LI­BROS

David Safier se po­ne se­rio en 28 días.

GQ (Spain) - - Sumario - POR JESÚS ME­RINO LÓPEZ FO­TO­GRA­FÍA: DIE­GO LA­FUEN­TE

Cua­tro mi­llo­nes de ejem­pla­res ven­di­dos en más de 30 paí­ses avalan el buen ha­cer de David Safier (Bre­men, 1966) como es­cri­tor de no­ve­las de hu­mor. Mal­di­to kar­ma es, a buen se­gu­ro, su tí­tu­lo más co­no­ci­do aquí en Es­pa­ña. Aun­que no es el úni­co: Jesús me quie­re, Una fa­mi­lia fe­liz o Yo, mi, me… con­ti­go tam­bién han sa­ca­do unas cuan­tas son­ri­sas a to­do ti­po de pú­bli­cos. No obs­tan­te, le­jos de que­rer echar raí­ces en su zo­na de con­fort –la co­me­dia–, el au­tor ale­mán ha de­ci­di­do po­ner un pun­to y apar­te a su ca­rre­ra pa­ra aden­trar­se de lleno en uno de los ca­pí­tu­los más ne­gros y crue­les de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad: el ho­lo­caus­to na­zi. En con­cre­to, en los días en los que los ver­du­gos del ré­gi­men hitle­riano ata­ca­ron con ma­yor vehe­men­cia el su­fri­do gue­to de Var­so­via. Ha­bla­mos de la pri­ma­ve­ra de 1943, mo­men­to en el que se da la or­den de re­du­cir a es­com­bros ese rincón de la ca­pi­tal po­la­ca y de lle­var a to­do su­per­vi­vien­te a los cam­pos de ex­ter­mi­nio de Ausch­witz o Tre­blin­ka. A pe­sar de la de­bi­li­dad del pue­blo ju­dío (se es­ti­ma que de las 400.000 per­so­nas que fue­ron con­fi­na­das en el gue­to al ini­cio de la gue­rra, unas 350.000 fue­ron ex­ter­mi­na­das en los tres pri­me­ros años), un pu­ña­do de hom­bres y mu­je­res sin ca­si na­da que per­der or­ga­ni­za un fren­te su­ble­va­do que obli­ga a re­cu­lar du­ran­te unas se­ma­nas –al­go ex­cep­cio­nal te­nien­do en cuen­ta sus li­mi­ta­dí­si­mos re­cur­sos– a las pa­tru­llas de las SS. Es el fa­mo­so le­van­ta­mien­to del gue­to de Var­so­via. El te­lón de fon­do de 28 días, no­ve­la pu­bli­ca­da en cas­te­llano por Seix Ba­rral (como el res­to de la obra de Safier). "Lle­vo 20 años que­rien­do es­cri­bir es­te li­bro. En 1993 se cum­plió el 50º aniver­sa­rio del le­van­ta­mien­to y me pro­pu­sie­ron es­cri­bir un dis­cur­so so­bre el te­ma. Me fas­ci­na­ba la idea de có­mo un ser hu­mano es ca­paz de lo me­jor y lo peor en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, y acep­té. A par­tir de ese mo­men­to co­men­cé a in­ves­ti­gar y el re­sul­ta­do de aque­llas pes­qui­sas es es­ta no­ve­la, un ma­ni­fies­to con­tra el des­alien­to y la re­sig­na­ción y so­bre la ne­ce­si­dad de so­bre­vi­vir", nos cuen­ta en una char­la man­te­ni­da en el Ins­ti­tu­to Goet­he de Ma­drid David Safier, que co­no­ce de cer­ca las con­se­cuen­cias del ho­rror de la gue­rra: su pa­dre fue apre­sa­do por los na­zis –aun­que lo­gró huir y emi­grar a Pa­les­ti­na– y sus abue­los mu­rie­ron en los cam­pos de Bu­chen­wald y Lodz.

LA HIS­TO­RIA de 28 días (el tí­tu­lo ha­ce re­fe­ren­cia al tiem­po que du­ró la ba­ta­lla fi­nal en­tre su­ble­va­dos y tro­pas ale­ma­nas) se or­ques­ta a tra­vés de Mi­ra, una chi­ca de 16 años que so­bre­vi­ve a du­ras pe­nas gra­cias al con­tra­ban­do de ali­men­tos. En el arran­que, su úni­ca me­ta es pro­te­ger a su ma­dre y a su her­ma­na pe­que­ña. Sin em­bar­go, cuan­do se rea­nu­dan las de­por­ta­cio­nes ma­si­vas de ju­díos a los cam­pos de con­cen­tra­ción, Mi­ra de­ci­de plan­tar ca­ra a la de­vas­ta­ción sis­te­má­ti­ca que su­fre su pue­blo y unir­se a la re­sis­ten­cia. "La gen­te que se su­ble­vó era gen­te jo­ven. Los na­zis no es­pe­ra­ban que los re­bel­des fue­ran a abrir fue­go con­tra ellos. De he­cho, cuan­do lle­ga­ron al gue­to lo pri­me­ro que les sor­pren­dió fue que los ju­díos tu­vie­ran ar­mas. Lo se­gun­do, que al fren­te de la re­sis­ten­cia

hu­bie­ra mu­je­res dis­pa­ran­do. Es­ta idea me fas­ci­na­ba por­que siem­pre que pen­sa­mos en lu­cha ar­ma­da, en con­fron­ta­ción, nos vie­nen a la ca­be­za en­fren­ta­mien­tos en­tre hom­bres. Me gus­ta­ba la idea de cam­biar es­ta ten­den­cia y por eso de­ci­dí que la pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la fue­ra una ado­les­cen­te. Mi­ra no es un per­so­na­je real, pe­ro to­das las si­tua­cio­nes que la ro­dean sí que lo son", acla­ra el au­tor ale­mán.

A PE­SAR DE LA CRU­DE­ZA del tex­to, David Safier con­fie­sa ha­ber­se au­to­im­pues­to lí­mi­tes pa­ra no cau­sar de­ma­sia­do re­cha­zo en el lec­tor: "He crea­do un per­so­na­je con el que la gen­te se pue­de sen­tir iden­ti­fi­ca­do, un per­so­na­je al que acom­pa­ñar emo­cio­nal­men­te y con el que com­par­tir sen­ti­mien­tos y ex­pe­rien­cias. Sin em­bar­go, hay tes­ti­mo­nios atro­ces que no he po­di­do in­cluir en la no­ve­la y que tam­po­co se po­drían con­tar en una en­tre­vis­ta. Son re­la­tos te­rri­bles que obli­ga­rían al lec­tor a aban­do­nar el li­bro. Por eso de­ci­dí cen­trar­me en la his­to­ria a tra­vés de las emo­cio­nes. Se tra­ta de dar des­crip­cio­nes pre­ci­sas pe­ro no ex­ce­si­vas, como ya hi­cie­ra Be­nig­ni en La vida es bella o Po­lans­ki en El pia­nis­ta". Y se­gún re­co­no­ce Safier, es­ta no­ve­la, ade­más de ayu­dar­le a cam­biar ra­di­cal­men­te de re­gis­tro y a ver­ba­li­zar el tra­ba­jo de to­da una vida, le ha ser­vi­do como al­ta­voz pa­ra man­dar un men­sa­je que tras­cien­de de la sim­ple li­te­ra­tu­ra: "Es­cri­bir so­bre los ca­pí­tu­los más ne­gros de la his­to­ria ayu­da a man­te­ner la de­mo­cra­cia en la so­cie­dad. En Ale­ma­nia, a tra­vés de la au­to­crí­ti­ca nos he­mos aden­tra­do en una de­mo­cra­cia sos­te­ni­ble. Es­to es al­go que no ocu­rre en paí­ses como China o Ru­sia, en los que se evi­ta cri­ti­car los re­gí­me­nes de Mao y Sta­lin".

"Es­ta no­ve­la es un ma­ni­fies­to so­bre

la ne­ce­si­dad de so­bre­vi­vir y con­tra

la re­sig­na­ción"

CRUZ… Y CA­RA

Tras co­que­tear con el dra­ma, Safier pro­me­te vol­ver a la no­ve­la de hu­mor: "Ten­go dos en men­te; una ya es­tá ter­mi­na­da y la otra no tar­da­rá en co­ger for­ma".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.