El ca­lor en­ve­je­ce

El hot yo­ga o el so­fo­co de una cla­se de spin­ning pue­den pro­vo­car en tu piel tan­tas man­chas co­mo el sol. Com­bá­te­lo con ba­se de ma­qui­lla­je mi­ne­ral y cre­mas re­fres­can­tes.

Glamour (Spain) - - Febrero Glamour - Tex­to: Lau­ra Don­dis. Fo­tos: Bjar­ne Jo­nas­son

Alg o ines­pe­ra­do ha he­cho sal­tar las alar­mas en Ara­bia Sau­dí: mu­chas mu­je­res han de­tec­ta­do en sus me­ji­llas ese ti­po de man­chas que sue­len sa­lir a cau­sa del sol. Se su­po­ne que de­be­ría ser im­po­si­ble, “te­nien­do en cuen­ta que van cu­bier­tas por el ni­qab, el ve­lo tra­di­cio­nal mu­sul­mán que cu­bre el ros­tro. Su piel di­fí­cil­men­te ha si­do ex­pues­ta”, di­ce Zoe Dia­na Drae­los, pro­fe­so­ra de Der­ma­to­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Du­ke (EE.UU.) y es­pe­cia­lis­ta en hi­per­pig­men­ta­ción. “Las man­chas nun­ca ha­bían si­do un pro­ble­ma pa­ra ellas.” Al otro la­do del mun­do, en el Up­per East Si­de de Man­hat­tan, es­tá ocu­rrien­do al­go con lo que na­die con­ta­ba. “Mu­chos mo­ni­to­res de spin­ning y mu­je­res que rea­li­zan hot yo­ga más de cin­co ve­ces a la se­ma­na han ex­pe­ri­men­ta­do una ma­yor de­co­lo­ra­ción y un en­ro­je­ci­mien­to más per­sis­ten­te que otros pa­cien­tes”, di­ce Do­ris Day, pro­fe­so­ra de Der­ma­to­lo­gía en el Hos­pi­tal Lan­go­ne Me­di­cal Cen­ter de Nue­va York. A pe­sar de que se apli­can rig uro­sa­men­te sus fil­tros de pro­tec­ción so­lar, ahí es­tán las man­chas. “So­lía­mos pen­sar que los ra­yos UV son la úni­ca cau­sa ex­ter­na que provoca man­chas de en­ve­je­ci­mien­to, pe­ro ca­da vez más in­ves­ti­ga­cio­nes re­ve­lan que no só­lo”, di­ce Day. “Al­gu­nas for­mas de ca­lor es­tán re­sul­tan­do ser tan da­ñi­nas co­mo los ra­yos UV.”

Una cla­se de hot yo­ga al mes o una ve­la­da jun­to a la chi­me­nea no van a da­ñar tu piel de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, pe­ro si lo ha­ces con fre­cuen­cia sí pue­den cau­sar cier­tos tras­tor­nos. “Los chefs y pa­na­de­ros, que se ex­po­nen dia­ria­men­te a tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das, tie­nen ta­sas mu­cho más al­tas de hi­per­pig­men­ta­ción que otros pa­cien­tes”, di­ce Whit­ney Bo­we, pro­fe­so­ra de Der­ma­to­lo­gía Clí­ni­ca en el Hos­pi­tal Mount Si­nai de Nue­va York. Del mis­mo mo­do, seg ún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Seúl, só­lo 30 mi­nu­tos de ex­po­si­ción al ca­lor tres ve­ces por se­ma­na pue­den ser su­fi­cien­tes pa­ra pro­vo­car un desas­tre en tu piel que se ha­ría vi­si­ble en for­ma de arru­gas seis se­ma­nas des­pués: el ca­lor ba­ja los ni­ve­les de an­ti­oxi­dan­tes pro­tec­to­res y da­ña los ge­nes res­pon­sa­bles de las pro­teí­nas que crean co­lá­geno nue­vo.

Tal y co­mo ocu­rre con los ra­yos UV, el ca­lor pue­de pe­ne­trar en las ca­pas más pro­fun­das. “Dis­pa­ra los me­la­no­ci­tos, las cé­lu­las en­car­ga­das de pro­du­cir el pig­men­to de la piel. Y provoca que és­tos ge­ne­ren más pig­men­to co­mo me­ca­nis­mo de de­fen­sa, lo que da lu­gar a man­chas”, di­ce Drae­los. “Los me­la­no­ci­tos reaccionan cuan­do les las­ti­man, y el ca­lor es un ti­po de le­sión.”

La bue­na no­ti­cia es que hoy más que nun­ca sa­be­mos có­mo com­ba­tir ese ex­ce­so de ca­lor que en­ve­je­ce la piel. Una de las me­jo­res ar­mas de de­fen­sa es la ba­se de ma­qui­lla­je. Elí­ge­la con mi­ne­ra­les co­mo dió­xi­do de ti­ta­nio, óxi­do de zinc, óxi­do de hie­rro o cao­lín. “Es­tos in­gre­dien­tes ac­túan co­mo in­hi­bi­do­res fí­si­cos con­tra los in­fra­rro­jos (IR)”, di­ce Drae­los. La ra­dia­ción por in­fra­rro­jos su­po­ne cer­ca del 50% del to­tal de la ra­dia­ción so­lar, por lo que la ba­se de ma­qui­lla­je mi­ne­ral es real­men­te efi­caz. Cuán­tos más mi­ne­ra­les te apli­ques, me­jor. Una ba­se de co­ber­tu­ra to­tal es la me­jor op­ción. Cla­ro, que na­da pue­de dar­nos más pe­re­za que lle­var la ca­ra to­tal­men­te cu­bier­ta de ma­qui­lla­je pa­ra ir a yo­ga, al gim­na­sio o a co­rrer. Así que lo ideal es re­cu­rrir al la­ye­ring : com­bi­na una ba­se lig era – co­mo Ba­res­kin, de Ba­re­mi­ne­rals–, más una cre­ma de pro­tec­ción so­lar, más un sé­rum an­ti­oxi­dan­te – co­mo To­tal De­fen­se + Re­pair, de Skin­me­di­ca–.

Pa­ra hi­dra­tar, re­fres­car y com­ba­tir la in­fla­ma­ción de los ra­yos IR , el ex­trac­to ma­rino de venuceane “man­tie­ne la piel fres­ca du­ran­te un pe­rio­do de tiem­po pro­lon­ga­do”, di­ce la der­ma­tó­lo­ga Jor­da­na Herscht­hal. Tam­bién pue­des re­cu­rrir a tru­cos de la vie­ja es­cue­la : en­friar la piel con una du­cha he­la­da o una más­ca­ra re­fri­ge­ran­te des­pués del ejer­ci­cio ha­rá que ba­je no­ta­ble­men­te la tem­pe­ra­tu­ra. Se­gún Day, si lo ha­ces jus­to des­pués de ex­po­ner­te al ca­lor, re­du­ci­rás con­si­de­ra­ble­men­te el da­ño. Lle­va en tu bol­sa del gim­na­sio una mas­ca­ri­lla o gel hi­dra­tan­te y aplí­ca­te­lo na­da más sa­lir. Hy­dro Boost Wa­ter Gel, de Neu­tro­ge­na, ali­via y re­con­for­ta. Si a eso le aña­des una li­mo­na­da fres­ca, el efec­to cool down es­tá ga­ran­ti­za­do.

“DES­PUÉS DE SU­DAR, APLÍ­CA­TE UNA CRE­MA CON VENUCEANE”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.