Por­que tú tam­bién quie­res ser como Cos­ter-wal­dau.

SU JUE­GO, SU TRONO DE THOR, EL ADN DI­VINO CUAN­DO TIE­NES CA­ME­RON DIAZ, Y TE PI­RO­PEA LA SE­RIE DE MO­DA MOLARLO TO­DO). TRA­BA­JAS EN DE TU VIDA (Y PUE­DES SER DUE­ÑO

GQ (Spain) - - Sumario - Por Al­ber­to Mo­reno Fo­to­gra­fía: Ri­chard Ra­mos

Ape­nas un ano des­pues de ter­mi­nar sus es­tu­dios en la Es­cue­la Da­ne­sa de Tea­tro, Ni­ko­laj Cos­ter-wal­dau (Rud­ko­bing, Di­na­mar­ca, 1970) sal­tó a la fa­ma con la cin­ta Nat­te­vag­ten (El vi­gi­lan­te noc­turno) , en la que da­ba vida a Mar­tin, un jo­ven es­tu­dian­te de De­re­cho con­tra­ta­do como be­del en la mor­gue de un hos­pi­tal de Co­pen­ha­gue en las mis­mas fe­chas en que un ase­sino co­mien­za a ope­rar en la ciu­dad. Tal fue el éxi­to lo­cal de la pe­lí­cu­la que lle­gó a es­tre­nar­se en ca­si to­da Eu­ro­pa. No así en EE UU, país ha­bi­tual­men­te con­tra­rio a los sub­tí­tu­los. Pa­ra ellos, el di­rec­tor Ole Bor­ne­dal fil­mó un re­ma­ke ca­si idén­ti­co a su obra ori­gi­nal sus­ti­tu­yen­do al jo­ven Ni­ko­laj por el pu­jan­te Ewan Mcg­re­gor (al que ya co­no­cían al otro la­do del char­co gra­cias a Trains­pot­ting). Cua­tro tem­po­ra­das más tar­de, el his­tó­ri­co Rid­ley Scott no ha­ría dis­tin­gos a la ho­ra de con­ci­liar a am­bos vi­gi­lan­tes noc­tur­nos en Black Hawk de­rri­ba­do. Holly­wood como tá­bu­la ra­sa y me­ca na­cio­na­li­za­do­ra del ta­len­to glo­bal.

Pe­ro acer­qué­mo­nos un po­co más al pre­sen­te, pues 13 años des­pués del es­treno de aquel qui­rúr­gi­co pseu­do­do­cu­men­tal bé­li­co, la par­ti­da an­da aun más pa­re­ja, y es que, si el re­vue­lo que ge­ne­ró Ewan Mcg­re­gor al pi­sar San Sebastián en 2012 pa­ra re­co­ger su pre­mio Do­nos­tia no fue pe­que­ño, la lle­ga­da de Cos­ter-wal­dau es­ta tem­po­ra­da mul­ti­pli­có el hy­peo­me­tro unos cuan­tos en­te­ros. La ra­zón des­de lue­go no fue A Se­cond Chan­ce, cin­ta a con­cur­so en el Fes­ti­val el pa­sa­do sep­tiem­bre di­ri­gi­da por su pai­sa­na, la os­ca­ri­za­da Su­san­ne Bier, sino po­seer un as­pec­to muy si­mi­lar al de su ál­ter ego ca­tó­di­co, el to­do­po­de­ro­so ído­lo pop Jai­me Lan­nis­ter, a.k.a. Ma­ta­rre­yes.

Com­par­tir tiem­po y es­pa­cio con Cos­ter-wal­dau en la ha­bi­ta­ción de un ho­tel es lo que que­rría la ma­yo­ría de se­res hu­ma­nos que ten­gan cons­tan­cia de su exis­ten­cia. Ca­me­ron Diaz, su com­pa­ñe­ra de re­par­to en la co­me­dia No hay dos sin tres (Nick Cas­sa­ve­tes, 2014), des­li­zó la clave en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a De­tails ha­ce unos me­ses: "Los hom­bres as­pi­ran a ser como él, que es lo que tie­nen

en co­mún to­das las es­tre­llas pro­ta­go­nis­tas que he co­no­ci­do. Y las mu­je­res, a en­con­trar a al­guien así. Ade­más es bas­tan­te gua­po…". ¿Y los fans?, ¿qué de­cir de ellos? Pues pa­ra em­pe­zar, que el ro­da­je de la quin­ta tem­po­ra­da de Jue­go de tro­nos, desa­rro­lla­do en Sevilla jus­to un mes des­pués de nues­tro en­cuen­tro a prin­ci­pios de oto­ño, re­sul­tó, como mí­ni­mo, in­ten­so. La pro­duc­to­ra de An­da­lu­cía Film Com­mis­sion lle­gó a re­la­tar có­mo los hos­te­le­ros bau­ti­za­ban ta­pas con nom­bres de per­so­na­jes de la se­rie, mi­les de pai­sa­nos ha­cían ho­ras de co­la pa­ra con­se­guir un sim­ple pues­to de fi­gu­ran­te y las fans más desata­das se que­ja­ban de que­rer dar un be­so a los ac­to­res (con es­pe­cial in­te­rés por el pro­ta­go­nis­ta de es­tas pá­gi­nas) y no po­der. Ima­gi­nad al Len­non de los 60 to­man­do Al­me­ría y os ha­réis una idea apro­xi­ma­da.

Vol­vien­do a Do­nos­ti yae­sa­sui­te de ho­tel, pa­sa­mos a es­ca­near a Cos­ter-wal­dau: 187 cen­tí­me­tros, ojos azu­les, pe­lo ru­bio el do­ble de grue­so y abun­dan­te que el tu­yo (seas quien seas) y na­riz con­tun­den­te, ca­mi­se­ta blan­ca ce­ñi­da, chu­pa de cue­ro ne­gro, pan­ta­lón tam­bién os­cu­ro y zapatillas de­por­ti­va­sun­po­co­mo­der­nas. Des­pués­de­lad­ve­ni­mien­to,si­te­pre­gun­ta­ran tu can­di­da­to ideal pa­ra anun­ciar una ber­li­na fa­mi­liar de lu­jo apos­ta­rías to­das tus fi­chas por Cos­ter-wal­dau, por­que es un tra­sun­to del Saw­yer de Per­di­dos, aun­que des­po­ja­do de aquel ca­na­llis­mo hor­te­ra que ha­cía que no fue­ra de fiar. Sus hom­bros re­gios ma­nio­bran con di­fi­cul­tad a la ho­ra de fran­quear las puer­tas de la ha­bi­ta­ción. Sen­ci­lla­men­te, es­tán idea­das pa­ra se­res más cer­ca­nos a Paco Martínez Soria que al aho­ra (gra­cias a Mar­vel) fa­mi­liar pan­teón es­can­di­na­vo. No quie­re de­cir es­ta glo­sa que sus to­do­po­de­ro­sos atri­bu­tos le ale­jen de la te­rre­na­li­dad. En reali­dad po­see esa cla­se de fí­si­co que po­drías re­pli­car si hi­cie­ras ejer­ci­cio, te ali­men­ta­ras como es de­bi­do y Dar­win te de­bie­ra una. Aun así, lo de fran­quear puer­tas con su

apa­ra­to­sa y exu­be­ran­te anato­mía vie­ne al ca­so, y es que a nin­gún fan de HBO se le es­ca­pa el he­cho de que, tras un se­cues­tro que le man­ten­dría en ho­ras ba­jas gran par­te de la ter­ce­ra tem­po­ra­da (y su par­te fa­vo­ri­ta de cuan­tas ha ro­da­do "por lo to­ca­pe­lo­tas –en el buen sen­ti­do– que era Gwen­do­li­ne Ch­ris­tie, que in­ter­pre­ta a Brien­ne de Tarth"), el ma­yor de los her­ma­nos Lan­nis­ter se­ría des­po­ja­do de su mano de­re­cha como me­di­da di­sua­so­ria a la ho­ra de lu­char. Y no se­rán po­cos los pe­rio­dis­tas que le pre­gun­ten en­tre ri­si­tas de cu­ña­do có­mo es que la ha re­cu­pe­ra­do. El gi­gan­te da­nés, no en­can­ta­do pe­ro sí com­pren­si­vo, con­des­cien­de con una au­dien­cia que no pa­ra de fi­jar­se en su es­co­te (Jue­go de tro­nos) mien­tras él que­rría des­viar la aten­ción ha­cia sus ojos (A Se­cond Chan­ce): "No me mo­les­ta ha­blar de Jue­go de tro­nos en ca­da en­tre­vis­ta, to­do lo con­tra­rio. Gra­cias a ella es­toy dis­fru­tan­do de unos mo­men­tos in­creí­bles y no pue­do sino sen­tir­me agra­de­ci­do por to­da la aten­ción re­ci­bi­da. Por­que, sea­mos rea­lis­tas, la pe­lí­cu­la que es­toy pre­sen­tan­do tie­ne una di­men­sión li­mi­ta­da y, si la se­rie ayu­da a pro­por­cio­nar­le más aten­ción, bien­ve­ni­da sea".

De cual­quier mo­do, si has es­ta­do de Eras­mus en Mar­te du­ran­te el úl­ti­mo lus­tro y no sa­bes na­da de Jai­me Lan­nis­ter, la ex­pli­ca­ción sen­ci­lla es que es un gue­rre­ro me­die­val en­ro­lla­do con su her­ma­na, y a quien no le tiem­bla el pul­so cuan­do tie­ne que ti­rar a ni­ños des­de ven­ta­nas muy, muy al­tas de mo­do que no se des­cu­bra el in­ces­to. Na­da que ver con el ho­nes­to pa­dre de dos cria­tu­ras que ten­go de­lan­te de mí, o, bueno, sí, pe­ro a me­di­da que los ca­pí­tu­los avan­zan. ¿Has­ta cuán­do? Eso no lo sa­be ni el pro­pio Geor­ge R. R. Mar­tin, crea­dor de la sa­ga Can­ción de hie­lo y fue­go. "Es una pre­gun­ta que nos ha­cen a me­nu­do, lo de si te­me­mos no apa­re­cer en el si­guien­te guión, y yo siem­pre res­pon­do que no se tra­ta de si mo­ri­ré, sino de cuán­do [ri­sas]". Tal es el her­me­tis­mo y el ce­lo con que se pro­te­ge el li­bre­to, que Cos­ter-wal­dau se re­trac­ta al con­fe­sar que se des­pla­za­rá a Sevilla unas se­ma­nas des­pués: "Quie­ro de­cir… vi­si­ta­ré el set, aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra ro­dar", se ex­cu­sa con un ca­rras­peo.

Con la muer­te ron­dan­do en ca­da plano, el ni­vel de os­cu­ri­dad de Jue­go de tro­nos no di­fie­re mu­cho en esen­cia del de las pro­duc­cio­nes es­can­di­na­vas que epi­só­di­ca­men­te re­tie­nen al ac­tor en su país de ori­gen, como es­ta A Se­cond Chan­ce (cu­yo es­treno se pre­vé a me­dia­dos de año), en la que in­ter­pre­ta a un po­li­cía que ha per­di­do a su be­bé y se ha­ce con el de un yon­qui pa­ra su­plan­tar­lo. GQ: La idea que nos lle­ga de Di­na­mar­ca es que su­frís un mon­tón. ¿Es que nun­ca ro­dáis co­me­dias? N. C. W.: ¿Por qué crees que ven­go de va­ca­cio­nes a Es­pa­ña? [Ri­sas]. Des­pués de ha­cer es­tos pa­pe­les, ne­ce­si­tas di­ver­tir­te un po­co. Pe­ro, oye, tam­bién ha­ce­mos co­me­dias, lo que pa­sa es que no via­jan por­que qui­zá no sean tan gra­cio­sas en otros paí­ses. De to­dos mo­dos, creo que no so­mos muy di­fe­ren­tes unos y otros. Ca­da uno te­ne­mos nues­tras ex­pe­rien­cias du­ras y me pa­re­ce que la ra­zón de que es­tas pe­lí­cu­las se ex­por­ten es por­que la gen­te pue­de sen­tir­se iden­ti­fi­ca­da.

GQ: Pe­ro vues­tro ni­vel de des­ga­rro –y no so­lo ha­blan­do de Bier, tam­bién me re­fie­ro a Lars von Trier y a Tho­mas Vin­ter­berg– es tan exa­ge­ra­do que so­lo pue­de en­ten­der­se a un ni­vel me­ta­fó­ri­co, ¿no? N. C. W.: No es­toy muy de acuer­do. Como te he di­cho, to­dos su­fri­mos y to­dos pa­de­ce­mos pér­di­das en nues­tra vida. Fí­ja­te en al­go ex­tre­mo: las bom­bas de Ma­drid, por ejem­plo. ¿Có­mo li­dias con ello? Las víc­ti­mas, sus fa­mi­lias y to­do aquel do­lor fue­ron al­go real que pue­de re­la­tar­se, por lo que no nos en­con­tra­mos an­te al­go es­pe­cí­fi­ca­men­te da­nés. Qui­zá vo­so­tros no con­táis las co­sas de la mis­ma ma­ne­ra por­que nues­tras cul­tu­ras son dis­tin­tas, pe­ro la ma­ne­ra en que las ex­pe­ri­men­ta­mos es si­mi­lar.

En cual­quier ca­so, y aun­que el in­tér­pre­te con­fie­sa que no pien­sa mu­dar de Di­na­mar­ca su cen­tro de ope­ra­cio­nes, una se­rie con tan­ta pro­yec­ción como Jue­go de tro­nos (más de 13 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res de me­dia en HBO –se­gun­do ré­cord his­tó­ri­co so­lo por de­trás de Los So­prano– , amén de ser la más pi­ra­tea­da del mun­do) ya lo ha ca­ta­pul­ta­do a las gran­des li­gas con pro­yec­tos que lo han em­pa­ren­ta­do con Tom Crui­se (Oblivion), Jes­si­ca Chas­tain (Ma­má), Ca­me­ron Diaz y Ka­te Up­ton (No hay dos sin tres) y Ge­rard Butler, con quien se pa­só un ter­cio del año pa­sa­do ro­dan­do Gods of Egypt en Aus­tra­lia a las ór­de­nes de Alex Pro­yas (El cuer­vo; Yo, ro­bot). En ella in­ter­pre­ta­rá al dios Ho­rus, co­sa que no de­be ex­tra­ñar­te de­ma­sia­do si re­lees el cuar­to pá­rra­fo. Aun así, tu­vo que so­me­ter­se a una ho­ra de ma­qui­lla­je dia­rio, mo­les­to pea­je que com­ba­tió con el vi­sio­na­do de Louie, Veep y Oran­ge is the New Black. GQ: Mu­cha co­me­dia pa­ra un hom­bre cu­ya fil­mo­gra­fía exu­da tan­ta in­ten­si­dad. N. C. W.: Es cier­to, pe­ro, por ejem­plo, Louie es­tá tan bien es­cri­ta que su hu­mor es­tá pe­ga­do al dra­ma y Oran­ge is the New Black es­tá ca­ta­lo­ga­da como co­me­dia, pe­ro tie­ne tan­ta os­cu­ri­dad, sui­ci­dios y ase­si­na­tos ex­tre­mos que tam­po­co es muy ale­gre. De cual­quier mo­do, lo que más me atrae son las his­to­rias y quién es­tá de­trás de ellas.

To­mad no­ta, pro­duc­to­res, por­que Ni­ko­laj Cos­ter-wal­dau es mu­cho más que Jai­me Lan­nis­ter. Y es big deal.

"LOS HOM­BRES AS­PI­RAN A SER COMO ÉL", HA DI­CHO CA­ME­RON

DIAZ

FO­TO­GRA­FÍA:RICHARDRAMOS.NIKOLAJCOSTER-WALDAULLEVACAMISABURBERRYYPANTALONESEMPORIOARMANI.

Ni­ko­laj, muy có­mo­do, con su to­tal look­pra­da.

Abri­go Louis Vuit­ton, jer­sey de cue­llo de cis­ne Er­me­ne­gil­do Zeg­na y pan­ta­lo­nes Bur­berry.

Tra­je Boss y jer­sey de pun­to John Var­va­tos

pa­ra Har­vey Ni­chols.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.