El amor exis­te

La se­pa­ra­ción de los Alcántara hi­zo más da­ño al ro­man­ti­cis­mo que 500 días jun­tos. Pe­ro tran­qui­lo: es­ta tem­po­ra­da to­do se arre­gla.

GQ (Spain) - - Esenciales -

Los na­ci­dos en­tre los 60 y los 80 cre­ci­mos pen­san­do que la gen­te mo­ría de vie­ja, los tra­ba­jos eran pa­ra siem­pre y los ma­tri­mo­nios du­ra­ban to­da la vida. Qué gran­des men­ti­ras. Va­rias dé­ca­das des­pués, Cuén­ta­me có­mo pa­só nos de­vol­vió –a ra­zón de ca­pí­tu­lo por se­ma­na– a aquel es­ta­do de in­ge­nui­dad sal­pi­ca­do de fla­men­cas que bai­lan so­bre te­le­vi­so­res, ta­pe­tes de gan­chi­llo y azu­le­jos con mo­ti­vos im­po­si­bles. En­tre­ga tras en­tre­ga, la tra­ma avan­zó pe­li­gro­sa­men­te rá­pi­do (la se­rie co­rre el ries­go de con­ver­tir­se en bre­ve en una ver­sión no­ve­la­da del Te­le­dia­rio de ano­che), An­to­nio Alcántara hi­zo bueno aquel ver­so de As­trud de "hay un hom­bre en Es­pa­ña que lo ha­ce to­do" y las aven­tu­ras y des­ven­tu­ras de su fa­mi­lia se con­ver­tían en un es­pe­jo en el que po­día mi­rar­se to­do un país e ir­se a la ca­ma con una son­ri­sa. Has­ta que le pu­sie­ron los cuer­nos a Mer­che. Un pue­blo pue­de so­por­tar ca­sos de co­rrup­ción, pla­gas de ébo­la e, in­clu­so, un nue­vo dis­co de Ra­mon­cín. Pe­ro no la se­pa­ra­ción de los Alcántara. Por suer­te, en es­ta tem­po­ra­da to­do vuel­ve a su cau­ce. An­to­ñi­to con­ver­ti­do en un Pe­la­yo de las re­con­ci­lia­cio­nes. El amor (aun) exis­te.

LA ETER­NA PA­RE­JA

Tras 16 tem­po­ra­das como ma­tri­mo­nio te­le­vi­si­vo, Ana Dua­to e Ima­nol Arias, Mer­che y An­to­nio Alcántara, se han ga­na­do ser los Spen­cer Tracy y Katharine

Hep­burn españoles.

FO­TO­GRA­FÍA:PEDROWALTER.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.