De 'me­mes' y cu­ña­dos

GQ (Spain) - - La_Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go DANIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ

EX­PRI­MIEN­DO ESE PO­CO TIEM­PO LI­BRE del que dis­fru­ta­mos du­ran­te las ya más que ol­vi­da­das va­ca­cio­nes de Na­vi­dad, he con­se­gui­do al fin po­ner­me al día con un mon­tón enor­me de li­bros, pe­lí­cu­las, se­ries y dis­cos atra­sa­dos que te­nía apar­ca­do en una me­si­ta del sa­lón. Y al zam­bu­llir­me en se­me­jan­te mis­ce­lá­nea, me he to­pa­do con una can­ción que me ha de­ja­do en­gan­cha­do. Se ti­tu­la Fa­re Thee Well (Dink's Song) y apa­re­ce en la ban­da so­no­ra de In­si­de Llewyn Da­vis , la pe­lí­cu­la de los her­ma­nos Coen que pa­só sin pe­na ni glo­ria por la car­te­le­ra ha­ce ya un par de años (y que dor­mía el sue­ño de los jus­tos des­de en­ton­ces en mi mon­tón de co­sas por ver). Es una can­ción folk tra­di­cio­nal sen­ci­llí­si­ma, de tres acor­des –su­pon­go que in­clu­so al­go abu­rri­da–, pe­ro que se me me­tió por el oí­do como un gu­sano rep­tan­te pa­ra ins­ta­lar­se den­tro de mi ca­be­za du­ran­te se­ma­nas (qui­zá gra­cias a las vo­ces y gui­ta­rras acús­ti­cas de Oscar Isaac y Mar­cus Mum­ford –el de Mum­ford & So­ns–, re­ple­tas de buen gus­to).

La co­sa es que me que­dé tan ra­ya­do con la can­cion­ci­lla de ma­rras que me pu­se a in­ves­ti­gar so­bre ella. Yo pen­sa­ba que se­ría una ver­sión de al­gu­na com­po­si­ción clá­si­ca de Bob Dy­lan o Pe­te Seeger pe­ro des­cu­brí lo si­guien­te: en 1908, un et­nó­lo­go mu­si­cal lla­ma­do John Lo­max gra­bó con un pri­mi­ti­vo mag­ne­tó­fono a una mu­jer afro­ame­ri­ca­na can­tan­do con mu­cho sen­ti­mien­to en el río mien­tras le la­va­ba los pan­ta­lo­nes a su ma­ri­do. La mu­jer se lla­ma­ba Dink y el te­ma que en­to­na­ba era jus­to es­te (por eso lle­va el so­bre­nom­bre de Dink's Song) . Es la re­fe­ren­cia más an­ti­gua que se tie­ne de la can­ción, pe­ro no se sa­be quién la es­cri­bió o com­pu­so exac­ta­men­te. Di­ría­mos que es una obra anó­ni­ma, como El la­za­ri­llo de Tor­mes , o como los ame­ri­ca­nos pre­fie­ren ca­ta­lo­gar­la, una crea­ción po­pu­lar.

Es­ta his­to­ria cu­rio­sa, y con su in­trín­gu­lis, me ha he­cho re­fle­xio­nar so­bre qué en­ten­de­mos hoy en día por crea­ción po­pu­lar. Re­sul­ta ex­tra­ño pen­sar que en una épo­ca como la nues­tra –don­de la au­to­ría tie­ne tan­ta im­por­tan­cia per­so­nal y ma­te­rial (que se lo pre­gun­ten a la SGAE) y don­de en los cré­di­tos de una pe­lí­cu­la apa­re­ce has­ta el úl­ti­mo re­par­ti­dor del ca­te­ri­ng (to­do de­be es­tar fir­ma­do y bien fir­ma­do)– to­da­vía exis­tan co­sas que na­die sa­be muy bien de dón­de sur­gen. Me re­fie­ro a esas mo­das y ten­den­cias que apa­re­cen de gol­pe en re­des so­cia­les e in­ter­net, en­gan­chan­do y arras­tran­do a mi­llo­nes de se­gui­do­res y que, sin em­bar­go, na­die pue­de acre­di­tar con nom­bres y ape­lli­dos. ¿O tal vez sí? Por ejem­plo, igual que pa­só en los años 80 con los chis­tes de Lepe o del mi­nis­tro Mo­rán, ¿al­guien me pue­de de­cir a ciencia cier­ta quién ha pues­to de mo­da el con­cep­to cu­ña­do? ¿O quién fue el pri­me­ro que em­pe­zó a en­viar me­mes de Ju­lio Igle­sias con el "y tú lo sa­bes" de co­le­ti­lla? Un par de ge­nios (eso es­tá cla­ro) –anó­ni­mos o po­pu­la­res– que tam­po­co pa­sa­rán a la his­to­ria a pe­sar del éxi­to de sus crea­cio­nes.

Como ocu­rrió con la can­ción de Dink, es­ta­ría bien que al­gún et­nó­lo­go di­gi­tal (¿exis­ten?) se preo­cu­pa­se de ras­trear tuits y mails del pa­sa­do pa­ra sa­ber quién mo­vió la pri­me­ra fi­cha del efec­to do­mi­nó.

Y pa­ra que que­de cons­tan­cia de es­ta ma­nía tan nues­tra de fir­mar to­do, y to­do el ra­to, aquí abajo va la mía bien gran­de.

Que no se di­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.