La som­bra de la ley. Gáns­ters ma­de in Spain.

El di­rec­tor ga­lle­go Da­ni de la To­rre nos su­mer­ge con ‘La som­bra de la ley’ en una su­per­pro­duc­ción que re­vi­ve la con­vul­sa Bar­ce­lo­na de los años 20, don­de rei­na­ba la co­rrup­ción y las di­fe­ren­cias en­tre ma­to­nes, po­li­cías y anar­quis­tas se re­sol­vían a ba­se de p

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ana San­tos.

Aveces una cri­sis crea­ti­va pue­de ser el co­mien­zo de al­go gran­de. Y si no que se lo pre­gun­ten al di­rec­tor Da­ni de la To­rre (Mon­for­te de Le­mos, 1975), que tras el éxi­to de su ópe­ra pri­ma El des­co­no­ci­do (2015), tra­ta­ba en vano de que las mu­sas le re­ga­la­sen una bue­na his­to­ria cuan­do se cru­zó en su ca­mino La som­bra de la ley. El guio­nis­ta Al­ber­to Ma­ri­ni y yo in­ten­tá­ba­mos dar con una bue­na idea pe­ro no nos sa­lía na­da. ¡Es que no es tan fá­cil! –re­co­no­ce De la To­rre en­tre ri­sas–. Fue la pro­duc­to­ra Em­ma Lus­tres, de Va­ca Films, quien le brin­dó el guión. No te di­go de qué va pe­ro es una pe­li que na­die quie­re ha­cer por­que es muy cos­to­sa y com­pli­ca­da de ro­dar. Cuan­do lo leí, pen­sé, ¿una his­to­ria de gáns­te­res en Es­pa­ña? Pe­ro me pi­có la cu­rio­si­dad y co­men­cé a in­ves­ti­gar; me com­pré li­bros, vi ví­deos de la épo­ca y des­cu­brí que la Bar­ce­lo­na de la dé­ca­da de los 20, ade­más de no ser muy di­fe­ren­te de otras ciu­da­des de ma­to­nes, era un en­cla­ve ri­co por­que ven­día de to­do a los paí­ses alia­dos tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Y ya se sa­be que cuan­do hay di­ne­ro, hay ocio y hay vi­cio. Nues­tro ci­ne sue­le mos­trar una ver­sión más ru­ral y po­bre de la Es­pa­ña de la épo­ca pe­ro tam­bién ha­bía pro­gre­so.

Y gra­ves con­flic­tos so­cia­les y po­lí­ti­cos. Por­que en los lo­cos años 20 de nues­tro país no im­pe­ra­ba la ley se­ca co­mo en Los in­to­ca­bles de Eliot Ness pe­ro sí el pis­to­le­ris­mo que en­fren­ta­ba a gáns­te­res, po­li­cías, anar­quis­tas en pie de gue­rra y mu­je­res que reclamaban sus de­re­chos.

POL­VO­RÍN CA­ÑÍ

En es­te pol­vo­rín se desa­rro­lla es­ta his­to­ria es­cri­ta por Pat­xi Amez­cua e ins­pi­ra­da en he­chos reales: el po­li­cía Aní­bal Uriar­te (Luis To­sar, que ya pro­ta­go­ni­zó su de­but y que aquí asu­me un rol con mo­ti­va­cio­nes am­bi­guas pa­ra el espectador) lle­ga a Bar­ce­lo­na pa­ra in­ves­ti­gar el ro­bo a un tren mi­li­tar car­ga­do de ar­mas pe­ro ten­drá que en­fren­tar­se a sus com­pa­ñe­ros co­rrup­tos (Vi­cen­te Ro­me­ro y Er­nes- to Al­te­rio), al to­do­po­de­ro­so due­ño de un ca­ba­ret (Ma­no­lo So­lo) y a sus sen­ti­mien­tos por Sa­ra (Mi­che­lle Jen­ner), una apa­sio­na­da anar­quis­ta. Siem­pre he sen­ti­do fas­ci­na­ción por las pe­lí­cu­las de ma­fio­sos; re­cuer­do có­mo me im­pac­tó de ni­ño Éra­se una vez en Amé­ri­ca. ¿Y cuán­tas ve­ces te pa­sa por de­lan­te la opor­tu­ni­dad de ro­dar una? Así que no me re­sis­tí a ha­cer­la pe­ro pu­se co­mo con­di­ción que la pro­duc­ción fue­ra de ca­li­dad. En La som­bra de la ley to­do tie­ne que es­tar pen­sa­do al mi­lí­me­tro, no va­le cual­quier lo­ca­li­za­ción, ni cual­quier co­che o pei­na­do.

Y las es­ce­nas de ac­ción exi­gen un gran es­fuer­zo téc­ni­co. Si no, la pe­lí­cu­la no iba a ser creí­ble pa­ra el pú­bli­co y yo po­día con­ver­tir­me en el haz­me­rreír de la pro­fe­sión. Ha si­do un ro­da­je tan ex­te­nuan­te que aho­ra bromeo con que mi pró­xi­ma pe­lí­cu­la se­rá so­bre una par­ti­da de ajedrez. Mi mie­do en una his­to­ria co­ral co­mo es­ta era que al­gu­nos per­so­na­jes que­da­ran des­di­bu­ja­dos, pe­ro aquí to­dos

“NUES­TRO CI­NE SUE­LE MOS­TRAR UNA VER­SIÓN MÁS PO­BRE DE LA ES­PA­ÑA DE LA ÉPO­CA PE­RO BAR­CE­LO­NA NO ERA MUY DI­FE­REN­TE DE OTRAS CIU­DA­DES DE MA­TO­NES”

tie­nen una gran per­so­na­li­dad. No que­ría po­li­cías ame­ri­ca­nos sino al­go más ca­ñí y que las mu­je­res tu­vie­ran su pro­pia voz en una pe­lí­cu­la tan mas­cu­li­na. De he­cho, son ellas las que des­en­ca­de­nan el fi­nal, ex­pli­ca.

PRE­MI­SA LU­MIÈ­RE

De la To­rre no ocul­ta que su in­ten­ción co­mo ci­neas­ta siem­pre ha si­do en­tre­te­ner. ¡Cuan­do man­da­ba a los fes­ti­va­les mis pri­me­ros cor­tos me da­ban unos pa­los tre­men­dos por­que eran de ac­ción! Yo he cre­ci­do con Bour­ne y La jungla de cris­tal aun­que tam­bién me gus­tan las pro­pues­tas arries­ga­das y el ci­ne de au­tor. Pe­ro yo no soy un ge­nio co­mo Al­mo­dó­var, de esos hay muy po­cos. Los her­ma­nos Lu­miè­re afir­ma­ban que ‘era ma­ra­vi­llo­so po­der en­tre­te­ner y di­ver­tir a la gen­te’ y creo que esa pre­mi­sa si­gue sien­do vá­li­da. Y si de pa­so pro­fun­di­za­mos en de­ter­mi­na­dos te­mas o con­se­gui­mos que el ci­ne nos ha­ga me­jo­res, ge­nial.

ES­TRENO: 11 OC­TU­BRE La som­bra de la Ley (Es­pa­ña, Fran­cia, 2018, 126 min.). Dir.: Da­ni de la To­rre. TH­RI­LLER.

1. El gru­po de po­li­cías li­de­ra­do por Luis To­sar (Aní­bal).2. Adria­na To­rre­be­jano (Lo­la) es la es­tre­lla del ca­ba­ret El Edén.3. Mi­che­lleJen­ner es Sa­ra, la anar­quis­ta que lu­cha por los de­re­chos de las mu­je­res.4. To­sar y Jen­ner, ¿una his­to­ria de amor im­po­si­ble?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.