Por la ca­rre­te­ra vie­ja DANIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ

GQ (Spain) - - La_Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go

HA­CE MU­CHOS AÑOS , cuan­do era ape­nas un ni­ño y ve­ra­nea­ba en As­tu­rias, mi pri­mo Al­fon­so so­lía lle­var­nos a par­te de la fa­mi­lia en su co­che des­de Ovie­do has­ta Gi­jón. An­tes de co­men­zar el via­je, nos ha­cía siem­pre la si­guien­te pre­gun­ta: "¿Qué preferís: que va­ya por la au­to­pis­ta o por la ca­rre­te­ra vie­ja?". Re­cuer­do que a mí aquel plan­tea­mien­to me pa­re­cía to­tal­men­te des­con­cer­tan­te. No so­lo me re­sul­ta­ba ca­ren­te de sen­ti­do y ab­sur­do, sino que en­tra­ba ca­si en el te­rreno de la pro­vo­ca­ción. En mi fue­ro in­terno, la res­pues­ta era tan ob­via y evi­den­te que ni si­quie­ra plan­tea­ba la me­ra hi­pó­te­sis car­te­sia­na de du­da me­tó­di­ca. Por la au­to­pis­ta se tar­da­ba me­nos tiem­po en lle­gar y re­sul­ta­ba más có­mo­do. La ca­rre­te­ra vie­ja, por el con­tra­rio, te­nía un mon­tón de cur­vas que ma­rea­ban una bar­ba­ri­dad; ade­más, ha­bía enor­mes ca­mio­nes en­tor­pe­cien­do los ade­lan­ta­mien­tos, de­ce­nas de pue­blos con tra­ve­sías re­te­nien­do el trá­fi­co y un as­fal­to de­te­rio­ra­do lleno de ba­ches. ¿Pe­ro qué ti­po de pre­gun­ta era esa? ¿Au­to­pis­ta o ca­rre­te­ra vie­ja? Era como si me di­je­ran: "¿Qué pre­fie­res: que­dar­te en ca­sa tum­ba­do vien­do la te­le o ir a vi­si­tar a esos abu­rri­dí­si­mos pa­rien­tes le­ja­nos que no ve­mos nun­ca?". ¿Tú qué crees que pre­fie­ro, hom­bre?

Pues mi pri­mo Al­fon­so siem­pre que­ría ir por la ca­rre­te­ra vie­ja. Siem­pre. Ar­gu­men­ta­ba que le re­sul­ta­ba más en­tre­te­ni­do el tra­yec­to o, como di­cen los as­tu­ria­nos, que le pres­ta­ba más. Yo lo pa­sa­ba fa­tal y –en­tre ar­ca­da y ar­ca­da, a dos por ho­ra, y de­trás de un au­to­bús Al­sa que iba fre­nan­do en ca­da cur­va– me iba acor­dan­do de to­dos y ca­da uno de sus pa­rien­tes (que eran los mis­mos que los míos, cla­ro). Pe­ro él era quien iba al vo­lan­te y como ocu­rre con la mú­si­ca que sue­na en el co­che, el con­duc­tor siem­pre tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre la ru­ta y la cin­ta del ra­dio­ca­se­te. Yo pen­sa­ba que lo ha­cía sim­ple­men­te por fas­ti­diar, pe­ro aho­ra –tan­tos años des­pués– no so­lo he per­do­na­do ya a mi pri­mo por aque­llos via­jes sino que, ade­más, he aca­ba­do com­pren­dién­do­le per­fec­ta­men­te. Su­pon­go que son co­sas que uno so­lo des­cu­bre con la edad.

2015 se des­plie­ga an­te no­so­tros en to­da su ex­ten­sión –un año en­te­ro por de­lan­te– y no re­sul­ta di­fí­cil ima­gi­nár­se­lo como un lar­go y si­nuo­so ca­mino por el que va­mos a via­jar du­ran­te los pró­xi­mos 12 me­ses. Como en esa fo­to de Brad Pitt que lle­va­mos en por­ta­da, nos mon­ta­mos a hor­ca­ja­das so­bre nues­tra Har­ley men­tal y nos dis­po­ne­mos a aden­trar­nos en sus 365 días. Pe­ro hay va­rias for­mas de ha­cer­lo. Qui­zá pre­fi­ra­mos re­co­rrer­lo de for­ma rá­pi­da e in­do­lo­ra, por el tra­yec­to más cor­to po­si­ble, in­ten­tan­do evi­tar cual­quier ti­po de con­tra­tiem­po o en­con­tro­na­zo con la cru­da reali­dad. O qui­zá no. Tal vez es­te año pre­fi­ra­mos arries­gar­nos, qui­tar el pi­lo­to au­to­má­ti­co y sa­lir de la au­to­pis­ta. Sen­tir de lleno ca­da ba­che, ca­da cur­va ce­rra­da e in­clu­so al­gún que otro ma­reo. Un ca­mino más lar­go y com­pli­ca­do, pe­ro tam­bién más in­ten­so y real. Por­que, al fin y al ca­bo, de eso se tra­ta vi­vir, ¿no?

¿Quién me iba a de­cir a mí que aca­ba­ría dán­do­le la ra­zón a mi pri­mo Al­fon­so? A ve­ces, es más di­ver­ti­do ir por la ca­rre­te­ra vie­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.