Molly God­dard, big­ger, big­ger, big­ger

Ex­per­ta en se­guir su pro­pio ca­mino crea­ti­vo, Molly God­dard no tie­ne mie­do a sal­tar­se las nor­mas ni a des­col­gar­se del mun­do di­gi­tal. Crea­do­ra de un ar­ma­rio re­co­no­ci­ble y úni­co (más allá del tul), Molly te in­vi­ta a so­ñar a lo gran­de.

Glamour (Spain) - - Contents - Es­ti­lis­mo: Lei­re Peña. Tex­to Sara Trueba. Fo­tos: Azaha­ra Fer­nán­dez

Cuan­do ac­ce­des a una de sus fies­tas, me­ti­da en la piel de una party girl ex­cén­tri­ca, vo­lu­mi­no­sa y ab­so­lu­ta­men­te ale­ja­da del mains­tream más pu­ro, caes en la cuen­ta de que na­da más im­por­ta que dis­fru­tar el mo­men­to. Esa es la cla­ve y el man­tra de Molly God­dard. Qui­zá por eso la no­ta que re­su­me su co­lec­ción F/W18 arran­ca di­cien­do que la mu­jer a la que vis­te es la an­tí­te­sis del con­cep­to FOMO (Fear Of Mis­sing Out), tér­mino que ha­bla del mie­do a per­der­se al­go y que tan­to da­ño ha­ce en la era di­gi­tal. Molly lle­va gra­ba­da a fue­go la ne­ce­si­dad de res­pi­rar, apa­sio­nar­se y dis­fru­tar del pro­ce­so crea­ti­vo. Ha ga­na­do re­cien­te­men­te el pre­mio del Bri­tish Fas­hion Coun­cil en co­la­bo­ra­ción con la edi­ción in­gle­sa de Vo­gue, y su vi­sión de la mo­da la ha ele­va­do a un al­to es­ca­la­fón internacional en tan so­lo cua­tro años, pe­ro Molly só­lo sue­ña con ser fe­liz ha­cien­do ves­ti­dos tan pre­cio­sos co­mo dra­má­ti­cos, y ha­cer­lo con la li­ber­tad que le da la in­de­pen­den­cia. Sin in­ver­so­res ni so­cios ca­pi­ta­lis­tas, sin un gran gru­po que le res­pal­de, ¿ có­mo en­ton­ces? Ven­dien­do la ro­pa que crea, pe­ro des­pa­cio. “So­lo hay un mo­do de ha­cer lo que yo ha­go y es, en pri­mer lu­gar, des­preo­cu­pán­do­me de lo que pien­sen los de­más so­bre mis di­se­ños; en se­gun­do lu­gar, sin gas­tar de­ma­sia­do di­ne­ro en te­ji­dos ca­rí­si­mos. Se pue­de ha­cer mu­cho con re­cur­sos más sen­ci­llos”, nos co­men­ta en ex­clu­si­va para GLA­MOUR. En la me­jor com­pa­ñía. Así, las pa­la­bras fies­ta, equi­po y li­ber­tad son los pi­la­res que sus­ten­tan su fir­ma y que con­fir­man có­mo el ta­len­to de­be sa­ber ro­dear­se ade­cua­da­men­te. Por eso qui­zá sea su no­vio el que lle­ve las fi­nan­zas, su her­ma­na la es­ti­lis­ta de sus co­lec­cio­nes y su ma­dre quien se ha­ce car­go de los sets. Des­de aque­lla primera fies­ta-pre­sen­ta­ción de 2014 en la que sus ves­ti­dos de tul se hi­cie­ron fa­mo­sos –y que cosió so­la sin des­can­so du­ran­te un mes–, Molly ha vis­to có­mo su equi­po cre­ce sin pa­rar. “No echo na­da de me­nos tra­ba­jar so­la. Me sien­to bien crean­do en equi­po, aun­que eso im­pli­que más res­pon­sa­bi­li­dad y a ve­ces sea es­tre­san­te”, di­ce. La con­ver­sa­ción con Molly se tor­na tan cer­ca­na que es­cu­char su ex­pe­rien­cia ca­si se acer­ca a una se­sión de coaching. Y es que en su dis­cur­so, ella per­sis­te en su idea de avan­zar y se­guir apren­dien­do, pe­ro hu­yen­do ex­pre­sa­men­te de la pa­la­bra per­fec­ción. “Mi pro­ce­so

crea­ti­vo es es­pon­tá­neo. To­do em­pe­zó co­pián­do­le la ro­pa a mis mu­ñe­cas, las fo­to­co­pié para sa­car la si­lue­ta, por eso mis co­lec­cio­nes son có­mo­das, me gus­ta lo gran­de. Se­rá por eso que soy tan fan del tul. Es un te­ji­do fá­cil­men­te ma­ni­pu­la­ble y que pue­des trans­for­mar en lo que quie­ras”, sub­ra­ya.

Si ha­ce­mos una pa­ra­da en el dis­cur­so de Molly, ve­mos cla­ra su in­ten­ción dis­rup­ti­va, pe­ro exen­ta de pre­ten­cio­si­dad. En un mo­men­to en el que pa­re­ce que la sociedad cir­cu­la por un sen­de­ro de in­me­dia­tez apa­bu­llan­te, Molly bus­ca un oa­sis, di­ver­tir­se en el pro­ce­so más que an­siar lle­gar a la me­ta, ha­cer­lo de ma­ne­ra éti­ca y sin el fin úl­ti­mo de triun­far. El éxi­to para ella es el ca­mino. ¿Qué par­te de ese ca­mino es el que más dis­fru­ta? “Me en­can­ta la se­ma­na an­tes del des­fi­le cuan­do ya te­ne­mos he­cha ca­si to­da la co­lec­ción. A me­nu­do el equi­po para en se­co para de­di­car­se por com­ple­to a una pie­za fi­nal que no es­ta­ba pro­gra­ma­da. Tam­bién me gus­ta mu­cho ver el set por primera vez el día del des­fi­le.” Y co­mo mu­jer, ¿qué sig­ni­fi­ca para Molly di­se­ñar para mu­je­res? “Sen­ci­lla­men­te, pien­so en lo que yo me pon­dría, en ca­da uno de mis es­ta­dos de áni­mo y va­rie­dad de si­tua­cio­nes, sin per­der mi iden­ti­dad.” Tan sen­ci­llo y tan com­pli­ca­do... Así, a sus 29 años, sus co­lec­cio­nes se plan­tean co­mo an­tí­do­to con­tra lo es­ta­ble­ci­do, con­fian­do en su gus­to y apos­tan­do por él.

En­tre tu­les (me­nos que en an­te­rio­res tem­po­ra­das, eso sí), ves­ti­dos me­ta­li­za­dos des­bo­ca­dos y frun­ces, la co­lec­ción de es­te in­vierno dis­cu­rre en­tre dos ex­tre­mos. Por un la­do, las si­lue­tas có­mo­das y am­plias, co­mo los ves­ti­dos de sus mu­ñe­cas, que evo­ca­rían a los looks de los pri­me­ros años 90, to­da­vía en­gan­cha­dos al ex­ce­so de los ochen­ta; por otro, fal­das lá­piz y crop tops de man­ga lar­ga, mos­tran­do una mu­jer mu­cho más cons­cien­te de su cuer­po, pe­ro con un sex-ap­peal siem­pre di­bu­ja­do des­de la na­tu­ra­li­dad. A par­tir de ahí, cho­rros de co­lor y me­tal, vo­lu­men y ener­gía po­si­ti­va dan vi­da a es­ta co­lec­ción, pe­ro ¿dón­de se ins­pi­ra Molly God­dard? “En la bi­blio­te­ca, en cual­quier tien­da de li­bros, to­do fun­cio­na. Me lle­vo to­do ti­po de re­vis­tas, voy mu­cho a tien­das vin­ta­ge y tam­bién me en­can­tan los mer­ca­di­llos y los ba­za­res de los que siem­pre me lle­vo al­gún ob­je­to di­ver­ti­do.” No es ca­sua­li­dad que sea en Lon­dres, el epi­cen­tro de la van­guar­dia de la mo­da, don­de sa­lir­se del mains­tream es ca­si una obli­ga­ción, el lu­gar que le ha da­do li­ber­tad para desa­rro­llar su fir­ma tal y co­mo ella so­ña­ba. Molly ha­bla or­gu­llo­sa de una ciu­dad que le ha da­do opor­tu­ni­da­des y re­cur­sos, y de ins­ti­tu­cio­nes co­mo el BFC o The Fas­hion Foun­da­tion que le han per­mi­ti­do si­tuar­se en el ma­pa de la mo­da. “Ade­más, una de las me­jo­res co­sas de vi­vir en Lon­dres es que su ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca te per­mi­te dar la vuel­ta al mun­do”, aña­de en­tre ri­sas.

Mo­da y gas­tro­no­mía, la fi­ja­ción de Molly G. So­lo hay que echar un vis­ta­zo a sus pues­tas en es­ce­na para dar­se cuen­ta de ello: sand­wi­ches de le­chu­ga, co­pas de cham­pán, mo­bi­lia­rio de co­ci­na pro­fe­sio­nal a la que lle­vó un ca­te­ri­ng real para el des­fi­le de tu úl­ti­ma co­lec­ción O/I18... Li­ga­do a la de­cla­ra­ción an­te­rior, la pre­gun­ta es obli­ga­da. ¿ Son co­mi­da y mo­da dos de los me­jo­res pla­ce­res de la vi­da? “¡Sin du­da! Aña­de el bai­le y el se­xo y tie­nes la ecua­ción del pla­cer.” Sus man­tras son (en in­glés, para dar­le más em­pa­que) “mo­re, mo­re, mo­re and big­ger, big­ger, big­ger” y si hay un di­se­ña­dor que le gus­te tan­to co­mo lle­var su pro­pia fir­ma, ese es Com­me des Ga­rçons: “Ho­nes­ta­men­te, no me que­da mu­cho es­pa­cio en el ar­ma­rio para otras mar­cas que no sea mi pro­pia fir­ma, que ya me ocu­pa bas­tan­te, pe­ro siem­pre le ha­go un hue­co a la fir­ma de Rei Ka­wa­ku­bo”.

“Para di­se­ñar, pien­so en lo que yo me pon­dría sin per­der mi iden­ti­dad y me des­preo­cu­po de lo que pien­sen los de­más”

Me­ta­li­za­dos, si­lue­tas am­plias y crop tops son es­tre­llas de la co­lec­ción O/I18

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.