Los lo­cos ca­cha­rros del doc­tor Na­ka­mats

Pas­ti­llas que au­men­tan la li­bi­do, pa­ti­nes vo­la­do­res o los pri­me­ros dis­que­tes de or­de­na­dor. Es­te ex­cén­tri­co in­ven­tor ja­po­nés lle­va más de 3.500 pa­ten­tes, al­gu­nas ideas ge­nia­les y otras… no tan­to.

GQ (Spain) - - Planeta Pop - POR DAVID LÓPEZ

Ha in­ven­ta­do via­gras, put­ters de golf y si­llo­nes que ayu­dan a pen­sar. Pe­ro tam­bién se atri­bu­ye el ta­xí­me­tro, el ka­rao­ke y el dis­que­te de or­de­na­dor. Tie­ne 86 años, se lla­ma Yos­hi­ro Na­ka­mat­su y com­par­te con no­so­tros en ex­clu­si­va los se­cre­tos de su crea­ti­vi­dad y las cla­ves de su me­jor in­ven­to: él mis­mo.

"No pue­do ver­le". "¡No pue­do ver­le!", re­pi­te ner­vio­so. El or­de­na­dor nos de­vuel­ve su voz, a 10.700 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, des­de To­kio. Baja, en­tre­cor­ta­da, sal­ta­ri­na. Fi­nal­men­te, la co­ne­xión de Sky­pe se res­tau­ra. "Ah, aho­ra sí, ya le veo", sus­pi­ra ali­via­do.

En la pan­ta­lla apa­re­ce por fin es­te an­ciano (tie­ne 86 años) de tra­je os­cu­ro y ca­mi­sa y cor­ba­ta ama­ri­llas, re­pei­na­do y de pe­que­ñas ce­jas po­bla­das e in­dó­mi­tas. Sen­ta­do en una si­lla co­lor be­ren­je­na y en una ofi­ci­na de pa­re­des fuc­sias, fren­te a una me­sa sa­tu­ra­da de pa­pe­les y es­col­ta­do por dos ma­ni­quíes del cuer­po hu­mano: uno del es­que­le­to y otro de los ór­ga­nos in­ter­nos.

A Yos­hi­ro Na­ka­mat­su tam­bién se le co­no­ce como dr. Na­ka­mats. Él se de­fi­ne a sí mis­mo como una "má­qui­na del tiem­po" y tien­de a com­pa­rar­se con Tho­mas Edi­son, pro­ba­ble­men­te el in­ven­tor más fa­mo­so de la his­to­ria, res­pon­sa­ble, en­tre otras crea­cio­nes, del fo­nó­gra­fo, el te­lé­gra­fo o la pi­la al­ca­li­na. "Él tu­vo 1.093 pa­ten­tes. Yo lle­vo ya 3.500. Así que com­pa­re…", me di­ce.

El dr. Na­ka­mats es un per­so­na­je sin­gu­lar. Prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do en to­do el mun­do, es una de las per­so­nas, como él pre­su­me, que más pa­ten­tes de in­ven­tos ha pre­sen­ta­do a lo lar­go de una pro­lí­fi­ca y lar­ga vida. Su­yos son los za­pa­tos pyon pyon, con mue­lles, pa­ra po­der des­pla­zar­se a ma­yor ve­lo­ci­dad. La si­lla que ayu­da a pen­sar, con un me­ca­nis­mo que ca­lien­ta los pies y en­fría la ca­be­za. Pe­ro tam­bién un put­ter pa­ra ju­gar al golf que emi­te un so­ni­do cuan­do se im­pac­ta a la bo­la con el pun­to exac­to de la ca­be­za del pa­lo. O cho­co­la­ti­nas que fo­men­tan las crea­ti­vi­dad. Tam­bién el al­tar bu­dis­ta que no re­quie­re car­bón pa­ra que los fie­les que­men in­cien­so. E in­clu­so pas­ti­llas y ali­men­tos que au­men­tan la li­bi­do y pre­ser­va­ti­vos que acen­túan las sen­sa­cio­nes y que creó pa­ra au­men­tar la ac­ti­vi­dad se­xual y com­ba­tir así la baja na­ta­li­dad en su país. Pe­ro tam­bién aso­cia su nom­bre con otros des­cu­bri­mien­tos me­nos, di­ga­mos, he­te­ro­do­xos, como el ta­xí­me­tro, el ka­rao­ke o el re­loj di­gi­tal… Y, so­bre to­do, con el dis­que­te de or­de­na­dor.

"VOY 20 AÑOS POR DE­LAN­TE del res­to", ase­gu­ra. "In­ven­té el dis­que­te en 1947, pe­ro IBM lo pro­du­jo des­de mi idea ori­gi­nal dos dé­ca­das des­pués, por­que in­ven­tar siem­pre es ade­lan­tar­se al fu­tu­ro". La mul­ti­na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se, que hoy re­cha­za ha­cer va­lo­ra­ción al­gu­na so­bre el ja­po­nés, no le atri­bu­ye sin em­bar­go la crea­ción del dis­que­te. Se­gún el in­ven­tor, por­que al­can­za­ron un acuer­do de "con­fi­den­cia­li­dad" en el que se es­ti­pu­la­ba que él no fi­gu­ra­ría. "Me pi­die­ron las li­cen­cias de mis tra­ba­jos. Fue un acuer­do se­cre­to, por­que IBM que­ría te­ner el cré­di­to del in­ven­to y que no se co­no­cie­ra mi nom­bre", aña­de.

Sin em­bar­go, el me­jor in­ven­to de Yos­hi­ro Na­ka­mat­su es el pro­pio

"El ex­ce­so de oxí­geno blo­quea la crea­ti­vi­dad. Por eso pien­so siem­pre de­ba­jo del agua. Jus­to an­tes de aho­gar­me, me lle­ga la ins­pi­ra­ción"

dr. Na­ka­mats. Un hom­bre que ha crea­do un per­so­na­je de sí mis­mo al que in­vi­tan a dar char­las, como el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, en el MIT y en Har­vard. Su téc­ni­ca pa­ra fo­men­tar su crea­ti­vi­dad tie­ne bue­na cul­pa de ello. Na­ka­mat­su cuen­ta que sus me­jo­res ideas le sur­gen ba­jo el agua, por­que el ex­ce­so de oxí­geno blo­quea el ce­re­bro. "Me me­to en la pis­ci­na, y cuan­do me que­do sin ai­re, me­dio se­gun­do an­tes de mo­rir, es cuan­do me lle­ga la ins­pi­ra­ción. In­clu­so in­ven­té un cua­derno y un bo­lí­gra­fo pa­ra po­der es­cri­bir en ese mo­men­to", cuen­ta. A sus 86 años di­ce que se si­gue zam­bu­llen­do a dia­rio. In­clu­so dos ve­ces al día si tie­ne al­gún in­ven­to com­pli­ca­do en­tre ma­nos.

Na­ka­mat­su, ade­más, di­ce que duer­me so­lo cua­tro ho­ras, pa­ra no per­der tiem­po y po­der pen­sar más. E in­clu­so ha re­du­ci­do a uno sus al­muer­zos, tam­bién pa­ra aho­rrar ho­ras. Y lo me­jor de su ca­so es que du­ran­te ca­si cua­tro dé­ca­das, des­de los años 70, ha fo­to­gra­fia­do ca­da día esa úni­ca co­mi­da que rea­li­za. Es de­cir, an­tes de que Ins­ta­gram pu­sie­ra de mo­da los sa­tu­ran­tes sel­fies de pla­tos, el dr. Na­ka­mats ya lo ha­cía pa­ra po­der ana­li­zar des­pués qué co­mió los días que fue más crea­ti­vo y po­der lle­var así la me­jor die­ta. Por es­ta idea fue ga­lar­do­na­do en 2005 con un Ig No­bel, los pre­mios con los que, des­de ha­ce 13 años y des­de la bro­ma, la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca dis­tin­gue los pro­yec­tos que "pri­me­ro ha­cen reír pe­ro des­pués nos ha­cen pen­sar".

"No creo que el dr. Na­ka­mats sea un frau­de, pe­ro sí que ha lo­gra­do ha­cer un gran tra­ba­jo de au­to­pro­mo­ción", afir­ma Tony Breitz­man, ex­per­to en pa­ten­tes in­ter­na­cio­na­les de la or­ga­ni­za­ción 1790 Analy­tics, a quien pe­di­mos que va­lo­re la fi­gu­ra del pin­to­res­co in­ven­tor. "Aun­que re­sul­ta im­pre­sio­nan­te el he­cho de que ha­ya te­ni­do tan­tas ideas du­ran­te tan­tos años", aña­de. Breitz­man nos ex­pli­ca que una de las cla­ves, sin res­tar­le mé­ri­to al dr. Na­ka­mats, de que ten­ga tan­tas pa­ten­tes es que el sis­te­ma ja­po­nés de re­gis­tro (des­de cu­yas ofi­ci­nas tam­po­co se pro­nun­cian so­bre Na­ka­mat­su) es más en­re­ve­sa­do que el de los paí­ses oc­ci­den­ta­les, y que un in­ven­to pue­de ne­ce­si­tar cua­tro o cin­co pa­ten­tes, se­gún las par­tes del mis­mo, fren­te a so­lo una, como en Eu­ro­pa o en EE UU.

NA­KA­MAT­SU ES, ADE­MÁS , un per­so­na­je muy co­no­ci­do en su país, por­que se ha pre­sen­ta­do en va­rias oca­sio­nes, sin éxi­to, a las elec­cio­nes pa­ra ser go­ber­na­dor de To­kio. Su dis­cur­so, cir­cu­lar, con­fu­so en oca­sio­nes, re­pe­ti­ti­vo, de con­ti­nuas re­fe­ren­cias a sí mis­mo y a sus pe­cu­lia­res téc­ni­cas, no le ha ayu­da­do. Pe­ro con­vier­ten una char­la con él, como la que man­tie­ne con GQ, en un ejer­ci­cio di­ver­ti­do de tra­duc­ción e in­ter­pre­ta­ción.

Es­pa­ña, como Ja­pón ha­ce años, es­tá en cri­sis. ¿Qué ha­ría us­ted si fue­ra pre­si­den­te del Go­bierno aquí? "La clave es la in­ven­ción. Fren­te al pro­ble­ma del des­em­pleo es ne­ce­sa­rio crear una nue­va in­dus­tria. Y pa­ra ha­cer­lo hay que te­ner in­ven­tos que den lu­gar a esa in­dus­tria", afir­ma. ¿Pe­ro có­mo se in­cen­ti­va la crea­ti­vi­dad pa­ra que sur­jan esos in­ven­tos? "Yo, du­ran­te 80 años, he crea­do una fi­lo­so­fía de la crea­ti­vi­dad que ayu­da a ha­cer­lo. Lo pri­me­ro, es ne­ce­sa­ria la teo­ría, por­que hay que es­tu­diar mu­cho. Des­pués, ser ca­pa­ces de su­pe­rar la for­ma ha­bi­tual de pen­sar. Y en ter­cer lu­gar, la prac­ti­ci­dad: ha­cer­lo". ¿Y qué nos de­tie­ne? "Bueno, el ADN es fun­da­men­tal. Mi ma­dre era muy crea­ti­va. Y mi abue­lo tam­bién lo fue. Y des­pués el es­tu­dio. Es lo que yo lla­mo la pa­go­da de la crea­ti­vi­dad, que tie­ne cin­co pi­sos: el es­pí­ri­tu, el cuer­po… por­que ne­ce­si­ta­mos for­ta­le­za fí­si­ca pa­ra los mo­men­tos du­ros; el es­tu­dio, la ex­pe­rien­cia y, por úl­ti­mo, en la ci­ma, el ga­ti­llo, el im­pul­so pa­ra desa­rro­llar la idea y que no se que­de en na­da".

A SUS 86 AÑOS, Na­ka­mat­su en­ca­ra hoy su re­to más di­fí­cil. Re­cien­te­men­te, se­gún nos ex­pli­ca, se le diagnosticó un cán­cer de prós­ta­ta y los mé­di­cos le han da­do has­ta fi­nal de 2015 como tiem­po de vida. Has­ta aho­ra él mis­mo, en otro de sus re­cu­rren­tes dis­cur­sos, en otra de las fra­ses que con­vir­tie­ron a Na­ka­mat­su en el dr. Na­ka­mats, pen­só que vi­vi­ría has­ta los 144 años. ¿Có­mo se sien­te hoy? "No hay te­ra­pia, así que aho­ra de­bo in­ven­tar una por mí mis­mo. Y eso es lo que es­toy ha­cien­do. Es­toy uti­li­zan­do mi crea­ti­vi­dad pa­ra sal­var mi vida".

So­lo co­me una vez al día y, des­de los años 70, fo­to­gra­fía ca­da pla­to. Quie­re así re­cor­dar qué al­mor­zó los días que tu­vo me­jo­res ideas

¡EU­RE­KA!

Yos­hi­ro Na­ka­mat­su (86 años), de pro­fe­sión in­ven­tor, lo tie­ne cla­ro: las me­jo­res ideas lle­gan… en el fon­do de una pis­ci­na.

LO­CU­RAS NA­KA­MAT­SU

En­tre sus 3.500 in­ven­tos

hay de to­do: za­pa­tos con mue­lles, al­moha­das es­ti­mu­lan­tes, co­ra­zo­nes ar­ti­fi­cia­les o un pre­té­ri­to

y ori­gi­nal smartp­ho­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.