TOR­MEN­TA DE IDEAS

Ed­ward Bar­ber, la mi­tad de un tán­dem ge­nial.

GQ (Spain) - - Sumario -

Siem­pre hay dos ma­ne­ras de ha­cer las co­sas, y una de ellas es, sim­ple­men­te, más sen­ci­lla. Pa­ra ilus­trar es­ta teo­ría, Ed­ward Bar­ber (Sh­rews­bury, In­gla­te­rra, 1969) po­ne un ejem­plo: "Du­ran­te la ca­rre­ra es­pa­cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca, la NASA di­se­ñó un so­fis­ti­ca­do bo­lí­gra­fo que po­día uti­li­zar­se con gra­ve­dad ce­ro. Los ru­sos, por su par­te, uti­li­za­ron un lá­piz", y lo di­ce es­te di­se­ña­dor que si­gue usán­do­lo: "Es ba­ra­to, li­ge­ro, no mancha ni suel­ta tin­ta y, lo me­jor, siem­pre fun­cio­na".

En 1996, des­pués de ter­mi­nar sus es­tu­dios en el Ro­yal Co­lle­ge of Art de Lon­dres, Ed­ward Bar­ber se aso­ció con su co­le­ga

Jay Osgerby pa­ra fun­dar el Es­tu­dio Bar­ber & Osgerby. Des­de en­ton­ces, han es­ta­do co­la­bo­ran­do en pro­yec­tos que abar­can el di­se­ño in­dus­trial, el di­se­ño de mue­bles y la ar­qui­tec­tu­ra.

Uno de sus ob­je­tos más icó­ni­cos es la si­lla Tip Ton (2011) fru­to de una cu­rio­sa investigación en Reino Uni­do. "Nos pi­die­ron un ase­so­ra­mien­to so­bre el di­se­ño del mo­bi­lia­rio en las es­cue­las y lo pri­me­ro que nos lla­mó la aten­ción es que se ha­bía avan­za­do mu­cho en ma­te­ria de educación mien­tras que el mo­bi­lia­rio ape­nas ha cam­bia­do en dé­ca­das, así que pen­sa­mos que era una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra di­se­ñar una si­lla de co­le­gio". De ese mo­do co­men­za­ron a in­da­gar en es­tu­dios he­chos en Ale­ma­nia y Es­can­di­na­via so­bre el com­por­ta­mien­to de los ni­ños en el co­le­gio, y des­cu­brie­ron que "los que se po­dían mo­ver se con­cen­tra­ban me­jor por­que la san­gre se mue­ve y lle­ga mas oxí­geno al ce­re­bro", así que di­se­ña­ron una si­lla cu­ya in­cli­na­ción per­mi­tía ese le­ve mo­vi­mien­to.

Él mis­mo se re­cuer­da de ni­ño ha­cien­do siem­pre "co­sas con las ma­nos, así que que em­pe­cé a es­tu­diar ar­te, pen­san­do que po­día ser es­cul­tor, pe­ro des­pués sen­tí que era me­jor ha­cer al­go prác­ti­co". Al fin y al ca­bo, "un buen ob­je­to de di­se­ño es una es­cul­tu­ra que ade­más fun­cio­na".

Y si ade­más de fun­cio­nar, es bo­ni­to, me­jor. "La pri­me­ra vez que me di cuen­ta de lo que era el di­se­ño fue mi­ran­do bar­cos, bar­cos pe­que­ños, de ma­de­ra, per­fec­tos", re­cuer­da. "Aho­ra ya no me in­tere­san tan­to. Han per­di­do su ele­gan­cia bá­si­ca y mu­chos pa­re­cen avio­nes". Sin em­bar­go de su vie­ja pa­sión por la náu­ti­ca aun con­ser­va al­go… –¿Cuál es su lu­gar fa­vo­ri­to del mun­do? –Jun­to al mar. –¿En un so­fá Ma­ri­po­sa? –Da igual que sea un so­fá co­mo­dí­si­mo o un tro­zo de ma­de­ra, bas­ta con que es­té jun­to al mar.

TIP TON, MUÉ­VE­TE

Es­ta si­lla de una so­la pie­za (de po­li­pro­pi­leno) in­cor­po­ra una in­cli­na­ción de 9 gra­dos que en­de­re­za la pel­vis y no fuer­za la co­lum­na ver­te­bral. Esa in­cli­na­ción per­mi­te un le­ve ba­lan­ceo que au­men­ta el flu­jo de oxí­geno y fa­vo­re­ce la con­cen­tra­ción. Dis­po­ni­ble en Vi­tra por 238 €. vi­tra.com

RE­NUE­VA TU OFI­CI­NA

Al­gu­nas ideas pa­ra re­no­var tu lu­gar de tra­ba­jo y ha­cer­lo

más mo­derno y fun­cio­nal.

Es­tan­te­ría Pla­nop­ho­re (Vi­tra).

Pa­ra­güe­ro Pop­pins (Ma­gis).

Per­che­ro Sa­turn (Clas­sicon).

Tab Lamp (Flos).

Me­sa au­xi­liar

To­bi-is­hi (B&B Ita­lia).

So­fá Ma­ri­po­sa (Vi­tra).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.