EN­TRE­VIS­TA

Axel Kus­che­vatzky, CEO de Te­le­fó­ni­ca Stu­dios.

GQ (Spain) - - Sumario -

Tras el com­ple­jo ape­lli­do –de ori­gen po­la­co– de es­te ar­gen­tino cos­mo­po­li­ta en­con­tra­mos a un enamo­ra­do del ci­ne so­bre el que aho­ra re­cae la glo­ria, y el pe­so, de Te­le­fó­ni­ca Stu­dios, nue­va di­vi­sión cen­tra­da en la crea­ción de sép­ti­mo ar­te que nues­tro gi­gan­te de la co­mu­ni­ca­ción pre­sen­tó en so­cie­dad ha­ce año y me­dio en el Fes­ti­val de San Sebastián. Y es que Axel Kus­che­vatzky (Bue­nos Ai­res, 1972) no es el tí­pi­co CEO ca­paz de ven­der are­na en el de­sier­to (que tam­bién, lle­ga­do el ca­so); es un pe­rio­dis­ta hi­per­ac­ti­vo con mu­cho re­co­rri­do que ha lle­ga­do has­ta aquí com­bi­nan­do sus prin­ci­pa­les ha­bi­li­da­des: el do­mi­nio de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y su ca­pa­ci­dad pa­ra co­nec­tar ideas pa­ra dar con una re­sul­tan­te mu­cho más po­ten­te.

Edi­tor de la re­vis­ta La Co­sa (de­ca­na de las es­pe­cia­li­za­das en ci­ne de Ar­gen­ti­na), guio­nis­ta, pro­duc­tor (de, por ejem­plo, de El se­cre­to de sus ojos, de Juan Jo­sé Cam­pa­ne­lla, Oscar a Me­jor pe­lí­cu­la de ha­bla no in­gle­sa de 2010) y, des­de 2004, pre­sen­ta­dor de la ga­la de los pre­mios de la Aca­de­mia pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca a tra­vés de TNT (ahí es na­da). Su agen­da es un mu­ro trans­o­ceá­ni­co e im­pe­ne­tra­ble, no obs­tan­te, GQ con­si­guió ba­jar­le del avión en uno de sus ru­ti­na­rios Can­nes-ma­drid-bue­nos Ai­res. El im­pre­sio­nan­te y fu­tu­ris­ta edi­fi­cio de Te­le­fó­ni­ca en el Dis­tri­to de la Co­mu­ni­ca­ción de la ca­pi­tal, obra del gran Ra­fael de La-hoz, nos ob­ser­va.

GQ: ¿Qué em­pu­ja a la quin­ta com­pa­ñía de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes más im­por­tan­te del mun­do a em­bar­car­se en un tin­gla­do de las di­men­sio­nes de Te­le­fó­ni­ca Stu­dios? AXEL KUS­CHE­VATZKY: Un buen día nos pu­si­mos a ha­cer cuen­tas y com­pro­ba­mos que al­gu­nos de los gran­des es­tu­dios de Holly­wood pro­du­cen una me­dia de 14 o 15 tí­tu­los al año.

Pu­si­mos so­bre la me­sa to­das las pe­lí­cu­las que es­tá­ba­mos pro­du­cien­do por dis­tin­tas ra­zo­nes [de la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar con­te­ni­dos pa­ra la pla­ta­for­ma de te­le­vi­sión de pa­go de la com­pa­ñía, a la obli­ga­ción (por ley) de las com­pa­ñías de es­te sec­tor de in­ver­tir el 5% de sus in­gre­sos en pro­duc­cio­nes au­dio­vi­sua­les], tan­to en Es­pa­ña como en Ar­gen­ti­na [a tra­vés del ca­nal de te­le­vi­sión Te­le­fe], y vi­mos que no­so­tros ya es­tá­ba­mos ha­cien­do esas 14 pe­lí­cu­las anua­les al igual que, por ejem­plo, Paramount. ¡Có­mo pue­de ser eso! Caí­mos en la cuen­ta de que es­tá­ba­mos sien­do par­te de al­go mu­cho más gran­de de lo que ha­bía­mos ima­gi­na­do. Ese día sur­gió la idea de crear una mar­ca pa­ra­guas y la ne­ce­si­dad de uni­fi­car cri­te­rios de ha­cia don­de que­ría­mos ir a la ho­ra de crear con­te­ni­dos. GQ: ¿Y cuá­les son esos cri­te­rios? A. K.: An­te to­do, crea­mos con­te­ni­dos pa­ra que ten­gan una re­so­nan­cia emo­cio­nal en la au­dien­cia. No que­re­mos ha­cer pe­lí­cu­las o se­ries pa­ra que pa­sen des­aper­ci­bi­das. Que­re­mos que co­nec­ten, que mo­ti­ven, que ex­plo­ren te­rri­to­rios nuevos, que dis­pa­ren dis­cu­sio­nes en­tre los es­pec­ta­do­res. Nos gus­ta el ci­ne de ge­ne­ro: co­me­dia, sus­pen­se, ac­ción… pe­ro tam­bién po­de­mos apos­tar por nuevos len­gua­jes. Te­le­fó­ni­ca Stu­dios es­tá con los di­rec­to­res con­sa­gra­dos y tam­bién con los no­ve­les. Y, so­bre to­do, cree­mos que lo más im­por­tan­te es pe­lear­se por es­ta­ble­cer re­la­cio­nes a me­dio y lar­go pla­zo con ac­to­res, di­rec­to­res, guio­nis­tas, pro­duc­to­res, et­cé­te­ra. Se tra­ta de ge­ne­rar at­mós­fe­ras en las que to­das es­tas per­so­nas se sien­tan a gus­to a la ho­ra de crear y quie­ran re­pe­tir. GQ: To­rren­te5,ta­deojo­nes,sép­ti­mo, Isabel (la se­rie)… lle­van ya el se­llo de Te­le­fó­ni­ca Stu­dios. En to­tal, 33 pe­lí­cu­las y más de 21 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en po­co más de 18 me­ses. ¿Qué nos de­pa­ra­rá 2015? A. K.: Te­ne­mos dos bom­ba­zos ase­gu­ra­dos: Re­gre­sión, que su­po­ne la vuel­ta de Ale­jan­dro Ame­ná­bar con una pe­lí­cu­la gi­gan­te, y Pal­me­ras en la nie­ve, pro­ta­go­ni­za­da por Ma­rio Ca­sas; y otras pe­que­ñas-gran­des pe­lí­cu­las de las que es­pe­ra­mos mu­cho: A cam­bio de na­da, ópe­ra pri­ma del ac­tor Daniel Guz­mán, pro­ta­go­ni­za­da por Luis To­sar; o Welcome to Har­mony, el de­but en in­glés de Mi­guel Án­gel Vi­vas, pro­ta­go­ni­za­da por Matt­hew Fox, pro­ta­go­nis­ta de Per­di­dos. GQ: ¿Has­ta dón­de lle­ga tu ca­pa­ci­dad de ve­to en un pro­yec­to? A. K.: So­mos un equi­po pe­que­ño, re­par­ti­do en­tre Ma­drid y Bue­nos Ai­res, y jun­tos to­ma­mos las de­ci­sio­nes. Di­ga­mos que yo ten­go la úl­ti­ma pa­la­bra pe­ro a cam­bio, eso sí, soy el que tie­ne que dar la ca­ra an­te los je­fes [ri­sas]. So­mos par­te de to­do el pro­ce­so crea­ti­vo, da­mos no­tas de guión, da­mos no­tas de mon­ta­je, opi­na­mos acer­ca del lan­za­mien­to… Nos in­vo­lu­cra­mos de una for­ma muy res­pe­tuo­sa y cons­truc­ti­va por­que lo que no so­mos es una me­ra es­truc­tu­ra de fi­nan­cia­ción. GQ: ¿Y qué tie­ne que te­ner un pro­yec­to pa­ra que di­gáis: "Ok, ade­lan­te"? A. K.: Lo pri­me­ro tie­ne que ser el cuen­to, la his­to­ria. Des­pués de­ter­mi­na­mos dón­de es­tá el pú­bli­co na­tu­ral de esa pe­lí­cu­la pa­ra tra­zar una es­tra­te­gia en con­se­cuen­cia. Pe­ro sin una bue­na his­to­ria en el pun­to de par­ti­da no ha­brá na­da que ha­cer. GQ: ¿Ani­ma­mos a un jo­ven ta­len­to pa­ra que lla­me a vues­tra puer­ta? A. K.: ¡Por su­pues­to! Buscamos a los pró­xi­mos Ste­ven Spiel­berg. Es más, yo di­ría que ya he­mos en­con­tra­do a uno: Damián Szi­frón [Bue­nos Ai­res, 1975] con quien he­mos he­cho Re­la­tos sal­va­jes, pe­ro tie­nen que apa­re­cer más. Sin du­da, nues­tro ta­len­to es ver el ta­len­to de los de­más.

"Buscamos a los pró­xi­mos Ste­ven Spiel­berg. Sin du­da, nues­tro ta­len­to es ver el ta­len­to de los de­más"

'UP IN THE AIR' Axel Kus­che­vatzky, CEO de Te­le­fó­ni­ca Stu­dios, vi­ve en­tre ae­ro­puer­tos y sa­be que ja­más hay que po­ner­se en la co­la de la fa­mi­lia con ni­ños. Como pe­rio­dis­ta ha en­tre­vis­ta­do a los más gran­des (de Scor­se­se a Allen, de East­wood a Lu­cas). Se desen­vuel­ve como na­die en el backs­ta­ge­del sép­ti­mo ar­te y has­ta ejer­ce de pre­sen­ta­dor de los Oscar pa­ra más de 120 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res de to­da La­ti­noa­mé­ri­ca: "Cuan­do es­tás ahí tra­tas de no pen­sar en esa ci­fra por­que el mie­do te pue­de pa­ra­li­zar. Lo de me­ter la pa­ta y que­dar como el idio­ta glo­bal no me ape­te­ce na­da" (ri­sas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.