YA NO ES ABU­RRI­DO

EL TRA­JE El dos pie­zas y sus va­rian­tes se ale­jan del en­torno la­bo­ral pa­ra con­ver­tir­se en tus fa­vo­ri­tos. Su nue­va y po­de­ro­sa si­lue­ta, flui­da y de­sen­fa­da­da, lo con­vier­ten en tu pren­da fe­ti­che pa­ra el día y la no­che.

Glamour (Spain) - - Glam Magazine - Tex­to: Pau­la Ro­bles.

afi­na­les del pa­sa­do año, po­cos ima­gi­na­ban unas elec­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas cu­ya ven­ce­do­ra no fue­se Hi­llary Clinton. Sin em­bar­go, aun­que a día de hoy la ve­te­ra­na política se en­cuen­tra prác­ti­ca­men­te re­ti­ra­da, su es­ti­lo –li­ga­do du­ran­te la cam­pa­ña a un uni­for­me con­sis­ten­te en el tra­je pan­ta­lón– no só­lo ha per­ma­ne­ci­do, sino que se man­tie­ne en al­za con vis­tas a con­ver­tir­se en el look del pró­xi­mo invierno. La fie­bre por el tra­je se ex­ten­dió –¿có­mo no?– gra­cias a las re­des so­cia­les, más en con­cre­to a Fa­ce­book.

En oc­tu­bre de 2016, va­rias ami­gas crea­ban un gru­po ba­jo el le­ma #pan­tsuit­na­tion, cu­yo ob­je­ti­vo era ani­mar­se unas a otras pa­ra acu­dir a la inau­gu­ra­ción pre­si­den­cial en­fun­da­das en tra­jes pan­ta­lón en ho­nor a la can­di­da­ta de­mó­cra­ta. En ape­nas unos me­ses, el gru­po se con­vir­tió en algo mu­cho ma­yor. Tras re­unir en po­co tiem­po a más de 3 mi­llo­nes de per­so­nas en torno a un hash­tag que vino a de­fi­nir el en­tu­sias­mo por lo que el éxi­to de Clinton re­pre­sen­ta­ba pa­ra las mu­je­res, sus fun­da­do­ras die­ron un pa­so más. A día de hoy, Pan­tsuit Na­tion es una pla­ta­for­ma on­li­ne (y of­fli­ne) de­di­ca­da al ac­ti­vis­mo en fa­vor de la igual­dad. Es­te re­cien­te trán­si­to ex­pe­ri­men­ta­do por el tra­je de chaqueta, que ha pa­sa­do de es­tar li­ga­do al en­torno la­bo­ral más es­tric­to, a em­pa­par­se de con­no­ta­cio­nes

ca­si opues­tas, lle­gan­do a ser con­si­de­ra­do si­nó­ni­mo de em­po­de­ra­mien­to femenino y rup­tu­ra de gé­ne­ro, ha en­con­tra­do es­te oto­ño el me­jor apo­yo en la mo­da.

La his­to­ria se re­pi­te. Que uno de los looks más aplau­di­dos de Em­ma Wat­son du­ran­te la pro­mo­ción de su úl­ti­ma pe­lí­cu­la ha­ya si­do un tra­je pan­ta­lón vin­ta­ge de YSL, no ha­ce sino con­fir­mar el ca­ris­ma y la atem­po­ra­li­dad de es­ta pren­da. Y es que mu­cho han cam­bia­do las co­sas des­de que a prin­ci­pios del s. XX el sim­ple he­cho de ves­tir tra­je fue­se mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra arres­tar a una mu­jer. Co­co Cha­nel fue pio­ne­ra al in­cor­po­rar ele­men­tos masculinos en el ar­ma­rio femenino, pe­ro la ver­da­de­ra re­vo­lu­ción lle­gó de la mano de Yves Saint Lau­rent, quien in­tro­du­jo el smo­king en 1966. Al lle­gar los años ochenta, el rol de la mu­jer en la em­pre­sa ha­bía cre­ci­do y es­to se tra­du­jo en rí­gi­dos tra­jes que emu­la­ban la si­lue­ta mas­cu­li­na al tiem­po que apor­ta­ban la re­que­ri­da au­to­ri­dad. Así na­cía el po­wer dres­sing, cu­yo me­jor ejem­plo es la cam­pa­ña de 1992 de Don­na Ka­ran ti­tu­la­da In Women We Trust, en la que la mo­de­lo in­ter­pre­ta­ba a una hi­po­té­ti­ca pri­me­ra mu­jer pre­si­den­te.

El nue­vo po­wer dres­sing. La op­ción fa­vo­ri­ta de Hi­llary es un tra­je pan­ta­lón; blan­co pa­ra las oca­sio­nes más es­pe­cia­les (co­mo gui­ño a la his­to­ria del fe­mi­nis­mo, pues és­te fue uno de los co­lo­res ofi­cia­les del mo­vi­mien­to en sus orí­ge­nes, cuan­do las su­fra­gis­tas lu­cha­ban por con­se­guir el de­re­cho al vo­to de la mu­jer) y fir­ma­do por Ralph Lau­ren. Un buen ejem­plo del im­pac­to que pue­de lo­grar la ro­pa. Su mo­do de lle­var­lo cau­ti­vó no só­lo al pú­bli­co o a la pren­sa, sino tam­bién a las mu­chas ca­ras co­no­ci­das que la apo­ya­ron y a los diseñadores. Es­te F/W17, Phoe­be Phi­lo en Cé­li­ne y Ste­lla Mccart­ney no han du­da­do en apos­tar por el ca­rác­ter más prác­ti­co y fun­cio­nal del tra­je. Hoy, las si­lue­tas boxy y los te­ji­dos os­cu­ros re­cuer­dan al prag­ma­tis­mo que ca­rac­te­ri­zó a mar­cas co­mo Hel­mut Lang en los no­ven­ta o a los clá­si­cos de Sa­vi­le Row, aun­que siem­pre sub­ra­yan­do la fe­mi­ni­dad. Por su par­te, el bel­ga Dries van No­ten re­gre­sa a sus raí­ces a tra­vés de un ejer­ci­cio de cohe­ren­cia re­ple­to de impecables tra­jes pan­ta­lón, así co­mo de sus di­fe­ren­tes com­po­nen­tes com­bi­na­dos por se­pa­ra­do

(ame­ri­ca­nas con va­que­ros o por en­ci­ma de ves­ti­dos y abri­gos que to­man pres­ta­da su for­ma de la sas­tre­ría), de­mos­tran­do su ver­sa­ti­li­dad in­na­ta. Tam­po­co pa­re­ce ca­sual que una fir­ma co­mo Thom Brow­ne, fa­vo­ri­ta de So­lan­ge Know­les, cu­yo leit­mo­tiv des­de sus ini­cios ha si­do el tra­je, vi­va uno de sus mo­men­tos ál­gi­dos.

Pren­das, en con­jun­to, des­ti­na­das a per­ma­ne­cer en tu ar­ma­rio fren­te al pa­so del tiem­po, cu­ya am­plia es­truc­tu­ra, de hom­bros mar­ca­dos y sin com­pli­ca­cio­nes, pa­re­cen des­ti­na­das a con­ver­tir­se en el nue­vo uni­for­me de la mu­jer, li­bre (co­mo el pro­pio tra­je) de las nor­mas im­pues­tas en el pa­sa­do, y más dis­pues­ta que nun­ca a ocu­par el lu­gar que le co­rres­pon­de se­gún sus pro­pios tér­mi­nos. Tan­to es así que pa­ra fi­gu­ras co­mo Vic­to­ria Beck­ham o Rihan­na se ha con­ver­ti­do en un bá­si­co tan­to pa­ra el día a día co­mo en oca­sio­nes re­le­van­tes, co­mo la reunión con Em­ma­nuel Ma­cron a la que acu­dió la can­tan­te de Bar­ba­dos con un tra­je oversize re­vi­sio­na­do por Dior.

En la ac­tua­li­dad, los có­di­gos se han re­la­ja­do y el tra­je se ale­ja ca­da vez más de la for­ma­li­dad. Aho­ra se lle­va con camisetas de al­go­dón, bo­ti­nes o za­pa­to plano y sobre la pa­sa­re­la rei­nan ejem­plos que in­vi­tan al desafío de las nor­mas y apo­yan la di­ver­si­dad. En Guc­ci, Mi­che­le lo pro­po­ne bi­co­lor o fit­ted y es­tam­pa­do con flo­res. In­clu­so las pro­pues­tas más clá­si­cas, co­mo la de Raf Si­mons en Calvin Klein, que lo ver­sio­nó en to­nos de gris, po­seen ese mood ca­sual que ca­rac­te­ri­za la nue­va era.

Fo­tos: Oli Kea­ron

Ale­xan­dra lle­va abri­go de la­na y bo­tas, am­bas de Mul­berry. Idi­na lle­va bla­zer, pan­ta­lo­nes de la­na y bo­tas de cue­ro, to­do de Paul Smith.

TAM­BIÉN CON FAL­DA Cha­le­co cru­za­do (2.650 €) y fal­da de pa­ta de ga­llo (995 €), am­bos de Mi­chael Kors Co­llec­tion; ga­fas de ver con mon­tu­ra de car ey, de Swa­rovs­ki (c.p.v.); bol­so de mano con cie­rre me­ta­li­za­do, de Cé­li­ne (2.900 €); y za­pa­tos con ta­cón trian­gu­lar, de Isa­bel Ma­rant (490 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.