YOU YOU YOU Di­se­ña tu men­te

Des­cu­bre el De­sign Thin­king, la me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo que arra­sa en las com­pa­ñías pun­te­ras del mun­do. El se­cre­to: lo im­por­tan­te es la per­so­na y tu ima­gi­na­ción.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: G.H. Ilus­tra­ción: Gon­za­lo Mui­ño

“Se tra­ta de una me­to­do­lo­gía que, me­dian­te la sen­si­bi­li­dad del di­se­ña­dor y sus di­fe­ren­tes y múl­ti­ples téc­ni­cas de re­so­lu­ción de pro­ble­mas, es ca­paz de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas de una for­ma tec­no­ló­gi­ca­men­te fac­ti­ble y co­mer­cial­men­te via­ble”, nos ex­pli­ca Ma­til­de Martínez Casanovas, di­rec­to­ra del In­no­va­tion Fac­tory™ Ins­ti­tu­te y de Creain­no­va™ Ins­ti­tu­te.

Los 5 pa­sos. En cuan­to al pro­ce­so de desa­rro­llo De­sign Thin­king se di­vi­de en cin­co in­elu­di­bles pa­sos: “Em­pa­ti­zar con las per­so­nas que dis­fru­ta­rán de nues­tro tra­ba­jo, hay que ob­ser­var­les, en­ten­der­les, in­ten­tar sen­tir lo que sien­ten; de­fi­nir, pa­ra po­der se­lec­cio­nar qué ne­ce­si­da­des con­cre­tas va­mos a so­lu­cio­nar; idear, ya es­ta­mos lis­tos pa­ra uno de los mo­men­tos más atrac­ti­vos del mé­to­do, la eclo­sión crea­ti­va pa­ra ge­ne­rar ideas (las re­glas in­ne­go­cia­bles son: no cri­ti­car las apor­ta­cio­nes de los de­más, ge­ne­rar cuan­tas más ideas me­jor y ha­cer­lo en un cli­ma dis­ten­di­do y de di­ver­sión pro­fe­sio­na­li­za­da); pro­to­ti­par, con­ver­tir las me­jo­res ideas en di­se­ños reales que las per­so­nas pue­dan ver, to­car y con las que pue­dan in­ter­ac­tuar; y tes­tear, con una pe­que­ña mues­tra, de­jar que to­quen y ex­pe­ri­men­ten, aguan­tar la res­pi­ra­ción, sin per­der la son­ri­sa, y es­cu­char sus opi­nio­nes fi­na­les”, alec­cio­na y acon­se­ja Ma­til­de Martínez Casanovas. ¿Un mé­to­do pa­ra to­dos? “El De­sign Thin­king se pue­de apli­car allí don­de la in­ter­ac­ción con los clien­tes o usua­rios nos ofrez­ca un pro­ble­ma por re­sol­ver o me­jo­rar y don­de las po­ten­cia­les al­ter­na­ti­vas pa­ra su so­lu­ción sean más di­ver­sas”, ra­zo­na nues­tra ex­per­ta. Ca­da pa­so tie­ne sus téc­ni­cas. Re­pa­sa­mos al­gu­nas:

World Cof­fee. Pe­que­ñas con­ver­sa­cio­nes con ca­rác­ter pri­va­do, en un am­bien­te re­la­ja­do. Los par­ti­ci­pan­tes van ro­tan­do, tras­la­dan­do las ideas por las di­fe­ren­tes me­sas. Fo­men­ta la cohe­sión del gru­po, cam­bios de pers­pec­ti­va y el ac­ce­so a una in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va.

Clus­te­ri­ng. Téc­ni­ca pa­ra or­ga­ni­zar la in­for­ma­ción, en una pa­red la co­lo­ca­mos y la di­vi­di­mos por gru­pos o ra­ci­mos de con­te­ni­dos. Des­pués por gru­pos se es­tu­dian pa­ra ver los da­tos re­le­van­tes.

HMW Ques­tions. Las pre­gun­tas “¿Có­mo po­dría­mos...?”, tam­bién lla­ma­das “HMW ques­tions”, son el es­la­bón en­tre las re­ve­la­cio­nes y la ge­ne­ra­ción de ideas. Las res­pues­tas son las ideas que cons­trui­rán nues­tra so­lu­ción in­no­va­do­ra.

El equi­po, la gran cla­ve. Si el nú­cleo es la crea­ti­vi­dad, la cla­ve es un buen equi­po y un en­torno pro­pi­cio pa­ra desa­rro­llar esa ener­gía crea­ti­va. “El se­cre­to es­tá en la mez­cla de ge­ne­ra­cio­nes, culturas, gé­ne­ros y es­pe­cia­li­da­des pro­fe­sio­na­les”, ex­pli­ca Ma­til­de. “Es­ta di­ver­si­dad choca fron­tal­men­te con­tra las pa­re­des de los des­pa­chos. La nue­va cul­tu­ra hi­per­co­nec­ta­da del si­glo XXI es­tá arro­llan­do di­chas ba­rre­ras, dan­do pa­so a un cli­ma abier­to de al­ta par­ti­ci­pa­ción en­tre de­par­ta­men­tos, den­tro y fue­ra de la or­ga­ni­za­ción”, ex­pli­ca Martínez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.