EL TIO BUENO QUE HA­CIA BUE­NAS PELICULAS

GQ (Spain) - - GQ20 - GQ MA­NI­FIES­TO: POR QUE RES­PE­TA­MOS A BRAD PITT Por Noel Ce­ba­llos

En Ori­ga­mi Lips, un ar­tícu­lo so­bre sus ex­pe­rien­cias en el pla­tó de El club de la lu­cha, el es­cri­tor Chuck Pa­lah­niuk re­la­ta­ba su ob­se­sión con los la­bios de Brad Pitt, ese ideal inal­can­za­ble que lo lle­vó a po­ner los su­yos en ma­nos de la tec­no­lo­gía ba­ra­ta (un su­pues­to po­ten­cia­dor la­bial al­go sos­pe­cho­so). No to­dos he­mos lle­ga­do tan le­jos, pe­ro sí lle­va­mos años ob­se­sio­na­dos con ca­da una de las co­sas que con­fi­gu­ran la ca­ra del ac­tor, una de las es­tre­llas más res­pe­ta­das del Holly­wood mo­derno… y una de las que me­jor su­po ven­der su trans­for­ma­ción de ga­lán pa­ra ado­les­cen­tes en ac­to­ra­zo os­ca­ri­za­ble. De he­cho, la pro­pia El club de la lu­cha in­clu­ye un gui­ño ma­li­cio­so (en for­ma de mar­que­si­na) a Sie­te años en el Tí­bet, qui­zás el pi­nácu­lo del Brad Pitt can­sa­da­mas y me­li­fluo, na­da que ver con las ti­nie­blas de la psi­que en las que se su­mer­gió pa­ra dar vida a Ty­ler Dur­den.

¿Qué ocu­rrió en­tre am­bos mo­men­tos? ¿Cuál fue el pun­to exac­to en el que Pitt de­mos­tró a to­do el mun­do que lo su­yo iba en se­rio? Pro­ba­ble­men­te, su me­re­ci­da no­mi­na­ción al Oscar por Do­ce mo­nos, en la que acep­tó un pa­pel se­cun­da­rio so­lo pa­ra des­pren­der­se de en­ci­ma el ha­lo de chico-pa­ra-fo­rrar-car­pe­tas que se ha­bía ga­na­do con Le­yen­das de pa­sión o En­tre­vis­ta con el vam­pi­ro. Terry Gi­lliam le per­mi­tió de­mos­trar que sa­bía ac­tuar, pe­ro an­tes ya sa­có su la­do os­cu­ro en Ka­li­for­nia o Amor a que­ma­rro­pa, por la que pa­sa como un sus­pi­ro. Su prin­ci­pal cons­pi­ra­dor a la ho­ra de afian­zar su cré­di­to ac­to­ral fue, por su­pues­to, David Fin­cher, aun­que aquel ex­cén­tri­co pa­pel en Snatch tam­bién de­bió de de­jar con la bo­ca abier­ta a sus fans de ins­ti­tu­to.

Des­de la dé­ca­da pa­sa­da, Pitt lle­va al­ter­nan­do pro­yec­tos de lu­jo ( Tro­ya, la sa­ga Ocean's, Sr. y Sra. Smith) con otros más per­so­na­les y arries­ga­dos. Su me­ra pre­sen­cia sir­ve pa­ra le­van­tar pe­lí­cu­las como El ár­bol de la vida, Mo­ney­ball o Má­ta­los sua­ve­men­te, aun­que sus se­gui­do­res más aten­tos se­pan que nun­ca ha es­ta­do tan bien como en El ase­si­na­to de Jes­se Ja­mes por el co­bar­de Robert Ford. Si ha­ce­mos ca­so a sus de­cla­ra­cio­nes, lo que a él le gus­ta­ría es de­jar­lo to­do y de­di­car­se a la ar­qui­tec­tu­ra. Qui­zás esa sea la clave pa­ra des­cu­brir la hip­nó­ti­ca geo­me­tría de sus la­bios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.