Ex­pe­rien­cia: El lu­jo es ir con ellos

Mu­seos, ga­le­rías y ca­sas de subas­tas son el nue­vo pla­ce to be de los jó­ve­nes es­pa­ño­les. ¿Los cul­pa­bles? We­co­llect Club, un gru­po de fri­kis ob­se­sio­na­dos con ac­tua­li­zar el mer­ca­do del ar­te a tra­vés de un lu­jo muy es­ti­mu­lan­te: vi­vir ex­pe­rien­cias de 360º.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Ele­na R. Ba­llano

Sur­gie­ron ha­ce un año y me­dio con la in­ten­ción de re­vi­ta­li­zar el sec­tor del co­lec­cio­nis­mo en nues­tro país; un am­bi­cio­so pro­yec­to que, tras va­rios me­ses de ro­da­je, con­tac­tos y bo­ca a bo­ca, no po­día pin­tar me­jor. En un tiem­po ré­cord, han mul­ti­pli­ca­do el nú­me­ro de apa­sio­na­dos por el cu­bis­mo, ayu­da­do a bri­llan­tes ar­tis­tas emer­gen­tes y lo­gra­do ha­cer que per­so­nas que nun­ca ha­bían pi­sa­do una ga­le­ría, se mue­van por sus sa­las co­mo pe­ces en el agua. El se­cre­to de su éxi­to es ofre­cer un paquete de ex­pe­rien­cias y ser vi­cios con los que re­des­cu­brir, des­de den­tro, el mun­do del ar­te. O co­mo ellos mis­mos ex­pli­can, “bus­car a per­so­nas que es­tán f ue­ra del círcu­lo pa­ra me­ter­les den­tro y ha­cer­les vi­vir una ex­pe­rien­cia de 360 gra­dos”.

Co­pa de vino en mano, nos co­la­mos en una de las ga­le­rías más pres­ti­gio­sas de Ma­drid pa­ra des­cu­brir, jun­to a En­ri­que del Río y Amaia de Me­ña­ka, fun­da­dor y je­fa de ope­ra­cio­nes de We­co­llect Club –el pri­mer club de co­lec­cio­nis­mo de Es­pa­ña–, có­mo ocho trein­ta­ñe­ros han con­ver­ti­do un pa­sa­tiem­po mi­no­ri­ta­rio en una for­ma de vi­da con ca­da vez más adep­tos en­tre los mi­llen­nials de la ca­pi­tal. GLAMOUR: Reac­ti­var el co­lec­cio­nis­mo no es una la­bor sen­ci­lla. ¿Qué lle­va a un gru­po de jó­ve­nes a em­bar­car­se en una aven­tu­ra co­mo és­ta? AMAIA: To­do sur­ge por una ne­ce­si­dad que te­nía el mer­ca­do del ar­te es­pa­ñol. Hay co­lec­cio­nis­tas, pe­ro no son mu­chos y la ma­yo­ría de eda­des avan­za­das. Nos preo­cu­pa­ba pen­sar qué pa­sa­ría cuan­do des­apa­re­cie­ra es­ta ge­ne­ra­ción. Ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de po­ner una so­lu­ción al pro­ble­ma. Te­nía­mos que ac­ti­var el co­lec­cio­nis­mo jo­ven. GLAMOUR: En­ri­que, ¿qué que­rías cuan­do lan­zas­te We­co­llect Club? EN­RI­QUE: Du­ran­te mi épo­ca uni­ver­si­ta­ria creé la web ho­ye­sar­te.com. La

IR DE GA­LE­RÍAS HOY SÍ ES DI­VER­TI­DO

gen­te no pa­ra­ba de pre­gun­tar­me qué po­día com­prar, dón­de po­día ir, qué ex­po­si­ción te­nía que ver. Me di cuen­ta de que en nues­tro en­torno ha­bía per­so­nas que les en­can­ta­ba el ar­te pe­ro no te­nían las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra dis­fru­tar­lo. Con­tra­ria­men­te a otros sec­to­res co­mo la gas­tro­no­mía o las nue­vas tec­no­lo­gías, si no tie­nes a tu al­re­de­dor a pro­fe­sio­na­les del sec­tor pue­de pa­re­cer un mun­do muy ale­ja­do.

GLAMOUR: ¿Có­mo ha­céis pa­ra fi­char nue­vos co­lec­cio­nis­tas?

AMAIA: El mun­do del co­lec­cio­nis­mo tie­ne tres pi­la­res: hay que sa­ber de ar­te, ver ar­te y es­tar bien res­pal­da­do. De ahí sur­gen nues­tras tres ra­mas. Or­ga­ni­za­mos even­tos, vi­si­tas a ga­le­rías y fe­rias pa­ra que la gen­te es­té en con­tac­to con las obras.

Ade­más, im­par­ti­mos cur­sos de for­ma­ción pa­ra au­men­tar sus co - no­ci­mien­tos y les acon­se­ja­mos a la ho­ra de com­prar, gra­cias a nues­tro de­par­ta­men­to de ase­so­ra­mien­to. Los so­cios tie­nen cu­bier­tos to­dos los cam­pos ne­ce­sa­rios pa­ra co­lec­cio­nar so­bre seg uro. GLAMOUR: Uno de los pun­tos fuer­tes de We­co­llect Club son las di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias que ofre­céis.

EN­RI­QUE: Es­ta­mos en la era em­pre­sa­rial de las ex­pe­rien­cias. To­dos bus­can ofre­cer un ex­tra a sus clien­tes. Cuan­do pien­sas en el ar­te... to­do son ex­pe­rien­cias. Con ese marco, só­lo te­nía­mos que apor­tar nues­tro gra­ni­to de are­na. GLAMOUR: ¿Có­mo reac­cio­na la gen­te?

AMAIA: Cuan­do en­tien­des có­mo es es­te mun­do, te pi­ca la cu­rio­si­dad y quie­res sa­ber más. Nor­mal­men­te, la gen­te que va a una ga­le­ría ve unas obras y se va sin nin­gún ti­po de in­for­ma­ción. No­so­tros ofre­ce­mos al so­cio mu­cho más. Sa­lir de ahí y te­ner el pun­to de vis­ta del ga­le­ris­ta, te­ner la opor­tu­ni­dad

de co­no­cer al ar­tis­ta, to­mar­te un vino con no­so­tros, co­no­cer gen­te nue­va... GLAMOUR: Es­ta for­ma de vi­vir el ar­te es to­tal­men­te nue­va en Es­pa­ña. ¿Qué ciu­da­des nos lle­van la de­lan­te­ra?

AMAIA: Londres, Ber­lín, Nue­va York, o Pa­rís. Allí, la gen­te jo­ven acu­de ca­da fin de se­ma­na con sus pa­re­jas a ver ga­le­rías. Me pa­re­ce ge­nial. Lo que yo ha­go por tra­ba­jo, el an­ti­plan pa­ra mu­chos de mis ami­gos, allí es lo nor­mal. Com­pran y aho­rran pa­ra co­lec­cio­nar. Pa­ra ellos es di­ver­ti­do y les com­ple­ta co­mo per­so­nas. GLAMOUR: ¿Qué os di­ce el sec­tor? EN­RI­QUE: Es­to no es una pro­pues­ta de

out­si­ders que mon­tan una em­pre­sa des­de fue­ra. To­do el mun­do nos co­no­cía, tan­to las ga­le­rías co­mo los ar­tis­tas. El tra­to con ellos ha si­do fá­cil. Sa­ben que es una pro­pues­ta ami­ga­ble que in­ten­ta su­mar y crear mer­ca­do. GLAMOUR: Una vez ini­cia­do el ca­mino, ¿ha­cia dón­de que­réis ir? EN­RI­QUE: Si se cui­da e in­cor­po­ran es­tra­te­gias de otros sec­to­res, el co­lec­cio­nis­mo es un mer­ca­do que se pue­de am­pliar mu­cho más. La tar­ta es muy gran­de y hay una por­ción pa­ra to­dos.

EL AR­TE SE CON­VIER­TE EN EL HOB­BIE DE MO­DA

Vi­si­ta al ta­ller de un pin­tor or­ga­ni­za­da por We­co­llect Club.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.