Jus­tin The­roux, una son­ri­sa por fa­vor

EL QUE NOS CON­TA­GIAN ES­TE MES JUS­TIN THE­ROUX Y LA HU­MO­RIS­TA KA­TE MCKIN­NON, LA CAN­TAN­TE AN­NA CALVI O LA AR­QUI­TEC­TA FRI­DA ES­CO­BE­DO.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Mar­cus Lu­cas

Ha­ce tiem­po que Jus­tin The­roux es uno de nues­tros fa­vo­ri­tos. Por­que co­mo ac­tor, con­si­gue re­sul­tar siem­pre sen­si­ble sin per­der la vi­ri­li­dad. Por­que hay po­cos que de­fien­dan un street sty­le tan ca­sual co­mo él (más aba­jo ha­bla­re­mos de es­to). Por­que, a pe­sar de ha­ber for­ma­do par­te de una de las pa­re­jas más gla­mou­ro­sas de Holly­wood, es un ti­po de lo más nor­mal. Y por­que su ta­len­to le ha lle­va­do a con­ver­tir­se en un ac­tor im­pres­cin­di­ble. Es­te mes po­dre­mos ver­lo jun­to a Mi­la Ku­nis y Ka­te Mckin­non en la co­me­dia El es­pía que me plan­tó y en oc­tu­bre en la nue­va se­rie de Net­flix, Ma­niac, jun­to a Em­ma Sto­ne. GLA­MOUR: Jus­tin, ya es­tás en ple­na cua­ren­te­na. Sé sin­ce­ro: ¿has te­ni­do al­gún atis­bo de la cri­sis de los cua­ren­ta? JUS­TIN: No. Y sé que pa­re­ce ra­ro. A ve­ces es­toy con vein­tea­ñe­ros y soy cons­cien­te de que la gen­te de esa edad no tie­ne, por ejem­plo, re­cuer­dos cla­ros del 11-S, por­que eran ni­ños cuan­do pa­só. Pe­ro sí que me he da­do cuen­ta de una co­sa: a me­di­da que vas cum­plien­do años, ¡ca­da vez es más di­fí­cil que te sien­te bien la ro­pa hol­ga­da! (ríe).

GLA­MOUR: Se sa­be que tie­nes mu­chos ta­tua­jes, aun­que la ma­yo­ría no se ven a sim­ple vis­ta. JUS­TIN: Sí, me de­jo los bra­zos li­bres en la me­di­da de lo po­si­ble. Prin­ci­pal­men­te por­que no me ape­te­ce te­ner que pa­sar­me ho­ras en la si­lla de ma­qui­lla­je du­ran­te los ro­da­jes para cu­brir­los. In­ten­to te­ner­los es­con­di­dos. Me los ha­go so­bre to­do en las pier­nas, el tor­so y la es­pal­da. GLA­MOUR: En los ochen­ta, du­ran­te tu ni­ñez y ju­ven­tud, vi­vías en Was­hing­ton, que era fa­mo­sa por su am­bien­te punk y hard­co­re. ¿Ha­bía otras cul­tu­ras ju­ve­ni­les que te lla­ma­ran la aten­ción por aquel en­ton­ces? JUS­TIN: Hu­bo un mo­vi­mien­to mu­si­cal que me en­can­ta­ba, pe­ro que no con­si­guió lle­gar más allá de Was­hing­ton: el go-go. Era una mú­si­ca muy funky, con mu­cha per­cu­sión. Chuck Brown & The Soul Sear­chers, The Junk Yard Band, Ra­re Es­sen­ce… Esos gru­pos no pa­sa­ron de fe­nó­meno lo­cal, pe­ro ese es­ti­lo mu­si­cal me lle­vó has­ta el hip-hop. GLA­MOUR: Si pu­die­ras dar­te un con­se­jo a ti mis­mo a los 15 años, ¿qué di­rías? JUS­TIN: Me di­ría, sim­ple­men­te: “¡De­ja de preo­cu­par­te tan­to! No te es­tre­ses. ¡To­do sal­drá bien!”. Yo era el chi­co más ten­so e in­se­gu­ro del mun­do, ca­si no con­fia­ba en na­die. Me di­ría: “¡Con­fía en ti mis­mo! ¡No tie­nes nin­gún mo­ti­vo para no ha­cer­lo!”. GLA­MOUR: ¿Có­mo ad­qui­ris­te se­gu­ri­dad en ti mis­mo? ¿ Fue al­go que lle­gó au­to­má­ti­ca­men­te con el éxi­to? JUS­TIN: No, creo que tie­ne más que ver con la edad y la ex­pe­rien­cia. Es al­go que lle­ga cuan­do los de­más te acep­tan. De jo­ven no tie­nes ni la me­nor idea de lo que es­tás ha­cien­do ni lo que quie­res de la vi­da. Yo sa­bía que que­ría ha­cer al­go ar­tís­ti­co, pe­ro no te­nía la fe su­fi­cien­te en mí mis­mo co­mo para creer que se me da­ría bien. Pe­ro cuan­do ha­ces al­go du­ran­te mu­cho tiem­po, vas co­gien­do prác­ti­ca. Y, en­ton­ces, em­pie­zas a ser bueno. Ade­más, aun­que sue­ne ra­ro, es del to­do nor­mal no te­ner con­fian­za en uno mis­mo de jo­ven: aún no has po­di­do de­mos­trar lo que va­les. Pe­ro, con el tiem­po, lo vas ha­cien­do, y aca­bas en un pun­to en el que pue­des ana­li­zar de for­ma muy ra­cio­nal de qué eres ca­paz. Y así es co­mo uno con­si­gue con­fian­za en uno mis­mo. GLA­MOUR: ¿Re­cuer­das ha­ber te­ni­do al­gu­na re­ve­la­ción al prin­ci­pio de tu ca­rre­ra que te di­je­ra que eras bueno? JUS­TIN: Fui a una es­cue­la muy cen­tra­da en las hu­ma­ni­da­des don­de re­pre­sen­ta­mos un mon­tón de obras de tea­tro, no so­lo las tí­pi­cas re­pre­sen­ta­cio­nes es­co­la­res, sino co­sas muy in­tere­san­tes, des­de Sha­kes­pea­re a Io­nes­co. Y así em­pe­zó to­do. Me di­je: “¡Es­to es al­go que po­dría dár­se­me bien!”. Y por su­pues­to que aún no era bueno de ver­dad, pe­ro fue el im­pul­so para to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas para mi fu­tu­ro in­me­dia­to. Lue­go, más ade­lan­te, hu­bo mo­men­tos así cuan­do en la trein­te­na em­pe­cé a es­cri­bir guio­nes. Me di cuen­ta de que la co­sa fun­cio­na­ba. Creo que en la vi­da lo más im­por­tan­te es es­tar abier­to a las opor­tu­ni­da­des. No creo que aca­be con­ver­ti­do en can­tan­te o bai­la­rín de cla­qué (ríe), pe­ro tam­po­co lo des­car­to del to­do. GLA­MOUR: ¿Qué es lo que te mo­ti­va? JUS­TIN: Nor­mal­men­te, el he­cho de vi­vir ex­pe­rien­cias. Ser muy cons­cien­te de lo que ha­go Quie­ro de­cir que, a ve­ces, para mí el pro­ce­so de ha­cer una pe­lí­cu­la o es­cri­bir un guión es mu­cho más emo­cio­nan­te que la reac­ción que pue­da con­se­guir con la obra ter­mi­na­da. He he­cho un par de co­sas que tu­vie­ron mu­cho éxi­to, y al­gu­nas que no tu­vie­ron tan­to. Siem­pre in­ten­to sa­car to­do lo que pue­do de mi tra­ba­jo, apren­der al­go de él. Así, cuan­do co­me­to un error, me ase­gu­ro de no vol­ver a re­pe­tir­lo. Pe­ro in­ten­to no pa­rar­me a pen­sar si al­go ha si­do un éxi­to o un fra­ca­so.

Jus­tin lle­va una ca­mi­sa y tra­je, de Ale­xan­der Mqueen; bo­tas, de Saint Lau­rent; y ani­llo del pro­pio ac­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.