GQ ZOOM

¿No crees que ya es ho­ra de vo­lar so­lo?

GQ (Spain) - - Sumario -

Iha­ve a dream". Cuan­do Mar­tin Lut­her King pro­nun­ció es­tas pa­la­bras en 1963 ver­ba­li­zó un sen­ti­mien­to co­mún de la hu­ma­ni­dad des­de que el mun­do es mun­do. Pe­ro te­ner un sue­ño y lu­char por él son co­sas bien dis­tin­tas, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal, en el que una vez que se to­ma un ca­mino di­fí­cil­men­te se tie­nen las fuer­zas y el va­lor de apar­tar­se de él pa­ra aden­trar­se en el es­pe­so bos­que de la in­cer­ti­dum­bre que re­pre­sen­ta el em­pren­der nue­vas aven­tu­ras la­bo­ra­les.

El in­ge­nie­ro de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes An­drés To­rru­bia dio el sal­to al va­cío en dos oca­sio­nes. La pri­me­ra aban­do­nó su pues­to en el CERN (Cen­tro Eu­ro­peo de Investigación Nu­clear) en Sui­za pa­ra fun­dar jun­to a su pri­mo la em­pre­sa Try­me­dia, con se­de en San Francisco y de­di­ca­da al e-com­mer­ce de vi­deo­jue­gos. Tras sie­te años la ven­dió por 34 mi­llo­nes de dó­la­res, y vol­vió a rein­ven­tar­se, es­ta vez co­fun­dan­do FIXR, ser­vi­cio de ofer­ta y de­man­da de pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes, que se ha lan­za­do en EE UU y en Es­pa­ña. Por otro la­do fi­jé­mo­nos en el ar­gen­tino Nor­man Vi­lal­ta, que a los 30 años aban­do­nó su pues­to en un im­por­tan­te bu­fe­te de abo­ga­dos de Bue­nos Ai­res pa­ra per­se­guir un sue­ño: ha­cer za­pa­tos. Mar­chó a Florencia pa­ra apren­der el ofi­cio y hoy sa­tis­fa­ce des­de su ate­lier de Bar­ce­lo­na a una exi­gen­te clien­te­la in­ter­na­cio­nal que lu­ce sus za­pa­tos bes­po­ke de más de 3.000 eu­ros. O ahí es­tá el pa­ra­dig­ma del CEO de éxi­to, Ste­ve Jobs, que aho­rró di­ne­ro pa­ra de­jar su primer tra­ba­jo en Ata­ri e ir­se a la In­dia en bus­ca de ilu­mi­na­ción.

No es­tán los tiem­pos pa­ra ir de­jan­do tra­ba­jos por­que sí, cier­to, pe­ro per­se­guir tus sue­ños no es un sim­ple por­que sí y la vida es su­fi­cien­te­men­te cor­ta como pa­ra pen­sár­se­lo mu­cho. Ca­da vez más pro­fe­sio­na­les dan el pa­so y rom­pen con su pues­to de tra­ba­jo pa­ra de­di­car­se a ac­ti­vi­da­des o ca­rre­ras que po­co o na­da tie­nen que ver con lo que ve­nían ha­cien­do. Las es­ta­dís­ti­cas di­cen que dos ter­cios de los españoles tie­nen un hobby o una idea de ne­go­cio que, po­ten­cial­men­te, po­dría ge­ne­rar­les un di­ne­ro ex­tra. La pre­gun­ta es: ¿có­mo lo ha­go?

Lo bueno de los mo­men­tos de pre­ca­rie­dad en los que vi­vi­mos es que han ayu­da­do a asimilar la nue­va men­ta­li­dad que se re­su­me en "mi tra­ba­jo es tem­po­ral". Se ha­ce ne­ce­sa­ria una re­de­fi­ni­ción del tér­mino es­ta­bi­li­dad, ya que hoy po­co tie­ne que ver con man­te­ner­se en el mis­mo tra­ba­jo o en la mis­ma em­pre­sa, ni si­quie­ra en el mis­mo sec­tor o en la mis­ma ca­rre­ra.

Es po­si­ble que ne­ce­si­tes rein­ven­tar­te y em­pren­der un cam­bio ra­di­cal, es­pe­cial­men­te cuan­do el en­torno es hos­til. Es­to es qui­zá lo más ate­rra­dor, ya que pue­de im­pli­car dar pa­sos atrás y em­pe­zar de ce­ro. No de­be en­ten­der­se es­to ni como un fra­ca­so ni como al­go in­digno, to­do lo con­tra­rio, con ello se de­mues­tra que no se tie­ne mie­do a en­tor­nos mu­ta­bles que exi­gen una re­de­fi­ni­ción del su­je­to con­ti­nua. De­bes te­ner cla­ro que pro­fe­sio­nal­men­te y como per­so­na eres un en­te po­lié­dri­co. Que so­lo ha­yas ex­plo­ra­do una de tus ca­ras pro­fe­sio­nal­men­te has­ta el mo­men­to no sig­ni­fi­ca que no ten­gas ca­pa­ci­da­des la­ten­tes que pue­den in­clu­so ser más im­por­tan­tes. Ol­vi­da los pre­jui­cios que li­mi­ten tus po­si­bi­li­da­des de re­co­lo­car­te, y no du­des en in­ver­tir en tu fu­tu­ro, es de­cir, ad­qui­rir nue­vas ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des que res­pon­dan a las exi­gen­cias del mer­ca­do de tra­ba­jo. Tu ca­rre­ra es­tá en tus ma­nos y no en la de tus em­plea­do­res.

EN TO­DO CA­SO NO DE­BES SEN­TIR­TE SO­LO en tu de­ci­sión. Un es­tu­dio del In­deed Hi­ring Lab que ha ba­ra­ja­do una mues­tra de 430.000 pro­fe­sio­na­les po­ne de ma­ni­fies­to que "a me­di­da que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca me­jo­ra, ca­da vez más gen­te en bus­ca de em­pleo se mue­ve ha­cia el tra­ba­jo de sus sue­ños, y lo ha­ce ex­plo­ran­do ca­rre­ras to­tal­men­te di­fe­ren­tes". La En­cues­ta Adec­co so­bre tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, rea­li­za­da en­tre 4.000 per­so­nas ac­ti­vas de to­da Es­pa­ña, apun­ta a que 7 de ca­da 10 en­cues­ta­dos han desem­pe­ña­do en al­gún mo­men­to de su ca­rre­ra al­gún tra­ba­jo que no es­ta­ba re­la­cio­na­do con su for­ma­ción o ex­pe­rien­cia pre­via, y el 87% de es­tos pien­san que les han re­por­ta­do una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va.

El primer pa­so es rom­per con la re­sig­na­ción la­bo­ral. En los tiem­pos que co­rren rom­per vo­lun­ta­ria­men­te con un tra­ba­jo, aun­que lo odies o tu je­fe te ha­ga la vida im­po­si­ble, es­tá con­si­de­ra­do de des­ce­re­bra­dos. Te­ner un tra­ba­jo, sea cual sea y en las con­di­cio­nes que sean, siem­pre pa­re­ce me­jor que la in­cer­ti­dum­bre de vol­ver a la ca­si­lla de sa­li­da en el mer­ca­do la­bo­ral ac­tual. Es muy im­por­tan­te to­mar las de­ci­sio­nes eva­luan­do tus po­si­bi­li­da­des des­de una pers­pec­ti­va rea­lis­ta, con la ca­be­za fría, sin de­jar­se lle­var por eu­fo­rias

cir­cuns­tan­cia­les. "Pri­me­ro de­bes plan­tear­te qué quie­ro, de ma­ne­ra ho­nes­ta y trans­pa­ren­te, y eso no es fá­cil, ya que so­le­mos au­to­en­ga­ñar­nos. De­bes de­di­car tiem­po a co­no­cer­te a ti mis­mo", acon­se­ja el coach Javier Villalva Ba­sa­be, CEO de Hopp­coach Eco­lo­gía Hu­ma­na, S. L., es­pe­cia­lis­tas en in­no­va­ción y rein­ge­nie­ría de pro­ce­sos em­pre­sa­ria­les y en me­jo­ra de pro­ce­sos. "Lo se­gun­do es plan­tear­te el na­da con ex­ce­so, to­do con me­di­da, ser cons­cien­te de que tu de­ci­sión no te afec­ta so­lo a ti y re­cor­dar in­cluir otras áreas de tu vida en tu pro­yec­to pro­fe­sio­nal. Un com­pa­ñe­ro im­pres­cin­di­ble es tu pa­re­ja. Tra­ba­ja tus pla­nes con tu pa­re­ja pa­ra que el via­je sea ple­na­men­te com­par­ti­do", aña­de Javier. Pa­ra ello te pue­de ser de uti­li­dad confeccionar una lis­ta con los pros y con­tras de dar el pa­so, com­pa­ran­do el em­pleo que de­jas con tus ex­pec­ta­ti­vas. No co­me­tas el error de mi­ni­mi­zar los obs­tácu­los lle­va­do por la ilu­sión, ya que la in­for­ma­ción de la que dis­po­nes es asi­mé­tri­ca; es de­cir, no co­no­ces to­do so­bre la nue­va em­pre­sa, el sec­tor o tus fu­tu­ros je­fes. Evi­ta idea­li­zar las ex­pec­ta­ti­vas por­que si bien es­tás se­du­ci­do por la ca­ra ama­ble de tu nue­vo em­pleo, tie­nes que te­ner cla­ro que to­do tie­ne otra faz me­nos re­con­for­tan­te.

Re­vi­sa tus fi­nan­zas, has de es­tar se­gu­ro de que tu plan tie­ne sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Es po­si­ble que pa­sen me­ses an­tes de que con­si­gas ese tra­ba­jo por el que has de­ci­do lu­char o que tu pro­pio ne­go­cio co­mien­ce a ro­dar. Asi­mis­mo, an­tes de dar el pa­so, re­vi­sa to­dos los con­tra­tos que ha­yas fir­ma­do con tu em­pre­sa. La exis­ten­cia de cláu­su­las de no com­pe­ten­cia o de cual­quier otro ti­po que li­mi­te tus mo­vi­mien­tos pue­den ha­cer que te re­plan­tees tu ho­ja de ru­ta. Tam­bién es im­por­tan­te que an­tes de na­da co­pies to­da la in­for­ma­ción re­le­van­te que po­seas en la ofi­ci­na, ya que una vez anun­cia­da tu ida, las sus­pi­ca­cias de po­si­ble des­leal­tad cre­ce­rán a tu al­re­de­dor. "So­lo te­nien­do cla­ro qué quie­ro de­bes plan­tear­te có­mo voy a con­se­guir­lo", ex­pli­ca Javier Villalva Ba­sa­be. "De­bes pla­ni­fi­car muy bien y con­se­guir al me­nos una mí­ni­ma ex­pe­rien­cia real en tu fu­tu­ra ac­ti­vi­dad. Eso de­bes ha­cer­lo en tus ra­tos li­bres, sin aban­do­nar aun tu tra­ba­jo ac­tual. Es un error fre­cuen­te in­ver­tir en co­sas que no aña­den va­lor a tu pro­yec­to. Apues­ta por el ce­ro des­per­di­cios, ce­ro des­pil­fa­rros, má­xi­ma pro­duc­ti­vi­dad. Y, en ge­ne­ral, pro­cu­ra que tu tra­ba­jo y el de los de­más re­sul­te siem­pre RASS: rá­pi­do, agra­da­ble, sim­ple y su­fi­cien­te".

¿Has to­ma­do la de­ci­sión? Pues es el mo­men­to de que si­gas un pro­to­co­lo de sa­li­da pa­so a pa­so. Li­bé­ra­te de ren­co­res y ol­vi­da los ma­los mo­men­tos, tan so­lo que­dan se­ma­nas pa­ra que em­pren­das una nue­va vida. La sen­sa­ción de li­be­ra­ción que sien­tes al to­mar la de­ci­sión de mar­char pue­de ser muy trai­cio­ne­ra y dar rien­da suel­ta a sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos como la ira y la ven­gan­za. Re­prí­me­te si quie­res sa­lir con ele­gan­cia y ten­dien­do puen­tes. A con­ti­nua­ción te ofre­ce­mos una se­rie de con­se­jos que qui­zá te pue­dan ayu­dar a to­mar una de­ci­sión (acer­ta­da). 1. RE­PLAN­TÉA­TE UNA SE­RIE DE CUES­TIO­NES CUÁN­DO. Eli­ge el mo­men­to jus­to, aun­que más que ele­gir­lo, el mo­men­to de aban­do­nar tu ac­tual tra­ba­jo has de cons­truir­lo. To­das las em­pre­sas tie­nen fa­ses de más y me­nos ac­ti­vi­dad. Si de­ci­des de­jar tu pues­to cuan­do sa­bes que no dan abas­to pue­de que las co­sas se vuel­van un po­co hos­ti­les. Me­jor ha­cer­lo cuan­do la em­pre­sa pue­da de­di­car re­cur­sos a cu­brir tu va­can­te. No du­des en ayu­dar a ele­gir a la per­so­na ade­cua­da y for­mar­la, por­que des­pués de to­do ya no quie­res ese pues­to.

QUIÉN. Al pri­me­ro que has de co­mu­ni­car tu mar­cha es a tu je­fe. No per­mi­tas que tu de­ci­sión se con­vier­ta en un co­ti­lleo de pa­si­llo y tu su­pe­rior se en­te­re por ter­ce­ras per­so­nas. Man­tén con él una char­la po­si­ti­va, pro­fe­sio­nal y cons­truc­ti­va. De­ja atrás la ira y el ma­les­tar que te ha lle­va­do a la re­nun­cia. In­ten­ta sa­lir en un cli­ma ami­ga­ble ya que nun­ca se sa­be có­mo y cuán­do se vol­ve­rán a cru­zar vues­tros ca­mi­nos. In­ten­ta sa­car­le una reac­ción po­si­ti­va y si­gue las re­co­men­da­cio­nes de tu je­fe cuan­do se lo co­mu­ni­ques.

QUÉ. Es po­si­ble que no sea ne­ce­sa­rio que re­dac­tes una car­ta de di­mi­sión for­mal res­pe­tan­do los pla­zos es­ti­pu­la­dos, pe­ro si de­bes ha­cer­lo, que sea sen­ci­lla, ve di­rec­to al grano y no pierdas el tiem­po en crí­ti­cas y re­pro­ches. Si has con­se­gui­do man­te­ner la ac­ti­tud po­si­ti­va con el je­fe al que odias no ter­mi­nes por es­tro­pear­lo.

POR QUÉ. Si te ha­cen una con­tra­ofer­ta pa­ra que per­ma­nez­cas en la em­pre­sa no es ma­lo acep­tar­la, pe­ro ten pre­sen­te siem­pre por qué te que­rías ir y ac­túa en con­se­cuen­cia. De to­das for­mas no te sien­tas ofen­di­do si la em­pre­sa no se co­lap­sa con tu mar­cha.

CÓ­MO. De­di­ca tiem­po en los días pre­vios a tu sa­li­da a des­pe­dir­te de tus com­pa­ñe­ros. Man­tén una con­ver­sa­ción per­so­nal con ellos y no de­jes de po­ner de re­lie­ve los as­pec­tos de su tra­to que más has dis­fru­ta­do. Man­tén con­tac­to con ellos, plan­téa­te­lo como una ru­ti­na en tu agen­da, y pro­cu­ra no ha­blar mal de la em­pre­sa o tus ex­je­fes una vez fue­ra. A los su­pe­rio­res se­ría óp­ti­mo man­dar­les una no­ta por es­cri­to y pa­ra los clien­tes confeccionar un mai­ling agra­de­cién­do­les su tra­to y abrien­do puer­tas pa­ra fu­tu­ros con­tac­tos. Aban­do­nar un tra­ba­jo con ele­gan­cia es to­do un ar­te y no es di­fí­cil de con­se­guir si atem­pe­ras tu áni­mo. Con una son­ri­sa, un apre­tón de ma­nos y los me­jo­res de­seos pa­ra el fu­tu­ro lo­gra­rás sa­lir por la puer­ta gran­de.

"Aban­do­nar un tra­ba­jo con ele­gan­cia es to­do un ar­te, pe­ro no es di­fí­cil de con­se­guir si atem­pe­ras tu áni­mo y res­pe­tas los

tiem­pos y las for­mas"

2. NO ES DE­PRE­SIÓN, ES NE­CE­SI­DAD DE VO­LAR Sa­bes que al­go no fun­cio­na en tu ac­tual em­pleo. Uno no­ta cuán­do es­tá en una si­tua­ción así. Hay sen­ti­mien­tos en tu in­te­rior que te in­di­can que qui­zás es el mo­men­to de pre­sen­tar tu re­nun­cia y bus­car nuevos ho­ri­zon­tes. Es­tos son al­gu­nos de los sín­to­mas más alar­man­tes que te pue­den lle­var a bus­car un nue­vo em­pleo:

ES­TAN­CA­MIEN­TO. Sien­tes que no exis­te la po­si­bi­li­dad de cre­cer den­tro de tu em­pre­sa, que ob­te­ner un au­men­to es al­go prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble o que una pro­mo­ción es una uto­pía.

DESA­ZÓN. Al­go bu­lle den­tro de ti y ne­ce­si­tas un desafío nue­vo. Te en­cuen­tras en un bu­cle de mo­no­to­nía sin fin y la ru­ti­na ha he­cho pre­sa en ti. Te sien­tes cla­ra­men­te des­apro­ve­cha­do.

AHO­GO. Ne­ce­si­tas más au­to­no­mía. Tus mo­vi­mien­tos es­tán ex­ce­si­va­men­te au­di­ta­dos y no hay lu­gar pa­ra las de­ci­sio­nes pro­pias. Crees que más li­ber­tad te mo­ti­va­ría pa­ra cre­cer como pro­fe­sio­nal.

SO­LE­DAD. Re­quie­res un me­jor sis­te­ma de apo­yo y en tu ac­tual com­pa­ñía no sa­ben có­mo ayu­dar­te o no tie­nen ma­ne­ra de ha­cer­lo. Te sien­tes in­com­pren­di­do y des­orien­ta­do.

APA­TÍA. Ya no dis­fru­tas con tu tra­ba­jo. Qui­zá sea el en­torno o tal vez sim­ple­men­te ne­ce­si­tes pro­bar co­sas nue­vas. La fal­ta de ilu­sión pue­de lle­var­te a la de­sidia y la ne­gli­gen­cia.

DESACUER­DO. La di­rec­ción de tu em­pre­sa, sus mé­to­dos y fi­lo­so­fía cho­can con tus va­lo­res. Ne­ce­si­tas en­con­trar un lu­gar que com­par­ta tu éti­ca y con el que te pue­das iden­ti­fi­car.

3. HAZ­TE UNA LIS­TA Pa­ra to­mar de­ci­sio­nes na­da como re­fle­xio­nar con pa­pel y bo­lí­gra­fo a mano:

AN­TES. Com­pa­ra tu tra­ba­jo ac­tual con aque­llo a lo que as­pi­ras. Ten en cuen­ta fac­to­res como la cer­ca­nía de la ofi­ci­na a ca­sa, el ho­ra­rio, la re­mu­ne­ra­ción, las po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to en tu tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, et­cé­te­ra. So­lo cuan­do ten­gas una pa­no­rá­mi­ca ge­ne­ral po­drás to­mar una de­ci­sión de la que no te arre­pien­tas.

DU­RAN­TE. Enu­me­ra las ta­reas a lle­var a ca­bo en el pro­ce­so de des­pe­di­da, des­de la pre­sen­ta­ción de la car­ta de di­mi­sión al res­ca­te de da­tos de tu or­de­na­dor que pue­den ser­te úti­les en el fu­tu­ro, o el mai­ling de des­pe­di­da a clien­tes o pro­vee­do­res.

DES­PUÉS. Haz una lis­ta de com­pa­ñe­ros, je­fes, clien­tes o pro­vee­do­res con los que has tra­ba­ja­do y de­ci­de con cuá­les es in­tere­san­te man­te­ner el con­tac­to y pue­den ser­te pro­ve­cho­sos en el fu­tu­ro.

'JERRY MA­GUI­RE', de Ca­me­ron Cro­we (1996)

'TRA­BA­JO BA­SU­RA', de Mi­ke Jud­ge (1999)

'JOBS', de Jos­hua Mi­chael Stern (2013)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.