Re­pi­te con­mi­go: “TÚ VA­LES MU­CHO”

Las es­cue­las de in­ter­pre­ta­ción re­cha­za­ron a Sa­mi­ra Wi­ley. Una au­di­ción des­pe­jó to­das sus du­das.

Glamour (Spain) - - You You You - Tex­to: Emily Maha­ney

De­ci­dí que que­ría ser ac­triz en el ins­ti­tu­to, cuan­do vi a una chi­ca re­ci­tar Ego-trip­ping, de Nik­ki Gio­van­ni, en un con­cur­so de ora­to­ria. Ella trans­for­mó aquel tex­to en una ver­da­de­ra his­to­ria y pen­sé: eso es lo que quie­ro. Con el mo­nó­lo­go “El re­loj mar­ca las 9”, de Romeo y Ju­lie­ta, ga­né un con­cur­so de Sha­kes­pea­re. Que­ría es­tu­diar in­ter­pre­ta­ción y so­li­ci­té pla­za en las es­cue­las más im­por­tan­tes, in­clui­da la Uni­ver­si­dad de Nue­va York. Ner­vio­sa, pe­ro se­gu­ra de mí mis­ma, iba a las au­di­cio­nes e in­ter­pre­ta­ba el mo­nó­lo­go de Ju­lie­ta y uno de Fen­ces. Pron­to co­men­za­ron las de­silu­sio­nes. A ve­ces los so­bres eran tan fi­nos que se tras­pa­ren­ta­ba la di­cho­sa fra­se: “Sen­ti­mos co­mu­ni­car­le que...”. Me re­cha­za­ron en to­das las es­cue­las de in­ter­pre­ta­ción en las que hi­ce mi so­li­ci­tud aquel año, obli­gán­do­me a afron­tar la reali­dad: “Sa­mi­ra, no eres tan bue­na co­mo pa­ra su­bir a un es­ce­na­rio de ver­dad”.

Cam­bio de pla­nes. Hi­ce nue­vos pla­nes. Ir a la Uni­ver­si­dad de Tem­ple, una es­cue­la li­be­ral de Ar­tes, en la que hi­ce la so­li­ci­tud co­mo plan B, y con­se­guir tra­ba­jo en el backs­ta­ge, co­mo di­rec­to­ra de cás­ting o al­gún pues­to pa­re­ci­do, pa­ra al me­nos así es­tar cer­ca del mundo que ama­ba. Sin em­bar­go, una de mis pro­fe­so­ras en el pri­mer se­mes­tre, una de las más im­por­tan­tes y de las más du­ras, lo cam­bió to­do. Un día me lle­vó apar­te y me di­jo: “De­be­rías ha­cer la au­di­ción pa­ra al­gu­na es­cue­la más im­por­tan­te que és­ta”. Fue co­mo “oh no, otra vez...”. Lo ha­bía in­ten­ta­do en to­das, me­nos en la Jui­lliard. “Con­si­gue una au­di­ción en Jui­lliard”, me con­tes­tó. Lo in­ten­té, aun­que es­ta­ba se­gu­ra de que de nue­vo me re­cha­za­rían. Es­ta­ba se­gu­ra de que mi nom­bre se­ría el úl­ti­mo de la lis­ta, cuan­do es­cu­ché a to­dos de­cir: “Dios mío só­lo han ad­mi­ti­do a tres”. Ja­más ol­vi­da­ré el mo­men­to en que me acer­qué a aquel pa­pel, lo es­ca­neé con la vis­ta y vi W-wi­ley. Jui­lliard me da­ba una con­fian­za que nun­ca ha­bía te­ni­do.

Con­fian­za es la cla­ve. Mi­ran­do ha­cia atrás, hoy le di­ría a la Sa­mi­ra de 18 años: una opi­nión no es la ver­dad. Si­gue in­ten­tán­do­lo. Sé pa­cien­te. Al­guien me di­jo una vez que pa­ra al­can­zar el éxi­to se ne­ce­si­ta un pa­pel per­fec­to, la per­so­na co­rrec­ta, el proyecto co­rrec­to, el tiem­po pre­ci­so. He si­do ben­de­ci­da con to­do ello en los pa­pe­les de Pous­sey, en Oran­ge Is the New Black, y Moi­ra, en The Hand­maid’s Ta­le. Me sien­to muy or­gu­llo­sa de esos pa­pe­les. Por su­pues­to, hay oca­sio­nes en las que fla­queo. Cuan­do en una au­di­ción veo a ac­tri­ces y ac­to­res a los que ad­mi­ro me cues­tiono a mí mis­ma. Com­ba­tir la in­se­gu­ri­dad es un re­to dia­rio. Tie­nes que de­cir­te a ti mis­ma lo que va­les. Es­pe­ro que to­das las mu­je­res lle­gue­mos al­gún día a no te­ner que re­cor­dar­nos lo que va­le­mos. Que, sim­ple­men­te, lo se­pa­mos: “Yo val­go mu­cho y me­rez­co to­das las opor­tu­ni­da­des que se me ofrez­can”.

Sa­mi­ra Wi­ley en la se­rie que la lan­zó in­ter­na­cio­nal­men­te, Oran­ge Is the New Black. La en­con­tra­rás en Mo­vis­tar+.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.