Ha­da IBA­RRA

No hay quien la pa­re. Al fren­te de su fun­da­ción des­de ha­ce ca­si diez años, San­dra Iba­rra po­ne to­da su ener­gía en la lu­cha con­tra el cán­cer. ¿Su úl­ti­mo de­seo? Crear una Es­cue­la de Su­per­vi­vien­tes pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes. Tex­to:

Glamour (Spain) - - Belleza - Ele­na R. Ba­llano

“DES­PUÉS DEL CÁN­CER, HAY MU­CHO QUE ATEN­DER”

os fue­ron las oca­sio­nes en las que San­dra Iba­rra tu­vo que en­fren­tar­se a la leu­ce­mia. La pri­me­ra fue cuan­do ape­nas te­nía 20 años. La se­gun­da, sie­te años des­pués. Un du­ro com­ba­te vi­tal del que sa­lió ven­ce­do­ra y que la con­vir­tió, ade­más de en he­roí­na de su pro­pia his­to­ria, en el mo­tor más ins­pi­ra­dor de la lu­cha con­tra el cán­cer en nues­tro país.

A tra­vés de la Fun­da­ción San­dra Iba­rra, lu­cha por re­du­cir el im­pac­to de es­ta en­fer­me­dad en la so­cie­dad. Una am­bi­cio­sa me­ta ha­cia la que se di­ri­ge, a ga­lo­pe, su­peran­do ca­da uno de los obs­tácu­los que en­cuen­tra en el ca­mino. GLA­MOUR: La Fun­da­ción cum­pli­rá 10 años en 2018. ¿Có­mo sur­gió la idea? SAN­DRA: De­ci­dí ha­cer ca­so a la vi­da

y se­guir el ca­mino en el que me ha­bía pues­to. La fun­da­ción me per­mi­tía pro­fe­sio­na­li­zar el tra­ba­jo que lle­va­ba ha­cien­do du­ran­te mu­cho tiem­po. No que­ría con­for­mar­me con con­tar mi his­to­ria o ir un día a vi­si­tar a un pa­cien­te. Que­ría ir más allá. GLA­MOUR: ¿Qué has des­cu­bier­to en es­tos diez años de tra­ba­jo?

SAN­DRA: Si que­re­mos, to­dos po­de­mos cam­biar las co­sas. Des­de la hu­mil­dad, des­de nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia en la vi­da. Ne­ce­si­ta­mos per­so­nas ins­pi­ra­do­ras en la so­cie­dad. Ca­da uno, con nues­tro co­no­ci­mien­to, nos convertimos sin sa­ber­lo en ejem­plo pa­ra otros. GLA­MOUR: En­tre los nue­vos re­tos de la fun­da­ción se en­cuen­tra la Es­cue­la de Su­per­vi­vien­tes. ¿En qué con­sis­te? SAN­DRA: Hay una fra­se muy re­cu­rren­te que usa­ba siem­pre en las con­fe­ren­cias: “Hay que au­men­tar el club de los su­per­vi­vien­tes”. Des­pués del cán­cer hay mu­cho que aten­der. Sin em­bar­go, es cu­rio­so ver que, una vez su­pe­ra­da la en­fer­me­dad, no exis­te nin­gún re­gis­tro de su­per­vi­vien­tes. Des­de la fun­da­ción que­re­mos iden­ti­fi­car a esas per­so­nas y ver cuá­les son sus ne­ce­si­da­des fí­si­cas, emo­cio­na­les y la­bo­ra­les. La su­per­vi­ven­cia es otra fa­se más de la en­fer­me­dad. GLA­MOUR: ¿Qué su­po­ne la crea­ción de es­te re­gis­tro? SAN­DRA: Un pa­cien­te nues­tro de 28 años tu­vo leu­ce­mia con 16. Ha­ce po­co, fue al mé­di­co por­que le do­lía una pier-

na. És­te le di­jo: “Tó­ma­te un ibu­pro­feno. Se­rá algo mus­cu­lar”. Pe­ro re­sul­ta que te­nía des­tro­za­dos los hue­sos de la ca­de­ra y tu­vie­ron que po­ner­le dos pró­te­sis por la can­ti­dad de cor­ti­coi­des que le ha­bían apli­ca­do... GLA­MOUR: ¿Por qué es­te proyecto se ha con­ver­ti­do en prio­ri­ta­rio? SAN­DRA: Nos te­ne­mos que po­ner las pi­las. Uno de ca­da dos be­bés que naz­ca ten­drá cán­cer. El sis­te­ma sa­ni­ta­rio no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra aco­ger la can­ti­dad de en­fer­mos cró­ni­cos que ten­dre­mos. De ahí la ne­ce­si­dad de crear es­te re­gis­tro. Po­ner­lo en­ci­ma de la me­sa pa­ra que los médicos ten­gan in­for­ma­ción y ha­ya una for­ma­ción en su­per­vi­vien­tes. GLA­MOUR: ¿Cuá­les son los pa­sos a se­guir pa­ra po­ner­lo en mar­cha?

SAN­DRA: El pri­mer pa­so es crear una cam­pa­ña que se lla­ma Dia­rio de vi­da. Es­ta­mos bus­can­do su­per­vi­vien­tes que nos cuen­ten su his­to­ria. Va­mos a re­unir­las to­das en un li­bro. A par­tir de ahí, nos pon­dre­mos en mar­cha pa­ra la crea­ción del re­gis­tro. Cree­mos que con la in­for­ma­ción que apor­ten los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud y los res­pon­sa­bles de la to­ma de de­ci­sio­nes, en di­fe­ren­tes ni­ve­les, se­rán más cons­cien­tes del im­pac­to del cán­cer en la vi­da de las per­so­nas y en la ges­tión de la sa­lud. GLA­MOUR: Gra­cias a es­te ti­po de ini­cia­ti­vas la ca­li­dad de vi­da de los en­fer­mos de cán­cer ha me­jo­ra­do mu­cho con res­pec­to a ha­ce unos años. SAN­DRA: Yo tu­ve leu­ce­mia en 1995. Aque­lla épo­ca era co­mo la prehis­to­ria del cán­cer. No era fá­cil sa­lir a la ca­lle. No en­ten­día por qué na­die de­cía la pa­la­bra cán­cer. Por qué la gen­te se es­con­día. Por qué ha­bía lo que yo lla­mo la cons­pi­ra­ción del si­len­cio al­re­de­dor de la en­fer­me­dad. “¿Por qué me voy a te­ner que es­con­der y por qué voy a te­ner que ocul­tar­lo?”, pen­sa­ba. GLA­MOUR: Aún así, fuis­te fuer­te y te con­ver­tis­te en una gran su­per­vi­vien­te que no ha pa­ra­do de lu­char. SAN­DRA: La vi­da es una cues­tión de ac­ti­tud. Pue­des de­ci­dir que eres la pro­ta­go­nis­ta de tu vi­da o la víc­ti­ma de lo que es­tá ocu­rrien­do. Y yo elegí ser la pro­ta­go­nis­ta de mi vi­da.

La hí­pi­ca fue su me­jor me­di­ci­na natural pa­ra lu­char con­tra el cán­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.