Mo­de­los di­gi­ta­les: ¿es­ta­mos pre­pa­ra­dos? Por San­dra Bar­ne­da

Glamour (Spain) - - Portada -

na de las gu­rús ame­ri­ca­nas de li­bros de au­to­ayu­da, Loui­se L. Hay, no ha de­ja­do de re­pe­tir la mis­ma fra­se co­mo lla­ma de la fe­li­ci­dad : “Áma­te a ti mis­mo y cam­bia­rá tu vida”. Una afir­ma­ción apa­ren­te­men­te sen­ci­lla que, so­bre to­do en las mu­je­res, aca­rrea una red in­vi­si­ble de com­ple­ji­da­des y com­ple­jos que son di­fí­ci­les de su­pe­rar. Sin po­der evi­tar­lo y du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po o to­da su vida, las mu­je­res se de­ba­ten en­tre lo que son y lo que de­be­rían ser en mu­chos cam­pos: en el tra­ba­jo, con la pa­re­ja, con la fa­mi­lia y con ellas mis­mas y su fí­si­co. Des­de ha­ce un año, la re­be­lión por el cuer­po real, por la ima­gen fe­me­ni­na tal cual es, se ha vuel­to vi­ral a tra­vés de múl­ti­ples cam­pa­ñas; en­tre ellas, el ya po­pu­lar mo­vi­mien­to Body Po­si­ti­ve. La in­ten­ción es que prin­ci­pal­men­te las mu­je­res to­men ac­ti­tu­des más po­si­ti­vas ha­cia sus cuer­pos, me­jo­ran­do la au­to­es­ti­ma de su pro­pia ima­gen, sea de la for­ma, ca­rac­te­rís­ti­ca o ta­ma­ño que sea, y va­lo­ran­do su iden­ti­dad úni­ca. Han si­do mu­chas las mo­de­los, ac­tri­ces y per­so­na­jes po­pu­la­res que, a tra­vés de sus re­des, han mos­tra­do su apo­yo a de­jar de se­guir ese es­te­reo­ti­po de mu­jer; re­tra­tán­do­se sin ma­qui­llar o lu­cien­do el cuer­po al na­tu­ral. La can­tan­te Ali­cia Keys apa­re­ció así en una ima­gen de su Ins­ta­gram, en­se­ñan­do ade­más sus glú­teos sin fil­tros. “¡ Amo es­to! Me ins­pi­ran las per­so­nas que aman con va­len­tía ca­da par­te de sí mis­mos.” La ac­triz ame­ri­ca­na Ja­mie Lee Cur­tis fue una de las pri­me­ras en al­zar la voz cuan­do en 2002 pu­bli­có una ima­gen de ella en ro­pa in­te­rior sin ar­ti­fi­cios. “No quie­ro que las mu­je­res de 40 pien­sen que ten­go una fi­gu­ra per­fec­ta. No es más que un frau­de.” La lis­ta de fa­mo­sas con­tra el ex­ce­so de Pho­tos­hop y de­jar de re­co­no­cer­se en una fo­to ha au­men­ta­do, pe­ro me te­mo que no a la mis­ma ve­lo­ci­dad las mar­cas que de­ci­den mos­trar a la mu­jer real en to­das sus va­rie­da­des. Sin em­bar­go, una nue­va ame­na­za ace­cha to­do lo co­se­cha­do : las mo­de­los vir­tua­les co­mien­zan a sa­lir al es­ce­na­rio pa­ra las mar­cas pro­du­cien­do asom­bro y mu­chas crí­ti­cas. In­clu­so exis­ten ins­tag ram­mers to­tal­men­te vir­tua­les, co­mo la co­no­ci­dí­si­ma @lil­mi­que­la , con más de seis­cien­tos mil seg ui­do­res. Ca­be preg un­tar­se si po­de­mos ir con­tra el f utu­ro vir­tual y qué es pri­me­ro, ¿ el hue­vo o la ga­lli­na ? La ten­den­cia a uti­li­zar de­ce­nas de

La pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra San­dra Bar­ne­da rea­li­za una afi­la­da re­fle­xión so­bre la pro­li­fe­ra­ción de mo­de­los vir tua­les y su im­pac­to en Ins­ta­gram y en las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias. ¿Es es­ta la be­lle­za que que­re­mos? ¿Es el fin de la mu­jer real?

fil­tros pa­ra las fo­to­gra­fías ha pro­vo­ca­do que, en el ex­tre­mo, exis­tan mu­je­res reales que pa­re­cen vir­tua­les y, de ese mo­do, la delg ada l ínea en­tre lo co­rrec­to o in­co­rrec­to, la mo­da y lo per ver­so, se des­va­ne­ce. La úl­ti­ma po­lé­mi­ca ha ve­ni­do de la mano de la fir­ma no­rue­ga H&M, que ha he­cho uso de cuer­pos vir­tua­les pa­ra su tien­da on­li­ne. La Nor we­gian Broad­cas­ting Cor­po­ra­tion, uno de los gru­pos más im­por­tan­tes del país, acu­só a H& M de “crear idea­les fí­si­cos po­co rea­lis­tas”. Seg ún ha di­cho en un comunicado el ga­bi­ne­te de pren­sa de la em­pre­sa, la idea de uti­li­zar mo­de­los vir­tua­les res­pon­de al mis­mo ob­je­ti­vo que el uso de maniquís en las tien­das. “No son cuer­pos reales, son com­ple­ta­men­te vir­tua­les y he­chos por or­de­na­dor. Po­ne­mos las fo­tos de las pren­das en un ma­ni­quí y des­pués crea­mos la apa­rien­cia hu­ma­na.” Ha­ce cin­co años, mu­chos ex­per­tos de­cían que no exis­tía es­pa­cio en el mun­do del ecom­mer­ce pa­ra las mo­de­los vir­tua­les, pe­ro los etai­lers, la tec­no­log ía y los usua­rios han ma­du­ra­do de tal ma­ne­ra que aho­ra es­te ti­po de reali­dad au­men­ta­da es una reali­dad en el sec­tor. Otras mar­cas co­mo Hu­go Boss, Su­perdr y o Ven­te-pri­vee tam­bién han co - men­za­do a usar­las. Lo cier­to y cu­rio­so es que no exis­te en esas mo­de­los vir­tua­les un ran­go di­ver­so de ta­llas y ti­po­log ías ; to­das atien­den al ca­non es­tán­dar que se desea erra­di­car. Si la prác­ti­ca de crear mo­de­los vir­tua­les y usar­las se pro­pa­ga, se­ría l le var­lo to­do al ex­tre­mo, pe­ro ¿no he­mos si­do los pro­pios usua­rios de re­des par­te de la cau­sa ? Las otras reali­da­des vir­tua­les, co­mo el fa­mo­so jueg o Se­cond Li­fe, don­de creas tu pro­pio ava­tar, l le va al ex­tre­mo los cá­no­nes de be­lle­za es­ta­ble­ci­dos que co­lo­can a la mu­jer en una muy di­fí­cil si­tua­ción fren­te a su es­pe­jo y su cuer­po. No exis­ten los cuer­pos per­fec­tos en la vida real, pe­ro… ¿ las re­des son vida real ? En 2016 f ue Louis Vuit­ton quien pu­so co­mo pro­tag onis­ta de su cam­pa­ña a una es­tre­lla dig ital : Lig ht­ning , per­so­na­je del po­pu­lar vi­deo­jueg o Fi­nal Fan­tasy. La mo­de­lo dig ital de pe­lo ro­sa l leg ó a con­ce­der una en­tre­vis­ta pa­ra un periódico ame­ri­cano y a apa­re­cer en los anuncios de la mar­ca de dis­tin­tos paí­ses. La f usión del vi­deo­jueg o con la pu­bli­ci­dad dio bue­na ren­ta­bi­li­dad a la mar­ca, al tiem­po que f ue cri­ti­ca­da por sem­brar un ideal de be­lle­za irreal. En la in­dus­tria del vi­deo­jueg o des­gra­cia­da­men­te son mu­chos los es­te­reo­ti­pos se­xis­tas : la ma­yo­ría de per­so­na­jes fe­me­ni­nos lu­cen con po­ca ro­pa, be­lle­za es­pec­ta­cu­lar, pro­por­cio­nes so­bre­di­men­sio­na­das y ac­ti­tud pa­si­va .

¿Qué uso ha­ce­mos de ello ? ¿Có­mo afec­ta a nues­tro in­cons­cien­te co­lec­ti­vo ? ¿Có­mo nos mos­tra­mos en nues­tras pro­pias re­des so­cia­les ? Los es­pe­jos de las mu­je­res sig uen de­for­ma­dos y, seg ún los úl­ti­mos es­tu­dios, in­ter­net no ha­ce más que acre­cen­tar­los. Seg ún la Uni­ver­si­dad St An­drews de Es­co­cia, de­mues­tra que los po­see­do­res de una co­ne­xión wifi es­tán más ex­pues­tos a los idea­les crea­dos por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la pu­bli­ci­dad. Ins­ta­gram ha con­ver­ti­do la fo­to­gra­fía en pos­fo­to­gra­fía. La pe­rio­dis­ta Mar­ta Gar­cía Aller de­fi­ne muy bien to­do el fu­tu­ro que nos so­bre­vie­ne en su li­bro El fin del mun­do tal y co­mo lo co­no­ce­mos: “Las fo­tos ya no sus­ti­tu­yen la me­mo­ria. Ya ni si quie­ra co­mo es­cri­bía la fo­tó­gra­fa Su­san Son­tag , en el en­sa­yo que le dio la fa­ma en los 70: ‘Fo­to­gra­fiar es con­fe­rir im­por­tan­cia’. La ma­yo­ría de las imá­ge­nes que to­ma­mos se des­va­ne­ce cuan­do lle­gan al re­cep­tor, ig ual que cuan­do uno di­ce que es­tá to­man­do ca­fé se ol­vi­da cuan­do lle­ga al re­cep­tor. En el mun­do di­gi­tal, su fun­ción ya no es re­cor­dar, sino co­mu­ni­car al­go”. ¿ Po­de­mos cam­biar la ace­le­ra­da sim­bio­sis en­tre la reali­dad y la ilu­sión? ¿ Po­de­mos ha­cer que la reali­dad se vea co­mo real? Otro ejem­plo lo te­ne­mos en el fe­nó­meno de ma­sas de Hat­su­ne Mi­ku, una sen­sa­ción en la mú­si­ca ja­po­ne­sa de 16 años con una voz es­pec­ta­cu­lar. Su par­ti­cu­la­ri­dad es que no es hu­ma­na, sino crea­da por or­de­na­dor y, gra­cias a los grá­fi­cos 3D, apa­re­ce a mo­do de ho­lo­gra­ma en el es­ce­na­rio. Ella so­la ha lle­na­do es­ta­dios, ha ofre­ci­do con­cier­tos en di­rec­to y al día re­ci­be mi­llo­nes de vi­si­tas en su ca­nal de Youtu­be.

l fu­tu­ro vir­tual ha lle­ga­do a nues­tra era, las ga­fas 3D es­tán al al­can­ce de cual­quie­ra, y es so­lo el prin­ci­pio de lo que nos es­pe­ra. Ese mun­do for­ma ya par­te de no­so­tros y, sin que po­da­mos rom­per los pa­rá­me­tros de la mu­jer en el mun­do real, es­ta­mos pin­tan­do el mun­do vir­tual. La in­te­lig en­cia ar­ti­fi­cial lle­ga con fuer­za ; el pro­ble­ma es que las mu­je­res ape­nas su­man el 30 por cien­to de

“USAR MO­DE­LOS SE CVIROTUMALPEAS RA AL DE MANIQUÍS TIEN­DA” EN LA

la fuer­za de tra­ba­jo en el sec­tor tec­no­ló­gi­co, seg ún ci­fras de Ap­ple, Goo­gle, Fa­ce­book y Ama­zon. Así de cu­rio­so es que la ma­yo­ría de asis­ten­tes vir­tua­les sean fe­me­ni­nas, lla­ma­das Fem­bots, he­chas pa­ra com­pla­cer el ima­gi­na­rio mas­cu­lino, y que co­si­fi­can a las mu­je­res y per­pe­túan los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro. Los pro­pios Bots son edu­ca­dos con ba­ses de da­tos que vie­nen ses­ga­das, re­pli­can­do una men­te lle­na de los mis­mos es­te­reo­ti­pos se­xis­tas o ra­cis­tas que sig uen exis­tien­do. Es­pe­cia­lis­tas en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en­fa­ti­zan que la úni­ca vía pa­ra evi­tar que la tec­no­lo­gía ac­túe con pre­jui­cios es que to­dos los in­vo­lu­cra­dos en el pro­ce­so sean cons­cien­tes del im­pac­to de­ci­si­vo de su tra­ba­jo en la so­cie­dad. No po­de­mos de­te­ner el fu­tu­ro, pe­ro sí de­be­mos en­car­gar­nos de qué mun­do vir­tual es­ta­mos crean­do a la ve­lo­ci­dad ca­si de la luz. Na­da es en vano, por ello, si de­já­ra­mos de pin­tar con el filtro del cuer­po diez y la be­lle­za eter­na nues­tras fo­to­gra­fías per­so­na­les o nues­tros pro­pios ava­ta­res, la ilu­sión es­cla­vis­ta per­de­rá fue­lle. A ello se re­fe­ría Ali­cia Keys cuan­do ha­bla­ba de amar con va­len­tía ca­da cuer­po de uno mis­mo.

Fue to­do un acier­to la cam­pa­ña Un­der­neath We are Wo­men, de Amy D. Herman, que mues­tra la di­ver­si­dad ta­pa­da por un mo­de­lo im­pe­ran­te y úni­co de mu­jer. Ba­jo el tí­tu­lo 100 mu­je­res, 100 cuer pos, 100 his­to­rias, se en­se­ña la mul­ti­pli­ci­dad de ti­po­log ías de mu­jer y ca­rác­ter a tra­vés de las ya bau­ti­za­das fo­to­gra­fías ho­nes­tas ¿ Cuántas fo­to­gra­fías ho­nes­tas l le­nan las re­des per­so­na­les de ca­da uno?

El es­pe­jo en el que desean que nos re­fle­je­mos sig ue sien­do uno y se re­sis­te a com­par­tir el trono. “La nor­ma­li­dad es una ilu­sión – de­cía con iro­nía Mor­ti­cia Adams–, lo que es nor­mal pa­ra una araña es el caos pa­ra una mos­ca.” Las mu­je­res so­mos las mos­cas, y la so­cie­dad esa araña que te­je la te­la in­vi­si­ble don­de se que­dan atra­pa­das. Es cier­to que en la crítica y no el aplau­so han que­da­do fra­ses de los 90 co­mo “Na­da sa­be tan bien co­mo se sien­te la del­ga­dez”, de la mo­de­lo Ka­te Moss; pe­ro el Body Po­si­ti­ve ne­ce­si­ta mu­chas más ac­cio­nes pa­ra que cua­je en nues­tro co­lec­ti­vo. Nues­tro uni­ver­so se ha am­plia­do, vi­vi­mos en­tre dos mun­dos: el real y el vir­tual, ca­da vez más su­per­pues­tos, más in­ter­co - nec­ta­dos. No po­de­mos de­te­ner el uso de mo­de­los vir­tua­les, pe­ro sí su ti­po­lo­gía, los es­te­reo­ti­pos que ven­den. Po­de­mos cam­biar nues­tra vida, pe­ro pa­sa por amar­nos y no de­for­mar nues­tra reali­dad ni per­mi­tir que na­die lo ha­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.