUE HA­GO EN MI VI­DA ES DE­DI­CAR­ME AL CI­NE Y ES­TAR CON MI FA­MI­LIA”

muy po­si­ti­vo pa­ra él, a quien le gus­ta apro­xi­mar los per­so­na­jes a la per­so­na­li­dad de quie­nes los in­ter­pre­tan. Me gus­tó mu­cho com­pro­bar que ella ha­bía en­tra­do en ese jue­go y en­con­trar a una Bár­ba­ra que es muy ella y, a la vez, muy di­fe­ren­te a la de otras pe­lí­cu­las. Al­guien de su círcu­lo pró­xi­mo me di­jo tras una de las pri­me­ras pro­yec­cio­nes de Pe­tra: Es­ta es la pe­lí­cu­la en la que Bár­ba­ra se pa­re­ce más a Bár­ba­ra.

Ro­sa­les re­mar­ca de nue­vo lo que con­si­de­ra sus sin­gu­la­ri­da­des co­mo ci­neas­ta cuan­do abor­da la di­rec­ción de ac­to­res. Ten­go un mo­do muy pe­cu­liar de tra­ba­jar con ellos. Ha­cien­do un pa­ra­le­lis­mo, si fue­ra un en­tre­na­dor de fút­bol, más que im­po­ner un sis­te­ma de jue­go tra­ta­ría de sa­car el má­xi­mo par­ti­do de ca­da ju­ga­dor. Por eso con­su­mo tiem­po en en­sa­yos pa­ra ver qué es lo que le va me­jor a ca­da uno. Uti­li­zo ade­más téc­ni­cas muy di­fe­ren­tes en ca­da pe­lí­cu­la.

La re­fe­ren­cia al ba­lom­pié in­tro­du­ce en la con­ver­sa­ción una de sus gran­des afi­cio­nes, jun­to al ajedrez, la pin­tu­ra y la ar­qui­tec­tu­ra, y sus fo­bias. Soy del Ba­rça y eso im­pli­ca odiar a los del Ma­drid, pe­ro en­tien­do que se pue­da ser ma­dri­dis­ta. El Atle­ti me cae sim­pá­ti­co, pe­ro de lo que no se pue­de ser es del Es­pan­yol, (ri­sas). Una de las co­sas más sa­nas que tie­ne el fút­bol es que per­mi­te dar rien­da suel­ta a los ins­tin­tos bá­si­cos, al­go que es bue­ní­si­mo por­que es ino­cuo, al con­tra­rio de lo que ocu­rre en cam­pos co­mo la po­lí­ti­ca.

RE­EN­CUEN­TRO CON SUS AC­TO­RES

El tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la, que es el nom­bre del per­so­na­je de Len­nie, re­sul­ta un po­co en­ga­ño­so, por­que aun sien­do ella el mo­tor de la in­tri­ga, su pa­pel es só­lo un po­co más ex­ten­so que los de Alex Bren­de­mühl y Joan Bo­tey. Es­ta es la pri­me­ra vez que Ro­sa­les ha re­pe­ti­do con al­gu­nos ac­to­res, co­mo Pe­tra Mar­tí­nez, con quien tra­ba­jó en La so­le­dad (2007), cin­ta que ga­nó tres pre­mios Go­ya (Me­jor

Pe­lí­cu­la, Di­rec­tor y Ac­tor Re­ve­la­ción, Jo­sé Luis To­rri­jo), y el pro­pio Bren­de­mühl, pro­ta­go­nis­ta de Las ho­ras del día (2003), ópe­ra pri­ma del rea­li­za­dor. Na­da más aca­bar Her­mo­sa ju­ven­tud (2014), mi pe­lí­cu­la an­te­rior, coin­ci­dí con Alex y me di­jo: Sé que no va­mos a vol­ver a tra­ba­jar jun­tos por­que tú nun­ca re­pi­tes ac­to­res, y ya ves. Él y Ma­ri­sa Pa­re­des fue­ron los dos úni­cos miem­bros del re­par­to a quie­nes no hi­ce au­di­ción. El te­ma de las fo­sas co­mu­nes del fran­quis­mo lo que­ría tra­tar des­de que co­no­cí al fo­tó­gra­fo Cle­men­te Ber­nad, que tie­ne un li­bro ma­ra­vi­llo­so al res­pec­to, y des­de el prin­ci­pio tu­ve cla­ro que Alex era per­fec­to pa­ra el pa­pel. Es al­go que co­nec­ta con la tra­ma del film, en la que hay una ocul­ta­ción, co­mo con las fo­sas, a cau­sa de la que Pe­tra no sa­be quién es su pa­dre. To­man­do co­mo pun­to de par­ti­da a Pe­tra que bus­ca a su pa­dre, cu­ya iden­ti­dad se le ha ocul­ta­do, qui­zá por tra­tar­se de al­guien muy cruel, exis­te la po­si­bi­li­dad de ex­plo­rar la te­má­ti­ca y la es­truc­tu­ra de las tra­ge­dias grie­gas de Só­fo­cles y Es­qui­lo, y del des­tino, que aca­ba im­po­nién­do­se.

TRA­GE­DIA CON TO­QUE FE­ME­NINO

El di­rec­tor ha da­do por con­clui­da su co­la­bo­ra­ción con el dra­ma­tur­go En­ric Ru­fas, con quien es­cri­bió los guio­nes de to­dos sus lar­go­me­tra­jes, sal­vo Ti­ro en la ca­be­za (2008), pa­ra fi­char co­mo co­guio­nis­tas a Cla­ra Ro­quet (10.000 km) y Mi­chel Gaz­tam­bi­de, co­la­bo­ra­dor ha­bi­tual de En­ri­que Ur­bi­zu y ga­na­dor del Go­ya por No ha­brá paz pa­ra los mal­va­dos. Es­ta pe­lí­cu­la, por su dra­ma­tur­gia, pe­día más de un so­lo guio­nis­ta. Una mu­jer jo­ven, con ta­len­to de­mos­tra­do pe­ro que man­tu­vie­ra su fres­cu­ra, pa­ra per­fi­lar bien los per­so­na­jes fe­me­ni­nos. Y un hom­bre, pro­fe­sio­nal con­so­li­da­do, que pu­die­ra apor­tar su ex­pe­rien­cia y re­for­zar la es­truc­tu­ra. El di­rec­tor apro­ve­cha la pe­lí­cu­la pa­ra plan­tear las dis­tin­tas for­mas de en­ten­der el ar­te. Quien ha­ce del ar­te un me­dio pa­ra ga­nar po­der y di­ne­ro, el per­so­na­je de Joan Bo­tey; quien lo uti­li­za co­mo te­ra­pia, el de Bár­ba­ra, y pa­ra quien es un me­dio de co­mu­ni­ca­ción so­cial y po­lí­ti­ca, o sea el de Bren­de­mühl. ¿Dón­de me en­cuen­tro yo? Pro­ba­ble­men­te en nin­guno y en to­dos, in­clui­do el pri­me­ro, por­que

creo que es­tá bien con­se­guir el éxi­to y ga­nar di­ne­ro con ello. No es­toy de nin­gu­na ma­ne­ra en con­tra del co­mer­cio del ar­te.

Li­cen­cia­do en Em­pre­sa­ria­les y for­ma­do co­mo ci­neas­ta, en­tre otros lu­ga­res, en la pres­ti­gio­sa es­cue­la cu­ba­na de San Antonio de los Ba­ños, don­de re­ci­bió cla­ses de los her­ma­nos Coen, Fran­cis F. Cop­po­la, Cos­taGa­vras o Icíar Bo­llaín, Ro­sa­les se man­tie­ne fiel a la lí­nea de ex­pe­ri­men­ta­ción y rup­tu­ra que mar­có des­de su de­but con Las ho­ras del día, re­la­to es­ti­li­za­do de un psi­có­pa­ta ase­sino en se­rie. A es­ta si­guie­ron La so­le­dad, con su efec­to mul­ti­pan­ta­lla, o Ti­ro en la ca­be­za, fil­ma­da con te­le­ob­je­ti­vo y sin oír­se los diá­lo­gos.

Yo, a la vez que cons­tru­yo una dra­ma­tur­gia, ideo una ma­triz fíl­mi­ca, que es la ma­ne­ra co­mo voy a ro­dar­la. Pa­ra mí es tan im­por­tan­te la una co­mo la otra. Creo una ma­triz dis­tin­ta, pe­lí­cu­la a pe­lí­cu­la, y cuan­do ya me la sé cam­bio de ma­triz. Así que nun­ca aca­bo de per­fec­cio­nar nin­gu­na de ellas y soy una es­pe­cie de Sí­si­fo del ci­ne. Cuan­do subo una ma­triz a la mon­ta­ña, ¡pum!, se cae y vuel­vo a em­pe­zar des­de aba­jo. No aca­bo de de­fi­nir una ma­triz que sea re­co­no­ci­ble en mi tra­ba­jo.

UN ÁN­GEL PA­SÓ POR EL PLA­TÓ

Pe­tra se ba­sa en una cá­ma­ra que es­tá siem­pre en sua­ve mo­vi­mien­to y que fil­ma en plano se­cuen­cia. Esa cá­ma­ra es, a la vez, una pre­sen­cia hu­ma­na y di­vi­na. Es un tes­ti­go que no in­ter­vie­ne en lo que acon­te­ce, por lo que la lla­má­ba­mos ‘El án­gel’.

En un te­rreno mu­cho más hu­mano se man­tie­ne el ci­neas­ta en el pla­tó, aun­que sin ol­vi­dar ja­más que se tra­ta de un lu­gar de tra­ba­jo. Al ac­tor se le di­ri­ge den­tro y fue­ra del set. Yo de­ci­do ca­da día con quién al­muer­zo, a qué ho­ra con­vo­co a ca­da ac­tor y quién me acom­pa­ña­rá en el co­che. Pe­ro es tra­ba­jo pu­ro. No son mis ami­gos, tam­po­co lo son los téc­ni­cos. En es­to soy un po­co ra­ro por­que lo ha­bi­tual es que se es­ta­blez­can la­zos fra­ter­na­les en los ro­da­jes. Mis ami­gos son los que hi­ce en la in­fan­cia. To­do mi tiem­po li­bre lo de­di­co a los míos, a mi fa­mi­lia. Ten­go una hi­ja de 12 años y otra de 14, y me en­can­ta con­ci­liar, es­tar con ellas, con mi mu­jer, sus pa­dres y los míos. Ten­go muy po­ca vi­da so­cial. Lo úni­co que ha­go en la vi­da es ro­dar pe­lí­cu­las y es­tar con mi fa­mi­lia.

MA­RI­SA PA­RE­DES, FI­CHA­JE FE­LIZ

Des­de el mis­mo na­ci­mien­to del pro­yec­to, Ro­sa­les, que es co­pro­duc­tor de sus films con su sello Fres­de­val Films, di­se­ña su fi­nan­cia­ción. Cuan­do mon­to una pro­duc­ción no es só­lo pa­ra con­se­guir di­ne­ro, sino tam­bién pa­ra que los pro­duc­to­res me apor­ten ideas. Es­ta es mi pri­me­ra pe­lí­cu­la que lle­va mú­si­ca más allá de la que pue­de es­cu­char­se den­tro de la pro­pia fic­ción. La pro­duc­to­ra da­ne­sa me pro­pu­so al com­po­si­tor Kris­tian Eid­nes An­der­sen, co­la­bo­ra­dor de Lars von Trier y au­tor de la ban­da de Ida (Pa­wel Paw­li­kows­ki, 2013), y me con­ven­ció. Bus­ca­ba a una di­rec­to­ra de fo­to­gra­fía, y gra­cias a la pro­duc­to­ra fran­ce­sa he con­ta­do con Hé­lè­ne Lou­vart. Fue el pro­duc­tor es­pa­ñol, Jo­sé Ma­ría Mo­ra­les, de Wan­da, quien me pro­pu­so a Ma­ri­sa Pa­re­des. Nos ti­ra­mos ella y yo a la pis­ci­na sin preám­bu­los y ha re­sul­ta­do una idea fe­li­cí­si­ma. El tra­ba­jo con Ma­ri­sa ha si­do de las co­sas que más sa­tis­fac­ción me han da­do por­que nun­ca ha­bía coin­ci­di­do con al­guien co­mo ella. Al ser una es­tre­lla tie­ne una per­so­na ac­to­ral muy for­ja­da y eso ha­bía que rom­per­lo. Se lo di­je el pri­mer día y ella, que es muy in­te­li­gen­te, lo com­pren­dió y lo acep­tó, aun­que me ad­vir­tió: No sé si lo lo­gra­re­mos. Es­ta­ba tan só­li­da­men­te cons­trui­da y le ha apor­ta­do tan­tas co­sas bue­nas que nos ha si­do muy di­fí­cil lo­grar­lo. Fue un ca­mino pre­cio­so que em­pren­di­mos jun­tos. Hu­bo reunio­nes, lá­gri­mas, aban­do­nos. En pú­bli­co la lle­va­ba en­tre al­go­do­nes, pe­ro cuan­do nos que­dá­ba­mos ella y yo en pri­va­do, era a la­ti­ga­zos, y nos de­cía­mos de to­do. Tu­ve que es­cul­pir su per­so­na­je a martillazos, mien­tras que con el de Bár­ba­ra me ha­bía bas­ta­do ras­par con un cin­cel. Creo que soy uno de los di­rec­to­res con los que más ha su­fri­do.

ES­TRENO: 19 OC­TU­BRE

Pe­tra (Es­pa­ña, Fran­cia, Di­na­mar­ca, 2018, 107 min.). Dir.: Jaime Ro­sa­les. DRA­MA.

1. A Jaime Ro­sa­les le gus­ta me­di­tar los pa­sos crea­ti­vos que ha de to­mar.2. Juan­jo (Che­ma del Bar­co), a la iz­da., con su hi­jo Pau (Oriol Pla).3. Pe­tra (Bár­ba­ra Len­nie) en el ta­ller de Jau­me ( Joan Bo­tey), el es­cul­tor.4. Pe­tra co­no­ce a Ma­ri­sa (Ma­ri­sa Pa­re­des), la es­po­sa de Jau­me.5. Lu­cas (Alex Bren­de­mühl), hi­jo de Ma­ri­sa y Jau­me, sue­le sa­lir de ca­za.

1. Ma­ri­sa Pa­re­des ofre­ce re­gis­tros nue­vos en su la­bor pa­ra Ro­sa­les.2. Bár­ba­ra Len­nie ha­ce una crea­ción muy per­so­nal en el pa­pel de Pe­tra.3. Ma­ri­sa y Bár­ba­ra, dos da­mas de la in­ter­pre­ta­ción fren­te a fren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.