QUE EM­PIE­CE ELSHOW

Hoy más que nun­ca, la mo­da es pu­ro es­pec­tácu­lo. Ima­gi­na­rios dis­tó­pi­cos, via­jes en el tiem­po, tec­no­lo­gía pun­ta o fu­tu­ro sci-fi com­ple­tan per­for­man­ces nun­ca vis­tas. Lu­ces, cá­ma­ras y ac­ción.

Glamour (Spain) - - Glamourama - Rea­li­za­ción: Amalia G. Cá­te­dra

Abor­do de un ejér­ci­to de dro­nes so­bre­vo­la­ba por en­ci­ma de los asis­ten­tes la úl­ti­ma hor­na­da de it bags fir­ma­dos por Dol­ce&gab­ba­na. El fu­tu­ro ya es­tá aquí, pen­sa­rían mu­chos al con­tem­plar se­me­jan­te des­plie­gue en un fas­hion show, don­de lo te­chie se fun­día con cons­tan­tes gui­ños al ca­to­li­cis­mo y motivos pop art. De es­ta gui­sa es­té­ti­ca, en­tre ecle­siás­ti­ca y fu­tu­ris­ta co­mo sa­ca­da de una es­ce­na The Young Po­pe, los ita­lia­nos pre­sen­ta­ban su pro­pues­ta O/I 18. “Ca­da vez que veo una pe­lí­cu­la en el ci­ne es má­gi­co, sin im­por­tar cuál sea su ar­gu­men­to”, di­jo al­gu­na vez Ste­ven Spiel­berg. Y la mo­da sa­be muy bien có­mo tras­la­dar­nos a re­cón­di­tos lu­ga­res des­de una pa­sa­re­la. Lo que his­tó­ri­ca­men­te so­lo arries­ga­ban unos po­cos, co­mo Karl La­ger­feld pa­ra Cha­nel o Marc Ja­cobs pa­ra Louis Vuit­ton, aho­ra se con­vier­te en prin­ci­pal pre­mi­sa. ¿Quién hu­bie­se ima­gi­na­do ha­ce un par de dé­ca­das asis­tir a un des­fi­le de Tommy Hil­fi­ger en­tre olor a neu­má­ti­co y ga­so­li­na pa­ra vi­si­tar la ten­den­cia des­de un au­tén­ti­co cir­cui­to de Fór­mu­la1?, ¿o que el so­ni­do bom­bean­te de un co­ra­zón nos die­ra la bien­ve­ni­da en una sa­la de qui­ró­fano de di­men­sio­nes co­lo­sa­les en­tre cy­borgs que des­fi­lan por­tan­do sus pro­pias ca­be­zas ba­jo el se­llo de Guc­ci? In­clu­so la pro­pues­ta tex­til po­dría lle­gar a ser muy si­mi­lar a otras an­te­rio­res, fiel a un ADN, pe­ro pre­sen­ta­da en di­fe­ren­te con­tex­to.

En al­gún lu­gar de otros mun­dos. La op­ción de la dis­cre­ción si­gue es­tan­do ahí, pe­ro la mo­da nos vie­ne en­se­ñan­do có­mo un des­fi­le, más que pa­ra mos­trar una su­ce­sión de pren­das, vie­ne a ha­cer­nos so­ñar

con to­da cla­se de ins­pi­ra­cio­nes, fu­tu­ros per­fec­tos, a ve­ces dis­tó­pi­cos, o es­ce­nas año­ra­das e idea­les del pa­sa­do. Al­go no muy dis­tin­to de lo que ha­ce el ci­ne. La re­cién pre­sen­ta­da tem­po­ra­da O/I 18 de Gi­venchy da buen ejem­plo de ello des­de el Pa­lais de Jus­ti­ce de París, Cla­re Waight Ke­ller re­crea una es­tam­pa años 50 ins­pi­ra­da en el ci­ne ne­gro; y Na­dè­ge Van­hee-cy­buls­ki or­ques­tó un bu­có­li­co jar­dín se­mi­abier­to pa­ra Her­mès. Aho­ra pa­de­cer sín­dro­me de Stend­hal, a lo lar­go de esos mi­nu­tos de im­pac­to ins­ta­gramea­ble, co­mien­za a ser lo es­pe­ra­do. So­bre el he­cho de no pa­sar des­aper­ci­bi­do sa­be bien Dem­na Gva­sa­lia, nom­bre re­co­no­ci­do ya co­mo re­vo­lu­cio­na­rio de nues­tro tiem­po. “Por pri­me­ra vez he si­do tes­ti­go de có­mo la mo­da pue­de ser útil en mu­chos otros as­pec­tos más que pa­ra cu­brir el cuer­po”, de­cía el di­se­ña­dor tras pre­sen­tar su úl­ti­ma pro­pues­ta pa­ra Ba­len­cia­ga.

Nue­vos sets, nue­vos pa­ra­dig­mas.

Una mon­ta­ña pa­ra ska­ters pla­ga­da de gra­fi­tis sir­vió co­mo em­pla­za­mien­to per­fec­to pa­ra al­ber­gar una unión sin pre­ce­den­tes so­bre la pa­sa­re­la: Ba­len­cia­ga y el Pro­gra­ma Mun­dial de Alimentos co­la­bo­ra­rán con una do­na­ción del 10% de ca­da pren­da ven­di­da con su lo­go. Gva­sa­lia hi­zo des­fi­lar pren­das con la ima­gen del World Food Pro­gram­me, un pro­gra­ma mun­dial de re­par­to de alimentos de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) que dis­tri­bu­ye bie­nes de pri­me­ra ne­ce­si­dad en ca­sos ex­tre­mos co­mo pro­yec­tos de desa­rro­llo, re­fu­gia­dos de lar­ga du­ra­ción o víc­ti­mas de desas­tres na­tu­ra­les. Es­ta vez no exis­te lu­gar pa­ra la fri­vo­li­dad o la iro­nía, el apo­yo a la cau­sa es fir­me. Tan fir­me co­mo su gi­gan­tes­ca pues­ta en es­ce­na de tin­tes ur­ba­nos en Stu­dio 217, en Plai­ne Saint-de­ni. Otro de los gran­des mo­men­tos de la fu­tu­ra pro­pues­ta oto­ñal

acon­te­ció en Nue­va York, en el par­que in­dus­trial de The Brooklyn Navy Yard, cuan­do la mo­de­lo Irina Shayk abrió el des­fi­le de Phi­lipp Plein de la mano de un robot Trans­for­mer en una es­pec­ta­cu­lar re­crea­ción de una ga­lác­ti­ca es­ta­ción de es­quí cu­bier­ta con nie­ve ar­ti­fi­cial. Tam­bién en Nue­va York, pe­ro sus­ti­tu­yen­do la nie­ve por mi­llo­nes de pa­lo­mi­tas de maíz, Cal­vin Klein so­ña­ba con la Amé­ri­ca pro­fun­da. “Me­nos ho­rror y más es­pe­ran­za”, di­jo Raf Si­mons des­pués de su ter­cer des­fi­le pa­ra Cal­vin Klein cu­ya pues­ta en es­ce­na con­tó con la co­la­bo­ra­ción del ar­tis­ta Ster­ling Ruby y el es­tu­dio Bu­reau Be­tak. Raf definió su tra­ba­jo co­mo una mez­cla de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción con re­fe­ren­cias a pe­lí­cu­las co­mo Sa­fe (1995) o La

Seducción, el fil­me más re­cien­te de So­fia Coppola am­bien­ta­do en la Gue­rra Ci­vil de EE.UU.

Lo tu­yo es pu­ro tea­tro.

El pa­tri­mo­nio de gran­des ciu­da­des úl­ti­ma­men­te se an­to­ja co­mo es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra una pues­ta en es­ce­na de pe­lí­cu­la. Si la tem­po­ra­da pa­sa­da Les In­va­li­des ser­vía co­mo in­com­pa­ra­ble te­lón de fon­do pa­ra Ni­na Ric­ci, las fal­das de la To­rre Eif­fel des­ple­ga­ban es­ta vez un au­tén­ti­co jue­go de lu­ces en el úl­ti­mo des­fi­le de Saint Laurent by Ant­hony Vac­ca­re­llo. Mien­tras en Ma­drid, el Tea­tro Real al­ber­ga­ba The Hun­ting, la úl­ti­ma co­lec­ción de Pa­lo­mo Spain, en una ci­ta ya im­pres­cin­di­ble. No bas­tan con que te lo cuen­ten, la mo­da del pre­sen­te hay que vi­vir­la.

Una mon­ta­ña de gra­fi­tis ap­ta pa­ra ska­ters pro­ta­go­ni­zó la pro­pues­ta de Dem­na Gva­sa­lia en una co­la­bo­ra­ción de tin­tes hu­ma­ni­ta­rios.

BA­LEN­CIA­GA

TOMMY HIL­FI­GER

La pro­pues­ta See Now, Buy Now del ame­ri­cano des­fi­ló en Mi­lán en una pa­sa­re­la re­con­ver­ti­da en un cir­cui­to de Fór­mu­la1. Tommy­now Dri­ve des­pe­día así su exi­to­sa co­la­bo­ra­ción Tommy­xGi­gi de la mano de la top y to­da su trou­pe (her­ma­nos Ha­did in­clui­dos).

Em­pla­za­do en el edi­fi­cio Me­tro­pol de Mi­lán, el úl­ti­mo des­fi­le de Dol­ce&gab­ba­na fue pu­ra per­for­man­ce. Tec­no­lo­gía y de­ta­lles arty se die­ron la mano en una pues­ta en es­ce­na 3.0 de tin­tes cos­tum­bris­tas.

DOL­CE&GAB­BA­NA

Ico­no­gra­fía de Andy War­hol, gra­ne­ros de­rrui­dos y una gran al­fom­bra de pa­lo­mi­tas en un set fir­ma­do por Bu­reau Be­tak. Raf Si­mons fir­ma la úl­ti­ma pues­ta en es­ce­na de Cal­vin Klein jun­to al ar­tis­ta Ster­ling Ruby, ins­pi­ra­do en Amé­ri­ca.

CAL­VIN KLEIN

Un via­je in­ter­ga­lác­ti­co con ro­bots Trans­for­mers y una fal­sa tor­men­ta de nie­ve pro­ta­go­ni­za­ron una de las pues­tas en es­ce­na más ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de la se­ma­na de la mo­da de Nue­va York, con re­mi­nis­cen­cias al fu­tu­ris­mo sport de los 60 que traían a nues­tra memo

PHI­LIPP PLEIN

Un au­tén­ti­co jue­go de lu­ces, en­tre un set con for­ma de cu­bo y la To­rre Eif­fel, pro­ta­go­ni­za­ron el des­fi­le más tea­tral de París.

SAINT LAURENT

Un bos­que de ra­re­zas con plu­mas, bo­tas in­ter­mi­na­bles, bro­ca­dos con re­mi­nis­cen­cias a Wi­lliam Morris y pren­das bu­có­li­cas se die­ron ci­ta en el ma­dri­le­ño Tea­tro Real.

PA­LO­MO SPAIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.