Ash­ton Kut­cher EL HOM­BRE QUE AMA A LAS MU­JE­RES

El ac­tor, ca­da vez más ale­ja­do de Holly­wood, si­gue su par ti­cu­lar lu­cha con­tra la ex­plo­ta­ción in­fan­til.

Glamour (Spain) - - Glam Magazine - Tex­to: Ele­na Man­da­cen

“¿Al­guien sa­be si Ash­ton Kut­cher ha de­ja­do el ci­ne ?” Es­ta pre­gun­ta se pu­do oír ha­ce unos me­ses en los co­rri­llos de un co­no­ci­do fes­ti­val al que acu­dían al­gu­nas de las es­tre­llas más fa­mo­sas del mundo, ésas con las que el ac­tor so­lía co­dear­se en ro­da­jes, al­fom­bras ro­jas o es­tre­nos. Y ha­bla­mos en pa­sa­do por­que la vi­da del que fue ( bueno, y sig ue sien­do) uno de los hom­bres más atrac­ti­vos e in­tere­san­tes de Holly­wood, ha da­do un gi­ro de 180 gra­dos. Kut­cher lle­va años lu­chan­do con­tra la ex­plo­ta­ción se­xual a tra­vés de la ong Thorn, que fun­dó jun­to a su ex mu­jer De­mi Moo­re en 2009. Pe­ro fue ha­ce unos me­ses cuan­do sa­có su la­do más va­lien­te y so­li­da­rio tes­ti­fi­can­do an­te el Co­mi­té de Asun­tos Ex­te­rio­res del Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos sobre es­te delicado te­ma. “He es­ta­do en re­da­das del FBI en las que he vis­to co­sas que na­die de­be­ría ver. He vis­to un ví­deo de una ni­ña de la mis­ma edad que mi hi­ja de 2 años vio­la­da por un es­ta­dou­ni­den­se que es­ta­ba en Cam­bo­ya de tu­ris­mo se­xual.”

So­lu­cio­nes con­cre­tas. Un tes­ti­mo­nio tan du­ro co­mo ne­ce­sa­rio, que re­mo­vió las con­cien­cias de to­dos los que le es­cu­cha­ban en ese mo­men­to. Y fue en­ton­ces cuan­do el pro­ta­go­nis­ta de pe­lí­cu­las co­mo Ki­llers o

Jobs ha­bló de so­lu­cio­nes, de có­mo fre­nar una la­cra que afec­ta a mi­llo­nes de me­no­res en el mundo. “En Thorn he­mos crea­do una he­rra­mien­ta lla­ma­da Spotlight que ha lo­gra­do iden­ti­fi­car a 6.000 víc­ti­mas en tan so­lo seis me­ses. La tec­no­lo­gía pue­de uti­li­zar­se pa­ra per­mi­tir la es­cla­vi­tud, pe­ro tam­bién pa­ra des­ac­ti­var­la.” Con­clu­yó di­cien­do que co­mo pa­dre de dos ni­ños, su misión es con­ven­cer a to­dos, es­pe­cial­men­te a los go­bier­nos, de la im­por­tan­cia de ter­mi­nar con es­ta la­cra. Con­tra la dis­cri­mi­na­ción. Kut­cher tam­bién es muy crí­ti­co con la ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na y no tu­vo pro­ble­mas en re­fe­rir­se a la po­lé­mi­ca política de in­mi­gra­ción y asilo pues­ta en mar­cha por Do­nald Trump. “Mi mu­jer vino a es­te país con una vi­sa de re­fu­gia­da en ple­na gue­rra fría. ¡Me hier ve la san­gre aho­ra mis­mo!”, pu­bli­có Kut­cher en su cuen­ta de Twit­ter (@aplusk). Tam­bién se mues­tra muy sen­si­ble con la dis­cri­mi­na­ción que su­fren las mu­je­res en el mundo, y en especial en Holly­wood, don­de de to­dos es sa­bi­do que co­bran in­fi­ni­ta­men­te me­nos que los hom­bres. Cuan­do Na­ta­lie Port­man de­nun­ció en una en­tre­vis­ta ha­ce unos me­ses que ha­bía co­bra­do me­nos que Ash­ton cuan­do ro­da­ron la co­me­dia Sin com­pro­mi­sos, el ac­tor no du­dó en col­gar en su cuen­ta de Twit­ter el si­guien­te men­sa­je: “Muy or­gu­llo­so de Na­ta­lie y de to­das las mu­je­res que lu­chan por la igual­dad sa­la­rial”. Pe­ro la co­sa no que­da ahí. Ha­ce dos años El ac­tor más tec­no­ló­gi­co. Mu­chos se pre­gun­tan por qué Ash­ton Kut­cher no ha­ce tan­to ci­ne co­mo an­tes. La res­pues­ta es­tá en su buen ol­fa­to pa­ra los negocios, en con­cre­to co­mo inversor tec­no­ló­gi­co. Co­mo se en­car­gó de ex­pli­car en uno de los in­nu­me­ra­les talk show a los que acu­de a con­tar su ex­pe­rien­cia per­so­nal, su política de in­ver­sio­nes en star­tups y em­pre­sas on­li­ne pa­re­ce sen­ci­lla y efec­ti­va. “In­vier­te en co­sas que co­no­ces. Si be­bes cer ve­za, pro­ba­ble­men­te se­pas cuá­les son las me­jo­res, así que mi con­se­jo es in­ver­tir en lo que me­jor co­no­ces.” Des­de su com­pa­ñía A- Gra­de In­vest­ments ha pues­to su gra­ni­to de are­na en va­rias star­tups de éxi­to. Sky­pe, Fours­qua­re, Path, Flip­board, Airbnb o Sound­cloud son so­lo al­gu­nas de las em­pre­sas en las que el ac­tor ha in­ver­ti­do par­te de su ca­pi­tal, ade­más de apos­tar tam­bién por pla­ta­for­mas de con­te­ni­dos di­gi­ta­les. El po­co tiem­po que le que­da li­bre lo pa­sa jun­to a su mu­jer, Mi­la Ku­nis, y sus dos hi­jos. Por úl­ti­mo, la res­pues­ta a la pre­gun­ta ini­cial... No, no ha aban­do­na­do Holly­wood. Pue­des ver­le en la se­rie The Ranch y en la pró­xi­ma pe­lí­cu­la co­mo di­rec­tor de James Fran­co, The Long Ho­me.

Sus ges­tos a fa­vor de la igual­dad son fre­cuen­tes

hi­zo un lla­ma­mien­to en las re­des so­cia­les (¿dónde, si no?) pi­dien­do que pu­sie­sen cam­bia­do­res de pa­ña­les en los ba­ños pú­bli­cos masculinos. “El pri­me­ro al que va­ya y lo ten­ga se lle­va­rá una men­ción gra­tui­ta en mi pá­gi­na de Fa­ce­book.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.