Ivan­ka Trump, mu­cho más que la hi­ja del pre­si­den­te

La pe­rio­dis­ta An­na van den Bree­mer in­da­ga en los as­pec­tos me­nos co­no­ci­dos de la con­se­je­ra de la Ca­sa Blan­ca, en una biografía que po­ne de nue­vo la po­lé­mi­ca en ban­de­ja.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Ge­ma Hos­pi­do

En se­gui­da me lla­mó la aten­ción, por su ma­ne­ra de mo­ver­se tan grá­cil y se­gu­ra de sí mis­ma mien­tras sa­lu­da­ba a to­das las per­so­nas im­por­tan­tes que ha­bía en la fies­ta”, ex­pli­ca An­na que co­no­ció per­so­nal­men­te a Ivan­ka ha­ce dos dé­ca­das cuan­do ella te­nía 19 años y es­ta­ba rea­li­zan­do unas prác­ti­cas en Nue­va York. Los pos­te­rio­res acon­te­ci­mien­tos en la vi­da de la fa­mi­lia Trump, ani­ma­ron a la pe­rio­dis­ta a es­cri­bir: Ivan­ka, la ver­da­de­ra pri­me­ra da­ma. La hi­ja del pre­si­den­te ha pro­vo­ca­do ríos de tin­ta, des­de su ex­tra­ña po­si­ción den­tro del or­ga­ni­gra­ma de la Ca­sa Blan­ca, que va mu­cho más allá del car­go de con­se­je­ra, de­jan­do en un se­gun­do plano a su ma­dras­tra Melania. “Ivan­ka y sus her­ma­nos lla­man nor­mal­men­te a Melania el cua­dro, por­que nun­ca ha­bla. Ha di­cho en en­tre­vis­tas que res­pe­ta la de­ci­sión de Melania, que tie­ne so­lo 11 años más, de no desem­pe­ñar un pa­pel muy des­ta­ca­do co­mo pri­me­ra da­ma. Es­ta de­ci­dió que­dar­se en Nue­va York du­ran­te los pri­me­ros me­ses de la pre­si­den­cia de su es­po­so pa­ra que su hi­jo pu­die­ra ter­mi­nar el co­le­gio en Man­hat­tan. Pe­ro al­gu­nos me­dios es­cri­ben so­bre una re­la­ción fría en­tre las dos. Sin du­da, es­tá cla­ro que am­bas son muy di­fe­ren­tes. Ivan­ka es­tá acos­tum­bra­da a es­tar en los fo­cos y le gus­ta la aten­ción, a di­fe­ren­cia de Melania, que es una per­so­na muy re­ser­va­da y que so­lo quie­re que la de­jen en paz.” GLA­MOUR: ¿Có­mo des­cri­bi­rías a Ivan­ka? AN­NA: Ivan­ka es Trump-light. Yo di­ría que es una ver­sión me­jo­ra­da de su pa­dre. Es más equi­li­bra­da. Aun­que tie­nen al­go en co­mún, am­bos son muy am­bi­cio­sos. Al igual que su pa­dre, Ivan­ka sa­be ven­der la mar­ca Trump, es una ne­go­cia­do­ra con mu­cho ta­len­to que no necesariamente si­gue to­das las nor­mas. Pe­ro mien­tras su pa­dre es im­pre­de­ci­ble y di­ce to­do lo que pien­sa, Ivan­ka es muy cal­cu­la­do­ra. Su ha­bi­li­da­des so­cia­les pro­vie­nen de su ma­dre Iva­na. Cuan­do Ivan­ka era pe­que­ña su ma­dre or­ga­ni­za­ba fies­tas en su lu­jo­so áti­co en la To­rre Trump y ella se que­da­ba me­ro­dean­do en su ha­bi­ta­ción o ma­qui­llán­do­se. Más tar­de, Ivan­ka co­men­zó a re­ci­bir a los in­vi­ta­dos, ha­bla­ba con ellos y los ha­cía sen­tir có­mo­dos. Apren­dió las ar­tes de la so­cia­li­za­ción a una tem­pra­na edad.

Su propia ma­dre, Iva­na, se­gún la re­vis­ta Ti­me, prac­ti­có mé­to­dos po­co or­to­do­xos de edu­ca­ción con sus hi­jos: “Es­tá muy or­gu­llo­sa de no ha­ber da­do nun­ca el pe­cho. Es una de­fen­so­ra de dar un buen ca­che­te cuan­do se re­quie­ra. Y cree en las ru­ti­nas, en rea­li­zar un gran nú­me­ro de ac­ti­vi­da­des al día y en la pun­tua­li­dad”. GLA­MOUR: Des­de fue­ra, Ivan­ka es una mu­jer muy bien edu­ca­da... ¿ Es tan in­te­li­gen­te co­mo la fa­mi­lia Trump nos di­ce? AN­NA: Ella es in­te­li­gen­te. Pe­ro lo es más de una for­ma so­cial y emo­cio­nal, que de ma­ne­ra in­te­lec­tual. No es­ta­ba en el top de su cla­se en la Uni­ver­si­dad. No se gra­duó con ex­ce­len­tes no­tas, so­lo bue­nas. Pe­ro fue a los me­jo­res co­le­gios y re­ci­bió la me­jor edu­ca­ción.

“A MELANIA LA LLA­MAN EL CUA­DRO, POR­QUE NO HA­BLA”

GLA­MOUR: ¿Có­mo ha si­do la vi­da de Ivan­ka? AN­NA: Fue una vi­da pri­vi­le­gia­da. Cre­ció en un gran áti­co de la Quin­ta Ave­ni­da, en Man­hat­tan, con su ape­lli­do en el edi­fi­cio. No mu­chos ni­ños vi­ven así. Su ha­bi­ta­ción te­nía unas mag­ní­fi­cas vis­tas de Cen­tral Park don­de fan­ta­sea­ba so­bre su fu­tu­ro. Cre­ció ba­jo los fo­cos, pe­ro su vi­da no siem­pre fue fá­cil. Cuan­do te­nía ocho años, sus pa­dres tu­vie­ron un des­agra­da­ble di­vor­cio. Ivan­ka di­ce que fue “el mo­men­to más os­cu­ro” de su vi­da. La cau­sa de es­te fue por un lío amo­ro­so que tu­vo Trump y es­tu­vo sal­pi­can­do los ta­bloi­des de Nue­va York du­ran­te me­ses. Los re­por­te­ros es­pe­ra­ban a Ivan­ka a la sa­li­da del co­le­gio pa­ra ha­cer­le pre­gun­tas inapro­pia­das. GLA­MOUR: ¿Có­mo es la re­la­ción con su ma­dre, pa­dre y her­ma­nos? AN­NA: Tan­to su ma­dre co­mo su pa­dre son adic­tos al tra­ba­jo, así que ca­si nun­ca es­ta­ban en ca­sa con los ni­ños. Ivan­ka fue cria­da por sus dos ni­ñe­ras ir­lan­de­sas, Brid­get y Do­rothy. Cuan­do es­cri­bí es­te li­bro des­cu­brí que Ivan­ka siem­pre ha­bla de sus pa­dres en tér­mi­nos de ad­mi­ra­ción; son bue­nos ejem­plos de éxi­to y mo­de­los a se­guir, pe­ro ca­si nun­ca ha­bla so­bre có­mo cui­da­ron de ella. La ca­li­dez y el apo­yo que tam­bién ne­ce­si­ta­ba cuan­do era una ni­ña, la ob­tu­vo de sus abue­los de Che­cos­lo­va­quia, quie­nes se que­da­ron con los ni­ños unos me­ses al año y su ni­ñe­ra. GLA­MOUR: ¿ Por­qué Do­nald Trump ha de­ci­di­do dar­le tan­to po­der a su hi­ja? AN­NA: Ella es su má­xi­mo tro­feo. De to­dos sus hi­jos, Ivan­ka era la más gua­pa y la que me­jor se com­por­ta­ba de­lan­te de la cá­ma­ra, la más fiel. Nun­ca ha cau­sa­do nin­gún es­cán­da­lo, y no es na­da re­bel­de. Du­ran­te la cam­pa­ña, era la ani­ma­do­ra prin­ci­pal de Do­nald. GLA­MOUR: ¿ Se­rá ella una can­di­da­ta a la pre­si­den­cia? AN­NA: De­fi­ni­ti­va­men­te no es al­go que de­be­ría­mos des­car­tar. Ivan­ka es una mu­jer jo­ven muy am­bi­cio­sa y ha ocu­pa­do un asien­to en la pri­me­ra fi­la en la cam­pa­ña de su pa­dre. Trump es­ta­ba atra­yen­do a mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses “ol­vi­da- dos”, per­so­nas que no se sien­ten re­pre­sen­ta­das por el es­ta­blish­ment y es po­si­ble que Ivan­ka des­cu­bra su pro­pio gru­po de “per­so­nas ol­vi­da­das.” A los jó­ve­nes es­ta­dou­ni­den­ses les gus­ta su es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, el he­cho de que sea una mu­jer am­bi­cio­sa, una ma­dre ca­ri­ño­sa y tam­bién que sea in­de­pen­dien­te, lo que sig­ni­fi­ca que no se con­si­de­ra ca­te­gó­ri­ca­men­te re­pu­bli­ca­na o de­mó­cra­ta. “Más que una afi­lia­ción a un par­ti­do, yo vo­to se­gún lo que creo que es co­rrec­to, pa­ra mi fa­mi­lia y pa­ra mi país”, ha di­cho. Tam­bién ha de­cla­ra­do en en­tre­vis­tas que po­dría es­tar in­tere­sa­da en pos­tu­lar­se pa­ra la pre­si­den­cia en el fu­tu­ro. Hi­zo un tra­to con su es­po­so, Ja­red Kush­ner, cuan­do se mu­dó a Was­hing­ton y es que si sur­gía la opor­tu­ni­dad, ella se­ría la ele­gi­da, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra mu­jer pre­si­den­ta, y no él. GLA­MOUR: ¿ La anéc­do­ta que más te gus­ta que ha­yas oí­do de ella? AN­NA: Me gus­ta la anéc­do­ta de la jo­ven Ivan­ka, sen­ta­da en el jet pri­va­do de su pa­dre, pa­ra un via­je fa­mi­liar a Palm Beach en Flo­ri­da. Los pa­dres de Ivan­ka es­ta­ban di­vor­cia­dos y es­ta­ban es­pe­ran­do a Mar­la Ma­ples, la se­gun­da mu­jer de Trump. Siem­pre lle­ga­ba tar­de y Trump lo odia­ba. Ivan­ka ve có­mo se de­tie­ne un co­che en la pis­ta del ae­ro­puer­to de don­de sa­le Mar­la. Ivan­ka ad­vier­te a su pa­dre y le di­ce que es­pe­re. Pe­ro Trump le­van­ta sus ma­nos y no le di­ce al pi­lo­to que pare. Jus­to an­tes de que Mar­la suba a bor­do, el avión des­pe­ga. Ivan­ka con­si­de­ra es­to una im­por­tan­te lec­ción por par­te de su pa­dre: ¡nun­ca hay que lle­gar tar­de! La gen­te nor­mal pro­ba­ble­men­te di­ría que eso es un mal ejem­plo pa­ra dar a sus hi­jos... GLA­MOUR: ¿Cuál es la in­for­ma­ción más cho­can­te que has re­ca­ba­do en es­ta in­ves­ti­ga­ción? AN­NA: En 2017 Ivan­ka pu­bli­có su li­bro Wo­men Who Work, Rew­ri­ting the Ru­les for Suc­cess. He oí­do por par­te de una fuen­te en la edi­to­rial, que su ma­nus­cri­to le fue de­vuel­to por­que no ha­cía men­ción a nin­gu­na mu­jer em­pre­sa­ria, to­dos eran hom­bres ma­yo­res de la quin­ta de su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.