WOR­KAHO­LICS

¿Eres un adic­to al tra­ba­jo?

GQ (Spain) - - Sumario -

La adic­ción al tra­ba­jo, wor­kaho­lism en tér­mi­nos an­glo­sa­jo­nes, sur­gió como con­cep­to en 1968 de la mano del psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Way­ne E. Oa­tes cuan­do com­pa­ró su adic­ción al tra­ba­jo con el al­coho­lis­mo, de­fi­nién­do­lo años des­pués como una ne­ce­si­dad ex­ce­si­va e in­con­tro­la­ble de tra­ba­jar in­ce­san­te­men­te, que afec­ta a la sa­lud, a la fe­li­ci­dad y a las re­la­cio­nes de la per­so­na. El con­sen­so hoy por hoy es­tá en que tra­ba­jar con ahín­co más de 50 ho­ras se­ma­na­les su­po­ne una adic­ción. Es pro­ba­ble que es­te ti­po de adic­cio­nes sean fá­cil­men­te vin­cu­la­bles a al­tos eje­cu­ti­vos o po­lí­ti­cos, pe­ro no es una cues­tión del pues­to que se ocu­pa, sino de ca­rác­ter, tal y como ex­pli­ca la psi­quia­tra Rosa Sen­der, au­to­ra del li­bro El tra­ba­jo como adic­ción (Neu­ro­cien­cias), aso­cian­do el im­pul­so in­con­tro­la­ble por tra­ba­jar al ca­rác­ter de in­di­vi­duos enér­gi­cos y ac­ti­vos que sien­ten la ne­ce­si­dad de trans­for­mar el am­bien­te, aun­que es­tá cla­ro que no es con­di­ción obli­ga­da que ese im­pul­so ter­mi­ne de­ge­ne­ran­do en al­go tó­xi­co.

Ha­cer ho­ras ex­tra es al­go muy co­mún, ca­si la mi­tad de los españoles las ha­ce a dia­rio se­gún re­cien­tes es­tu­dios, pe­ro una co­sa es que tu reali­dad la­bo­ral te exi­ja el so­bre­es­fuer­zo y otra bien dis­tin­ta que abra­ces es­te con re­go­ci­jo . "La ma­yo­ría de las per­so­nas pa­sa­mos una gran par­te de nues­tro tiem­po en el tra­ba­jo. Las hay in­clu­so que pue­den lle­gar a con­ver­tir­se en adic­tas, de­di­can­do una ex­ce­si­va can­ti­dad de tiem­po y ener­gía a tra­ba­jar, y ha­cién­do­lo de for­ma muy in­ten­sa y com­pul­si­va. Otros tra­ba­jan du­ro por­que les di­vier­te y no por­que sien­tan que es lo que tie­nen que ha­cer; son los tra­ba­ja­do­res en­ga­ged o muy vin­cu­la­dos con su tra­ba­jo", ex­pli­ca Ma­rio del Lí­bano, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­tat Jau­me I. Por su par­te, Dia­ne M. Fas­sel, au­to­ra de Wor­king Our­sel­ves to Death (Tra­ba­jan­do has­ta mo­rir) afir­ma que la di­fe­ren­cia en­tre la adic­ción al tra­ba­jo y tra­ba­jar mu­cho re­si­de en que el adic­to es­tá des­pro­vis­to de un re­gu­la­dor in­terno que le avi­se de cuán­do es el mo­men­to de pa­rar.

El pro­ble­ma ra­di­ca en que es­ta es una adic­ción no so­lo acep­ta­da so­cial­men­te, sino aplau­di­da. Al­guien que vuelca to­do su tiem­po en su tra­ba­jo se­rá va­lo­ra­do por su em­pre­sa y sus clien­tes y go­za­rá de la ad­mi­ra­ción so­cial, que lo til­da­rá de gran pro­fe­sio­nal. Pue­de ser en­co­mia­ble en ca­sos como el de la Ma­dre Teresa de Cal­cu­ta, que di­jo aque­llo de "no pue­do pa­rar de tra­ba­jar, ten­dré to­da la eter­ni­dad pa­ra des­can­sar", pe­ro la reali­dad es que tras cual­quie­ra que pue­da sus­cri­bir esa fra­se sub­ya­ce un dra­ma fa­mi­liar y un pro­ble­ma per­so­nal. "Aque­llos que sim­ple­men­te son per­so­nas muy tra­ba­ja­do­ras rea­li­zan su la­bor con buen áni­mo y ab­ne­ga­ción, sí, pe­ro cuan­do lle­ga el mo­men­to sa­ben des­co­nec­tar y di­ver­tir­se", pre­ci­sa Ri­car­do Váz­quez, psi­có­lo­go es­pe­cia­lis­ta en pre­ven­ción de ries­gos psi­co­so­cia­les. "El adic­to, por el con­tra­rio, sue­le ser al­guien mal­hu­mo­ra­do por­que siem­pre es­tá in­sa­tis­fe­cho con sus re­sul­ta­dos y es in­su­fri­ble en el ho­gar, ya que es­tá ale­ja­do de lo que más va­lo­ra: su en­torno la­bo­ral. Sue­len ser per­so­nas sin em­pa­tía con los de­más y que no sa­be dis­fru­tar del ocio", aña­de.

Se sien­ten cul­pa­bles cuan­do no es­tán tra­ba­jan­do y el vol­ver a sus ca­sas o ir­se de va­ca­cio­nes les re­sul­ta in­su­fri­ble. "Ter­mi­nan con­vir­tién­do­se en el ogro de la fa­mi­lia, de la que se apar­tan ca­da vez más por­que las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan con su pa­re­ja e hi­jos les pa­re­cen ri­dí­cu­las, una pér­di­da de tiem­po a to­das lu­ces", se­ña­la Váz­quez. Así es como po­co a po­co se aís­lan so­cial­men­te y ter­mi­nan cul­ti­van­do so­lo las re­la­cio­nes con in­di­vi­duos con los que les une un me­ro in­te­rés pro­fe­sio­nal, des­te­rran­do cual­quier in­ter­ac­ción que ten­ga re­la­ción con los sen­ti­mien­tos. A me­nu­do pier­den to­da con­cien­cia de lo que les su­ce­de por den­tro y de for­ma in­cons­cien­te cas­tran to­dos los sen­ti­mien­tos que re­pre­sen­ten es­co­llos en su ca­mino ha­cia el éxi­to.

De­tec­tar es­ta adic­ción pa­sa por re­co­no­cer una se­rie de sín­to­mas que a ve­ces son más evi­den­tes pa­ra el en­torno del afec­ta­do que pa­ra él mis­mo. Los wor­kaho­lics son per­so­nas que se sien­ten mal fue­ra del tra­ba­jo y que apro­ve­chan cual­quier mo­men­to tran­qui­lo pa­ra co­nec­tar­se y ce­rrar te­mas que es­ta­ban pen­dien­tes. In­clu­soes­po­si­ble­que­bus­que­nex­cu­sas­pa­ra­vol­ve­ra­lao­fi­ci­na o mien­tan a la fa­mi­lia mag­ni­fi­can­do pro­ble­mas y emer­gen­cias la­bo­ra­les que jus­ti­fi­quen la des­aten­ción de las obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res en pos de de­di­car más ho­ras al tra­ba­jo. Su ac­ti­tud es com­pul­si­va e in­vier­ten una ex­ce­si­va can­ti­dad de tiem­po y ener­gía en

Los 'wor­kaho­lics' se sien­ten mal fue­ra del tra­ba­jo y apro­ve­chan cual­quier mo­men­to tran­qui­lo pa­ra co­nec­tar­se y ce­rrar te­mas

tra­ba­jar, ya sea por mie­do a per­der el em­pleo (mie­do real o fa­bu­la­do) o con áni­mo de su­pe­rar­se. El per­fil de es­tos adic­tos sue­le ser el de va­ro­nes de en­tre 40 y 50 años, su­mer­gi­dos en pro­fe­sio­nes li­be­ra­les o en­tor­nos al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vos, como mé­di­cos, abo­ga­dos, pe­rio­dis­tas o eje­cu­ti­vos, que caen en es­ta adic­ción cuan­do en­cuen­tran en el tra­ba­jo un re­fu­gio pa­ra eva­dir­se de si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res.

La ci­fra de afec­ta­dos es real­men­te alar­man­te, una la­cra si­len­cio­sa: se es­ti­ma que uno de ca­da diez españoles la su­fre, prin­ci­pal­men­te hom­bres, aun­que en los úl­ti­mos años se ha ex­ten­di­do en­tre las mu­je­res. La Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo es­ti­ma que el 8% de la po­bla­ción ac­ti­va es­pa­ño­la de­di­ca más de 12 ho­ras al día a su pro­fe­sión como vía de es­ca­pe a sus pro­ble­mas per­so­na­les. Un es­tu­dio desa­rro­lla­do por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­tat Po­li­tèc­ni­ca de Va­lèn­cia, la Uni­ver­si­tat Jau­me I de Cas­te­lló y la Uni­ver­si­dad del País Vasco es­ti­ma que pa­ra fi­na­les de 2015 la ci­fra de adic­tos al tra­ba­jo po­dría al­can­zar el 11,8% de los tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.