La ca­ra A y B de la eco­cos­mé­ti­ca.

El far­ma­céu­ti­co y cos­me­tó­lo­go Pe­dro Ca­ta­lá re­ve­la las bon­da­des –y tam­bién los pe­li­gros– de lo green.

Glamour (Spain) - - Portada - Fo­tos: Jou­ke Bos

por qué de­be­ría­mos pa­sar­nos a la cos­mé­ti­ca eco­ló­gi­ca? “Sin du­da, por sus múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra la piel res­pec­to a la cos­mé­ti­ca con­ven­cio­nal. Si comparamos un acei­te mi­ne­ral o for­mu­la­do en un la­bo­ra­to­rio con uno ve­ge­tal, co­mo el de agua­ca­te o gi­ra­sol, las di­fe­ren­cias son muy sig­ni­fi­ca­ti­vas. Los acei­tes sin­té­ti­cos son iner­tes, no apor­tan nin­gun ti­po de be­ne­fi­cio a la piel; por el con­tra­rio, los acei­tes de­ri­va­dos de plan­tas es­tán re­ple­tos de vi­ta­mi­nas y otros nu­trien­tes esen­cia­les de los que la piel se be­ne­fi­cia. Por otra par­te, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que los úl­ti­mos avan­ces en cos­mé­ti­ca na­tu­ral son más res­pe­tuo­sos con el mun­do ani­mal. An­tes se em­plea­ban in­gre­dien­tes co­mo el áci­do hia­lu­ró­ni­co ex­traí­do de la cres­ta del ga­llo. O el es­cua­leno, que pro­ve­nía de la gra­sa de los ti­bu­ro­nes y que aho­ra se ob­tie­ne del acei­te de oli­va. El co­lá­geno de ori­gen ani­mal tam­bién es­tá en desuso, y se pre­fie­re la ver­sión ma­ri­na de­ri­va­da de las al­gas. Sin em­bar­go, hay ve­ces en las que el medioambiente sa­le per­ju­di­ca­do con cul­ti­vos po­co sos­te­ni­bles. En mi ca­so, pa­ra la for­mu­la­ción de los pro­duc­tos de mi mar­ca cos­mé­ti­ca na­tu­ral, Twel­ve Beauty, se­lec­ciono in­gre­dien­tes sos­te­ni­bles, co­mo la mal­va, con pro­pie­da­des cal­man­tes e hi­dra­tan­tes, o la budd­le­ja o ar­bus­to de las ma­ri­po­sas, con pro­pie­da­des re­pa­ra­do­ras.”

¿ Es más se­gu­ra la cos­mé­ti­ca eco­ló­gi­ca?

“La­men­ta­ble­men­te no es así. Eco­ló­gi­co, en mu­chos ca­sos, no es si­nó­ni­mo de se­gu­ri­dad. Exis­ten in­gre­dien­tes de ori­gen na­tu­ral acep­ta­dos en la cos­mé­ti­ca eco­ló­gi­ca que pue­den re­sul­tar irri­tan­tes. De ahí que uno de los gran­des desafíos de la cos­mé­ti­ca eco­ló­gi­ca sea la re­pro­du­ci­bi­li­dad de los in­gre­dien­tes, ya que los cul­ti­vos pue­den ver­se afectados por mu­chí­si­mos fac­to­res. Ade­más, es­tá el pro­ble­ma de la oxi­da­ción o en­ran­cia­mien­to de los acei­tes. De­be­mos desechar la idea de que un pro­duc­to, so­lo por el he­cho de ser eco, apor­te un be­ne­fi­cio a la piel. Es más, hoy en día ya se co­no­cen mu­chos ‘enemi­gos na­tu­ra­les’, co­mo el con­ser van­te po­tas­sium sor­ba­te, que se uti­li­za in­clu­so en la in­dus­tria ali­men­ta­ria ; el so­dium phy­ta­te, de­ri­va­do del arroz y que se usa pa­ra es­ta­bi­li­zar las fór­mu­las; o los acei­tes esen­cia­les que, a pe­sar de sus múl­ti­ples pro­pie­da­des, es­tán re­ple­tos de alér­ge­nos. Por ejem­plo, el acei­te esen­cial de la­van­da con un ele­va-

do con­te­ni­do en cu­ma­ri­na pue­de aca­rrear pro­ble­mas de hi­per­pig­men­ta­ción, o el de ha­ma­me­lis, que pue­de re­sul­tar irri­tan­te. In­clu­so el ex­trac­to de man­za­ni­lla, a pe­sar de sus pro­pie­da­des cal­man­tes, es­tá en el pun­to de mi­ra de la Unión Eu­ro­pea, por­que pre­sen­ta unos com­pues­tos ca­pa­ces de des­en­ca­de­nar reac­cio­nes alér­gi­cas.”

La im­por­tan­cia del ph de los cos­mé­ti­cos.

“Los tres as­pec­tos a los que de­be­ría­mos pres­tar más aten­ción si que­re­mos que nues­tra piel se man­ten­ga sana y jo­ven por más tiem­po son: la elas­ti­ci­dad, la hi­dra­ta­ción y el ph de los cos­mé­ti­cos que nos apli­ca­mos. Las en­zi­mas res­pon­sa­bles de la pro­duc­ción de ce­ra­mi­das –esen­cia­les pa­ra man­te­ner la es­truc­tu­ra de la piel in­tac­ta– fun­cio­nan me­jor con un ph 5; de ahí que sea im­por­tan­te que nues­tro cos­mé­ti­co es­té en torno a ese va­lor. Aun­que la piel en ge­ne­ral tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­gu­lar el ph, las más sen­si­bles sue­len ser reac­ti­vas a va­lo­res ex­tre­mos. Pa­ra ase­gu­rar­nos de que el ph de nues­tro cos­mé­ti­co es el ade­cua­do, hay dos op­cio­nes: pre­gun­tar­lo di­rec­ta­men­te al fa­bri­can­te o rea­li­zar en ca­sa un sen­ci­llo test con pa­pel tornasol.”

“ASE­GÚ­RA­TE DE QUE EL PH DE TU COS­MÉ­TI­CO ES ADE­CUA­DO HA­CIEN­DO UN TEST CON PA­PEL TORNASOL”

Las eti­que­tas de los cos­mé­ti­cos, con lu­pa.

“No hay du­da de que la cos­mé­ti­ca eco es­tá atra­ve­san­do un buen mo­men­to, por ello mu­chas com­pa­ñías se han subido al carro. La le­gis­la­ción si­gue sien­do muy fle­xi­ble, y es­to ge­ne­ra cier­ta con­fu­sión en­tre los con­su­mi­do­res: es le­gal de­cir que un pro­duc­to po­see acei­te de ar­gán bio­ló­gi­co, aun­que la can­ti­dad que con­ten­ga sea un 0,01 por cien­to del to­tal y el res­to sean in­gre­dien­tes sin­té­ti­cos. Por otro la­do, sus­ti­tuir el agua uti­li­za­da en los cos­mé­ti­cos por aguas des­ti­la­das e in­fu­sio­nes ha­ce que la lis­ta de in­gre­dien­tes pa­rez­ca más atrac­ti­va y con una ma­yor con­cen­tra­ción de ac­ti­vos, pe­ro la reali­dad es que es­tas in­fu­sio­nes sue­len re­sul­tar del agua uti­li­za­da du­ran­te el la­va­do de las plan­tas, la con­cen­tra­ción de prin­ci­pios ac­ti­vos que poseen es mí­ni­ma y sue­len aca­rrear im­pu­re­zas. Pa­ra eli­mi­nar­las y que no al­te­ren la fórmula, se sue­len in­cluir los de­no­mi­na­dos agen­tes que­lan­tes, que pue­den ser irri­tan­tes.

Co­mo re­gla ge­ne­ral, al igual que en la ali­men­ta­ción, cuan­to me­nos pro­ce­sa­do es­té el in­gre­dien­te, más sa­lu­da­ble se­rá. Mu­cho se ha di­cho so­bre al­gu­nos com­po­nen­tes sin­té­ti­cos, y aun­que has­ta la fe­cha no hay es­tu­dios cien­tí­fi­cos con­clu­yen­tes so­bre su to­xi­ci­dad, re­co­mien­do evi­tar­los. Por ejem­plo, sul­fa­tos co­mo so­dium lau­reth sul­fa­te y so­dium lauryl sulp­ha­te: se tra­ta de de­ter­gen­tes de­ma­sia­do agre­si­vos pa­ra la piel, que pue­den arras­trar con la lim­pie­za par­te de la pe­lí­cu­la pro­tec­to­ra. Cuan­do es­ta­lló la con­tro­ver­sia de los pa­ra­be­nos, con­ser­van­tes sin­té­ti­cos co­mo methy­li­sot­hia­zo­li­no­ne y methyl­chlo­roi­sot­hia­zo­li­no­ne fue­ron em­plea­dos co­mo sus­ti­tu­tos; sien­do unos de los ma­yo­res res­pon­sa­bles de der­ma­ti­tis de con­tac­to por uso cos­mé­ti­co. Por úl­ti­mo, no acon­se­jo uti­li­zar cos­mé­ti­cos que in­clu­yan el óxi­do de eti­leno, pol­yethy­le­ne gly­col y to­do lo que aca­be en –eth, que son uti­li­za­dos co­mo emul­sio­nan­tes o sol­ven­tes.”

So­bre la efec­ti­vi­dad de la cos­mé­ti­ca green. “

La be­lle­za eco es más efec­ti­va que la tra­di­cio­nal, siem­pre que es­té bien for­mu­la­da. Es­tos son al­gu­nos de los in­gre­dien­tes eco con más pro­pie­da­des: la par­te in­sa­po­ni­fi­ca­ble del acei­te de gi­ra­sol –don­de re­si­den los prin­ci­pios ac­ti­vos– es el me­jor re­pa­ra­dor pa­ra piel, re­fuer­za su es­truc­tu­ra y au­men­ta su fir­me­za, y el acei­te de bró­co­li es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra las pie­les sen­si­bles que bus­can los be­ne­fi­cios de las vi­ta­mi­nas A y C. La mal­va es uno de los in­gre­dien­tes más sos­te­ni­bles del pla­ne­ta (cre­ce me­jor don­de hay des­com­po­si­cion de ma­te­rial or­gá­ni­co de­bi­do a ac­ti­vi­dad hu­ma­na) y con­tie­ne un mu­cí­la­go re­ple­to de pro­pie­da­des cal­man­tes e hi­dra­tan­tes. El ex­trac­to de ar­te­mi­sia, que es uno de los an­ti­oxi­dan­tes na­tu­ra­les mas po­ten­tes. Los es­tu­dios han de­mos­tra­do que 1 ml de ex­trac­to ar­te­mi­sia equi­va­le a 8 mg de vi­ta­mi­na C; sin los pro­ble­mas de es­ta­bi­li­dad que afec­tan a es­ta úl­ti­ma.”

Cien­cia BO­TÁ­NI­CA Va­len­ciano afin­ca­do en Londres, Pe­dro Ca­ta­lá es li­cen­cia­do en Far­ma­cia y tie­ne un más­ter en Cien­cia y Tec­no­lo­gía Cos­mé­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Sie­na. Tras cin­co años de in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­lló su mar­ca de cos­mé­ti­ca na­tu­ral, Twel­ve Beauty, cu­yas fór­mu­las com­bi­nan 12 prin­ci­pios ac­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.