'ROAD MO­VIE' A 2015

El fu­tu­ro se­rá es­to.

GQ (Spain) - - Sumario - Por Lu­cía Ta­boa­da

Un hom­bre ha ro­to los es­que­mas mas­cu­li­nos del si­glo XXI: Ch­ris­tian Grey. Re­sul­ta que lo que lle­vá­ba­mos años bus­can­do las mu­je­res en nues­tro ima­gi­na­rio lú­bri­co era un ti­po gua­po, mul­ti­mi­llo­na­rio, que pi­lo­te he­li­cóp­te­ros y to­que el piano como Mo­zart, que do­mi­ne idio­mas como si tra­ba­ja­se en la ONU, eli­ja nues­tra ro­pa in­te­rior y nos pro­vo­que, como mí­ni­mo, cin­co or­gas­mos dia­rios. Re­sul­ta que no bus­cá­ba­mos un prín­ci­pe azul, sino un prín­ci­pe con tra­je y un sa­lón ro­jo del do­lor ocul­to en­tre bas­ti­do­res. O eso es lo que di­cen las cifras: Cin­cuen­ta­som­bras­de­grey­ha ven­di­do más de 100 mi­llo­nes de co­pias y se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno ca­paz de su­pe­rar los Ares­to­mo­men­tum­de Harry Pot­ter. ¿Pe­ro real­men­te que­re­mos un Ch­ris­tian Grey en nues­tras vi­das? No. Ch­ris­tian Grey no es un hom­bre, es un ho­lo­gra­ma, un pro­duc­to de fic­ción ca­paz de ple­gar el es­pa­cio-tiem­po, una suer­te del Matt­hew Mcco­naug­hey avan­za­do en In­ters­te­llar que as­pi­ra a sal­var a la hu­ma­ni­dad pe­ro, lo más im­por­tan­te, a no­so­tras mis­mas. Y una mu­jer en 2015 no bus­ca que na­die la sal­ve, ni bus­ca de­pen­der de na­die pa­ra con­se­guir su re­den­ción. Lo que bus­ca es un hom­bre real que, efec­ti­va­men­te, vi­va en 2015 y sea ca­paz de man­te­ner una re­la­ción sa­na, sin con­ven­cio­na­lis­mos, ni pre­jui­cios se­xis­tas. Sí que si­gue exis­tien­do esa pre­di­lec­ción por el su­je­to que des­pren­de tes­tos­te­ro­na, al igual que si­gue exis­tien­do ese de­seo pri­mi­ge­nio por la fem­me­fa­ta­le,pe­ro la vi­ri­li­dad no de­be co­li­sio­nar con la sen­si­bi­li­dad. De ahí la apa­ri­ción de nue­vas es­pe­cies ur­ba­nas como lo lum­ber­se­xual:un hom­bre con bar­ba (la bar­ba es clave), aman­te de la na­tu­ra­le­za, que se­pa cons­truir una me­si­lla de ma­de­ra de ce­dro y co­noz­ca qué hier­ba aro­má­ti­ca le que­da­ría me­jor a ese po­llo que es­tás hor­nean­do (Jor­di Cruz como ejem­plo). Un hom­bre que re­cu­pe­re la mas­cu­li­ni­dad tra­di­cio­nal usur­pa­da por los me­tro­se­xua­les pe­ro sin lle­gar a ser un boys­cout.al­guien que se fi­je más en lo ex­terno que en su pro­pio re­fle­jo en el es­pe­jo. Pe­ro so­bre to­do, lo que bus­ca la mu­jer de 2015 es un hom­bre que sea ca­paz de cau­ti­var­la em­pe­zan­do por lo más im­por­tan­te: el in­te­lec­to. Por­que es ahí don­de em­pie­za to­do. Por­que va­le más un jue­go de pa­la­bras que pro­vo­que ri­sa en el mo­men­to jus­to que cual­quier pa­que­te… de len­ce­ría.

¿Qué bus­can las mu­je­res en 2015?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.