Sa­bi­na Urra­ca Es­cri­to­ra

Glamour (Spain) - - Estilo -

Ha de te­le­vi­sión si­do ven­de­do­ra y pu­bli­ci­dad, de se­gu­ros, lo­cu­to­ra ca­ma­re­ra, y cor­ta­do­ra guio­nis­ta, de ma­rihua­na. re­por­te­ra, crea­ti­va Pe­ro a Sa­bi­na Urra­ca la co­no­ce­mos por su es­pec­ta­cu­lar de­but li­te­ra­rio con la no­ve­la Las ni­ñas pro­di­gio, con la que sa­cu­dió el pa­no­ra­ma na­cio­nal con un re­la­to con­tem­po­rá­neo so­bre la iden­ti­dad que arran­ca en un pre­sen­te im­per­fec­to para re­gre­sar a to­das las edades de una mu­jer. “Siem­pre su­pe que que­ría es­cri­bir. No re­cuer­do nin­gún mo­men­to de mi vi­da en el que no desea­se ser es­cri­to­ra, pe­ro, se­gún la épo­ca, iba ta­pan­do es­te de­seo con otros po­si­bles ofi­cios, pues en­ten­día que es­cri­bir no me iba a ha­cer fe­liz del to­do, que era una ta­rea amarga que te po­ne cons­tan­te­men­te en tu pro­pio lí­mi­te. En­ten­día, ade­más, que era di­fí­cil, ca­si im­po­si­ble, vi­vir de ello.” Sa­bi­na re­cuer­da que cuan­do te­nía 11 años es­cri­bió un cuen­to que le gus­tó mu­cho a to­do su en­torno. “Se lla­ma­ba Vic­to­ria y era un cuen­to de preado­les­cen­te gó­ti­ca. Vic­to­ria era una ni­ña que in­ten­ta­ba sui­ci­dar­se ti­rán­do­se por la ven­ta­na, pe­ro que so­lo se que­da­ba co­ja. Era to­do os­cu­ri­dad y su­fri­mien­to, aho­ra me ha­ce mu­chí­si­ma gra­cia”, re­cuer­da es­ta do­nos­tia­rra de 34 años, que tie­ne tam­bién su par­ti­cu­lar vi­sión so­bre la ge­ne­ra­ción a la que per­te­ne­ce. “Fui­mos edu­ca­dos para ser es­tre­llas. Re­ci­bi­mos cla­ses de in­glés, fran­cés, ale­mán, ju­do y ba­llet. De­bía­mos ser in­te­li­gen­tes, apo­lí­neos, ta­len­to­sos, y triun­far en la vi­da. Mu­chos, se­gu­ros de es­te fu­tu­ro y ca­si as­fi­xia­dos de pre­sión, tu­vi­mos gran­des tro­pie­zos en el ca­mino ha­cia la adul­tez. Aún se­gui­mos te­nién­do­los. Pe­ro creo que he­mos apren­di­do a reír­nos de nues­tra pro­pia neu­ro­sis y de nues­tros sue­ños ro­tos.” Pe­ro Sa­bi­na no so­lo es­cri­be no­ve­las, sino que tam­bién es pe­rio­dis­ta y nos ha re­ga­la­do ar­tícu­los co­mo Pe­sa­di­lla en Bla­bla­car que se con­vir­tió en vi­ral. “No sien­to la na­rra­ti­va y el pe­rio­dis­mo co­mo ofi­cios de­ma­sia­do di­fe­ren­cia­dos. So­lo sé que en el pe­rio­dis­mo ten­go cier­tas con­di­cio­nes y unos lí­mi­tes que de­bo man­te­ner para que lo que sa­le pu­bli­ca­do ca­da se­ma­na sea al­go pa­re­ci­do a un artículo y no un dis­pa­ra­te ego­ma­nía­co”. So­bre su re­la­ción con las re­des so­cia­les, Urra­ca tie­ne su pro­pia de­fi­ni­ción: “Fa­ce­book es co­mo cuan­do tie­nes un no­vio que te di­vier­te mu­chí­si­mo, pe­ro que te ha­ce ol­vi­dar­te de ti mis­ma. No me can­so de reivin­di­car­lo co­mo el lu­gar en el que apren­dí a es­cri­bir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.