OTROS DES­TI­NOS

De­ja que Ba­li te cam­bie la vida.

GQ (Spain) - - Sumario -

Es cu­rio­so có­mo nues­tra men­te se las in­ge­nia pa­ra cons­truir imá­ge­nes de lu­ga­res en los que nun­ca he­mos es­ta­do. Y, sí, por al­gu­na ex­tra­ña ra­zón, nues­tro dis­co du­ro trans­por­ta­ba, des­de va­ya us­ted a sa­ber cuán­do, va­rios gi­gas de la exó­ti­ca Ba­li que, ya so­bre el te­rreno, re­sul­ta­ron pura fan­ta­sía. Por­que si lo que pre­ten­des de es­ta is­la-pro­vin­cia de In­do­ne­sia, lí­mi­te en­tre el mar de Ja­va y el océano Ín­di­co, son alu­ci­nan­tes pla­yas de co­co­te­ros in­cli­nán­do­se so­bre aguas es­me­ral­da… te has equi­vo­ca­do de avión. Como in­tui­mos que lo de eyec­tar­te a más de diez mil me­tros so­bre Fa­lu­ya te da mal ro­llo (la pró­xi­ma vez em­pie­za a leer­te la guía una se­ma­ni­ta an­tes), pro­ce­de­re­mos aho­ra a con­du­cir­te por la sen­da de la ver­dad. Una ab­so­lu­ta y emo­cio­nan­te ver­dad ri­ca en es­pi­ri­tua­li­dad, sen­sua­li­dad y be­lle­za (so­bre­na­tu­ral por mo­men­tos).

Si la apro­xi­ma­ción al ae­ro­puer­to de Den­pa­sar de nues­tro Boeing 777 de KLM re­sul­ta de lo más ex­ci­tan­te –trans­cu­rre a po­quí­si­mos me­tros so­bre el mar has­ta que la pis­ta, gra­cias sean da­das a to­das las dei­da­des hin­duis­tas, de­ci­de ma­te­ria­li­zar­se en el úl­ti­mo ins­tan­te–, no me­nos lo se­rá la lle­ga­da a nues­tro des­tino fi­nal: el Bel­mond Jimbaran Pu­ri, un muy ex­qui­si­to ho­tel de aco­ge­do­ras ca­ba­ñas y villas de au­tén­ti­co lu­jo (in­sis­ti­mos: au­tén­ti­co) per­di­das en un jar­dín tro­pi­cal cin­ce­la­do en­tre tem­ple­tes, fuen­tes, es­tan­ques y ca­na­li­tos en los que flo­re­ce el lo­to. ¡He­mos lle­ga­do! Atrás que­dan –Áms­ter­dam me­dian­te– más de 20 ho­ras so­bre­vo­lan­do el pla­ne­ta y na­da me­jor pa­ra plan­tar­le ca­ra al jet lag que lan­zar­se a la pis­ci­na de nues­tra vi­lla pri­va­da. Los gec­kos co­ti­llean nues­tra lle­ga­da con sus lla­ma­ti­vas ono­ma­to­pe­yas ca­si hu­ma­nas. La tem­pe­ra­tu­ra es de­li­cio­sa. Las es­tre­llas del he­mis­fe­rio Sur bri­llan más que nun­ca. Sí. La vida es bella. Ho­ra de dor­mir. Ma­ña­na co­mien­za la gran aven­tu­ra por la exu­be­ran­te y de­li­cio­sa Ba­li.

Primer día. Tras un so­fis­ti­ca­do, a la par que sa­lu­da­ble, desa­yuno jun­to a un es­tan­que de ne­nú­fa­res y li­bé­lu­las ma­dru­ga­do­ras, to­ni­fi­ca­mos cuer­po y men­te con una re­con­for­tan­te cla­se de yoga y me­di­ta­ción. En­tre las mu­chas ac­ti­vi­da­des su­ge­ri­das por el Bel­mond Jimbaran Pu­ri es­ta es una de las pre­fe­ri­das por los clien­tes, sin ha­cer de me­nos a los ma­sa­jes ba­li­ne­ses, las cla­ses de dan­za tra­di­cio­nal, las de co­ci­na lo­cal o las vi­si­tas al mer­ca­do del pue­ble­ci­to de pes­ca­do­res que co­lin­da con el ho­tel.

Con el mo­do open mind ac­ti­va­do, nos lan­za­mos a la con­quis­ta de es­ta is­la de 145 ki­ló­me­tros de lar­go por 80 de an­cho. No es un is­la enor­me, pe­ro con­vie­ne men­ta­li­zar­se de que sus ca­rre­te­ras su­po­nen un via­je a ese pa­sa­do en el que las vías eran an­gos­tas, ri­cas en cur­vas y de dos sen­ti­dos. Tras una bue­na do­sis de pa­cien­cia lle­ga­mos a la pin­to­res­ca lo­ca­li­dad de Ubud, se­de del Pa­la­cio Real y que al­ber­ga un fas­ci­nan­te mer­ca­do lo­cal; con pa­cien­cia y buen ojo, más allá del sou­ve­nir hor­te­ra ma­de in China, se en­cuen­tran co­sas bo­ni­tas: ar­te­sa­nía, te­las, jo­yas…

La ten­ta­ción de re­de­co­rar tu ca­sa con los fan­tás­ti­cos mue­bles ba­li­ne­ses –hay un ta­ller ca­da 500 me­tros– se ve­rá frus­tra­da en cuan­to al­guien te di­ga lo que cues­ta al­qui­lar un con­te­ne­dor; eso sí, bien pla­ni­fi­ca­da y com­par­ti­da con tres o cua­tro ami­gos, la ope­ra­ción pue­de sa­lir re­don­da.

El her­mo­so pa­la­cio de Ubud, con su ba­rro­quis­mo in­do­ne­sio, sus in­creí­bles te­chos de pa­ja y su in­fi­ni­dad de or­na­men­tos y gra­ba­dos pri­mo­ro­sos sir­ve de ejem­plo, li­te­ral­men­te, pa­ra el res­to de ma­ra­vi­llas que la is­la es­con­de. Ba­rro­quis­mo en plus­cuam­per­fec­ta ar­mo­nía de­be­mos aña­dir. Nor­mal, los cien­tos de mi­les de pe­que­ños tem­ple­tes con ofren­das que do­mi­nan la is­la… en ca­da ca­sa, en ca­da ne­go­cio, en ca­da ca­mino… de­be de ha­cer que los dio­ses que allí ha­bi­tan es­tén más que con­ten­tos. De ahí esa paz y tran­qui­li­dad que en­vuel­ven a Ba­li.

Se­gun­do día. Tras un es­ti­mu­lan­te chapuzón ma­ti­nal en la pis­ci­na in­fi­ni­ta del Bel­mond Jimbaran Pu­ri –me­jor que en el

mar: tur­bio en el sur y de olea­je in­ten­so en el nor­te (per­fec­to, eso sí, pa­ra sur­fear)– po­ne­mos rum­bo al mon­te Ba­tur, con sor­pren­den­tes al­tos en el ca­mino. La pri­me­ra nos de­tie­ne fren­te a una fron­do­sa pa­red de pie­dra con una cue­va de es­ca­lo­frian­te con­te­ni­do. Es­ta­mos en Goa La­wah (cue­va de los mur­cié­la­gos) y sí, de re­pen­te en­ten­di­mos a la po­bre Ka­te Caps­haw de In­dia­na Jo­nes y el tem­plo mal­di­to. Nues­tro arro­jo tie­ne un lí­mi­te, el su­fi­cien­te como pa­ra acer­car­nos a 10 me­tros de es­ta cue­va en la que mi­les de mur­cié­la­gos real­men­te gran­des ha­cen tiem­po has­ta la caí­da de la no­che. Gri­tan, se pe­lean y al­guno que otro pier­de ro­ca y re­vo­lo­tea has­ta dar con otro cen­tí­me­tro cua­dra­do. Enor­mes y pes­ti­len­tes. Na­da que afec­te a los de­vo­tos ba­li­ne­ses que aguar­dan ser ben­de­ci­dos por la sa­cer­do­ti­sa de es­te tem­plo.

Re­com­pues­to el es­tó­ma­go con­ti­nua­mos por per­fec­tos cam­pos de arroz, la ma­yo­ría en te­rra­zas so­bre pen­dien­tes; in­ge­nie­ría an­ces­tral de ba­rro y ca­ñas. Lle­ga­mos a Tir­ta Gang­ga, un re­fi­na­dí­si­mo Ver­sa­lles acuá­ti­co que ha­bla de cuán ex­qui­si­to y so­fis­ti­ca­do es el pue­blo ba­li­nés. De ahí al Tem­plo Ma­dre de Be­sa­kih, el más gran­de y sa­gra­do de la is­la, un san­tua­rio con otros 22 tem­plos in­te­rio­res que rin­de pleitesía a la ar­mo­nía del uni­ver­so y a la tri­ni­dad hin­dú: Shi­va (el des­truc­tor), Brah­ma (el crea­dor) y Vish­nú (el pre­ser­va­dor). Ves­tir­se ad hoc con el sa­rong (o pa­reo) pa­ra en­trar en los tem­plos, ade­más de obli­ga­do, re­sul­ta di­ver­ti­do. Ple­nos en paz in­te­rior, avan­za­re­mos has­ta las fal­das del mon­te Ba­tur, ma­jes­tuo­so vol­cán dor­mi­do de 1.717 me­tros. Las bru­mas de la cum­bre, las ho­gue­ras de los cam­pe­si­nos di­se­mi­na­das en­tre los cam­pos de arroz y una bue­na re­pre­sen­ta­ción de la va­ria­da co­ci­na lo­cal –pes­ca­dos, ver­du­ras o car­nes sue­len ser­vir­se acom­pa­ña­dos de arroz y sal­sas de in­ten­sos y su­ge­ren­tes sa­bo­res– com­ple­tan otro día per­fec­to.

La úl­ti­ma jor­na­da en Ba­li, an­tes de vol­ver a la ca­bi­na bu­si­ness de nues­tro 777 de KLM, nos de­pa­ra el per­fec­to re­ga­lo fi­nal: el tem­plo de Ta­nah Lot (tie­rra en el mar), un or­gu­llo­so san­tua­rio hin­duis­ta eri­gi­do en un pe­ñas­co azo­ta­do por el olea­je. Los es­pí­ri­tus guar­dia­nes del mar mo­ran en él y des­de allí vigilan que las bes­tias ma­ri­nas no per­tur­ben la paz de la su­per­fi­cie.

Ba­li te cam­bia por­que obli­ga a re­la­ti­vi­zar nues­tro es­trés oc­ci­den­tal y a re­co­nec­tar con nues­tra esen­cia. Una is­la ama­ble. Pro­tec­to­ra. Úni­ca.

Es­te or­gu­llo­so san­tua­rio hin­duis­ta eri­gi­do en un pe­ñas­co azo­ta­do por el olea­je es vi­si­ta obli­ga­da. Los dio­ses que en él ha­bi­tan man­tie­nen a ra­ya a las bes­tias ma­ri­nas.

INI­MI­TA­BLE TA­NAH LOT

SEN­TI­DO Y SEN­SI­BI­LI­DAD

San­tua­rios be­llí­si­mos, pai­sa­jes im­po­nen­tes y una es­pi­ri­tua­li­dad que to­do lo en­vuel­ve (em­pe­zan­do por la in­fi­ni­dad de tem­ple­tes que inun­dan Ba­li) es­pe­ran al via­je­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.