Me­du­sa y Per­seo

Glamour (Spain) - - Contents -

Cie­rra los ojos e ima­gi­na el per­fil que encaja con es­ta des­crip­ción: lí­der de un país oc­ci­den­tal, que ha ga­na­do las elec­cio­nes re­pre­sen­tan­do a un par­ti­do po­lí­ti­co pa­ra go­ber­nar un Es­ta­do ha­cién­do­se con el po­der, eli­ge a un Go­bierno re­pre­sen­ta­do por el Con­se­jo de Mi­nis­tros. En to­da la fra­se, las pa­la­bras uti­li­za­das pa­ra des­cri­bir la po­lí­ti­ca y sus ór­ga­nos son mas­cu­li­nos. Irre­me­dia­ble­men­te, la ima­gen que acu­de a nues­tra men­te es un se­ñor en­cor­ba­ta­do de unos 50 años, cau­cá­si­co, li­de­ran­do a un gru­po de per­so­nas de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res. Es­ta es la iner­cia con la que de­be en­fren­tar­se la igual­dad en po­lí­ti­ca, la ima­gen es­te­reo­ti­pa­da cons­trui­da por dé­ca­das de po­der de tra­je y cor­ba­ta, por dé­ca­das de su­bre­pre­sen­ta­ción de la mu­jer en los ám­bi­tos de man­do.

Co­mo aca­ba­mos de de­mos­trar, el lé­xi­co de la po­lí­ti­ca es­tá cons­trui­do en mas­cu­lino: li­de­raz­go, po­der, go­bierno, mi­nis­te­rio, par­ti­do, es­ta­do, eje­cu­ti­vo, le­gis­la­ti­vo, ju­di­cial, con­se­jo, por­ta­voz... pa­la­bras sin su con­tra­par­ti­da fe­me­ni­na –re­cor­de­mos la po­lé­mi­ca con la pa­la­bra “por­ta­vo­za”– por­que has­ta ha­ce ape­nas unos años, no eran necesarias. El po­der ha es­ta­do aso­cia­do ín­ti­ma­men­te a lo mas­cu­lino, a atri­bu­tos vin­cu­la­dos a los hom­bres co­mo man­do, com­pe­ti­ción, am­bi­ción, je­rar­quía, lu­cha, au­to­ri­dad. Ám­bi­tos en los que las mu­je­res que se atre­ven a com­pe­tir en igual­dad de con­di­cio­nes son cua­li­fi­ca­das de ma­ne­ra pe­yo­ra­ti­va: mu­jer am­bi­cio­sa no tie­ne la mis­ma per­cep­ción que hom­bre am­bi­cio­so, por­que al se­gun­do se le su­po­ne y a la pri­me­ra se le cri­ti­ca. Por lo tan­to, apre­cia­mos en el idea­rio in­ter­sub­je­ti­vo de lo re­la­cio­na­do con el po­der una cues­tión tan pro­fun­da co­mo com­ple­ja, la le­gi­ti­mi­dad del pa­pel de las mu­je­res en la po­lí­ti­ca.

La ca­te­drá­ti­ca Mary Beard en su ma­ni­fies­to Mu­je­res y po­der con­clu­ye que no es fá­cil ha­cer en­ca­jar a las mu­je­res en una es­truc­tu­ra que, de en­tra­da, es­tá co­di­fi­ca­da co­mo mas­cu­li­na, lo que hay que ha­cer es cam­biar la es­truc­tu­ra. La in­te­lec­tual de­ta­lla có­mo las mu­je­res han vi­vi­do al mar­gen del po­der ins­ti­tu­cio­nal por­que des­de su mis­ma con­cep­ción fue di­se­ña­do y pen­sa­do por y pa­ra los hom­bres. Es­ta teo­ría se sus­ten­ta en los mi­tos so­bre los que se han cons­trui­do las re­la­cio­nes de po­der, co­mo la dio­sa Me­du­sa, quien fue de­ca­pi­ta­da por el hé­roe Per­seo. Es­ta ima­gen fue uti­li­za­da por Trump en sus ma­te­ria­les de cam­pa­ña du­ran­te las elec­cio­nes con­tra Hi­llary Clin­ton pa­ra re­for­zar la con­cep­ción so­cial que mu­jer y po­lí­ti­ca cons­ti­tu­yen un oxí­mo­ron.

En Es­pa­ña, el mo­vi­mien­to del 8 de mar­zo ha su­pues­to un pun­to de in­fle­xión. Tras­ver­sal des­de el pun­to de vista ideo­ló­gi­co y ge­ne­ra­cio­nal, evi­den­ció una de­man­da so­cial de pri­mer or­den, has­ta el mo­men­to, me­nos­pre­cia­da por la agen­da pú­bli­ca. El cam­bio de go­bierno pro­pi­cia­do por la mo­ción de cen­su­ra de Pe­dro Sánchez ha per­mi­ti­do que nues­tro país li­de­re el por­cen­ta­je de mu­je­res en el Eje­cu­ti­vo de la OC­DE, un 65%. Es por ello, que la Real Aca­de­mia de la Len­gua Es­pa­ño­la ha te­ni­do que par­ti­ci­par del de­ba­te lé­xi­co que se pro­du­jo cuan­do el con­cep­to Con­se­jo de Mi­nis­tros de­ja­ba de ade­cuar­se a la nue­va reali­dad. Con­se­jo de Mi­nis­tras y Mi­nis­tros ha si­do acep­ta­do por la aca­de­mia en un ejer­ci­cio que no so­lo es re­tó­ri­co, sino se­mióti­co, to­do un signo que mues­tra có­mo la igual­dad efec­ti­va to­da­vía es un re­to en nues­tra so­cie­dad, no so­lo en la po­lí­ti­ca, sino tam­bién en otros ám­bi­tos de po­der.

El nue­vo Con­se­jo de Mi­nis­tras y Mi­nis­tros ha si­do ta­cha­do des­de al­gún es­ta­men­to co­mo un ejer­ci­cio de pro­pa­gan­da, de mar­ke­ting, por par­te del nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno. Una acu­sa­ción que de­mues­tra la aún com­pli­ca­da re­la­ción en­tre el po­der y la mu­jer. Los cu­rrí­cu­lums de to­das las mi­nis­tras de­be­rían cons­ti­tuir un an­tí­do­to le­tal con­tra cual­quier som­bra de du­da en una pri­me­ra va­lo­ra­ción; y con el tiem­po, sus ac­cio­nes co­mo res­pon­sa­bles de sus áreas, el úni­co ele­men­to que per­mi­ta juz­gar­las. Del mis­mo mo­do, po­dre­mos va­lo­rar la vo­lun­tad del Go­bierno so­cia­lis­ta por im­pul­sar la igual­dad co­mo un va­lor, pe­ro tam­bién co­mo una reali­dad eco­nó­mi­ca y so­cial. Por que el ver­da­de­ro re­to es que la ma­ter­ni­dad, la con­ci­lia­ción, las cuo­tas, la violencia machista…, pa­la­bras to­das ellas en fe­me­nino, tam­bién in­cum­ban a hom­bres; y el po­der, el Es­ta­do, los ne­go­cios, sean tam­bién co­sas de mu­je­res, co­mo la pre­si­den­cia del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.